Inicio

Mochila Política 92 - Septiembre 19, 2019 - Año 3 - Ayotzinapa, el cruce de caminos.

Por Héctor Moreno

Resolver a fondo el caso de los 43 normalistas desaparecidos, representa para el Presidente Andrés Manuel López Obrador la disyuntiva de romper su pacto de impunidad con Enrique Peña Nieto o romper su alianza con quienes le ayudaron a usufructuar el caso.

El tiempo

transcurrido y la manipulación de las indagatorias vuelven una tarea ardua y compleja descifrar el doble crimen: la desaparición y el encubrimiento tejido desde el núcleo de poder del ex presidente Peña Nieto.

Para López Obrador, una vez desacreditada la “verdad histórica” inicia la cuenta regresiva, no pueden pasar otros seis años sin que se esclarezca el crimen desde el cual -nacional e internacionalmente- se forjó el derrumbe del último gobierno priísta.

Al viejo estilo

Por el grado de impunidad, la desaparición de los 43 normalistas levantó una indignación nacional e internacional impulsada por grupos ligados al progresismo italiano y a organizaciones financiadas por George Soros, y dio paso a un clamor de justicia. (Mochila Política 46. Junio 09, 2018. Ayotzinapa, dardo envenenado y la oportunidad de Anaya)

Eso generó ya una dimensión social y política del asunto, y que aún no se resuelve, es decir, los hechos criminales no han quedado siquiera esclarecidos, no se sabe, a ciencia cierta qué pasó.

Pero una segunda dimensión de criminalidad fue inducida desde las áreas de seguridad del gobierno federal con las indagatorias a cargo de la secretaría de Marina y de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) a cargo de Tomás Zerón de Lucio, amigo personal del entonces Presidente Enrique Peña Nieto.
Al viejo estilo en las indagatorias se violaron protocolos, procedimientos, se ajustaron declaraciones de inculpados con guiones similares, todo con tal de sostener la versión “histórica” de Jesús Murillo Karam.

Es decir – como en el Caso Posadas – la autoridad primero dio una conclusión convenientemente política al régimen y después las indagatorias se encaminaron a “cuadrar” legalmente el caso. Es decir, construyeron la verdad del caso, “por consenso”, pero además un “consenso” arrancado a base de torturas.

Esa ha sido la génesis de las decisiones de los jueces federales para liberar a los inculpados, basta con leer la resolución – de más de 700 páginas – del primer tribunal colegiado del decimonoveno circuito, con sede en Tamaulipas en que ordena reponer el procedimiento del Caso Ayotzinapa y crear una Comisión para la Verdad y la Justicia.

Los razonamientos del juez que liberó a “El Gil” son prácticamente los mismos.
Aquí se puede leer la sentencia:
aristeguinoticias.com/wp-content/uploads/2019/09/Sentencia-Gil-testada_compressed.pdf

Así de simple o así de compleja es la discusión de los últimos días tras la liberación de varios de los detenidos inculpados en la desaparición de los normalistas.

De un lado, el viejo régimen que defiende la versión de Murillo Karam, descalifica a los juzgadores y cuestiona al gobierno de López Obrador.

Ha sido a través de dos vocerías, Milenio, cuyo dueño se vio beneficiado con varias concesiones televisivas y fue sorprendido un domingo usando los helicópteros de la Fuerza Aérea para ir a jugar golf con Peña Nieto y Emilio Gamboa; y Grupo Imagen, cuyo presidente tiene una amistad que data de años con Peña Nieto y fue el concesionario de la tercera cadena televisiva nacional.

Se han dado tiempos y espacios a las versiones de ese grupo, incluso se ha informado de un Amparo de Zerón de Lucio.

Es decir, hay una respuesta articulada, con argumentos, voceros y medios en tiempo oportuno a las decisiones judiciales. Eso no se había visto ni en el caso Odebrecht ni en el caso Juan Collado ni en el de Rosario Robles.

Y por el otro, Olga Sánchez Cordero, Alejandro Encinas y Vidulfo Rosales, integrante del Centro de Derechos Humanos de la Montaña, Tlachinollan, Guerrero y abogado de los padres de los normalistas desaparecidos quienes han impulsado la Comisión de la Verdad, el regreso del GIEI y han mantenido viva la exigencia de justicia.

La disyuntiva

Si el Gobierno de López Obrador decide ir a fondo deberá clarificar, por ejemplo, las acciones de elementos de la Marina que aparecen como investigadores e incluso, en el expediente Ayotzinapa, se citan los nombres de quienes fueron los presuntos torturadores y deberá investigar al hombre en quien Peña Nieto más confiaba los asuntos de seguridad, Zerón de Lucio.

En ese caso, López Obrador podría quedar entrampado en su propia acusación de que la corrupción a determinados niveles solo ocurría con el consentimiento del Presidente de la República.

Pero si las investigaciones se estancan o no concluyen, entonces López Obrador quedará en deuda con una serie de redes político – clericales nacionales e internacionales con quienes, desde marzo de 2017 impulsó un debate para inculpar al Ejército Mexicano en el Caso Ayotzinapa.

Libera, una de las principales organizaciones extranjeras de esa campaña, hunde sus raíces en cardenales y obispos promotores de la teología de la liberación y opositores a la doctrina papal, en los años 60 y 70 del siglo pasado.

Entre ellos figuraban el arzobispo de Milán, Cardenal Michele Pellegrino, llamado el sacerdote obrero; Dom Helder Camara, arzobispo de Olinda-Recife, en Brasil, impulsor de la teología de la liberación en América; el cardenal belga Leo Jozef Suenens, arzobispo de Malines-Bruxelles, quien junto con el cardenal Franz König de Viena, en 1968, se opusieron a la doctrina del Papa Paulo VI en la encíclica Humanae Vite en contra del uso de anticonceptivos.

Esas redes político – clericales tienen como objetivo la creación de un Tribunal Penal Especial para México por el Caso Ayotzinapa.

La inmensa mayoría de las organizaciones mexicanas incrustadas en esa estrategia fueron soporte de la candidatura de López Obrador en 2018.

El tiempo dirá.


Ahora puedes encontrar la Mochila Política en:

www.indicadoresdeimpacto.wixsite.com/indicadoresdeimpacto

www.angulopolitico.com

www.dvox.co

www.diarionuevavision.com

www.mochilapolitica.com

www.algrano.com.mx

www.pasaporteinformativo.mx



Más información

Mochila Política 91 - 11 de septiembre 2019- Año 3 - La priízación de Morena.

Por Héctor Moreno

Igual como se hacía en el régimen priísta, el Presidente Andrés Manuel López Obrador ha comenzado a usar sus dos instrumentos principales, el Gobierno y su partido, para hacer valer jefatura y garantizar recursos para su proyecto político-ideológico.

Al interior

del partido impuso orden en la disputa por la dirigencia nacional de Morena, escenificada en la estructura del partido y en los grupos parlamentarios, tanto del Senado como de la Cámara de Diputados.

En el Gobierno blindó el presupuesto para el funcionamiento de su programa clientelar: Bienestar.

López Obrador repite el modelo del viejo régimen en donde el Presidente, su círculo más cercano en el Gobierno y el partido (del cual era denominado el “jefe nato”) eran el núcleo central del sistema.

Era un modelo en donde el mandatario hacía uso de facultades legales y metaconstitucionales para sus proyectos. Hacía equilibrios con las corrientes políticas y los factores de poder.

Ahora, la figura presidencial se mantiene con parte sus facultades metaconstitucionales: es el jefe “moral” del partido; único e indiscutible; lo alinea a sus proyectos, define reglas del juego e influye para designar al dirigente.

El partido cambió de nombre, antes era el PRI, ahora es Morena; algunos de sus más experimentados cuadros provienen de épocas del tricolor: Marcelo Ebrard; Porfirio Muñoz Ledo; Ricardo Monreal; Javier Jiménez Espriú; Esteban Moctezuma Barragán; Olga Sánchez Cordero; Manuel Bartlett y otros.

López Obrador abrevó su formación ideológica de una de las corrientes de ese viejo régimen: el nacionalismo revolucionario y las principales definiciones de su gobierno se ajustan a ese modelo, el cual tiene como ruta el populismo.

Así como el grupo de Peña Nieto se distinguió por haber reinstaurado un sistema de corrupción para beneficio de unos cuantos, López Obrador y su grupo trabajan para imponer un proyecto ideológico para mantenerse en el poder el mayor tiempo posible.

Repiten lo aprendido: la praxis priísta.

Las pistas y el telón de fondo

Durante las últimas semanas el Presidente lidió con una fuerza interna – cohesionada por su adhesión al movimiento bolivariano iniciado por Hugo Chávez y continuado por Nicolás Maduro – que les disputó mayores espacios de poder en el Poder Legislativo y por la dirigencia del partido/movimiento.

El senador Martí Batrés, apoyado por John Ackerman, su esposa, Irma Eréndira Sandoval, secretaria de la Función Pública, y por Héctor Díaz Polanco, presidente de la Comisión de Honestidad y Justicia de Morena, así como la diputada federal Dolores Padierna fueron quienes públicamente encabezaron estos movimientos.

Además de su fortaleza, López Obrador se alió con Ricardo Monreal y Mario Delgado, coordinadores de Morena en el Senado y en la Cámara de Diputados.

En el primer caso, Monreal logró una votación mayoritaria de su grupo para evitar la reelección de Batrés como presidente del Senado y colocar a una senadora afin. La pugna fue leída como parte de la disputa por la dirigencia nacional de Morena, por lo que el Presidente amenazó con abandonar el partido.

Al interior de Morena, Díaz Polanco dio una “victoria moral” a Batrés, para que no saliera tan raspado del proceso en la fracción senatorial.

Para hacer un control de daños, el Presidente López Obrador determinó que será a través de una encuesta como se elegirá, en dos meses más, al nuevo dirigente de Morena.

En la Cámara de Diputados se jugaban otros asuntos de Estado.

De la estabilidad en la Cámara de Diputados dependía el escenario para generar confianza de inversionistas en el presupuesto del año entrante, así como la concreción de su reforma educativa con la aprobación de las tres leyes secundarias.

Por eso buscaban dar una señal de apertura democrática y su afán de encontrar un interlocutor respetable y confiable.

Pero Dolores Padierna encabezó un movimiento encaminado a dejar la presidencia en manos de Morena los dos años restantes de la Legislatura y con ello abrió otro frente a Presidente López Obrador.

Bajo esas variables el mundo estuvo al revés. Morena reconoció al panista, ex gobernador de Morelos, Marco Antonio Adame como el más indicado, pero al interior del CEN del PAN lo interpretaron públicamente como “una intromisión” en decisiones internas.

Morena votó en contra las dos primeras ternas y avaló la tercera, en la cual Adame Castillo, repite como vicepresidente de la mesa directiva. Morena buscaba un garante político y lo encontró en el morelense.

López Obrador mantuvo el control de las fracciones, logró dar estabilidad a la presentación del presupuesto; Mario Delgado se anotó puntos para la dirigencia de Morena y Monreal se afianzó en su camino al 2024.

La segunda pista fue la presentación del presupuesto y su contenido.

El dato más relevante es que el único gasto garantizado para el año entrante – en un presupuesto muy castigado en muchos rubros – es el destinado a los planes clientelares definidos por López Obrador desde el inicio de su Administración: los del Bienestar.

Un total de 257 mil millones de pesos (2.8 por ciento más que el de 2019) serán asignados a las becas Benito Juárez; a adultos mayores; a Jóvenes Construyendo el Futuro y otros más.

Para dimensionar el alcance del plan, primero debe funcionar la red de internet con la paraestatal dependiente de la CFE (Manuel Bartlett) y en una etapa siguiente se pretenden instalar 13 mil Centros Integradores en todo el territorio nacional, en los cuales habrá una sucursal del Banco del Bienestar, en donde se ofrecerán otro tipo de servicios a las comunidades.

Estos centros se ubicarán en 266 regiones y serán operados por los súperdelegados, quienes a su vez, dependerán de Gabriel García Hernández quien trabaja directamente con el Presidente López Obrador.

Así, López Obrador ha comenzado la refundación del viejo sistema, por eso hace uso de su fuerza como jefe del Gobierno y jefe “nato” e indiscutible del partido para alinear los dos aparatos con miras a permanecer en el poder.

Si en ese escenario las dirigencias de los partidos opositores mantienen su conducción caciquil y grupal, se reafirma la organización ciudadana como el contrapeso a la estrategia lopezobradorista.


Ahora puedes encontrar la Mochila Política en:

www.indicadoresdeimpacto.wixsite.com/indicadoresdeimpacto

www.angulopolitico.com

www.dvox.co

www.diarionuevavision.com

www.mochilapolitica.com

www.algrano.com.mx

www.pasaporteinformativo.mx



Más información

Mochila Política 90 - 01 septiembre 2019 - Año 3 - AMLO rehace alianzas; mantiene proyecto ideológico.

Por Héctor Moreno

Con un cambio de discurso notable en su primer informe de Gobierno, el Presidente Andrés Manuel López Obrador evidencia una recomposición de alianzas con factores de poder y deja en claro que seguirá adelante con su proyecto ideológico populista.

Una parte

importante de su mensaje fue para recuperar la confianza de los inversionistas y para avisar que mantendrá su proyecto, pese a todo.

Insistió en su idea de derrumbar el anterior régimen con su plan: acabar con la corrupción y la impunidad.

A diferencia de sus discursos del 1 de diciembre y del 1 de julio, hoy se mostró sereno, sin alzar la voz y dio un giro radical en su relación con el sector empresarial, no solo con agradecimientos, reconocimientos sino como un medio de generar confianza en los inversionistas.

Reiteró su alianza con los gobiernos de Estado Unidos y Canadá para la firma del Tratado de Libre Comercio.

A la vez, trató de hacer un equilibrio con su proyecto ideológico-político, dentro del cual se encuadra su estrategia de seguridad nacional y con ello su reconocimiento a las Fuerzas Armadas.

En la primera parte de su mensaje, el Presidente hizo un resumen sobre sus acciones para desmontar una estructura política basada en la corrupción y la impunidad: el huachicoleo del robo de combustibles y el huachicoleo de condonación de impuestos a grandes contribuyentes; la reducción del 50 por ciento en los gastos de publicidad, y otros más.

Y parece lanzar una advertencia a Enrique Peña Nieto cuando aseguró que algunos de los delitos más graves, como el huachicoleo (en sus dos versiones) se hacían con el visto bueno del Presidente.

E insistió en que en los 36 años del neoliberalismo en el país predominó “la más inmunda corrupción pública y privada”.

Sin duda el giro más importante fue el reconocimiento y agradecimiento al sector empresarial y a su secretario de Hacienda.

La participación de la iniciativa privada, dijo el Presidente, es necesaria, indispensable y es una realidad.

Agradeció la colaboración de Carlos Slim, así como la colaboración de Carlos Salazar y Antonio del Valle, presidentes del Consejo Coordinador Empresarial y del Consejo Mexicano de Negocios por su intermediación para solucionar el conflicto de los gasoductos.

También hizo un equilibrio al reconocer la postura “firme y propositiva” de Manuel Bartlett, director de la Comisión Federal de Electricidad, en la resolución del caso.

También agradeció y reconoció a los empresarios y fundaciones que han participado en las subastas de bienes decomisados, particularmente a Bremer, quien adquirió la casa de Zhenli Ye Gon, pues con ese dinero se becó a los deportistas que ganaron medallas en los Juegos Panamericanos.

Aunque conceptualmente tuvo un giro importante, “la paz es fruto de la justicia”, el Presidente López Obrador insistió en colocar su estrategia de seguridad nacional como parte de la política social.

Además de reiterar su reconocimiento a las fuerzas armadas tuvo el gesto de hacer lo mismo con los gobernadores, con quienes dijo, “no tenemos diferencias en este tema, estamos unidos”.

Para el Presidente, la entrega de recursos en forma directa al pueblo, es lo que logrará empleos permanentes, mejor redistribución de la riqueza, evitará la corrupción y atacará las causas de la violencia.

“Se acabó la guerra de exterminio contra la delincuencia organizada”, volvió a sentenciar.

Bajo esa perspectiva se entiende la defensa de sus prácticas populistas, que bajo el nombre de Bienestar empieza a crear estructuras (una secretaría, un banco, el sector salud, universidades, etcétera) y procedimientos, que al final del día le darán una base popular. Una clientela electoral, pues.

Sin embargo, hay que temas que quedaron sin ser abordados: los reclamos del EZLN y sus aliados internacionales; la reforma educativa, el contenido de la nueva educación, así como las presiones de algunos grupos de Morena interesados en legalizar el aborto, las drogas y la eutanasia.

El Presidente sigue en el afán de desmontar el régimen pasado; lanza advertencia a Peña Nieto; muestra esfuerzos por generar confianza entre los inversionistas con un nuevo lenguaje, pero no cede un milímetro en su proyecto cultura, ideológico y político.


Ahora puedes encontrar la Mochila Política en:

www.indicadoresdeimpacto.wixsite.com/indicadoresdeimpacto

www.angulopolitico.com

www.dvox.co

www.diarionuevavision.com

www.mochilapolitica.com

www.algrano.com.mx

www.pasaporteinformativo.mx



Más información

Mochila Política 89 - Agosto 29, 2019 - Año 3 - Sánchez Cordero, la masonería y las deudas de AMLO.

Por Héctor Moreno

Una presunta indiscreción de Olga Sánchez Cordero terminó por sabotear el pago de deudas políticas del Presidente López Obrador a la masonería michoacana y a Cuauhtémoc Cárdenas.

Ese es el telón de fondo al revelarse las negociaciones de la secretaría de

Gobernación con grupos armados de Guerrero, Michoacán y Tamaulipas como parte de la estrategia para construir la paz.

Al ser exhibida la negociación con grupos delincuenciales, López Obrador ordenó terminar con esos encuentros.

Aunque el asunto tiene varias aristas complicadas, el punto mediático inducido desde Gobernación fue en Michoacán.

Al único personaje al cual, aparentemente le cumplieron, fue a José Manuel Mireles Valverde, masón, con antecedentes penales por narcotráfico, aliado de grupos delincuenciales a través de su grupo de “autodefensas”, cuyo padrino político ha sido Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano desde hace 30 años.

Mireles y la hermandad armada

Mireles Valverde (24 de octubre de 1958, Tepalcatepec, Michoacán) tiene un pasado poco claro. Es médico de profesión.

Un perfil elaborado por Luis Hernández Navarro asegura que Milreles militó en el PRI, en el PRD y en el Partido Alternativa Socialdemócrata.

En 1984 fue director del Hospital de Tepalcatepec y en 1985 fue secretario de Deportes en el gobierno de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

En 1988 fue detenido en Tepalcatepec en posesión de 86 kilos de marihuana; en 1991 fue sentenciado a 7 años de prisión, a pagar una multa de 50 mil pesos y unos años después abandonó la cárcel.

Luego se fue a vivir 10 años a Estados Unidos. En Fresno, California ejercía su profesión, pero estuvo preso 90 días por carecer de un permiso oficial para ejercer en esa localidad.

Reapareció en el PRD bajo el cobijo del grupo de Cuauhtémoc Cárdenas.

En 2006 el PRD en Michoacán incluyó a Mireles y a Talía del Carmen Vázquez Alatorre como candidatos a diputados plurinominales; Selene (hermana de Talía) fue suplente del senador Silvano Aureoles Conejo.

Cuando Leonel Godoy (cercano a Cuauhtémoc Cárdenas) fue gobernador en 2008, a las hermanas Vázquez Alatorre también les fue muy bien. Selene fue secretaria de Política Social y Talía fue subsecretaria de Atracción de Inversiones.

Godoy Rangel fue testigo de la boda de Talía en 2009 con Iván Peña Nader.

Mireles ha contado que en 2007 regresó a Tepalcatepec a pasar las fiestas de fin de año, pero el 6 de enero de 2008 le dio un infarto y debió quedarse.

Súbitamente, el estrenado gobernador Leonel Godoy lo designó asesor de asuntos internacionales, pero adscrito a la secretaría de Salud; Mireles asegura que prefirió quedarse en Apatzingtán como jefe de departamento.

De ahí se perdió su rastro y volvió a aparecer en febrero de 2013 como líder de un grupo armado, las “autodefensas” de Tepalcatepec. Según el perfil de Hernández Navarro, el doctor ya era masón. Una foto de Mireles en la portada de Proceso de esa época lo corrobora: Mireles portaba un anillo con insignias masónicas.

En esos años, diversos grupos de autodefensas en Michoacán se identificaban con la clave H3 y se llamaban La Hermandad.

Entre Osorio Chong
y López Obrador

Las “autodefensas” surgieron para oponerse a la violencia desatada en esos años por el grupo de narcotraficantes llamado Los Caballeros Templarios y para ello se aliaron con otros narcos para combatirlos.

El gobierno de Enrique Peña Nieto les otorgó a esas autodefensas la protección de fuerzas federales y después ejerció acciones legales en su contra.

El 4 de enero de 2014, Mireles y otras personas, entre ellas su pareja, una mujer muy joven, se accidentaron al desplomarse el avión, matrícula XB-MSA, cerca de La Huacana. El gobierno federal, lo rescató, atendió y protegió por instrucciones del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

Mireles Valverde ha dicho que tejió una alianza con Osorio Chong, pero que el priísta lo traicionó y por eso se fue a apoyar a López Obrador.

Mireles fue detenido el 27 de junio de 2014 y liberado el 11 de mayo de 2017 del Centro de Readaptación Social (Cefereso) Número 4, en Tepic, Nayarit.

Su abogada fue Talía del Carmen Vázquez Alatorre; la masonería en todo el país exigió su liberación a través de una campaña liderada por Cuauhtémoc Cárdenas, quien siempre sostuvo que Mireles y Nestora Salgado eran presos políticos.

En abril de 2018, Mireles recibió el Grado 33 de la Masonería Filosófica del Supremo de México de Lucerna 56 “en reconocimiento a sus valores cívicos y humanísticos en beneficio de la sociedad mexicana”.

El 14 de junio de 2018, en un acto de campaña en Jiquilpan, realizado a un costado de la casa donde vivieron los Cárdenas, López Obrador (distanciado de Cuauhtémoc) se hizo acompañar de Mireles y lanzó vivas al ex presidente y a su hijo.

Ya en el gobierno de AMLO, Mireles encabezó una concentración de la llamada Columna Armada General Pedro José Méndez, grupo armado del Cártel del Golfo y desde ahí reclamó para sí la dirección de la Guardia Nacional.

Aun así, López Obrador no ha dejado de velar por Mireles, a quien el 2 de agosto designaron subdelegado médico del ISSSTE en Michoacán.

Es en ese contexto se dan esas confusas declaraciones de Sánchez Cordero en una entrevista “banquetera” y que al ser precisadas por la dependencia obligaron a revelar las negociaciones. Por la reacción del Presidente, al ordenarle públicamente terminar con esos encuentros, parecería que no estaba enterado.

Cuauhtémoc Cárdenas no ha declarado nada sobre el tema, pero Ricardo García Campa, de la Muy Respetable Gran Logia Michoacana “Lázaro Cárdenas” ya destapó a Mireles como su candidato a gobernador en 2021, pues ostenta el grado más alto de la organización, el de “Soberano Gran Inspector General de la Orden”.


Ahora puedes encontrar la Mochila Política en:

www.indicadoresdeimpacto.wixsite.com/indicadoresdeimpacto

www.angulopolitico.com

www.dvox.co

www.diarionuevavision.com

www.algrano.com.mx

www.pasaporteinformativo.mx

www.mochilapolitica.com



Más información

Mochila Política 88 - Agosto 09, 2019 - Año 3 - El Foro de Sao Paulo o el marxismo cambia de piel.

Por Diego Hernández

El Foro de Sao Paulo es la nueva versión del poder marxista en América.

Entre 1989 y 1990 el comunismo soviético implosionó en Europa, y desde los trópicos, en Cuba y Brasil, se desarrolló una estrategia para sobrevivir a la llegada de ese tsunami a tierras

latinoamericanas.

Reunieron los dispersos, adecuaron sus planteamientos, facilitaron el tránsito de las guerrillas a grupos políticos con incidencia electoral - a veces sin el abandono total de actividades ilícitas -, afinaron agenda, izaron banderas nuevas, renovaron métodos… solo cambiaron de piel.

Algo similar aconteció también para el campo de la teología de la liberación, en el Encuentro de El Escorial, de 1992, en España; y para las organizaciones sociales con la fundación de ATTAC, en París, 1998.

Pero el FSP fue antes. Aquí, las antiguas redes subversivas financiadas por el comunismo soviético y otras organizaciones de izquierda fueron convocadas y reincorporadas en 1990 a un nuevo y exitoso nodo ideológico-político.

Una cría con dos padres: Castro y “Lula”

Según el cubano Roberto Regalado, la iniciativa de crear el FSP - surgió de una conversación entre Fidel Castro Ruz y el líder del Partido de los Trabajadores (PT), Luiz Inácio “Lula” da Silva, durante una visita de este último a Cuba realizada poco tiempo antes -.

Esa visita quizá fue la de enero de 1989. Y la idea pudo consolidarse en el viaje de Casto a Brasil en marzo de 1990.

“Lula” y Fidel se habían conocido en 1980, en Managua, presentados por el brasileño Frei Betto y por el sacerdote Miguel D´Escoto, entonces ministro de Relaciones Exteriores del gobierno Sandinista en Nicaragua.

En su libro “Encuentros y Desencuentros de la Izquierda Latinoamericana”, Regalado señala que había una necesidad urgente de responder al proceso de implosión de la Unión Soviética - el Muro de Berlín cayó en 1989 - y de aprovechar los resultados electorales que se habían registrado en México, Brasil y Uruguay.

Aunque en todos, la izquierda perdió, hubo gran “movilización de masas” y millones de votos para el Frente Democrático Nacional, en México, en 1988; para el Frente Amplio en Uruguay y el PT en Brasil, en 1989.

Un gran bloque “rojo” continental

Roberto Regalado, que estuvo en el primer encuentro del FSP, en calidad de delegado del Partido Comunista de Cuba (PCC), subraya:

“Fue un acontecimiento histórico, porque por primera vez coincidieron, en un mismo espacio, partidos y movimientos políticos que abarcaban todo el espectro de la izquierda latinoamericana. De esta convergencia se derivaron dos hechos inéditos: uno fue la participación de todas las corrientes de orientación socialista; el otro, la yuxtaposición de éstas con corrientes socialdemócratas y con otras de carácter progresista”.

No era un logro menor. La izquierda ha sido históricamente reticente a la acción conjunta, a no ser que se viera obligada por el centro de poder soviético. Da muestra de ello “El Retrato”, un texto biográfico de Osvaldo Peralva, miembro del Partido Comunista Brasileño (PCB) y su representante en la Kominform, órgano soviético de coordinación internacional.

Había una razón coyuntural, pero de capital importancia, para agregar a “las izquierdas" y Fidel la veía con claridad: estaba a punto de quedarse sin una de sus fuentes de financiamiento, y la crisis soviética tendría consecuencias severas en la región en un momento en que partidos “progresistas” registraban avances electorales inéditos.

El gobierno de Estados Unidos ya trabajaba para formar un bloque económico continental y habían dado el primer paso con la negociación del Tratado de Libre Comercio con México. Cuba quedaría aislada y sin aliados.

Habría que buscar una salida: expandirse en el continente - con el ojo puesto en el petróleo de México, Brasil y Venezuela - para formar un gran bloque “rojo” bajo la triple bandera de la integración latinoamericana, el combate al “imperialismo” y la lucha contra el “neoliberalismo”.

Nodo articulador

La jugada magistral fue flexibilizar las posturas para agregar progresivamente al mayor número posible de fuerzas políticas de izquierda en un nodo de articulación continental. Los documentos del primer encuentro registran la asistencia de 48 organizaciones de 14 países.

Había desde comunistas, guerrilleros y terroristas hasta nacionalistas, socialcristianos y socialdemócratas, con los socialistas en el centro, como eje de gravedad.

El “Foro de Sao Paulo” no nació con ese nombre. Al principio se llamó “Encuentro de Partidos y Organizaciones de Izquierda de América Latina y el Caribe” y se realizó del 2 al 4 de julio de 1990, en el hoy extinto Hotel Danubio, en la región central de la ciudad de Sao Paulo.

“Lula” explicó, la mañana del primer día, los objetivos: convivir, conocerse mejor, descubrir divergencias y convergencias, y “sacar conclusiones para nortear la acción de la izquierda en América Latina”.

El documento final del encuentro explica que en una nueva reunión en México buscarían “propuestas de unidad de acción consensuales para la lucha”. Eso aconteció en 1991, con el Partido de la Revolución Democrática (PRD) como anfitrión. Allí fue bautizada como “Foro de Sao Paulo”.

En un discurso durante el XII encuentro del FSP, en 2005, “Lula” recordó: “Al principio las reuniones no eran fáciles, muchas veces las divergencias eran mayores que las concordancias, pero aplicamos un principio que aprendimos al iniciar nuestra militancia: si todos nos juntamos, derrotaremos a los otros”.

“Para eso creamos el Foro”

Eso es el foro: un nodo. Pero no cualquiera. Hoy articula oficialmente 121 partidos políticos de 26 países latinoamericanos. Sus afiliados gobiernan hoy 8 países, a pesar de la ola anti sistémica y anti izquierdista global.

“En 1990, cuando creamos el FSP, ninguno de nosotros imaginaba que tan solo dos décadas después llegaríamos a donde llegamos. En ese momento la izquierda sólo estaba en el poder en Cuba. Hoy gobernamos un gran número de países y, donde somos oposición, los partidos del Foro tienen una influencia creciente. Estamos mudando el rostro de América Latina”.

Quien sentenció eso fue, de nuevo, el expresidente de Brasil, Luis Inácio “Lula” da Silva en un video de apoyo a Hugo Chávez para el XVIII encuentro del FSP realizado en Caracas en 2012; estaban en su ápice y aún no afloraban los efectos de lo que ellos llaman “contraofensiva de la derecha imperialista”.

Consulté los resultados de todas las elecciones presidenciales en América Latina de 1990 a la fecha y los crucé con las listas de participantes en los encuentros anuales del Foro. Lula tenía razón. Los números no mienten.

En la impresionante ola roja que inundó el continente a partir de 1993 y que se hizo sentir con fuerza hasta 2014, vemos a miembros del FSP como protagonistas o coadyuvantes relevantes.

En los 29 años de existencia del Foro, sus integrantes ganaron 46 elecciones presidenciales: 37 estando a la cabeza y 9 apoyando alianzas. En Colombia, a pesar de haber perdido, tuvieron un inédito y envidiable desempeño electoral con Gustavo Petro en las elecciones de 2018.

En total, llevaron al poder a, o contribuyeron a ello, a “compañeros” en 16 países. No incluyó aquí ni a México -que creo es un caso aparte- ni a la pétrea Cuba, en la que ya ejercían el poder antes de 1990.

En México, Andrés Manuel López Obrador ganó la elección de 2018 con Morena - que tenía muy poco tiempo integrada al Foro - y con un amplio segmento del viejo sistema, el ala izquierda de la “familia revolucionaria”. Una corriente de su movimiento/partido, Morena, son promotores del FSP, pero hasta hoy no parecen tener influencia definitiva para que ese partido o el gobierno de López Obrador asuman su compromiso abierto con los postulados del Foro.

No contemplo tampoco las elecciones legislativas donde las organizaciones afiliadas al FSP han ganado peso expresivo en por lo menos 24 países.

En 2013, José Dirceu, uno de los fundadores del PT, dijo en entrevista a Antonio Abujamra: “todos nosotros luchamos y trabajamos duro [para llegar al poder en la región], para eso creamos el FSP, […] después, todos fueron presidentes, todos. Solo el mexicano Cuauhtémoc Cárdenas aún no”.

Entre los triunfos del Foro cuenta la llegada o manutención del poder, entre otros, del Partido Revolucionario Democrático en Panamá, del Partido de la Liberación Dominicana; del PT en Brasil, del Frente Amplio en Uruguay, de Evo Morales en Bolivia, Daniel Ortega en Nicaragua y de la narcodictadura que impera hoy en Venezuela.

¿De quién fue la idea de agregar a la izquierda del continente en toda su diversidad y no conformar un bloque “puro”? Una Kominform ad hoc para la región, bajo la hegemonía del PCC y el PT.

Difícil asegurarlo, pero las palabras de “Lula” en el XIX encuentro del Foro, en 2013, dan alguna luz:

“Compañeros, quiero reconocer que parte de la llegada de la izquierda al poder en América Latina se debe a la existencia de esta “cosita” llamada Foro de Sao Paulo, nació aquí, en Brasil, pero mucho se debe a los compañeros cubanos que siempre nos enseñaron a tener tolerancia con los compañeros de lucha”.


Ahora puedes encontrar la Mochila Política en:

www.indicadoresdeimpacto.wixsite.com/indicadoresdeimpacto

www.angulopolitico.com

www.dvox.com

www.diarionuevavision.com

www.algrano.com.mx

www.mochilapolitica.com

www.pasaporteinformativo.mx

www.mochilapolitica.com



Más información

Mochila Política 87 - Agosto 1, 2019 - Año 3 - México, la apuesta del Foro de Sao Paulo

Por Diego Hernández

Caracas, la dolida y sufrida Caracas, capital de la “revolución bolivariana”, otrora una de las más prósperas ciudades sudamericanas, se convirtió por cuatro días en el “cuartel” de la izquierda continental.

Del 25 al 28 de julio, con Nicolás Maduro y el

Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) como anfitriones, casi un millar de dirigentes de más de una centena de organizaciones participaron del XXV encuentro del Foro de Sao Paulo. La importancia del encuentro salta a la vista si consideramos solo esos números.

Fue ante todo una reunión de articulación.

La mayor parte de la agenda se destinó a sesiones de trabajo, la mayoría de ellas sectoriales: jóvenes, mujeres, afrodescendientes, “pueblos nativos”, intelectuales, artistas, líderes sociales, sindicalistas, legisladores, formadores, comunicadores, etcétera.

Destaco aquí tres:

Uno, el diálogo entre los partidos políticos que integran el Foro y las diversas “plataformas, articulaciones y redes del movimiento social y popular” en Latinoamérica. El objetivo: “desarrollar un plan común de lucha”.

Dos, una serie de reuniones por separado con el Partido de la Izquierda Europea (PIE) y con partidos de izquierda de África, Asia y “el mundo árabe”; seguida de una reunión plenaria con parlamentarios de cuatro continentes. Con ello, lanzaron un arpón para transitar de lo regional a lo global.

Tres, una sesión ejecutiva con centros de estudios y escuelas de formación ideológica y política en la región, gerenciados o vinculados a los partidos miembros del Foro. Quieren crecer y tejer una vasta y capitalizada red de capacitación para militantes.

Hubo, claro, momentos de “reflexión y debate”. Como la interminable mesa redonda sobre “la lucha del pueblo venezolano por la democracia, la paz y la soberanía nacional” a cargo de los anfitriones. Cuatro horas al hilo.

Sin embargo, los responsables por la organización del evento parecen haber “desenterrado” las actas de los primeros años del Foro, fundado por Fidel Castro y Luiz Inácio “Lula” da Silva en 1990. La pauta era articular. Y esa pauta regresó.

Un ‘mapa’ de luchas

¿El resultado de esa “vuelta al origen”? Está plasmado en la Declaración Final del encuentro. Al leerla lo que se ve es un “mapa” de las luchas que la izquierda impulsará en el continente los próximos 12 meses. Un programa. Y México, Venezuela, Colombia y Brasil están en el centro de ese “mapa”.

En resumen: enlistaron sus trincheras y se apostaron a reforzarlas y defenderlas, determinaron nuevos frentes de batalla, se comprometieron a frenar el avance de la derecha en la región, y reafirmaron su “marca”, quieren presentarse como un bloque antiimperialista y anticapitalista.

Y algo más pasó. Después de años de resistencias de Cuba y Venezuela, fundamentalmente, abrazaron las agendas feminista y de género para integrarlas explícitamente en la Declaración Final.

Vale la pena señalar otra cosa: si observamos fríamente ese “mapa de luchas” se constata que buena parte está orientado a respaldar a narcodictaduras, regímenes autoritarios, organizaciones armadas y figuras políticas que tienen vínculos con el crimen, desde la corrupción y el lavado de dinero hasta el tráfico de estupefacientes.

Brasil y Colombia, campos de batalla

Un análisis de la situación actual de los miembros del Foro en sus respectivos países tendría como resultado un saldo negativo. La única excepción sería México, a donde el proyecto de la “cuarta transformación” llegó al poder.

Para explicar el cuadro general, el Foro tiene una narrativa: en los últimos años “se ha profundizado la multifacética ofensiva reaccionaria del imperialismo estadounidense y de la derecha oligárquica” latinoamericana.

Esa embestida ha gestado gobiernos “neoliberales, autoritarios, profascistas y genocidas […] como los de Bolsonaro en Brasil, Duque en Colombia, Abdo Benítez en Paraguay, Macri en Argentina, Moreno en Ecuador y Hernández Alvarado en Honduras”.

Esos son los enemigos declarados del Foro. Los aliados del “imperialismo yanqui”. Los gobiernos que habrá que combatir.

De los seis, dos son presentados con especial inquina y - si consideramos el número de directrices dadas que los relacionan - son vistos como campos de batalla prioritarios. Es una cuestión de honor.

En Brasil, habrá que deconstruir el gobierno de Bolsonaro desde la perspectiva de los “derechos humanos y sociales” y garantizar la liberación del expresidente Luiz Inácio “Lula” da Silva, preso por corrupción y lavado de dinero, pero que para ellos es “preso político”.

En Colombia será de capital importancia garantizar “el cumplimiento integral de los Acuerdos de Paz”. Esto - dicen - es de vital importancia para la región.

“De igual manera, respaldamos al partido FARC por su persistente defensa de los Acuerdos y su cumplimiento, lo que constituye una invaluable contribución a la lucha por la paz. Para alcanzarla, demandamos el reinicio inmediato de los diálogos con el Ejército de Liberación Nacional (ELN)”.

Sí, leyó bien, el ELN. Los mismos que colocaron un carro-bomba al inicio de este año en Bogotá e intentaron otro atentado - felizmente frustrado - en abril.

Venezuela, la primera trinchera; México, la esperanza

El Foro afirma también que la región “también escenario de importantes luchas y triunfos populares que han detenido la ofensiva imperial. Los casos recientes de México, Venezuela, Nicaragua y Puerto Rico así lo confirman”.

De esos cuatro países, México y Venezuela tienen un rol destacado en la narrativa. Venezuela es hoy, según el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, “la primera trinchera de la lucha antimperialista”. No puede caer.

Pero México, México tiene un rol diferente y significativo: fue presentado en el evento como "una esperanza para la izquierda de la región”. Y Circe Camacho, diputada de la Ciudad de México por el Partido del Trabajo, lo confirmó en sus intervenciones.

Una de las resoluciones de la Declaración Final, determina que el Foro va a “apoyar al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, cuyo triunfo, con masiva participación popular demostró que no existe fin de ciclo progresista alguno”.

Su llegada al poder “abrió perspectivas de cambio a favor de las grandes mayorías con el programa de la Cuarta Transformación y puede significar un reimpulso a los procesos de integración regional autónoma y soberana de nuestros pueblos”.

Dejando de lado los eufemismos que integran la narrativa, el párrafo presenta al gobierno de López Obrador como un símbolo - “demostró que no existe fin de ciclo progresista alguno” - y una apuesta - “abrió perspectivas de cambio” y “puede significar un reimpulso” - para la rearticulación de la izquierda en el continente.

En cierto sentido, México, está en el centro del “plan de ruta” del Foro.

¿Saben quienes dirigen hoy el Foro - pues Lula está preso, Fidel muerto - que López Obrador, ¿aunque use la misma narrativa no es un izquierdista cortado con la misma tijera?

¿Saben que es un “liberal revolucionario” y, hasta donde puede verse ahora, un restaurador del viejo sistema?

¿Estará dispuesto López Obrador a encarnar la “esperanza” de la izquierda latinoamericana y abrazar la agenda de luchas del Foro? Son preguntas.


Ahora puedes encontrar la Mochila Política en:

www.indicadoresdeimpacto.wixsite.com/indicadoresdeimpacto

www.angulopolitico.com

www.dvox.com

www.diarionuevavision.com

www.algrano.com.mx

www.mochilapolitica.com

www.pasaporteinformativo.mx

www.mochilapolitica.com



Más información

Mochila Política 86 - 23 de julio 2019 - Año 3 - AMLO, El Chapo y el pacto de impunidad

Por Héctor Moreno

Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, El Chapo Guzmán, es producto de un sistema corrupto y corruptor.

La dimensión de las operaciones adjudicadas oficialmente al llamado Cártel de Sinaloa – el cual se supone dirigía junto con su compadre, Ismael El Mayo Zambada –

solo se explican bajo el amparo de una red de protección política y financiera.

Pero, históricamente en México, esas redes de protección han sido intocables y ahora, con la iniciativa del gobierno norteamericano para decomisarle más de 12 mil millones de dólares al Chapo, tras haberlo condenado de por vida a la cárcel, al gobierno del presidente López Obrador se le coloca en una disyuntiva.

Su gobierno puede dar una muestra irrefutable de acabar con la impunidad o justificarla.

Es un asunto complejo.

Algo del entramado

Desde el inicio del fenómeno del tráfico de drogas en la época reciente en México (casi un siglo) se ha podido establecer la participación de autoridades a diversos niveles por un sinfín de testimonios periodísticos, judiciales, investigaciones.

Y al estar el país bajo un régimen de corrupción institucionalizada los intereses y dimensiones del asunto fueron creciendo.

Dos ejemplos pueden ilustrar.

Un informe de la DEA sobre las interconexiones narcoterroristas latinoamericanas, “actualizado hasta agosto de 1985” señalaba como “puntos terminales” de esas redes a tres altos funcionarios mexicanos: Sergio García Ramírez, entonces Procurador General de la República; Victoria Adato, viuda de Ibarra, a la sazón Procuradora de Justicia del Distrito Federal y Fernando Gutiérrez Barrios, “El pollo”, entonces subsecretario de Gobernación.

“Fernando Gutiérrez Barrios es la figura “clave” de las redes policiacas, seguridad e inteligencia del gobierno mexicano”, subrayaba el documento.

Otro.

El 24 de febrero de 2011, el ex gobernador de Nuevo León, Sócrates Rizzo García (cercano al expresidente Carlos Salinas de Gortari) dictó una conferencia en la Universidad Autónoma de Coahuila

“De alguna manera se tenía resuelto el conflicto del tráfico de drogas, había rutas bien establecidas; yo no sé cómo lo hayan resuelto otros gobiernos, pero había un control y había un Estado fuerte, un presidente fuerte, una Procuraduría fuerte y había un control férreo del Ejército y, entonces, de alguna manera decían tú pasas por aquí, tú por aquí, pero no me toques aquí, estos lugares, algo pasó”.

Es decir, para el viejo régimen, el narcotráfico era una especie de enfermedad bajo control, con sus reglas, equilibrios y compensaciones.

De equilibrios y compensaciones

En enero de 2014, el presidente Enrique Peña Nieto designó Comisionado federal en Michoacán a Alfredo Castillo Cervantes para hacer frente a grupos de delincuencia organizada erigidos como el poder en esa entidad.

Un año después, al dar por terminada su gestión Castillo Cervantes realzó sus logros: desarticuló a Los Caballeros Templarios, dos de sus principales líderes habían sido abatidos oficialmente; se habían capturado 32 jefes de plaza y 225 servidores públicos, tres exsecretarios de Estado, ocho presidentes municipales, 159 policías municipales fueron acusados de formar parte de una red de protección y complicidad de Los Caballeros Templarios.

Entre esas detenciones destacó las del exgobernador interino Jesús Reyna y la de Rodrigo Vallejo, hijo de otro exgobernador, Fausto Vallejo, todos ellos del PRI.

Destacó que se habían atacado las fuentes de financiamiento de dicho grupo delictivo al habérseles asegurado más de un millón de toneladas de minerales y más de 50 mil toneladas de madera que serían traficadas, y que solo las propiedades aseguradas a uno de sus líderes, Enrique Plancarte, “operador financiero del grupo” y abatido, tenían un valor de 500 millones de pesos.

En total se les decomisaron 105 inmuebles con valor de más de mil millones de pesos.

“Las instituciones estaba a merced de los grupos delictivos, específicamente de un grupo hegemónico mal llamado Caballeros Templarios. La infiltración llego? a las más altas esferas del Gobierno del Estado”, sentenció Castillo Cervantes en su discurso de despedida.

Es decir, en un año se mostró la voluntad política del gobierno federal para atacar a una banda con una influencia determinante en la vida de un estado y cuyo poder comenzaba a desbordarse a otros lados.

Pero cuando se detuvo al Chapo Guzmán la historia fue otra. Ni un policía municipal fue detenido por protección a quien fue considerado el criminal más importante del mundo.

Tras su primera captura, el presidente Peña Nieto se apresuró a declarar que él estaba dormido cuando lo capturaron y tras la segunda, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong dio entrevistas para presumir el operativo, cuando en realidad al capo lo capturaron fortuitamente.

¿Contaba el gobierno federal con información de las redes financieras del Chapo Guzmán? Sí, por supuesto. Desde marzo de 2014 (tras su primera detención), la Marina enlistó 242 compañías y al menos 203 prestanombres del sinaloense.

En Estados Unidos, el Departamento de Estado, a través de su Oficina de Control de Bienes de Extranjeros estadounidense (OFAC) tenía a Guzmán Loera en su lista negra con 288 empresas repartidas en más de una decena de países para blanquear sus ganancias.

Y ahora que el gobierno norteamericano ha girado una orden para confiscar los bienes de Guzmán, calculados en 12 mil 666 millones de dólares, se sabe (por una nota en el portal de Aristegui Noticias), que en 18 años, el gobierno mexicano le ha confiscado al capo y a su familia tres relojes, 1 inmueble, 5 armas de fuego, 171 cartuchos, 5 cargadores, una computadora y tres celulares.

El cinismo y la impunidad pasan por los gobiernos de los panistas Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Por todo eso, al presidente López Obrador se le presenta otra oportunidad para dar muestras reales de terminar con la corrupción y la impunidad -engendros del neoliberalismo- o para dar muestras de que su llegada al poder fue por un pacto con los factores de ese viejo régimen, del que se dice empeñado en desmontar.

Al tiempo.


Ahora pueden encontrar la Mochila Política en:

www.indicadoresdeimpacto.wixsite.com/indicadoresdeimpacto

www.angulopolitico.com

www.dvox.co

www.diarionuevavision.com

www.algrano.com.mx

www.mochilapolitica.com



Más información

Mochila Política 85 - 15 julio 2019 - Año 3 - Adoctrinamiento marxista en escuelas oficiales.

Por Héctor Moreno

El adoctrinamiento de inspiración marxista, antineoliberal, anticapitalista, que descolonice del pensamiento eurocéntrico y promueva la ideología de género serán las bases para adoctrinar en las escuelas oficiales de concretarse los acuerdos del Presidente Andrés

Manuel López Obrador y la CNTE.

Las características de ese adoctrinamiento fueran definidas hace años por la CNTE a quien López Obrador ha dedicado y entregado su reforma.

Esto es resultado de un proceso político con varias dimensiones y décadas de lucha cuyos orígenes se ubican en los grupos de viejo régimen priísta, génesis de López Obrador y la CNTE.

La CNTE se formó en diciembre de 1979 y gracias al impulso político y económico de los ex gobernadores de Oaxaca, Heladio Ramírez López y José Murat Casab (ambos connotados echeverristas) que la disidencia magisterial cobró relevancia.

Los 73 mil profesores de la sección 22 cuentan con las prestaciones más altas del país: 90 días de aguinaldo, prima vacacional, bonos de productividad, estímulos de puntualidad, tres meses de vacaciones, el derecho a tres préstamos anuales, una canasta navideña y de despensa, así como apoyo de transporte. (Mochila Política 62. El retorno de los viejos grupos. 20 de diciembre 2018.)

Tras décadas de lucha ha sido hasta ahora con López Obrador que sus demandas político-ideológicas han encontrado respuestas.

¿QUÉ DEMANDAN?

En protesta por la aprobación de la reforma educativa, la CNTE realizó movilizaciones en la Ciudad de México y su interlocutor fue el entonces subsecretario de Gobernación, Luis Miranda Nava, compadre del entonces Presidente de México, Enrique Peña Nieto.

Uno de los acuerdos fue la realización de 9 foros regionales en el país y uno de carácter nacional, con los cuales la CNTE construyó su Proyecto de Educación Alternativa, el cual fue entregado a Miranda Nava el 19 de julio de ese año.

Algunos de los puntos principales de ese Proyecto de Educación Alternativa son:

Promueva la equidad de género.

Recupere nuestras raíces históricas y de identidad.

Incluya las cosmovisiones de los pueblos originarios y descolonice del pensamiento eurocéntrico.

Desarrolle desde lo endógeno las comunidades, barrios y entidades ante la globalización mercantilista.

Se base en el humanismo para hacer frente a la degradación social, ética y espiritual, producto de las relaciones capitalistas.

Anteponga la solidaridad al individualismo competitivo del modelo neoliberal.

Forme en el pensamiento holístico, la inteligencia global, creativa, emocional, critica, filosófica y lúdica.

Promueva la imaginación, la curiosidad y la utopía para romper cualquier limite o paradigma de nuestro tiempo, en la búsqueda constante de nuevas ideas.

Sea liberadora, emancipadora y transformadora.

Forje la conciencia social, de clase y la pertenencia planetaria a una sola humanidad, sin distinciones de raza, género o condición social.

Construya nuevas relaciones de trabajo colectivas desde la escuela, como una forma de generar socialmente la riqueza, sin explotación, ni de dominación alguna.

“Todas las ideas descritas sucintamente con anterioridad están contenidas y en su mayoría se han materializado en las Escuelas Integrales de Michoacán, las Escuelas Altamiranistas de Guerrero, el Proyecto de Transformación Educativa de Oaxaca, las experiencias de educación popular del Distrito Federal, Chiapas, Puebla, Zacatecas, San Luis Potosí?, además se asumen como propias por aspiraciones de los maestros de la región noroeste de México, y constituyen en su conjunto la propuesta educativa de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación”, advierte la CNTE en las memorias de esos trabajos.

Demandaron además:

• Una educación pública laica y gratuita garantizada por el financiamiento integro y suficiente del Estado.

• La eliminación de la prueba ENLACE y cualquier otro tipo de exámenes estandarizados. Exigieron la suspensión de la aplicación de la punitiva Evaluación Docente Universal y la Carrera Magisterial.

• La asignación plazas automáticas para todos los egresados de las escuelas normales públicas del país.

• El cese de toda acción represiva contra el magisterio disidente.

• La libertad de los miembros de la Sección 22 injustamente detenidos y se manifestaron en contra de la criminalización de la protesta social, particularmente la ejercida en contra de sus compañeros del Frente Oriente.

Los ejemplos

El proyecto alternativo de educación de la CNTE ya opera en varias entidades con características similares.

En Michoacán utilizan sus propios libros de texto y desechan los oficiales de la SEP, porque “enseñan el modelo neoliberal”.

No siguen el plan oficial de estudios.

Buscan construir en los salones de clase una “organización popular”.

La educación es una herramienta de lucha.

No hay prueba ENLACE

Los directores de los planteles son rotativos, los mismos profesores lo eligen por votación para un periodo de dos años y así evitan su “poder autoritario”.

En Chiapas, el 27 de junio de 2018, al presentar los Fundamentos para la implementación del Proyecto Comunitario para la Escuela, la CNTE afirmó que que “se sustenta en el marxismo como base filosófica”.

El PCE de Chiapas fue definido como parte de la resistencia comunitaria ante el avasallamiento capitalista en el país.

Ese proyecto de eduación alternativa fue asumido y financiado en el estado por el entonces gobernador, Manuel Velasco Coello, del PVEM. Velasco Coello es nieto de Manuel Velasco Suárez, gobernador de Chiapas de 1970 a 1976, a quien Roderic Ai Camp definiera como “médico y amigo íntimo de Luis Echeverría”.

Vale la pena recordar que Velasco Coello solicitó licencia como gobernador para competir por la senaduría de su estado, por el mismo PVEM y lo logró. Ya como senador negoció que cinco diputados federales de su partido se cambiaran a la bancada de Morena, con lo cual logró la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados.

Después de eso, la mayoría de Morena en el Senado le otorgó licencia para terminar su periodo como gobernador de Chiapas.

Acuerdos en lo oscurito

Tras la reforma constitucional, el Presidente ha dedicado muchas horas, junto con parte de su gabinete a reunirse en privado con los dirigentes de la CNTE y las autoridades no han informado de lo acordado.

Por eso llama la atención que la semana pasada, tras una reunión con López Obrador, los dirigentes de la CNTE de Michoacán y Oaxaca hayan anunciado que no utilizarán los libros oficiales y que repartirán fotocopias de los suyos, como parte de su “proyecto educativo”.

Sí, ése que está basado en el marxismo, antineoliberal y que promueve la ideología de género.


Ahora pueden encontrar la Mochila Política en:

www.indicadoresdeimpacto.wixsite.com/indicadoresdeimpacto

www.angulopolitico.com

www.dvox.co

www.diarionuevavision.com

www.algrano.com.mx

www.mochilapolitica.com



Más información

Mochila Política 84 - 09 julio 2019 - Año 3 - Morena, control y futuro

Por Héctor Moreno

Al tiempo que las acciones de su gobierno se topan con la realidad y enfrentan más resistencias, el Presidente Andrés Manuel López Obrador desata la renovación de la dirigencia de Morena, pues ahí se juega una parte fundamental de la continuidad de su proyecto

político-ideológico.

El hoy partido/movimiento fue el instrumento para aglutinar las expresiones de hartazgo con el anterior régimen y le permitió llegar a la Presidencia.

Mantener el control del partido, su identidad y finalidad para el que lo formó se convierte en una necesidad para que su grupo permanezca en el poder.

Los antecedentes y el perfil de quien quede al frente de Morena para los próximos tres años serán señales para tratar de entender el juego de López Obrador para las elecciones intermedias de 2021 y los prolegómenos de la sucesión presidencial de 2024.

Por su voluntad o me canso ganso

López Obrador fue un hombre formado política e ideológicamente en una corriente del PRI, identificada con el nacionalismo revolucionario, no ha sido ni es un hombre de izquierda, tampoco democrático y su praxis política es una copia de las formas del priísmo.

Su grupo rompió con el viejo régimen al haber perdido la postulación a la Presidencia.

A lo largo de su trayectoria, López Obrador ha mostrado ser un movilizador y propagandista nato; sus actividades han estado marcadas por dos aspectos: su voluntad personal y su ideología.

Desde el llamado Éxodo por la Democracia; el “Gobierno legítimo”; el Proyecto Alternativo de Nación; la Convención Nacional Democrática; el Movimiento en Defensa del Petróleo, la Soberanía y la Economía Popular, el Movimiento de Regeneración Nacional hasta la Cuarta Transformación ha asumido el liderazgo único e indiscutible de cada uno de ellos.

Él ha decidido las formas, los tiempos y ha designado tareas en esos proyectos.

Durante ese periodo ha formado un contingente que gira en torno a él, leales y con un alto nivel ideológico, que son quienes se identifican plenamente con el proyecto antineoliberal.

Marcelo Ebrard Casaubon, Alejandro Encinas Rodríguez, Lorenzo Meyer, Octavio Romero Oropeza, Julio Scherer Ibarra, Luciano Concheiro, Jesusa Rodríguez, Claudia Sheinbaum Pardo, Asa Cristina Laurell, Raquel Sosa Elízaga, Bertha Elena Luján Uranga, Irma Eréndira Sandoval, Jesús Ramírez Cuevas, John Ackerman y Javier Jime?nez Espriu? son algunos de quienes estarían en ese grupo.

Su admiración e inspiración en Benito Juárez y los liberales del siglo XIX; en el pensamiento y acciones de Lázaro Cárdenas (por citar a dos de sus principales referentes abrevados del priismo), así como sus postulados contra la corrupción, la ayuda a los más desprotegidos, la austeridad republicana, han sido constantes en su trayectoria.

Mientras su liderazgo se fortaleció a cada paso, las organizaciones fueron pasajeras hasta el Movimiento de Regeneración Nacional - iniciado desde 2006 – que debió convertirse en partido en 2014 para ascender al poder.

Aún y cuando por exigencia legal Morena sea una marca registrada, con estatutos, plan de acción e ideología, la simpatía hacia ese partido/movimiento está definida por el carisma de López Obrador y no por los objetivos y propuestas de la estructura.

Por eso su voluntad es la única que pesa en las decisiones de gobierno o en las de partido, aún y cuando sean al margen de la ley; contradictorias o autoritarias.

Su empecinamiento político e ideológico le han servido como escudo y justificación para mantener sus decisiones, debatir, forjar alianzas y aguantar crisis, como las presiones de Donald Trump o las renuncias en su Gabinete.

Pero si el instrumento que usó para llegar al poder, Morena, no se institucionaliza como partido, su proyecto y el de su grupo podría estar en riesgo.

Bertha Luján, la continuidad

A seis meses de realizarse la renovación de la dirigencia nacional, solo Bertha Elena Luján Uranga ha iniciado su campaña para competir contra la actual dirigente Yeidckol Polevnsky (Citlali Ibañez Camacho) quien asumió desde diciembre de 2017.

Por identidad, lealtad y la cercanía con López Obrador sería Luján el perfil adecuado al proyecto de López Obrador y sus objetivos en el corto y mediano plazo.

De 2000 a 2006 fue Contralora general en el gobierno del Distrito Federal, encabezado por AMLO; en el “Gobierno Legítimo” de López Obrador, en noviembre de 2006, Luján ocupó el cargo de secretaria del Trabajo; Octavio Romero Oropeza fue secretario para la Austeridad, Claudia Sheinbaum fue secretaria de Patrimonio Nacional; Raquel Sosa, secretaria de Educación, Ciencia y Tecnología.

En los órganos del Movimiento en defensa del petróleo, la soberanía y la economía popular (2008) Bertha Luján fue integrante de la Comisión de Vigilancia del Consejo de Administración de Pemex junto con John Ackerman, Carlos Paya?n Velver y Javier Jime?nez Espriu?, entre otros.

En 2009 fue postulada por los partidos Convergencia (hoy Movimiento Ciudadano) y el Partido del Trabajo como candidata a diputada federal por Chihuahua.

En 2011 formó parte de la Comisión que elaboró para AMLO el Proyecto Alternativo de Nación (base de la plataforma electoral de Morena). Lorenzo Meyer, Octavio Romero Oropeza, Julio Scherer Ibarra, Luciano Concheiro, Elena Poniatowska, Jesusa Rodríguez, Claudia Sheinbaum Pardo, Asa Cristina Laurell, Raquel Sosa Elízaga, Irma Eréndira Sandoval y Jesús Ramírez Cuevas fueron otros integrantes de ese grupo.

Ese mismo año -cuando Morena se constituyó como Asociación Civil – Luján fue designada como coordinadora en Chihuahua y al año siguiente, tras otorgársele el registro como partido, fue la secretaria general y Martí Batrés, su primer dirigente nacional.

Durante la contienda presidencial de 2012, López Obrador dio a conocer a quienes integrarían su Gabinete: Marcelo Ebrard, en Gobernación; Juan Ramón de la Fuente en Educación Pública; Claudia Sheinbaum iría a la Secretaría de Medio Ambiente; Javier Jiménez Espriú a Comunicaciones y Transportes, y el empresario Miguel Torruco Marques iría a la Secretaría de Turismo.

Bertha Luján estaría como titular de la secretaría de la Honestidad y Combate a la Corrupción.

Desde noviembre de 2015 es presidenta del Consejo Nacional de Morena.

Su hija, Luisa María Alcalde Luján es actualmente secretaria del Trabajo. De 2012 a 2015 fue diputada federal por Movimiento Ciudadano.

Por esa cercanía, lealtad y completa afinidad ideológica, Luján Uranga garantiza a López Obrador el control de Morena y una posibilidad de futuro, el desafío principal será institucionalizar un movimiento cuya génesis y desarrollo han dependido de la voluntad de una sola persona.



Más información

Mochila Política 83 - Año 3 - Julio 1, 2019 - AMLO manda dos mensajes; uno, “por si me tuviese que ir”

Mochila Política 83
Año 3
Julio 1, 2019

AMLO manda dos mensajes;
uno, “por si me tuviese que ir”

Por Héctor Moreno

En el festejo de su triunfo electoral, el Presidente Andrés Manuel López Obrador envió dos mensajes: el pronunciado en el Zócalo de la Ciudad de México y el

otro, en la entrevista a La Jornada.

En el del festejo, donde habló 90 minutos, hizo un recuento de sus logros, para lo cual utilizó prácticamente la misma estructura del discurso pronunciado el 1 de diciembre, un repaso a su lista de pendientes, la cual le arrojó un cumplimiento de 78 de 100 compromisos asumidos aquel día.

Dio continuidad a su discurso de toma de posesión y a lo planteado en el Plan Nacional de Desarrollo.

Ratificó que no se ha movido, ni se moverá, de su proyecto ideológico, de su objetivo principal y seguirá fiel a lo hasta ahora iniciado.

Fiel a su estilo volvió a jugar con las expectativas, con el cambio, con la transformación.

Reiteró su prisa por cambiar al régimen de aquí a diciembre: “arrancar de raíz al régimen corrupto y quedarán construidas las bases para la transformación política de México”.

Lo mismo dijo el 1 de diciembre en su toma de posesión.

El pensamiento de los liberales del siglo XIX, Benito Juárez y Melchor Ocampo fue reiterado como su inspiración.

Ubicó nuevamente al neoliberalismo como el gran causante de los males del país; arremetió contra los conservadores y advirtió que este proceso no tiene retorno, ni un paso atrás, nada de titubeos o medias tintas.

Definió al anterior gobierno, como un “comité al servicio de un pequeño grupo de corruptos y traficantes de influencias”.

Presumió – con abundantes cifras – su estrategia clientelar, la de entregar miles de millones de pesos directamente a beneficiarios de sus programas sociales, desde niños con discapacidad hasta adultos mayores; jornaleros, campesinos, etcétera.

Su estrategia de “Bienestar” es una estructura articulada solo con ese objetivo y dependiente directamente de él, la cual incluye desde una secretaría; los súperdelegados y hasta un banco recién aprobado por el la Cámara de Diputados.

El Presidente describió solo tres pendientes:

“Falta mejorar el sistema de salud, debe crecer más la economía y todavía se mantienen los mismos niveles de violencia heredados del antiguo régimen, pero pronto, muy pronto obtendremos más y mejores resultados”.

Habló de trabajar de prisa y profundidad, “porque si regresara al poder el conservadurismo faccioso y corrupto -tocó madera-, si desgraciadamente regresara el conservadurismo, ni siquiera en esa circunstancia podrían nuestros adversarios dar marcha atrás en lo establecido y ya logrado en beneficio del pueblo.”

Lanzó una advertencia: “Una cosa es actuar con prudencia, evitar confrontación y garantizar libertades sagradas y otra muy distinta es la indefinicion, nosotros somos autenticos, pacifistas y transformadores al mismo tiempo.”

Y citó a Melchor Ocampo: “el moderado es simplemente un conservador más despierto.”

Algunos puntos de la extensa entrevista publicada por La Jornada pueden ayudar a clarificar algunos de sus planteamientos en el Zócalo.

El pretérito de subjuntivo,
o la advertencia

La entrevista fue realizada por un grupo de experimentados periodistas y analistas de ese diario, al que definió como “el más cercano a la gente, sobre todo a los pobres”.

López Obrador reiteró en la entrevista su admiración por los hermanos Flores Magón, Lázaro Cárdenas y que el general revolucionario al que más admira es a Francisco J. Mújica, que decía: ‘Hechos, no palabras’.

Mújica fue al mismo que citó Mario Delgado coordinador de los diputados de Morena el día que, junto con sus aliados, aprobaron la reforma educativa.

López Obrador respondió a las presiones del EZLN y aliados, sobre la presunta militarización en Chiapas, dijoe que mienten

“Está muy ideologizado el tema. Lo cierto es que ellos, los zapatistas, a los que respeto, no creen o no creyeron que se podía llevar a cabo la transformación por la vía pacífica y electoral; y no creyeron, y siguen sin aceptar, que no somos iguales y que tenemos convicciones y que venimos de la lucha opositora.”

La entrevista, realizada hace unos días por Roberto González Amador, Luis Hernández Navarro, Pedro Miguel, Alonso Urrutia y Miguel Ángel Velázquez, pero publicada este 1 de julio, cierra con una frase desconcertante para los mismos entrevistadores.

“Tengo prisa porque este an?o quiero dejar sentadas las bases de la transformacio?n cero corrupcio?n cero impunidad rescate de campo, bienestar, seguridad. De modo que si pasara algo, que yo me tuviese que ir el año próximo, a los conservadores les costari?a muchi?simo trabajo, les seri?a misio?n imposible dar marcha atra?s a lo que vamos a dejar establecido desde este an?o”.

LJ: ¿ Por que? dice “si me tuviera que ir…?”

AMLO: “Es que no sabemos qué nos depara el destino y esto es una transformación. Y por eso mi prisa en avanzar.

(www.jornada.com.mx/ultimas/2019/07/01/la-inconformidad-en-las-elites-el-pueblo-esta-contento-amlo-6341.html )

Evidentemente, en el discurso del Zócalo no explicó el porqué de su prisa y profundidad.



Más información

Mochila Política 82 - 22 de junio 2019 - Año 3 - El otro frente.

Por Héctor Moreno

Mientras los reflectores se dirigen a los yerros del gobierno de la Cuarta Transformación y a sus disputas internas, hay otro frente abierto en contra de Andrés Manuel López Obrador, son grupos y personalidades aliados con organizaciones internacionales, altermundistas,

los autoexcluidos de modelo globalizador.

En los últimos meses habían externado críticas por diversos hechos, ahora escalaron la protesta con sus redes internacionales.

Grupos armados, como el EZLN, el EPR, oeneges, personalidades identificadas contra la globalización han acusado al gobierno lopezobradorista de neoliberal y contrario a las legitimas demandas de grupos originarios y populares. (Mochila Política 68. Año 3. El auténtico López Obrador. Febrero 25 de 2019).

La diferencia es que ahora realizaron movilizaciones – simbólicas, la mayoría de ellas – en unas 20 ciudades de México y en algunas del extranjero.

Entre el 30 de mayo y el 2 de junio hubo expresiones de apoyo al EZLN, al Congreso Nacional Indígena y al Concejo Indígena de Gobierno por su resistencia al gobierno de López Obrador.

Además de las protestas afuera de Palacio Nacional en la Ciudad de México, hubo actos testimoniales en Chalco, Cuernavaca, Aguascalientes, La Paz, Irapuato, León, Celaya, Mexicali, Tlaxcala, Chihuahua, San Crstóbal de las Casas, Veracruz, Orizaba, San Luis Potosí, Oaxaca, Fresnillo, Colima, Mérida y Tultitlán.

También reportaron actividades afuera de los consulados de Chicago, Seattle, San Diego, Los Ángeles y Nueva York; en Buenos Aires, Argentina, Marsella, Francia, en Grecia, Canadá y Ecuador.

El colofón a estas actividades fue una carta contra la militarización de zonas indígenas del EZLN respaldado por diversas personalidades y agrupaciones dirigida a “quién todavía esté dispuesto a escuchar”.
( www.jornada.com.mx/ultimas/2019/06/17/carta-contra-la-militarizacion-de-zonas-indigenas-del-ezln-1953.html )

Denunciaron la militarización de las zonas chiapanecas bajo control de los zapatistas, aseguraronn que el camino de la militarización en el país está tomando más fuerza.

“Es contradictorio que cuando los datos del propio Gobierno de México indican que la zona Zapatista es de las de más bajo índice delictivo, la estrategia de seguridad se dirija de manera amenazante ante esas zonas que son de los pocos santuarios de libertad y seguridad para el México de abajo. Eso más que una estrategia de seguridad parece una estrategia de guerra”, adviertieron.

Entre los firmantes estuvieron Juan Villoro, Ely Guerra, Oscar Chávez, Francisco Barrios “El Mastuerzo”, Javier Sicilia, Luis de Tavira, Jorge Alonso, Paulina Fernández Christlieb, Eduardo Matos Moctezuma, Bárbara Zamora, Rosa Albina Garavito Elías, Gustavo Esteva, Ana María Vera Smith, Red Europa Zapatista y adherentes en Bélgica, Suiza, Italia, Francia, Reino Unido, algunos ligados a ATTAC y al Foro Social Mundial, entre otros.

Viejos lazos

Algunos antecedentes de estas organizaciones, de acuerdo a la “Secuencia Política” de Federico Muggenburg en 2001 y 2002:

• Son grupos y personalidades de los entramados de la Red Pax, Red Curiel, Red I-doc, promotoras del comunismo en Occidente, que ante la caída de ese sistema a fines de los ochenta se encontraban sin causa, disgregados y sin líderes.

• ATTAC (Acción por una Tasa Tobin de Ayuda a los Ciudadanos) fue fundada en el 3 de junio de 1998 en París, Francia por Bernard Cassen, entonces director general de Le Monde Diplomatique.

• Es una oenege multinacional, autollamada Internacional Rebelde, contra el neoliberalismo y su modelo globalizador y todas las instituciones que lo representen: FMI, BM, G-7, OMC, TLC, OCDE, etcétera.

• Fueron los promotores del Foro Social Mundial, a cuya primera reunión asistieron 10 mil miembros de 127 países, figuras como Frei Beto, Leonardo Boff, Ignacio Ramonet, entre muchos otros. De la delegación mexicana fueron Cuauhtémoc Cárdenas, Abelardo Torres, Ursula Oswald, Ana E. Ceceña de la UNAM y otros.

• Los dirigentes de ATTAC se reunieron el sábado 11 de marzo de 2001 con Rafael Sebastián Guillén Vicente (“Subcomandante Marcos”) dentro de la caravana del EZLN a la Ciudad de México. Estuvieron José Bove, portavoz de la Confédération Paysanne, Bernard Cassen, presidente de ATTAC, y Danielle Mitterrand, presidente de la Fondation France Libertés.

• “Marcos” dijo que crearía en México una organización política (no un partido) en la cual cada uno podría actuar a cara descubierta; que lucharía contra los efectos devastadores del neoliberalismo y de la globalización; que se se incorporaría a la red internacional de ATTAC y apoyó al Foro Social Mundial de Porto Alegre.

Nada de esto sucedió y mucha de la fuerza de estas agrupaciones hoy parece disminuida, frente a lo cual Bernard Cassen, fundador de ATTAC ha justificado:

“El movimiento altermundialista funciona como un metro en forma de biblioteca itinerante de análisis, de coordinación de luchas, de propuestas: algunos están desde el primer hasta el último vagón, otros se suben en una estación y se bajan luego, pero todos habrán hecho al menos una parte del camino juntos”.

En México, hay quienes siguen subidos en ese Metro.



Más información

Mochila Política 81 - Junio 14, 2019 - Año 3 - Presidenciables en pugna: los “laicos” vs Marcelo.

Por Héctor Moreno

Las presiones de Donald Trump sacaron a flote un enfrentamiento entre dos grupos ideológicos cercanos al Presidente López Obrador.

Por un lado están la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero y el subsecretario de esa dependencia, Alejandro Encinas

Rodríguez quien había sido el responsable de la política migratoria desde inicios del sexenio (ambos pertenecen a República Laica) y Porfirio Muñoz Ledo, presidente de la Cámara de Diputados.

República Laica está aliada con un sector de la masonería dirigida por Manuel Jiménez Guzmán y con la asociación religiosa La Luz del Mundo, cuyo líder es procesado en Estado Unidos por 26 acusaciones de abuso sexual.

Del otro lado está el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón, desde hace años muy cercano a López Obrador y considerado el puntero para sucederlo.

Los “laicos” fueron desplazados y perdieron influencia en la solución del considerado -hasta ahora – el mayor desafío del gobierno lopezobradorista y su lugar fue cedido a Marcelo Ebrard.

Tras el acuerdo con Trump, Muñoz Ledo ha cuestionado el contenido del mismo; acusó a acusó a Marcelo Ebrard de invadir facultades de la secretaría de Gobernación en materia migratoria y acusó a López Obrador de una “traición a la historia”.

Los medios reportaron un comentario que Muñoz Ledo le hizo a Sánchez Cordero en un foro en la Cámara de Diputados. “Más vale un pacto electoral, que un pacto migratorio, ¿verdad Olga?”.

Sánchez Cordero puso en entredicho las acusaciones del gobierno norteamericano: “esa es una cantidad que yo quiero decirles que no sé de dónde pasaron o por dónde pasaron 144 mil personas por nuestro país”.

“Que no lo inflen tanto porque lo van a reventar”, le dijo Muñoz Ledo a Ebrard cuando lo tuvo enfrente en su comparecencia en el Congreso.

Ebrard ha evitado ser frontal en sus respuestas al otro grupo y el respaldo de López Obrador ha ido creciendo: destituyó al responsable del Instituto Nacional de Migración y designó en su lugar a Francisco Garduño, un hombre de las confianzas de Ebrard, que hasta esta semana coordinaba los penales federales.

Diferencias de grado

Los laicos forman parte de un grupo internacional caracterizado por promover de la legalización de las drogas; por la legalización del aborto y aliados con grupos cuya bandera es la defensa de los derechos humanos y apostados siempre en contra de las Fuerzas Armadas.

En esa línea están personajes y organizaciones financiadas por George Soros, como el expresidente Ernesto Zedillo y el grupo de exmandatarios latinoamericanos promotores de la legalización de las drogas; Human Rights Watch, The Open Society Foundations, entre otros. (Mochila Política 55. Octubre 05, 2018. La sombra de Soros)

Desde el triunfo electoral de Morena, Sánchez Cordero definió tres prioridades: legalizar el aborto en México; legalizar las drogas y la eutanasia.

En 2017, Soros financió el Informe “Atrocidades innegables: enfrentando crímenes de lesa humanidad en México” en el que se equiparaba el actuar de las fuerzas federales con el de Los Zetas, y se delineaban ya los puntos de una Comisión de la Verdad para el Caso Ayotzinapa.

Hoy, el responsable de esa llamada Comisión de la Verdad es Alejandro Encinas, subsecretario de Gobernación, que siguió casi al pie de la letra lo anotado en aquel informe.

Porfirio Muñoz Ledo es el personaje de mayor experiencia política entorno a López Obrador, 85 años, promotor de la socialdemocracia y sus planteamientos ideológicos han sido fuente de inspiración del Presidente sobre la Cuarta Transformación. (Mochila Política 52. 31 de julio de 2018. AMLO, la ruta que seguirá).

Muñoz Ledo es el autor de una iniciativa de ley para legalizar el aborto en todo el país.

Para conocer los rasgos de su personalidad, vale la pena citar algunos extractos de un desplegado del 25 de abril del 2000, firmado por Patrocinio González Garrido (había sido gobernador de Tabasco y secretario de Gobernación, dentro de una larga trayectoria en el PRI) en donde contestaba a Muñoz Ledo sus burlas, al llamarlo “Patrosimio”.

“Como voy a seguir al margen de todo asunto político y no quiero gastar tiempo o dinero polemizando contigo, mejor te hago una propuesta. Tú te dejas de hacer el chistoso con mi nombre y me tratas con el respeto que siempre me tuviste, y yo no te digo maricón, como te han dicho nuestros compañeros desde la secundaria.”

“Conozco tu incontrolable compulsión para jugar con los cambios, los que sean, porque así lo has hecho siempre, tanto en los partidos políticos, que con las lealtades para quienes te dieron la mano, o en tu permanencia matrimonial y tus preferencias sexuales, que enuncio sólo como ejemplos de una lista casi inagotable de tus peculiaridades.”
(lfmopinion.com/846/RETRATO-Y-AUTORRETRATO)

Ideológicamente tienen diferencias de grado. Estos antecedentes ilustran.

En agosto de 2010, el entonces arzobispo de Guadalajara, Cardenal Juan Sandoval Íñiguez acusó al entonces Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard de haber “maiceado” a los ministros de la Corte para aprobar los matrimonios gay en el DF. En respuesta, Ebrard llamó “cavernal” a Sandoval.

El asunto llegó a tribunales y en 2016 se resolvió a favor del Cardenal y se impuso una multa de 67 mil pesos a Ebrard.

El 30 de abril pasado, el coordinador de Morena y presidente de la Junta de Coordinación Política en la Cámara de Diputados, Mario Delgado (leal a Ebrard), entregó como reconocimiento a la Banda El Recodo por sus 80 años, una placa conmemorativa con la firma de todos los coordinadores parlamentarios.

Delgado aseguró que Banda El Recodo, de Don Cruz Lizárraga, “representa a toda la cultura y la música del país”, lo que no dijo fue que el fundador del Recodo fue un alto y distinguido miembro de la masonería. Lideraba, junto con su hijo Germán, la “Gran Logia de Antiguos Libres y Aceptados Masones” de Mazatlán, Sinaloa que posteriormente se unió a la Organización Masónica Mexicana fundada y dirigida en los años setenta del siglo pasado por Carlos Vázquez Rangel.

Las relaciones internacionales de ambos los colocan, por ejemplo, cerca del Partido Demócrata de los Estados Unidos.

Pero hoy el conflicto es estrictamente de poder y el Presidente López Obrador mandó una señal muy clara con quién está su confianza, con el Canciller Ebrard, considerado el mejor preparado para sucederlo.

Muñoz Ledo no está en el Gabinete, pero su apuesta es claramente por su aliada, Olga Sánchez Cordero.

Al tiempo.



Más información

Mochila Política 80 - 8 de junio 2019 - Año 3 - Trump alinea a López Obrador; MC y masones pierden aliado

Por Héctor Moreno

En una semana, el Presidente norteamericano, Donald Trump alineó al gobierno mexicano en su estrategia para buscar la reelección; obligó a López Obrador a dar un giro en la política interna al convocar a la unidad nacional y a modificar por unos días el rutinario

lenguaje de división.

A la par, el gobierno estatal de California asestó un golpe político a Movimiento Ciudadano con la detención de Naasón Joaquín García, líder de la asociación religiosa Iglesia del Dios Vivo Columna y Apoyo de la Verdad. La Luz del Mundo, particularmente al gobierno de Jalisco, donde esa agrupación ha incrementado su santuario político los últimos años.

Un grupo de la masonería es otro de los damnificados con la detención de Joaquín García pues pierde a un estrecho aliado con quien ha combatido una presunta alianza entre las élites políticas y la Iglesia Católica para violar el estado laico.

Quizá las presiones estadounidenses puedan afectar otros campos de la compleja relación entre ambos países, pero, por ahora, esas son las primeras repercusiones.

Lejos de Soros

Los migrantes están instalados como tema en los procesos electorales norteamericanos y desde finales del año pasado se dio una pugna abierta entre Trump y George Soros, financiador de los demócratas.

Los republicanos acusan al magnate griego de patrocinar y alentar las caravanas de migrantes centroamericanos ilegales para colocar el tema dentro de las banderas de los demócratas. (Mochila Política 56. Año 2. Octubre 22 de 2018. El “Expreso de Soros” o la Caravana de migrantes).

Frente a ese fenómeno, el gobierno del presidente López Obrador asumió una política humanista y hasta ofreció empleos a los migrantes, es decir, ha alentado las caravanas y las ha protegido hasta llegar a la frontera norte. El Canciller Marcelo Ebrard y la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero apoyaron esas acciones.

Ahora, frente a la amenaza de Trump de imponer aranceles mensuales progresivos del 5 por ciento a todos los productos mexicanos, el gobierno de López Obrador respondió con acciones concretas: detuvo a dos de los organizadores de las caravanas de migrantes, uno de ellos, de la organización Pueblo Sin Fronteras, la cual es financiado por Soros.

Congeló cuentas bancarias de personas y organizaciones ligadas a esa organización de caravanas; empezó a militarizar la frontera sur y se comprometió a tomar acciones como tercer país seguro.

Por la dimensión del daño que habría causado la imposición de aranceles, algunos de los principales sectores del país respaldaron las gestiones del presidente López Obrador con las cuales se logró frenar por ahora las medidas anunciadas por Trump.

El Presidente López Obrador correspondió a esos apoyos con un mitin-celebración este sábado en Tijuana por la unidad, defensa de la dignidad de México y a favor de la amistad con el pueblo de los Estados Unidos.

En realidad, se vio obligado a dar un giro a su política de migración, y por ahora, parece estar lejos del área de influencia de George Soros y de los demócratas.

La tríada pierde un soporte

La fotografía es una oda al juarismo, posan juntos: Patricia Mercado, Olga Sánchez Cordero, Santiago Nieto Castillo, Alejandro Encinas Rodríguez, Maria de los Ángeles Moreno (+), Roberto Blancarte, Candelaria Ochoa, Martha Tagle Martínez y otros más. Fue tomada el 21 de marzo de 2018. Ellos son integrantes de la organización República Laica. (ilsb.org.mx/comunicado-republica-laica/)

Ahí participan organizaciones como Afluentes S.C., Católicas por el Derecho a Decidir A.C., Cátedra Extraordinaria “Benito Juárez” sobre Laicidad de la UNAM, Foro Cívico México Laico A.C. Foro Intereclesiástico Mexicano A.C., Iglesia de Scientology, Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir y otros.

Personalidades como Alberto Athié Gallo, Alejandro Encinas, actual subsecretario de Gobernación; Bernardo Barranco, analista en temas religiosos, colaborador de La Jornada; Clara Jusidman, Cuauhtémoc Cárdenas, Fernando Belaunzarán, perredista; Francisco Martín Moreno, escritor; Gabriela Delgado Ballesteros, Manuel Jiménez Guzmán, presidente de Laica Internacional y soberano gran comendador del Supremo Consejo de México del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, Martha Lucía Micher, Martha Tagle, Patricia Mercado Castro, Roberto Blancarte Pimentel, analista en temas religiosos y Santiago Nieto Castillo, jefe de la Unidad de Inteligencia Financiera y otros más.

Este es el núcleo de un grupo actuante en Morena, Movimiento Ciudadano, el gobierno de López Obrador aliados a un grupo de la masonería dirigida por Manuel Jiménez Guzmán y a la asociación religiosa Iglesia del Dios Vivo Columna y Apoyo de la Verdad. La Luz del Mundo buscan confrontar a la Iglesia Católica e imponer la llamada ideología de género.

Desde la llegada de López Obrador, la Luz del Mundo y República Laica han asumido conjuntamente posiciones contrarias al gobierno de López Obrador.

MC le organiza homenajes

La Luz del Mundo fue alentada y respaldada en su fundación por los jacobinos en los años 30, como parte del enfrentamiento con el catolicismo; corporativamente sellaron una alianza con el PRI partido al cual respaldaron con votos de su feligresía. Al declive del tricolor usaron la misma táctica clientelar con otros partidos.

Si con alguien ha crecido su influencia política ha sido con Movimiento Ciudadano, bajo el liderazgo del actual gobernador, Enrique Alfaro Ramírez.

Uno de los artífices de esta relación ha sido el ex priísta Salvador Caro Cabrera, quien fundó en 2011 la Asociación Nueva Política, al frente de la cual colocó a Kehila Abigail Kú Escalante, militante de la Luz del Mundo y fue ella la responsable de la casa de enlace del propio Caro Cabrera cuando éste fue diputado federal en 2012-2015.

Caro Cabrera es actualmente el coordinador de la fracción de MC en el Congreso local.

Kú Escalante fue diputada local de 2015 a 2018 por Movimiento Ciudadano y actualmente es diputada federal por ese partido.

Ella junto con el diputado federal independiente Emmanuel Reyes Carmona y el senador del PVEM, Rogelio Israel Zamora Guzmán (ambos militantes de la Luz del Mundo) fueron los promotores del homenaje que se le rindió a Naasón Joaquín García el 15 de mayo en Bellas Artes, así como de los reconocimientos que posteriormente se le entregaron con el apoyo de legisladores de varios partidos.

Uno de esos reconocimientos fue firmado por 18 diputados federales por Jalisco.

Dentro del entramado para justificar el uso del Palacio de Bellas Artes, se dijo que el homenaje había sido organizado por la Asociación de Profesionistas y Empresarios (APEM), la cual preside Rogelio Zamora Barradas, ex diputado federal.

En realidad, se trata de un asunto familiar. Zamora Barradas es suegro de Naasón Joaquín García, pues está casado con su hija Alma, por lo tanto, el senador del PVEM que pidió oficialmente el Palacio de Bellas Artes, es cuñado del detenido en California.

La Asociación de Profesionistas y Empresarios de México (APEM), ha emprendido en los últimos meses una serie de actividades orientadas a la defensa y consolidación del Estado laico, creado tras la promulgación de las Leyes de Reforma por Benito Juárez y los liberales de su tiempo.

Con tal fin, han realizado foros en los congresos locales de Chiapas, de Jalisco, con el diputado Jonadab Martínez; de Oaxaca; en la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez y en el Senado de la República, organizado por Zamora Guzmán.

Los expositores han sido integrantes de República Laica, como la directora de la revista Siempre!, la priísta Beatriz Pagés Rebollar.

En el ayuntamiento de Guadalajara, presidido por el emecista Ismael del Toro, el Cabildo había aprobado el 16 de mayo -un día después del homenaje en Bellas Artes- entregar una medalla al Doctor Honoris Causa, Naasón Joaquín García, “por su destacada labor humanitaria y altruista” en el municipio de Guadalajara.

Pero como el Doctor Honoris Causa fue detenido en Los Ángeles acusado de 26 delitos sexuales, pues lo cancelaron.

Quizá será para mejor ocasión.



Más información

Mochila Política 80 - 8 de junio 2019 - Año 3 - Trump alinea a López Obrador; MC y masones pierden aliado

Por Héctor Moreno

En una semana, el Presidente norteamericano, Donald Trump alineó al gobierno mexicano en su estrategia para buscar la reelección; obligó a López Obrador a dar un giro en la política interna al convocar a la unidad nacional y a modificar por unos días el rutinario

lenguaje de división.

A la par, el gobierno estatal de California asestó un golpe político a Movimiento Ciudadano con la detención de Naasón Joaquín García, líder de la asociación religiosa Iglesia del Dios Vivo Columna y Apoyo de la Verdad. La Luz del Mundo, particularmente al gobierno de Jalisco, donde esa agrupación ha incrementado su santuario político los últimos años.

Un grupo de la masonería es otro de los damnificados con la detención de Joaquín García pues pierde a un estrecho aliado con quien ha combatido una presunta alianza entre las élites políticas y la Iglesia Católica para violar el estado laico.

Quizá las presiones estadounidenses puedan afectar otros campos de la compleja relación entre ambos países, pero, por ahora, esas son las primeras repercusiones.

Lejos de Soros

Los migrantes están instalados como tema en los procesos electorales norteamericanos y desde finales del año pasado se dio una pugna abierta entre Trump y George Soros, financiador de los demócratas.

Los republicanos acusan al magnate griego de patrocinar y alentar las caravanas de migrantes centroamericanos ilegales para colocar el tema dentro de las banderas de los demócratas. (Mochila Política 56. Año 2. Octubre 22 de 2018. El “Expreso de Soros” o la Caravana de migrantes).

Frente a ese fenómeno, el gobierno del presidente López Obrador asumió una política humanista y hasta ofreció empleos a los migrantes, es decir, ha alentado las caravanas y las ha protegido hasta llegar a la frontera norte. El Canciller Marcelo Ebrard y la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero apoyaron esas acciones.

Ahora, frente a la amenaza de Trump de imponer aranceles mensuales progresivos del 5 por ciento a todos los productos mexicanos, el gobierno de López Obrador respondió con acciones concretas: detuvo a dos de los organizadores de las caravanas de migrantes, uno de ellos, de la organización Pueblo Sin Fronteras, la cual es financiado por Soros.

Congeló cuentas bancarias de personas y organizaciones ligadas a esa organización de caravanas; empezó a militarizar la frontera sur y se comprometió a tomar acciones como tercer país seguro.

Por la dimensión del daño que habría causado la imposición de aranceles, algunos de los principales sectores del país respaldaron las gestiones del presidente López Obrador con las cuales se logró frenar por ahora las medidas anunciadas por Trump.

El Presidente López Obrador correspondió a esos apoyos con un mitin-celebración este sábado en Tijuana por la unidad, defensa de la dignidad de México y a favor de la amistad con el pueblo de los Estados Unidos.

En realidad, se vio obligado a dar un giro a su política de migración, y por ahora, parece estar lejos del área de influencia de George Soros y de los demócratas.

La tríada pierde un soporte

La fotografía es una oda al juarismo, posan juntos: Patricia Mercado, Olga Sánchez Cordero, Santiago Nieto Castillo, Alejandro Encinas Rodríguez, Maria de los Ángeles Moreno (+), Roberto Blancarte, Candelaria Ochoa, Martha Tagle Martínez y otros más. Fue tomada el 21 de marzo de 2018. Ellos son integrantes de la organización República Laica. (ilsb.org.mx/comunicado-republica-laica/)

Ahí participan organizaciones como Afluentes S.C., Católicas por el Derecho a Decidir A.C., Cátedra Extraordinaria “Benito Juárez” sobre Laicidad de la UNAM, Foro Cívico México Laico A.C. Foro Intereclesiástico Mexicano A.C., Iglesia de Scientology, Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir y otros.

Personalidades como Alberto Athié Gallo, Alejandro Encinas, actual subsecretario de Gobernación; Bernardo Barranco, analista en temas religiosos, colaborador de La Jornada; Clara Jusidman, Cuauhtémoc Cárdenas, Fernando Belaunzarán, perredista; Francisco Martín Moreno, escritor; Gabriela Delgado Ballesteros, Manuel Jiménez Guzmán, presidente de Laica Internacional y soberano gran comendador del Supremo Consejo de México del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, Martha Lucía Micher, Martha Tagle, Patricia Mercado Castro, Roberto Blancarte Pimentel, analista en temas religiosos y Santiago Nieto Castillo, jefe de la Unidad de Inteligencia Financiera y otros más.

Este es el núcleo de un grupo actuante en Morena, Movimiento Ciudadano, el gobierno de López Obrador aliados a un grupo de la masonería dirigida por Manuel Jiménez Guzmán y a la asociación religiosa Iglesia del Dios Vivo Columna y Apoyo de la Verdad. La Luz del Mundo buscan confrontar a la Iglesia Católica e imponer la llamada ideología de género.

Desde la llegada de López Obrador, la Luz del Mundo y República Laica han asumido conjuntamente posiciones contrarias al gobierno de López Obrador.

MC le organiza homenajes

La Luz del Mundo fue alentada y respaldada en su fundación por los jacobinos en los años 30, como parte del enfrentamiento con el catolicismo; corporativamente sellaron una alianza con el PRI partido al cual respaldaron con votos de su feligresía. Al declive del tricolor usaron la misma táctica clientelar con otros partidos.

Si con alguien ha crecido su influencia política ha sido con Movimiento Ciudadano, bajo el liderazgo del actual gobernador, Enrique Alfaro Ramírez.

Uno de los artífices de esta relación ha sido el ex priísta Salvador Caro Cabrera, quien fundó en 2011 la Asociación Nueva Política, al frente de la cual colocó a Kehila Abigail Kú Escalante, militante de la Luz del Mundo y fue ella la responsable de la casa de enlace del propio Caro Cabrera cuando éste fue diputado federal en 2012-2015.

Caro Cabrera es actualmente el coordinador de la fracción de MC en el Congreso local.

Kú Escalante fue diputada local de 2015 a 2018 por Movimiento Ciudadano y actualmente es diputada federal por ese partido.

Ella junto con el diputado federal independiente Emmanuel Reyes Carmona y el senador del PVEM, Rogelio Israel Zamora Guzmán (ambos militantes de la Luz del Mundo) fueron los promotores del homenaje que se le rindió a Naasón Joaquín García el 15 de mayo en Bellas Artes, así como de los reconocimientos que posteriormente se le entregaron con el apoyo de legisladores de varios partidos.

Uno de esos reconocimientos fue firmado por 18 diputados federales por Jalisco.

Dentro del entramado para justificar el uso del Palacio de Bellas Artes, se dijo que el homenaje había sido organizado por la Asociación de Profesionistas y Empresarios (APEM), la cual preside Rogelio Zamora Barradas, ex diputado federal.

En realidad, se trata de un asunto familiar. Zamora Barradas es suegro de Naasón Joaquín García, pues está casado con su hija Alma, por lo tanto, el senador del PVEM que pidió oficialmente el Palacio de Bellas Artes, es cuñado del detenido en California.

La Asociación de Profesionistas y Empresarios de México (APEM), ha emprendido en los últimos meses una serie de actividades orientadas a la defensa y consolidación del Estado laico, creado tras la promulgación de las Leyes de Reforma por Benito Juárez y los liberales de su tiempo.

Con tal fin, han realizado foros en los congresos locales de Chiapas, de Jalisco, con el diputado Jonadab Martínez; de Oaxaca; en la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez y en el Senado de la República, organizado por Zamora Guzmán.

Los expositores han sido integrantes de República Laica, como la directora de la revista Siempre!, la priísta Beatriz Pagés Rebollar.

En el ayuntamiento de Guadalajara, presidido por el emecista Ismael del Toro, el Cabildo había aprobado el 16 de mayo -un día después del homenaje en Bellas Artes- entregar una medalla al Doctor Honoris Causa, Naasón Joaquín García, “por su destacada labor humanitaria y altruista” en el municipio de Guadalajara.

Pero como el Doctor Honoris Causa fue detenido en Los Ángeles acusado de 26 delitos sexuales, pues lo cancelaron.

Quizá será para mejor ocasión.



Más información

Mochila Política 79 - Junio 2, 2019 - Año 3 - Elecciones: las mismas prácticas priístas

Por Héctor Moreno

El reacomodo de factores de poder con Morena, la aplicación de las viejas prácticas corporativas y el hastío de la gente definieron las primeras elecciones del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

En pocas palabras, fue más de lo mismo, las mismas prácticas

antidemocráticas del viejo régimen priista. Morena, ni como corriente, ni como partido está impulsando una nueva cultura democrática.

La popularidad y las acciones del gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador no alcanzaron para lograr triunfos inobjetables, debieron aliarse y comportarse como en el viejo régimen tricolor.

El traslado del apoyo de factores de poder a Morena durante las últimas semanas manda señales claras de un entendimiento con el régimen de Andrés Manuel López Obrador.

En Baja California, además del grupo del ex gobernador priísta, Xicoténcatl Leyva Mortera -con lazos públicos hacia el clan de los Arellano Félix – en los últimos días se sumó al candidato de Morena el sinaloense Jesús Vizcarra Calderón, propietario de la empresa SuKarne, el mayor productor del país, y quien públicamente ha sido señalado como compadre de Ismael El Mayo Zambada, jefe del llamado Cártel de Sinaloa.

En Puebla, la alianza de Morena con el viejo priísmo se tejió desde la elección del gobernador interino y se afinó al revivir el caso judicial en contra del ex gobernador Mario Marín. Con ello se dejó en claro con qué priístas no era la alianza.

Los grupos corporativos del priísmo operaron la elección de este domingo a favor de Morena.

Pero quizá el rasgo más preocupante del proceso de este domingo es la baja participación pues ello es una muestra del hastío de la gente, pero esos niveles abren la puerta al autoritarismo y a las dictaduras.

Si las tendencias se mantienen, cuantitativamente habría un avance de Morena al haber sumado dos gubernaturas, pero las primeras cifras conocidas señalan que a nivel municipal y congresos locales los avances fueron para el PAN.

Hasta esta noche, el PAN ratificaba el triunfo en la capital Aguascalientes; recuperaba Durango y aventajaban en Mexicali; en Puebla ganaban la zona conurbada a la capital y en algunos distritos el albiazul registraba una ventaja de 4 a 1.

Aunque muy lejano en números a Morena, el albiazul queda como la segunda fuerza electoral en el país.

Al haberse trasladado los factores de poder a Morena, el PRI casi queda borrado como una opción electoral en el país.

Bajo esas condiciones, el tricolor podrá sobrevivir solo si llega a un acuerdo con el régimen de López Obrador y en esa ruta parece enfilarse el gobernador de Campeche, Alejandro Alito Moreno.

Al interior de Morena los resultados también podrían influir en un reacomodo, pues la popularidad presidencial se reflejó en triunfos diferenciados, no arrolladores y ante ello, las pugnas podrían intensificarse con miras al relevo de la dirigencia en noviembre próximo.



Más información

Mochila Política 78 - Mayo 27, 2019 - Año 3 - Sánchez gana, Casado se salva y Vox y Podemos se desinflan.

Por Luis Losada Pescador

El partido socialista ha ganado las elecciones del 26 de mayo. Ha ganado las europeas en España frente a una victoria de los populares en el europarlamento. Frente a la crisis de la socialdemocracia en toda Europa, España se convierte en el único país con dominio

socialista. “Un honor y una responsabilidad”, dice el presidente en funciones, Pedro Sánchez.

Gana también las elecciones autonómicas y la mayoría de los ayuntamientos, aunque es probable que no gobierne en muchas por los pactos de PP, Ciudadanos y Vox. Pero lo que parece evidente es que el PSOE ha conseguido convencer de ser el voto útil de la izquierda en detrimento de Podemos. Las guerras cainitas en la extrema izquierda hicieron el resto…. La crisis de Podemos es quizás de lo más significativo de este 26M. Regresa a su sitio natural: la marginalidad de Izquierda Unida.

Su marca en el Ayuntamiento de Madrid gana las elecciones, pero pierde el gobierno. Lo mismo ocurre probablemente en Barcelona. Sólo salva los muebles en Cádiz. Y el brutal rejonazo hace que el ministerio aspiracional del “Coletas” sea más duda que antes de la apertura de las urnas. Llamativo que la pareja Ceaucescu de Galapagar no haya comparecido en esta noche electoral.

Por su parte, Ciudadanos sube de manera clara, pero no logra su gran objetivo de hacer el “sorpasso” al PP. Ahora los “naranjitos” tendrán que decidir si mantienen la estrategia de pretender sustituir al PP u optan por el juego a varias bandas. Sánchez trata de empujar reclamando el levantamiento del cordón sanitario al que ha sido sometido. Veremos. Aunque parece probable que en Castilla y León, por ejemplo, opten por apoyar a PSOE por ser la lista más votada… y porque el dirigente de Ciudadanos es un ex PP que no mantiene muy buena relación con sus ex compañeros.

Y una vez levantado el cordón sanitario al PSOE -probable- es posible que guiñen con apoyar a Gabilondo (PSOE) en la Comunidad de Madrid. Todo para hacer una “negociación pack” en la que además de apoyar al PP rasquen algo de poder. Por ejemplo, sólo es especulación: la alcaldía de Madrid para mi y la Comunidad para ti. ¿O quizás gobierno de coalición? Ayuso no lo descarta.

Pablo Casado salva los muebles. Puede salvar la Comunidad de Madrid y recuperar el Ayuntamiento de Madrid. El mensaje de “voto útil” ha sido menos eficaz que el del PSOE en la izquierda, pero ha funcionado: “somos el original, aunque otros traten de cantar en el karaoke nuestros mejores éxitos”. Si alguien tenía preparado el cuchillo, habrá que tenido que guardarlo. Más bien los populares han tenido que improvisar un escenario para la celebración. El resultado fue mejor de lo esperado y el entusiasmo es palpable.

Parte de esa estrategia de aglutinar votos ha tenido una clara víctima: Vox. Pasa de 2,7 millones de votos el 28 de abril a 1,4 en estas europeas, las elecciones en las que supuestamente la gente vota con más libertad, menos cálculo y menos complejo. Exactamente la mitad… Parecido resultado en ayuntamientos y comunidades. Aún así, entra en las instituciones, y en varias de ellas será llave. No hay duda de que apoyarán al PP en el Ayuntamiento y Comunidad de Madrid. Pero ya avisan: no renunciarán a la dignidad. No permitirán ser apestados. Exigirán negociación a tres entre PP, Ciudadanos y Vox.

Sánchez trata de incomodar a Ciudadanos: “Si el PP gobierna será porque ellos y Ciudadanos negocian con la extrema derecha”. Está por ver lo que afecta a Ciudadanos y si Vox mantiene el órdago.

Por último: Puigdemont arrasa a ERC en las europeas y los secesionistas suman el 50% del electorado. Si alguien pensaba que el dolor de muelas estaba remitiendo, se equivocó. En resumen: Sánchez revalida su victoria del 28 de abril, con cierto contrapeso local, con menos hipotecas Podemos, pero con el mismo lastre que antes: Cataluña



Más información

Mochila Política 77 - 24 de mayo de 2019 - Año 3 - Cumple AMLO su promesa: el pacto de impunidad

Por Héctor Moreno

A 26 años del asesinato del Cardenal Posadas

Finalmente, los actos de impunidad del priismo son procesados judicialmente… en el extranjero.

No en México, no en el gobierno que ha cumplido cabalmente sus promesas, de las cuales, una fue mantener la impunidad de los

delitos cometidos por figuras priistas del viejo régimen.

En una entrevista de Andrés Manuel López Obrador con el director general del Grupo Cantón, Miguel Cantón Zetina el 24 de enero de 2018 y publicada en el diario Tabasco Hoy, se hizo referencia al tema:

Para unir al país y gobernar en armonía, ¿estaría dispuesto a perdonar y fumar la pipa de la paz con Carlos Salinas y Enrique Peña, entre otros políticos, incluyendo a algunos empresarios?

-Sí. No es mi fuerte la venganza. Lo que importa es sacar adelante a México, eso es lo más importante, y pensar hacia adelante. No odio, no podría vivir con odios, soy muy feliz. Yo no odio a nadie, y vamos a poder entendernos con todos, con las nuevas reglas, ¿cuáles son las nuevas reglas? Cero corrupción y cero impunidad, y en adelante no va a haber corrupción, impunidad, no va a haber persecución, no va a usarse el Poder Ejecutivo en este caso, no se dará instrucción desde la Presidencia de la República de perseguir a nadie por cuestiones de índole política, no vamos a optar por las venganzas. No voy a necesitar legitimarme con medidas espectaculares, -cuando un Presidente no tiene el respaldo del pueblo, tiene que actuar de forma espectacular, tiene que buscar con golpes publicitarios ganar legitimidad-. Yo no voy a tener necesidad de eso. Ponerme a ver desde el primer día cómo meter a la cárcel a personajes de la mafia del poder, no. No va a ser así, no necesitamos eso.

López Obrador ha estado manejando un doble discurso. Por un lado, ha hecho del neoliberalismo el enemigo culpable de todos los males que aquejan al país, desde la pobreza, la violencia y hasta los divorcios en los últimos 36 años. No son meras ocurrencias, esos postulados están contemplados en su Plan Nacional de Desarrollo.

Dentro de ese periodo se ubica el crecimiento, consolidación y expansión de los grupos de delincuencia organizada bajo el amparo de protección política.

Pero, por el otro lado, López Obrador ha sido congruente en no emprender acciones de justicia en contra de los causantes de esos males que arrastra el país y que reiteradamente señala en sus discursos.

Ha evidenciado su interés de generar clientela electoral con ese tema, de ahí que haya pospuesto la “consulta popular” prevista para el 21 de marzo pasado para enjuiciar a los expresidentes por corrupción hasta que el Congreso modifique la Ley para que la consulta se realice el mismo día de los procesos electorales.

Con esos antecedentes puede entenderse el mutis presidencial ante algunos hechos recientes donde se han visto involucradas figuras del viejo régimen priísta:

Está el caso de Juan Manuel “El Mono” Muñoz Luévano, presunto operador de los Zetas en Coahuila, y quien acaba de declararse culpable de lavado de dinero y pasó a ser informante del Gobierno de Estados Unidos. Puede ser clave para desenmascarar el origen de la corrupción y fortuna del exgobernador priista Humberto Moreira, del PRI.

Durante la campaña electoral de 2018, Moreira y López Obrador hicieron alianza en algunos temas.

La reciente inclusión del exgobernador priista de Nayarit, Roberto Sandoval en la “lista negra” del Departamento de Estado por formar parte del llamado Cártel de Jalisco Nueva Generación ha pasado desapercibida para el nuevo gobierno.

Otro proceso en curso en Estados Unidos ha sido el de Keith Raniere, fundador y jefe de la secta NXivm, cuya característica principal era la esclavitud sexual de mujeres. Emiliano Salinas, hijo del expresidente Carlos Salinas de Gortari, líder de ese grupo en México ha sido señalado como corresponsable de los abusos.

Varias mujeres mexicanas forman parte de esa red de esclavas sexuales.

En México el ex gobernador de Veracruz, el priista Javier Duarte está encarcelado y es procesado. Bajo el gobierno del morenista Cuitláhuac García varios de los exfuncionarios vinculados directamente con Duarte han comenzado a salir de la cárcel durante las últimas semanas.

Del juicio a Joaquín “El Chapo” Guzmán en Estados Unidos no se ha desprendido una sola acción en México para detener a algún protector político de quien fue considerado el narcotraficante número uno del mundo.

Una última referencia es la sentencia de 17 años a Vicente Zambada Niebla, “El Vicentillo”, hijo del “Mayo” Zambada y testigo fundamental contra varios jefes del narcotráfico procesados en aquel país.

Mientras, en el país la espiral de violencia crece cada día según las mismas cifras oficiales; hay una baja significativa de decomisos y destrucción de drogas al inicio del gobierno lopezobradorista; el consumo de drogas también se ha incrementado y el gobierno ha declarado oficialmente que se acabó la guerra contra las drogas.

Pero el Presidente López Obrador ha ido más allá, el 15 de mayo propuso un acuerdo de paz “con todos”.

“¿El acuerdo de paz seria con el narco?, pregunto? un periodista que asistió? a Palacio Nacional”, reportó El Financiero:

“Acuerdo de paz con todos. Con todos es todos a portarnos bien”.

Es decir, las redes políticas de protección quedarán impunes aún y cuando hayan sido producto del mismo periodo “neoliberal” el mal que, a decir de López Obrador, hundió moral, económica, política y socialmente al país.

Lo había prometido. Lo está cumpliendo.



Más información

Mochila Política 76 - 07 mayo 2019 - Año 3 - AMLO, el espejo retrovisor y la revancha liberal

Por Héctor Moreno

Inspirarse en postulados anarquistas, jacobinos y socialistas del siglo pasado para elaborar el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2024 exhibe al Presidente Andrés Manuel López Obrador tal cual es: un priísta “revolucionario”, anclado en el espejo retrovisor del

liberalismo y empecinado en llevar al país por esa ruta.

Como pocas veces se vuelve nítida la máxima: origen es destino.

En un mensaje videograbado el 1 de mayo, el Presidente López Obrador confesó sus inspiraciones para el Plan Nacional de Desarrollo:

“Si queremos buscar sus antecedentes, este Plan Nacional de Desarrollo se inspira en el Plan del Partido Liberal de los hermanos Flores Magón que se publicó por primera vez en 1906. Es un documento extraordinario. Debe ser de lectura obligatoria, sobre todo ahora que tenemos que reeducar a muchos que fueron influenciados por el pensamiento neoliberal. Les trabajaron la mente, les lavaron el cerebro.

“Otro sería el Plan sexenal que se dio a conocer durante la campaña del Presidente Lázaro Cárdenas”, enfatizó el mandatario.

E insistió por enésima ocasión: “Por primera vez en los últimos 36 años del periodo neoliberal o neoporfirista se presenta un plan que no se ajusta a los dictados de los organismos financieros internacionales y de los gobierno extranjeros”.

(Aquí puedes ver ese mensaje: www.youtube.com/watch?v=X63yrdXYPTM )


Anarquistas y jacobinos

El Partido Liberal, expresión anarquista de los hermanos Ricardo, Enrique y Jesús Flores Magón -admiradores y seguidores de Benito Juárez y Sebastián Lerdo de Tejada – se distinguían por su jacobinismo; por proponer reivindicaciones sociales de corto plazo a trabajadores y campesinos y usaban un lenguaje cargado de simbolismos mesiánicos.

En su Plan, lanzado de San Luis Missouri, Estados Unidos los hermanos Flores Magón el 1 de julio de 1906, convocaron:

“Pensad, mexicanos, en lo que significa para la patria la realizacio?n de este Programa que hoy levanta el Partido Liberal como un pendo?n fulgurante para llamaros a? una lucha santa por la libertad y la justicia, para guiar vuestros pasos por el camino de la redencio?n, para sen?alaros la meta luminosa que pode?is alcanzar con so?lo que os decida?is a? unir vuestros esfuerzos para dejar de ser esclavos.

“El Programa, sin duda, no es perfecto: no hay obra humana que lo sea; pero es bene?fico, y para las circunstancias actuales de nuestro pai?s es salvador. Es la encarnacio?n de muchas nobles aspiraciones, el remedio de muchos males, el correctivo de muchas injusticias, el te?rmino de muchas infamias.

“Es una transformacio?n radical: todo un mundo de opresiones, corrupciones, de cri?menes que desaparecen, para dar paso a? otro mundo ma?s libre, ma?s honrado, ma?s justo”.

Definieron al enemigo: “…el clero, ese traidor impenitente, ese su?bdito de Roma y enemigo irreconciliable de las libertades patrias, en vez de tiranos a quienes servir y de quienes recibir proteccio?n, encontrara? leyes inflexibles que pondra?n coto a sus excesos y lo reducira?n a mantenerse dentro de la esfera religiosa…”

Plantearon la supresión de las escuelas regenteadas por el clero.

“La supresio?n de las escuelas del Clero es una medida que producira? al pai?s incalculables beneficios. Suprimir la escuela clerical es acabar con el foco de las divisiones y los odios entre los hijos de Me?xico; es cimentar sobre la ma?s so?lida base, para un futuro pro?ximo, la completa fraternidad de la gran familia mexicana”.

También proclamaron una revolución social para “aniquilar” el derecho de propiedad.

Cárdenas, socialismo a la mexicana

El gobierno de Lázaro Cárdenas tuvo algunas características singulares para tratar de imponer el socialismo en México:

• Concedió preeminencia a su partido por sobre las acciones del gobierno.

Su Plan sexenal de Gobierno formulado por el Comité Ejecutivo del Partido Nacional Revolucionario, no por el gobierno, y fue aprobado en la segunda convención ordinaria del PNR el 6 de diciembre de 1933 en Querétaro.

Algunos extractos del mismo en distintas materias son ilustrativos:

… Y el Gobierno, mientras se halle en manos del Partido Revolucionario, es el órgano de gestión pública a través del cual la Revolución realiza sus finalidades.

El Partido Nacional Revolucionario mantendrá contacto, por conducto de una Dirección especial, con las organizaciones regionales del Partido y las autoridades de los Estados y de los Municipios, a efecto de agrupar a las comunidades interesadas y estudiar las obras más urgentes de utilidad común que deben llevarse a cabo, escalonadas, en los seis años de este Plan.

Cada Estado formará un programa de las obras por realizar, que quedará bajo el control y continua vigilancia de los órganos del Partido y bajo la responsabilidad de los Gobiernos de los Estados y de los Ayuntamientos.

El Partido Nacional Revolucionario computará cada año las obras públicas que las comunidades se comprometan a construir.

• Corporatizó la vida social del país

Cuatro años le tomó a Cárdenas transformar el PNR en Partido de la Revolución Mexicana.

De tener una estructura integrada con partidos estatales y regionales la integró con cuatro sectores: obrero, campesino, popular y militar.

El telón de fondo para lograrlo fue la pertenencia de Cárdenas a la masonería y su apoyo a la formación de logias consideradas como irregulares por la mayori?a de las logias tradicionales jurisdiccionadas a la Gran Logia Valle de Me?xico.

En su estudio La masonería cardenista, Mari?a Eugenia Va?zquez-Semadeni explica: “La intencio?n de Ca?rdenas era favorecer la proliferacio?n de logias que le fueran leales y apoyaran sus proyectos poli?ticos. Adema?s de los miembros de los sectores magisterial, obrero y campesino, a estas logias se afiliaron la mayori?a de los empleados del gobierno, los distintos miembros de grupos cardenistas y casi todos los jo?venes que deseaban emprender una carrera poli?tica y no eran cato?licos militantes”.

Cárdenas fundo? tambie?n un gran nu?mero de logias itinerantes para los militares, de las cuales surgio? la idea de las escuelas “Hijos del Eje?rcito”, asegura el estudio.

(Para consultar: www.publicaciones.cucsh.udg.mx/grieta/pdf/grieta02/72-87.pdf )

• Aplicó un estatismo económico
“… el plan de gobierno que va a ocupar vuestra atención, es, unánimemente, la de que el Estado mexicano habrá de asumir y mantener una política reguladora de las actividades económicas de la vida nacional; es decir: franca y decididamente se declara que en el concepto mexicano revolucionario, el Estado es un agente activo de gestión y ordenación de los fenómenos vitales del país; no un mero custodio de la integridad nacional, de la paz y el orden públicos.”

• Combatió a la Iglesia e impuso la educación socialista.

Vázquez-Semadeni asegura que desde que fue candidato a la gubernatura de Michoacán, Cárdenas del Río combatió a la Iglesia, “a la cual consideraba enormemente perniciosa para la poblacio?n y el desarrollo del pai?s”, apoyado en maestros rurales.

En el Plan Sexenal se lee:

“… el Partido Nacional Revolucionario propugnará por que se lleve a cabo la reforma del artículo 3° de la Constitución Política Federal a fin de que se establezca en términos precisos el principio de que la educación primaria y la secundaria se impartirán directamente por el Estado o bajo su inmediato control y dirección, y de que, en todo caso, la educación en esos dos grados deberá basarse en las orientaciones y postulados de la doctrina socialista que la Revolución Mexicana sustenta”.

A la vez, impulsó la formación de maestros, principalmente en las normales rurales.

Con estos puntos se puede entender que la inspiración de López Obrador, su equipo y aliados, a través del documento guía de las acciones de su gobierno, se asumen como los herederos de una facción política del viejo régimen, los nacionalistas revolucionarios.

El Plan Nacional de Desarrollo no es un mero documento discursivo, es un plan político y deja poco lugar a las ocurrencias.



Más información

Mochila Política 75 - Mayo 1, 2019 - ¿Una Siria para América?

Por Diego Hernández y Héctor Moreno

¿Por qué el dictador Nicolás Maduro no ha caído? ¿Qué aconteció de fondo este 30 de abril (30A) en Caracas? ¿Por qué el presidente encargado Juan Guaidó no consiguió la adhesión que anunció de las Fuerzas Armadas?

Los acontecimientos

desencadenados por Guaidó la mañana del 30A han dejado muchas preguntas sin respuesta. Sin embargo, algo sí ha quedado muy claro: el conflicto venezolano es parte de una lucha geopolítica donde se enfrentan Rusia y Estados Unidos.

Este es un escenario que bosquejamos hace casi tres meses [Mochila Política 64 – “Venezuela, ¿en cuenta regresiva?”, 2 de febrero de 2019] cuando decíamos que el país con mayores reservas de petróleo del mundo era ya “un importante nodo de riesgo geopolítico”.

Apuntábamos que “la continuidad de la dictadura o la instauración de un nuevo gobierno que surja de las urnas ya no es solo un asunto local” y que en la evolución del conflicto “las acciones u omisiones de Rusia y Estados Unidos” tendrían un peso capital.

Esto es lo que ha quedado claro este 30A.

¿Kremlin Calling?

A las primeras horas de la mañana de este martes, Guaidó, rodeado de militares llamó a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana a reconocer su autoridad y convocó a los ciudadanos a “tomar las calles”. Le acompañaba el preso político Leopoldo López, liberado.

Una gran marcha había sido convocada por Guaidó para el 1 de mayo, y éste se adelantó con una jugada sorpresiva y arriesgada, cuyo éxito requería ciertas garantías. ¿Las había? Según el gobierno de los Estados Unidos, sí.

John Bolton, asesor de seguridad nacional de Donald Trump, reveló que Vladimir Padrino López, ministro de Defensa; Iván Hernández Dala, jefe de Contrainteligencia Militar; y Maikel Moreno, presidente del Tribunal Supremo de Justicia, negociaron con Guaidó la salida de Maduro del poder.

Elliott Abrams, enviado especial de Trump para Venezuela, detalló que el acercamiento entre Guaidó y los funcionarios fue “parte de un proceso” de dos meses que concluyó con el compromiso de lealtad al interino a cambio de retener temporalmente sus posiciones. “No cumplieron y han apagado sus celulares”, dijo.

Mike Pompeo, jefe de Departamento de Estado, aseguró que Maduro “tenía un avión en la pista, estaba listo para irse esa mañana, y los rusos le dijeron que debería quedarse”. Vladimir Putin lo instó a permanecer en Caracas.

Solo al anochecer, Maduro negó la veracidad de lo dicho por los estadounidenses. Un día después, Maria Zakharova, vocero del ministerio de Asuntos Exteriores ruso, dijo que las declaraciones eran falsas, parte de una “guerra de información”.

¿Una Siria para América?

Evidentemente hay una guerra de información. Sin embargo, es un hecho que Maduro no apareció ni dijo nada a lo largo de la crítica jornada del martes. Es un hecho que solo Diosdado Cabello, mandamás de la Asamblea Nacional Constituyente y jefe del Cartel de los Soles, se movía abiertamente.

Hubo otro hecho extraño, revelado por el periodista venezolano Sergio Contreras: a las 07:22 horas de Venezuela despegó de Moscú un lujoso jet Bombardier Global Express, matrícula TC-TSR, que aterrizó a las 20:04 horas en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía.

Estuvo solo una hora y nueve minutos en el local. Luego, partió para Punta Cana, República Dominicana. ¿A quién o qué transportó? ¿Era la nave enviada para retirar al narcodictador? ¿Hubo en camino una contraorden?

Como sea, los intereses económicos y políticos de Rusia en Venezuela son robustos. Desde 2009 invirtieron 9 mil millones de dólares en Petróleos de Venezuela (PDVSA). A cambio, Maduro le abrió con amplias garantías el país: petróleo, oro, diamantes, y un enclave privilegiado para el tráfico de armas.

La apuesta de Putin por Venezuela se enmarca, además, en el proyecto eurasiano - nacionalista, bolchevique y tradicionalista - de Aleksandr Dugin, su principal ideólogo, para quién es indispensable tener un pie en América, y ese “pie” no puede estar fincado en una isla.

En esta pretensión cuenta con la colaboración pragmática de China e Irán, sus socios en la incursión a Siria. Venezuela puede convertirse según algunos analistas en una “Siria latinoamericana”. Como es público, ya hay en territorio venezolano soldados rusos a cargo del general Vasilii Petrovich Tonkoshkurov y terroristas iraníes del Hezbollah.


Hoy Venezuela es una colonia de Cuba

Para comprender la complejidad del dialogo con los generales y por qué el apoyo militar a Guaidó no se consolidó durante las primeras horas del martes 30, se debe considerar el factor “Cuba”, como ya lo dijimos aquí [Mochila Política 66. Venezuela: una dictadura lucrativa, 13 de febrero de 2019 ].

Julio Borges, representante de Guaidó ante el Grupo de Lima, tiene un análisis muy preciso al respecto. Conversé con él el pasado 5 de abril en Bogotá y fue tajante: “Hoy Venezuela es una colonia de Cuba”.

“Los agentes cubanos tienen dominio total sobre funciones estratégicas en las fuerzas armadas, en los aparatos de represión, en los mecanismos de inteligencia y sobre toda la estructura dictatorial”, explicó.

Un informe presentado el año pasado por Luis Almagro, secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), reveló que hay unos 22 mil agentes castristas en órganos estratégicos.

Juegan un papel fundamental para evitar deserciones: premian delatores y siembran terror. En el último año abortaron siete intentos de rebelión militar, y, según el Foro Penal, ya hay más de 300 oficiales presos. El teniente retirado José Antonio Colina estima que la adhesión a Guaidó a lo largo del 30A osciló entre los 700 y 800 militares; ninguno del más alto grado.

Si escuchamos la narrativa de Maduro sobre los acontecimientos se percibe nítidamente que hubo un desmontaje progresivo de esa adhesión conforme pasaron las horas. Es probable que se les haya ofrecido el perdón a cambio de que se dijeran “engañados”. La operación fue articulada por los cubanos.

Si Maduro cae, Cuba cae

“Tenemos que entender que el factor Cuba es determinante. Mire, con todo y la crisis que estamos viviendo, Maduro manda a la dictadura cubana entre 40 y 50 mil barriles de petróleo diarios, los mandó ayer, los manda hoy, los mandará mañana, y no paga por eso”, detalla Borges.

Durante el auge petrolero, el chavismo llegó a suministrar alrededor de 90 mil barriles de crudo a la isla, aproximadamente 9 mil millones de dólares anuales; la producción ha declinado más de 60% los envíos no han parado.

El subsidio venezolano representa entre 12 y 14% del producto interno bruto de la isla. “Cuba vive, en parte, de los recursos de Venezuela, si Maduro cae, Cuba se va a colapsar, eso es lo que significa el cierre al grifo”, advierte. ¿Lo aceptará Putin?

¿Callejón sin salida?

El 1 de mayo los venezolanos llenaron de nuevo las calles. Guaidó anunció un paro escalonado hasta que todo el país se sume. Y Trump aseguró que si los cubanos no salen de Venezuela ordenará un bloqueo total a la isla. Según Pompeo la incursión militar es una opción no descartada.

Maduro no tocó a Guaidó. De forma inusual, instituyó una comisión para investigar los hechos, no quiere convertirse en blanco perfecto tornando víctima al adversario. Gana tiempo. Habrá una pantomima judicial.

Dio el perdón a la tropa levantada, dimitió al jefe del Servicio Bolivariano de Inteligencia, y nombró a Gustavo González López, un hombre de Diosdado Cabello. Rusia, a través del canciller Serguéi Lavrov advirtió que no tolerará una “injerencia” estadounidense en los asuntos de Venezuela.

Tanto la OEA, el Grupo de Lima y el Grupo de Contacto, encabezados por los europeos, parecen estar a la expectativa de los movimientos de Trump y Putin.

La expectativa recae también en qué posición asumirá ahora el español Pedro Sánchez, en cuya embajada se refugió Leopoldo López. El mexicano López Obrador, que pretendía ser “mediador”, al parecer, no se mueve.

La narrativa de lo sucedido en el fondo del 30A la dieron los estadounidenses y los rusos. Aún y cuando estuvieran enterados, ni Maduro ni Guaidó hubieran podido sostenerla públicamente.

Hoy por hoy, Venezuela puede ser el gatillo de un conflicto de proporciones globales, y los dos grandes jugadores lo saben. Desgraciadamente, la palabra final no parece estar, como se mostró el 30A, ni en Guaidó, ni en Maduro, ni en el pueblo venezolano.

Lo que Trump y Putin hagan o dejen de hacer tendrá un peso capital para la resolución de este conflicto que toma ya contornos que no se veían en Latinoamérica desde 1962, con la crisis de los misiles.



Más información

Mochila Política 74 - Abril 28, 2019 - Año 2 - Estamos peor que ayer - Resultados Elecciones en España



PSOE puede gobernar con Podemos; PP obtiene el peor resultado de su historia, Ciudadanos y los nacionalistas crecen y Vox obtiene menos de lo esperado
Por Luis Losada Pescador

El 28A se salda con el peor resultado posible. El PSOE afianza su hegemonía de la izquierda con 123 escaños,

el 28,7% del electorado. Los comunistas de Podemos pierde 29 pero mantiene 42, “suficientes” para pactar un gobierno de coalición de izquierdas. No suman los 176 requeridos, pero basta con que en segunda vuelta obtengan más síes que noes.

Otra alternativa sería el pacto con Ciudadanos, sumando 180 diputados de mayoría absoluta. El PSOE no lo descarta. “Sin cordones sanitarios”, dice Sánchez. Pero su gente, la que se congregaba frente a su sede de Ferraz lo tiene claro: “Con Rivera, no”. ¿El resultado final? Tras las autonómicas y locales del mes que viene y los intercambios correspondientes. Paciencia.

Además, los nacionalistas catalanes pasan de 17 a 23 escaños. ERC sube de 9 a 15, pero Junts per Catalunya también aguanta con 7. El victimismo de la cárcel y el juicio al “procés” tiene réditos. Tampoco les ha ido mal a los nacionalistas vascos. Los proetarras de Bildu pasan de 2 a 4 y los “moderados” del PNV ganan uno y se sitúan en 6.

Enfrente, el derrumbe. El PP se desinfla hasta 66 diputados, “muy mal resultado”, reconoce Pablo Casado. El peor de la historia popular. En Barcelona sólo consigue un diputado, el de Cayetana Álvarez de Toledo. En el País Vasco desaparece. Javier Maroto, jefe de campaña, pierde su escaño… El PP sólo gana en Ávila, Salamanca, Lugo y Orense.

Vox, que esperaba alcanzar un mínimo de 15% se queda en el 10,26% lo que le da 24 diputados. La “fiesta” de Colón se convirtió en funeral. Caras tristes y banderas sin ondear. El resultado siempre es igual al resultado real menos las expectativas y estas últimas estaban infladísimas.

Su secretario general, Javier Ortega Smith quiso animar el ambiente con slogans de campaña. Lo consiguió. Posteriormente, Abascal lanzó varios mensajes: “Hoy estamos peor que ayer, pero por eso somos más necesarios que ayer”. Advertencia al PP: “La única responsabilidad la tienen los que tuvieron 186 escaños y no fueron capaces de oponerse a la izquierda”. No. No parece que haya integración PP-Vox. Lo que parece más seguro es una ‘guerra civil’ en el PP y un desinfle de las expectativas de Vox en las locales, autonómicas y europeas.

Y una tercera advertencia: “Ninguna mayoría habilita para una reforma constitucional que permita un referéndum”. Una venda antes de una herida probable tras el crecimiento de los nacionalistas y la irresponsabilidad de las izquierdas.

¿Qué ha pasado? En mi opinión, la fuerte movilización de Vox ha provocado la movilización paralela de la izquierda, tradicionalmente más absentista. Un crecimiento del 9% en la participación ha beneficiado más a las izquierdas que a las derechas. La polarización del voto ha forzado el tablero a la izquierda. “Que vienen los fachas” de Sánchez ha sido mucho más eficaz que el “que vienen los rojos” de Rajoy.

Pero además, vivimos en una sociedad ‘izquierdizada’ durante 40 años por un sistema hegemónico político y mediático. Una sociedad ‘fofa’ que ‘premia’ el discurso de Rivera de que la eutanasia y los vientres de alquiler son “modernos”. Los “viernes sociales” han encantado a una sociedad socialdemocratizada ajena al peso de la deuda y su financiación.

Vencer a los socialdemócratas de todos los partidos y a las fuerzas segregadoras exige de una enorme pedagogía: participación en tertulias, creación de series, impulso de medios, etc. Una batalla cultural de medio plazo que exige coraje, dedicación, inteligencia y audacia. Zamora no se ganó en una hora.



Más información

Mochila Política 73 - Abril 26, 2019 - Año 2 - Sorpresas y “sorpassos” electorales en España

Mochila Política 73
Abril 26, 2019
Año 2

Sorpresas y “sorpassos” electorales en España
Ni Sánchez es tan guapo ni Abascal tan odiado

Por Luis Losada Pescador

A 48 horas de las urnas hay tensión. Sánchez ha movilizado tierra, mar y aire para asegurarse la continuidad. A los

sindicatos les ha adelantado una subvención de 9 millones de euros. A los separatistas les ha asegurado el control del poder judicial para amarrar la impunidad, que es lo que de verdad les importa.

Todavía más, porque hoy nos enteramos que el Constitucional resuelve 10 años más tarde el recurso del PP contra la Ley de Educación catalana y básicamente sigue dejando a los pies de los caballos a los profesores castellanoparlantes y a las familias que quieren que sus hijos sean educados en español. ¡Toma garantía de los derechos constitucionales!

Además, Sánchez, el “Guapo” ha desplegado una intensa acción mediática y de relaciones públicas. El Financial Times editorializa hoy que su moderación merece crédito. Y El País le presta su portada para que pueda advertir del riesgo de la llamada “ultraderecha” y movilice a los suyos. “Nadie pensó que Trump fuera a ser presidente de los Estados Unidos”, afirma Sánchez. ¿Profeta? Otro si: ¿Ha sido mala la experiencia de tener un presidente maleducado y odiado por el “establishment” pero que ha logrado la mayor tasa de colocación de la historia?

Por su parte, Casado se la juega. Un mal resultado desencadenaría unas fuerzas internas que tratarían de aniquilarle. Por eso el ABC le dedica su portada y se “vende” como la derecha moderna y moderada. También Rivera se lo juega todo. El Mundo le regala su portada en la que vende un plan a 10 años para españolizar Cataluña. En realidad es su único producto, aunque sabe que los “verdes” le han adelantado de calle.

“Vender” la maternidad subrogada y la eutanasia como moderno, además de obedecer al Nuevo Orden Mundial, no tiene venta. Menos entre mujeres y mayores. El Ibex que le apoyó ya tiene a Arrimadas de recambio. Si hay “sorpasso” verde -muy probable- Rivera tendrá tiempo para ordenar su vida privada.

Los marqueses de Galapagar también saben que un mal resultado acrecentaría aún más las actuales tensiones internas. El “macho alfa” es hoy un gatito moderado, dispuesto a ser el bedel del PSOE. ¿Su futuro? El tradicional de Izquierda Unida: la marginalidad.

Lo que están más tranquilos son aquellos de los que nadie habla en los medios, pero que revientan las redes y los lugares más amplios: Vox. Los rastreos en internet les dan un 40% más de apoyos que Podemos en sus mejores tiempos. ¿Y eso por qué? Porque dicen en los mítines lo que la gente dice en los chats de WhatsAap. A saber: que es una vergüenza que los delincuentes no resinsertados salgan a la calle y vuelvan a violar, que es necesaria la prisión permanente revisable, que las fronteras hay que protegerlas, que los policías y guardías civiles están hartos de las otras puertas giratorias: las de los quinquis que según entran en comisaría, salen a volver a delinquir.

Que no tiene sentido que alguien se defienda de unos atracadores y tenga que sufrir un calvario judicial por evitar que violen a su mujer. Que no es razonable que miremos para otro lado cuando las mafias de inmigrantes nos traen a miles de subsaharianos de dificilísima integración. Que mi primo que está en paro está a punto de que le desahucien, pero no le dan ayuda de comedor porque los cupos se acabaron con esos inmigrantes de difícil integración.

Que el autónomo y el pequeño empresario está harto de madrugar y pelearse por el mercado para que llegue la maquinaria administrativa y le empiece a exigir el manual de riesgos laborales, el sistema antincendios de su pequeña frutería, las retenciones de IRPF y un sinfín de exigencias legales cuyo resultado es que termina trabajando hasta julio para esa maquinaria.

Que el obrero está harto de cobrar sueldos precarios porque la Seguridad Social se lleva más de un tercio de su esfuerzo. Que los sindicatos están en Telefónica y en la consejería de Educación, pero no en el bar o en el taller donde el derecho laboral es una cosa de ricos.

La diferencia entre la realidad que viven la mayoría de los españoles y la dibujada por el sistema político, partidista y mediático es tan abismal que han terminado crujiendo las costuras. Y eso es lo que va a pasar este domingo. Que por fin, tras 40 años de mirar para otro lado y pretender una realidad inexistente, la España real dirá “basta”. Un “basta” irreversible si los “verdes” son capaces de digerir el éxito y ponerlo en valor.

Esta es la ilusión de algunos y el miedo de los establecidos, incluídos los marqueses de Galapagar…



Más información

Mochila Política 72 - Abril 25, 2019 - Año 2 - La reforma educativa: revancha jacobinista

Por Héctor Moreno

El grupo del Presidente López Obrador insiste en ver hacia el pasado y festejar sus avances como revanchas históricas.

Ahora fue con la aprobación de la reforma educativa, lograda por una alianza con el PRI y otras fracciones, excepto el PAN.

La reforma es una

concesión a una corriente política del viejo sistema priísta, enmascarada en disidencia magisterial, violenta e ideologizada: la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), cuya fuerza principal radica en Oaxaca y donde su mayor época de auge proviene del sexenio del gobernador José Murat Casab.

A ellos dedicó el coordinador de la fracción de Morena, Mario Delgado Carrillo la nueva reforma educativa.

“Es una reforma excepcional para ellos”, exclamó en su intervención el ex colaborador de Marcelo Ebrard tras la aprobación de la reforma.

Es un logro histórico que honra a los caídos y perseguidos en la lucha del magisterio, se les restituirá por la vía constitucional, les dijo a sus aliados de la CNTE.

Hizo un reconocimiento al movimiento magisterial, “allá afuera y aquí; a su lucha, a su resistencia, a su compromiso por defender sus derechos”.

Y se comprometió: “No les vamos a fallar”.

Delgado Carrillo asomó también la inspiración ideológica de su grupo para lograr esta reforma educativa.

Hizo alusión al constituyente de 1917, al michoacano, Francisco José Múgica, quien en las discusiones de ese entonces sobre la discusión del artículo tercero constitucional, dijo que se trataba del momento más grande, “porque se discutía el futuro de la patria”.

Y Delgado fue por la revancha histórica:

“102 años después, llegamos al momento más grande de esta Legislatura.
Ahora la lucha es contra la exclusión y el abandono. Es el momento de los valientes patriotas y no de los pusilánimes conservadores”.

Al ser citado como inspiración por el líder de la mayoría en la Cámara de Diputados es interesante recordar a Múgica como un radical de izquierda, anticlerical y extremista.

Las palabras de Múgica -referidas por Mario Delgado – fueron expresadas en su intervención del 13 de diciembre de 1916 en Querétaro durante las sesiones del Constituyente.

Algunos extractos de esa intervención retratan de cuerpo entero al personaje:

“Estamos en el momento más solemne de la Revolución. Efectivamente, señores… ningún momento, señores, de los que la Revolución ha pasado, ha sido tan grande, tan palpitante, tan solemne como el momento en que el Congreso Constituyente, aquí reunido, trata de discutir el artículo 3º de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos.”

“Veamos, señores, la faz política de esta cuestión. La enseñanza es indudablemente el medio más eficaz para que los que la imparten se pongan en contacto con las familias, sobre todo, para que engendren, por decirlo así, las ideas fundamentales en el hombre; y, señores diputados, ¿cuáles ideas fundamentales con respecto a política puede el clero imbuir en la mente de los niños? ¿Cuáles ideas fundamentales puede el clero llevar al alma de nuestros obreros? ¿Cuáles ideas puede llevar el clero al alma de la gleba mexicana, y cuáles puede llevar al alma de los niños de nuestra clase media y clase acomodada? Las ideas más absurdas, el odio más tremendo para las instituciones democráticas, el odio más acérrimo para aquellos principios de equidad, igualdad y fraternidad, predicados por el más grande apóstol, por el primer demócrata que hubo en la ancestralidad de los tiempos, que se llamó Jesucristo.”

“… efectivamente, soy enemigo del clero, porque lo considero el más funesto y el más perverso enemigo de la patria.”

“Pero no es esto todo; el clero es el eterno rebelde; no se conforma con ser vencido una vez, quiere ser vencido siempre y está al acecho de ocasiones, está sembrando, está preparando el terreno para más tarde dar el golpe”.

Para varios historiadores y analistas, Múgica era un sucesor “natural” de Lázaro Cárdenas, pues lo consideraban no solo el más apegado a su ideología, sino incluso autor intelectual de las iniciativas de la educación socialista y de la reforma agraria impulsadas durante el sexenio 1934 - 1940.

Con esas referencias pueden cobrar mejor sentido algunos puntos aprobados en la reforma educativa de Morena y el PRI:

Los planes y programas de estudio tendrán perspectiva de género.

La educación se basará en el respeto irrestricto de la dignidad de las personas, con un enfoque de derechos humanos y de igualdad sustantiva…

La educación será de excelencia, entendida como el mejoramiento integral constante que promueve el máximo logro de aprendizaje de los educandos, para el desarrollo de su pensamiento crítico y el fortalecimiento de los lazos entre comunidad y escuela.

Reconocimiento de la educación como promotora de la integración de los distintos tipos de familia.

Reconocimiento de las maestras y los maestros como agentes de transformación social.

Todo ello, dice el dictamen, “para que se funde la nueva escuela de México”.

Y el colofón de dicha reforma lo reveló la diputada priísta, Ana Lilia Herrera: las Universidades del Bienestar Benito Juárez García (UBBJ) serán operadas sin rendir cuentas y no podrán ser fiscalizadas.

Los pactos de los grupos del viejo sistema corrupto y corruptor están más vivos que nunca.



Más información

Mochila Política 71 Año 2 Abril 15, 2018 Otra ruta clientelar e ideológica de AMLO Por Héctor Moreno

Mientras las negociaciones sobre la reforma educativa mantienen la expectativa, el Presidente López Obrador y su grupo avanzan en otra ruta clientelar y de ideologización de los jóvenes: las Universidades del Bienestar Benito Juárez García (UBBJ).

Según lo expresado por dirigentes de

Morena, dicho programa cristaliza “un sueño” del Presidente López Obrador: que ningún joven se quede sin escuela.

El objetivo oficialmente planteado es permitir el acceso gratuito a la universidad a jóvenes que viven en las zonas más pobres del país o que por distintas razones no han podido continuar sus estudios a nivel superior.

Para este año, la bancada de Morena le asignó mil millones de pesos en el Presupuesto para abrir 100 planteles en 31 entidades (Baja California Sur es la excepción), en donde, aseguran, se abrirán 32 mil espacios.

Las unidades educativas estarán en municipios cuyos números de habitantes oscile entre 15 y 45 mil habitantes, que sufran de “abandono y violencia” y se les atenderá con “un sentido comunitario”.

De las 36 carreras ofrecidas hay desde Beisbol, Música y Laudería e Ingeniería Agroalimentaria como la de mayor presencia.

Aquí se puede consultar la lista completa:
www.unionguanajuato.mx/articulo/2019/02/18/educacion/universidades-benito-juarez-lo-que-hay-que-saber

En realidad se trata de un proyecto iniciado en 2016 por Morena para ofrecer “escuelas universitarias” en municipios y entidades gobernadas por ellos, en donde los jóvenes podían ingresar sin aplicar ningún examen, en su lugar se aplicaban “valoraciones diagnósticas” antes de iniciar los cursos.

Los alumnos no pagaban cuotas y se les garantizaban todos sus materiales de estudio y prácticas de campo.

El financiamiento provenía, según Morena, de aportaciones de diputados de ese partido, aunque nunca se transparentaron ni los procesos ni los datos.

La inspiración del programa era acabar con la educación “neoliberal” y formar jóvenes más comprometidos.

El programa fracasó cuando estaba en control de Morena, pues de las 19 escuelas universitarias que abrieron, 13 no tuvieron Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios (RVOE). Eran estudios sin valor, pues a quienes cursaban en estos planteles no se les podía expedir título ni cédulas profesionales.

Otros planteles cerraron o cambiaron las “carreras” que ofrecían.

Pero ahora en el poder, López Obrador y Morena simplemente lo implementaron, ampliaron el número de escuelas, le asignaron recursos del erario, pero el espíritu y el control del programa es el mismo.

Centros de ideologización

El programa busca desterrar los resultados del neoliberalismo, los principios bajo los que se organizó la educación en ese periodo, entre los cuales resalta “su delirio de conquista universal del orden del mercado en todo el mundo; la inclusión obsesiva de los términos calidad, competencia, productividad, eficiencia y certificación como obligada referencia de una inescapable educación para el mercado”.

Para Morena, la educación durante el neoliberalismo fue el eje ideológico y político en el que se sustentaría “la más radicalmente conservadora transformación del orden desde la Conquista”.

Y asumen el mismo posicionamiento de la CNTE: rechazan las evaluaciones a los docentes y a la institución.

“Los resultados de esta nueva Cruzada están a la vista: aún cuando las evaluaciones se realizan de manera forzosa y se amenaza de despido a cientos de miles de docentes, es visible el deterioro del esquema de autoridad que ejerce la Secretaría. Esta no es una autoridad moral o académica, como sería deseable, sino la simple y llana agencia que ordena y vigila”.

Para ellos, con una somera revisión de la batería de reactivos de las pruebas Pisa, Enlace han servido para desestructurar planes y programas de estudio.

Ofrecen “formar profesionales con capacidad crítica y analítica, comprometidos con su sociedad y con altos estándares éticos y de responsabilidad profesional, conforme a los valores de la humildad, austeridad, honestidad, solidaridad, atención y entrega a los más necesitados, guiados por una vocación de servicio, ideales de justicia, dignidad y equidad, y comprometidos con la causa de la democracia y la soberanía de nuestro país”.

Quien fuera la responsable de las “escuelas universitarias” de Morena ya fue designada responsable de este proyecto en el nuevo gobierno.

Raquel Sosa Elízaga de ser la Coordinadora del programa de Escuelas Universitarias A.C. del Movimiento de Regeneración Nacional pasó a ser coordinadora del programa Universidades para el Bienestar Benito Juárez García.

Ha sido cercana colaboradora de López Obrador desde hace más de una década.

Clientelismo juvenil

Una de las principales características será que los jóvenes que ingresen a estos planteles serán inscritos para dotarles la beca de Jóvenes Construyendo el Futuro, con lo cual recibirán mensualmente 2 mil 400 pesos.

De cumplirse las expectativas, unos 32 mil jóvenes tendrían estudios gratis y un subsidio mensual.

A pesar de la opacidad con que se siempre se manejó ese programa desde Morena, ahora se buscarán liquidaciones para asociaciones civiles que aseguran se formaron para los planteles que abrieron durante los casi tres años que controlaron ese programa.

Para abrir los planteles, aseguran, se constituían notarialmente asociaciones civiles y las dirigían destacados militantes de Morena (algunos de ellos hoy funcionarios federales), entre ellos Javier Jiménez Espríu, Jorge Carlos Alcocer Varela, Bertha Elena Luján Uranga y hasta Bernardo Bátiz.

A pesar de que la mayoría de las “escuelas universitarias” de Morena no tenían RVOE, ahora eso no importa, pues pasaron a ser instituciones oficiales con financiamiento público.

La centralización del programa por parte de Raquel Sosa Elízaga será completo. En los planteles solo habrá coordinadores académicos, oficinas administrativas y los profesores.

La coordinación general tendrá su sede en el Centro de Cooperación Regional para la Educación de Adultos en América Latina y el Caribe (Crefal), en Pátzcuaro, Michoacán, a 350 kilómetros de la Ciudad de México.

Ese organismo ha tenido influencia de populistas del viejo sistema priísta en momentos decisivos. Para su fundación en 1951, el ex presidente Lázaro Cárdenas donó la finca La Eréndira y en el sexenio de Luis Echeverría se modificaron sus funciones y su nombre, como aparecen en la actualidad.



Más información

Mochila Política 70 - 4 de abril de 2019 - Año 2 - AMLO y Salinas: te pareces tanto a mí…

Por Héctor Moreno

En el diseño e implementación de sus programas sociales, el Presidente Andrés Manuel López Obrador se asemeja más a las prácticas y fines del viejo priísmo que a un sistema enfocado a combatir la desigualdad y promover el desarrollo.

Por la argumentación

política, por el contexto y los pretendidos objetivos el proyecto social de López Obrador puede ser comparable con lo realizado por la figura de la corriente más despreciada por el Presidente: la de Carlos Salinas de Gortari, el innombrable, principal impulsor del neoliberalismo en México.

Existen similitudes y diferencias en la implementación de sus programas, pero ambos carecen de un sentido para ir en contra de la raíz de la pobreza y sí, en cambio, se prestan a formar clientelas electorales.

Populismo neoliberal

La elección de Carlos Salinas en 1988 lo deslegitimó para llegar al poder, pues fueron tales las irregularidades que el fraude para hacerlo ganar quedó como una realidad aceptada por la mayoría de los mexicanos.

Para legitimarse en el ejercicio del Gobierno, Salinas de Gortari aceptó que con su elección se llegaba al fin de una era política y emprendió acciones para marcar una clara diferencia con todos los anteriores gobiernos del PRI.

Acabó con el modelo estatista (aceleró la venta de más de mil empresas propiedad del Gobierno); privatizó los bancos; modificó artículos sustanciales de la Constitución como el tercero, sobre la educación; el 130 sobre la libertad religiosa, con lo cual modificó las relaciones Iglesia - Estado; firmó el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá.

Uno de los aspectos más destacados de su sexenio fue la conformación de una nueva relación entre gobierno y sociedad con la creación del Programa Nacional de Solidaridad (Pronasol) el cual formalmente tuvo como principio el acrecentar la participación social en sus propias acciones contra la pobreza. Ello implicaba la coordinación de las autoridades de los tres niveles de gobierno. Fue el eje de la política social del salinismo.

Para ello se crearon comités de solidaridad, que eran los encargados de impulsar las obras. Ahí se decidían las obras, se delimitaban responsabilidades de los gobiernos y las comunidades; y se vigilaba la aplicación de los recursos.

Los integrantes del Comité (presidente, secretario, tesorero y varios vocales con funciones específicas) se elegían en asambleas públicas, eran los interlocutores con la autoridad para que se concretaran las obras y organizaban a la comunidad.

En el sexenio 1988-1994 se establecieron unos 180 mil comités de Solidaridad en todo el país y según datos oficiales se realizaron 523 mil obras en las comunidaddes más pobres de México. El gasto social aumentó 66 por ciento.

Un estudio de la Universidad Autónoma Metropolitana, “Política Social en México 1973-1982 y 1988-1994: Pider, Coplamar y Pronasol. Una revisión a la Ciudad de México”, realizado por Enrique Lara Elizalde en 2010, desvela el telón de fondo:

“El PRI, afirmando su concordancia con los proyectos políticos gubernamentales, modifico? su estructura organizativa. Considero? el establecimiento, dentro del partido, de la figura del “promotor del desarrollo” como elemento activo, lo que posteriormente se vendri?a a identificar, a partir de 1989, como la “concertación ciudadana” en el marco del Pronasol del gobierno de la República. El promotor de desarrollo fue el militante o dirigente prii?sta de base, que encabezaba una demanda social y que, para los fines de concertación con los diversos niveles de la administración publica, integro? grupos de trabajo comunitario. Este programa del PRI, llamado “Programa Nacional de Participación Ciudadana”, se desarrolló? primeramente en los 14 estados de la República donde Carlos Salinas estableció los primeros Convenios de Solidaridad, destacando los estados de Michoacán, México, Guerrero, Veracruz y Guanajuato”.

“Por otro lado, el Pronasol, fue un instrumento que utilizo? el gobierno de Salinas para consolidar la imagen presidencial, desmantelar las organizaciones políticas independientes, diluir el descontento social, minar a la izquierda, reestructurar e?lites prii?stas y ganar votos”.

Gracias al Pronasol, el PRI recuperó legitimidad legal, obtuvo el 61 por ciento de los votos en las elecciones federales intermedias de 1991.

Populismo de la 4ª T

Para el Presidente López Obrador su Cuarta Transformación implica una nueva era; romper con todo pasado y destruir la herencia del neoliberalismo, origen de todos los males y afecciones del país, principalmente la corrupción.

Una de sus primeras acciones fue la designación de delegados estatales únicos (súperdelegado o “virreyes”), quienes se encargarán de aplicar los programas sociales, caracterizados por la entrega directa del dinero a los beneficiarios.

Dependerán directamente del Presidente de la República a través de la oficina de Programas Integrales de Desarrollo, a cargo de Gabriel García Hernández, quien en 2018 instaló en el país comités promotores del voto para López Obrador.

Varios de los súperdelegados fueron dirigentes estatales de Morena o contendieron por las gubernaturas de sus entidades: Carlos Lomelí de Jalisco; Pablo Amílcar Sandoval de Guerrero; Delfina Gómez en el estado de México, Joaquín Díaz Mena de Yucatán, por citar algunos.

El primer fruto ya se dio, un súperdelegado renunció para contender por una gubernatura. Jaime Bonilla Valdez fue senador por unos meses y acaba de renunciar para competir por la gubernatura de Baja California en una coalición encabezada por Morena.

Bonilla Valdez se ha forjado al amparo del ex gobernador Xicoténcatl Leyva Mortera, quien fuera destituido de su cargo en el sexenio de Carlos Salinas.

Para este año, el gobierno de López Obrador destinará unos 180 mil millones de pesos en seis programas sociales prioritarios: Jóvenes Construyendo el Futuro, Pensión para el Bienestar de Adultos Mayores, Pensión para el Bienestar de Personas con Discapacidad Permanente, Producción para el Bienestar, Microcréditos para el Bienestar y Sembrando Vida.

Sirva para ilustrar el reto: a 2.3 millones de jóvenes que no estudian ni trabajan se les darán 3 mil 600 pesos mensuales como aprendices en labores productivas y proyectos oficiales, en tanto regresan a estudiar. Es un gasto estimado en 40 mil millones de peso a repartir en todo el país en los próximos nueve meses.

Todavía en su conferencia mañanera del 4 de abril, López Obrador defendió la aplicación de sus programas: “Este gobierno, como nunca se ha visto en la historia, esta? destinando recursos a favor de la gente pobre, y no podemos demostrar, pero no queremos la corrupción, ni continúe lo mismo”.

Soluciones neopopulistas
a problemas neoliberales

"Soluciones Neopopulistas a Problemas Neoliberales" fue una monografía realizada por Denise Dresser, entonces profesora del ITAM y doctora en Ciencias Políticas por la Universidad de Princeton. Lo escribió en el Centro de Estudios México Estados Unidos de la Universidad de California en San Diego.

“El éxito de los programas de combate a la pobreza no esta? determinado por la cantidad de recursos que distribuyen – si dividiéramos el gasto de Pronasol en 1990 entre los 17 millones de mexicanos que viven en la pobreza extrema, cada uno hubiera recibido una asignación directa de quince centavos de dólar- si no por su capacidad para atender las raíces de la pobreza”.

Lo que esta? mal con Pronasol es que se construye sobre y refuerza algunos de los defectos del sistema político del país. Se conduce directamente desde el bolsillo presidencial, sus beneficiarios son seleccionados con criterios políticos personalistas y partidistas y es inmune a cualquier medio democrático o control de responsabilidad.

“Las iniciativas de Pronasol se construyen sobre el perdurable atractivo de la retórica populista. Los ecos del populismo reverberan en la campaña por promover a Pronasol, porque el programa (con sus antecedentes) persigue una meta clave en la agenda populista; la creación de electorados entre los subprivilegiados urbanos y rurales”.

Treinta años después las advertencias pueden ser aplicables a los programas sociales de López Obrador, quien, como Carlos Salinas, tienen origen y formación en el viejo priísmo.



Más información

Mochila Política 69 - Año 2 - Marzo 25, 2019- Ahora, a la normalidad

Por Héctor Moreno

Pasada la novedad -marcada por los primeros 100 días-, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador asoma los primeros deslindes, enfrentamientos y presiones de las corrientes aglutinadas alrededor de su movimiento.

Frente a las circunstancias, el nuevo gobierno

también ha comenzado a dar señales de un manejo diferenciado de algunos temas.

Y para mantener sus calificaciones de popularidad, el Presidente ha insistido en mantener un lenguaje de confrontación bajo su pretendida superioridad moral.

En el tiempo, se encamina a la ruta de normalidad de cualquier gobierno en la cual podrán despejarse algunas de las dudas sobre los caminos que transitará.

Enfrentamientos

Morena es un movimiento alrededor del cual se han aglutinado grupos escindidos del viejo sistema priísta; resentidos de la izquierda, poderes fácticos y cuyos intereses comienzan a mostrarse de manera más cruda conforme se estabiliza el gobierno.

Dos casos pueden marcar la pauta: la disputa por la elección del candidato al gobierno de Puebla y las presiones por legalizar el aborto.

Yeidckol Polevnsky, dirigente nacional de Morena, se alió con el priismo poblano para imponer de gobernador interino a un reconocido masón y priista. Además, la estructura del partido refrendó su apoyo a Miguel Barbosa para que repita como candidato. Y lo logró.

Ricardo Monreal, coordinador de los senadores, impulsó a su amigo el senador Alejandro Armenta a disputar la candidatura de manera abierta, al grado de impugnar ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) el sesgo de la encuesta con la que se decidió designar a Barbosa.

Monreal tiene los mismos orígenes que López Obrador: la corriente del nacionalismo revolucionario dentro del PRI. Se mantuvo en ese partido hasta que Arturo Romo Gutiérrez (jefe de los llamados asesores lombardistas de la CTM en los ochenta) no lo hizo candidato a la gubernatura de Zacatecas. Monreal se fue al PRD (cuyo dirigente nacional era López Obrador) y desde ahí ganó la gubernatura.

Su trabajo discreto, sus buenas relaciones con actores de todos los partidos convirtieron a Monreal en un político eficaz, discreto y cercano a López Obrador.

Hacer del grupo de senadores un semillero de candidatos de Morena a las gubernaturas para los próximos años podría ser interpretado como una vía de Monreal para disputar la sucesión de López Obrador.

De ser así, habrá una tensión constante con la dirigencia de Morena y será una presión al manejo político del Presidente.

Presiones

Otro frente al interior de Morena y del gobierno es la coalición de los promotores de la legalización del aborto, la eutanasia y las drogas.

Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación y Porfirio Muñoz Ledo, presidente de la mesa directiva de la Cámara de Diputados han sido los principales promotores de los grupos interesados en legislar esos temas.

Bajo un contexto de polarización en el arranque del nuevo gobierno y la presión nacional e internacional de organizaciones ciudadanas, las iniciativas para legalizar el aborto han sido puestas en pausa por el coordinador de la bancada morenista, Mario Delgado.

En principio, esos temas quedaron fuera de este periodo ordinario de sesiones y propuso se revisen hasta septiembre.

Habrá que esperar si las condiciones del gobierno para entonces permiten incluir como prioritarias esas iniciativas.

En tanto, la corriente de Morena y sus aliados en Movimiento Ciudadano, PRD, PT y PES buscan ahora modificar las leyes en los congresos estatales para legalizar el aborto antes de las 12 semanas.

Sabedor de lo presionante del tema, el Presidente expresó ser dueño de su silencio cuando los periodistas le pidieron su postura al respecto; Monreal Ávila dijo que se reservaba su postura personal.

Aquí permanecerá otro punto de tensión al interior del Gobierno y de Morena, principalmente por ser la secretaria de Gobernación la principal promotora y operadora de esos temas, como ocurrió en Nuevo León hace unos días. Algunos diputados sostienen que la misma Sánchez Cordero les llamó por teléfono para pedirles su voto a favor del aborto.

Muñoz Ledo ha hecho un planteamiento más preciso: Morena deberá refrendar su mayoría legislativa federal en 2021 para realizar esos cambios legislativos.

Es decir, esos grupos trabajarán todo el sexenio para presionar por la legalización del aborto, la eutanasia y las drogas.

Rompimientos

Otra presión para el nuevo Gobierno será de la aprobación e implementación de la reforma educativa.

Durante su campaña, López Obrador prometió a la disidencia magisterial, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), que derogaría completa la reforma educativa implementada en el gobierno anterior.

No quedará ni una coma, prometió Mario Delgado en septiembre pasado.

A la iniciativa original enviada por el Ejecutivo, las bancadas en la Cámara de Diputados le han hecho modificaciones numerosas y ahora que puede empezar el proceso de aprobación, la CNTE ha endurecido su posición para mantener control de plazas y privilegios económicos.

Primero bloquearon en Michoacán las vías del ferrocarril durante casi un mes y afectaron con ello la economía regional y nacional.

Ahora se han dedicado a secuestrar la sede del Congreso de la Unión para impedir las sesiones hasta en tanto no sean satisfechas sus demandas.

La disidencia tiene otra carta por jugar, pues aseguran que cuentan con 40 legisladores que votarían en el sentido que ellos se los pidan. Realmente son cuatro militantes del magisterio los legisladores, pero aseguran tener 36 aliados.

Este es un tema crucial para la gobernabilidad de los próximos años.

Toques de realidad

Frente a asuntos sensibles el Presidente ha asumido un manejo distinto al que tiene acostumbrado con su manejo mediático.

El ejemplo más claro es la reunión privada, “en lo oscurito”, que tuvo con Jared Kushner, yerno de Donald Trump en la casa de Bernardo Gómez, copresidente de Televisa y con la asistencia del Canciller Marcelo Ebrard.

A la visita se le quitó la categoría de oficial, aunque desconociendo los temas ahí tratados, es posible que tengan una repercusión fundamental en la vida política del país, hayan sido económicos (inversiones); geopolíticos (migración, Venezuela) o relacionados con la firma del T-MEC.

El mensaje parece claro: la relación con Estados Unidos merece trato aparte.

Otra señal de manejo distinto empieza a ser el tema económico.

Frente a la desaceleración económica, el Gobierno, vía Alfonso Romo, ha admitido ya la necesidad de mayor austeridad en el sector oficial y ha anunciado despido de trabajadores del sector público como parte de las medidas contempladas.

Mandó un mensaje directo a las calificadoras al hablar de la estrategia para resolver el problema financiero de Pemex:
“Se está estudiando (la estrategia), y va emparejada con qué hacemos en el corto plazo porque es un problema financiero de corto plazo, para que la percepción de las calificadoras cambie, pero lo que realmente se está trabajando es la parte estructural, limpiar a Pemex de corrupción y realmente enfocarlo a producir petróleo”, dijo.

La apuesta es generar credibilidad con un mensajero serio y experimentado.

El manejo de expectativas, como si aún estuviera en campaña, va a comenzar a toparse con la realidad y entonces se podrán vislumbrar las prioridades y alcances del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.



Más información

Mochila Política 68 - Año 2 - Febrero 25 de 2019 - El auténtico López Obrador

Por Héctor Moreno

Los pronunciamientos y acciones de parte de grupos armados y organizaciones radicales de izquierda en contra del gobierno ubican con mayor claridad a Andrés Manuel López Obrador como un producto del viejo sistema priísta, de donde abreva ideología, discurso y

proyecto.

Con algunos de ellos tiene gestos de entendimiento, pero con otros el enfrentamiento discursivo es frontal.

Entre los primeros se encuentran organizaciones radicales insertadas en escuelas normales rurales, a quienes ha concedido la creación de una Comisión de la Verdad por los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa y su inclusión en la creación de 100 universidades en su sexenio; a otros les concede la liberación de “presos políticos”.

Pero otros grupos actuantes en la CNTE, en movimientos populares y en grupos armados cobijados en una ideología de izquierda han externado ya su oposición a López Obrador.

Huexca la última muestra

La termoeléctrica ubicada en Huexca, Morelos tardó 10 años en ser construida y tuvo un costo de 22 mil millones de pesos. Está lista para entrar en funcionamiento, literalmente solo le falta subir el switch.

La obra tiene un valor estratégico, pues contribuirá a asegurar la energía eléctrica a la zona Metropolitana de la Ciudad de México, donde se concentra el 32 por ciento de la población del país y donde se genera el 34 por ciento del PIB nacional.

Por su trascendencia, los estándares para su construcción debieron ser muy estrictos.

Los grupos radicales disruptivos han estado ahí en contra del proyecto y con argumentos parciales o con mentiras, solo que ahora están empoderados pues en su campaña, López Obrador les prometió que la obra se desecharía mediante la consulta.

Una vez expresada su inconformidad con la consulta, López Obrador los calificó de “extrema izquierda”, y al igual que a grupos de maestros de la CNTE que participaron en los bloqueos de las vías férreas, los llamó “reaccionarios”.

Ahora, con el resultado positivo para el inicio de operaciones para la termoeléctrica, el riesgo evidente es la reactivación de la resistencia y la violencia social.

Carlos Fazio, el escritor Juan Villoro; el activista Javier Sicilia; Gilberto López y Rivas; los actores Daniel Giménez Cacho y Ana Colchero; el narrador Hermann Bellinghausen; la activista y abogada Bárbara Zamora; el Partido Revolucionario de los Trabajadores; Servicio de Paz y Justicia son algunos integrantes de la resistencia en Huexca.

A esta expresión le antecedieron la del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en su ceremonia de 25 aniversario el pasado 1 de enero donde el orador, calificó de “mañoso” y “tramposo” al Gobierno y lo acusó de pretender destruir al país, a los pueblos originarios a través de las consultas ciudadanas.

“O pidiéndole permiso a la Madre Tierra. No le creemos. Sólo porque la Madre Tierra no habla, si no le dijera “chinga tu madre”, vete a la chingada”, expreso? el subcomandante Moisés en una escenografía militarizada montada en La Realidad, Chiapas.

Mantuvo el tono del discurso al llamarle “a ese, al que está en el poder… viene por nosotros, porque aquí le estamos diciéndole claro, no le tenemos miedo; no le tenemos miedo a su Guardia Nacional… que le cambió de nombre para no decir Ejército”.

Llamaron “porquería” al proyecto del Tren Maya.

Vino después otro grupo armado, el Ejército Popular Revolucionario, a través de su órgano de difusión El Insurgente, el EPR, llamó “político de oficio” al Presidente; denunció la creación de la Guardia Nacional como un viejo plan, con otro nombre, desde el sexenio de Ernesto Zedillo y lo inscribe en una política “contrainsurgente”.

Origen es destino

Andrés Manuel López Obrador y su grupo, los cardenistas, provienen del viejo sistema priísta; postulan el nacionalismo revolucionario, como vía histórica que lleve a la revolución mexicana al socialismo.

Sus concepciones ideológicas, sus métodos son similares al del gobierno de Luis Echeverría (1970 – 1976) incluso, algunos personajes de esa corriente fueron formados y proyectados en ese periodo.

Porfirio Muñoz Ledo, presidente de la mesa directiva de la Cámara de Diputados e Ignacio Ovalle Fernández titular del organismo Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex) son ejemplos claros de ello.

Los grupos de la llamada familia revolucionaria buscaban consensos y disolución para superar sus diferencias, pero en 1987 al quedar fuera de la sucesión presidencial, los cardenistas fragmentaron al sistema y al partido tricolor. Postularon a Cuauhtémoc Cárdenas para la presidencia a través de un Frente, al cual se unió la izquierda histórica.

Con base en esas alianzas en 1989 se fundó el Partido de la Revolución Democrática (PRD), al cual posicionaron como de “izquierda”, pero realmente quedó en control del grupo de ex priístas. Baste solo mencionar que de 1989 a 2008 – salvo un breve periodo interino de Pablo Gómez – ellos dirigieron al llamado partido del sol azteca.

Apenas cinco años les llevó fundar el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) hasta convertirlo en partido y dejar prácticamente en ruinas al PRD.

López Obrador evoca en sus intervenciones públicas a figuras históricas de relatoría oficial priista: Benito Juárez, Lázaro Cárdenas, Francisco I. Madero, etcétera. Son sus referencias para justificar sus decisiones.

Por eso los calificativos de conservadores, neoporfiristas a cualquiera de sus adversarios.

Andrés Manuel López Obrador es un producto del viejo sistema priísta, es un liberal revolucionario, no es un hombre de izquierda y ha sido la misma izquierda histórica quien se ha encargado de ubicarlo.

Estas fuerzas beligerantes disruptivas, caracterizadas por repudiar partidos, instituciones -sin importar quien gobierne – actuantes en grupos armados, en movimientos urbanos populares se perfilan para ser el talón de Aquiles para los principales proyectos de este gobierno.

Son ellos quienes lo enfrentan pues tienen claro que ha emprendido la restauración del viejo sistema priísta.



Más información

Mochila Política 67 - Febrero 17, 2019 - Año 2 - Guardia Nacional, logro de la sociedad -

Mochila Política 67
Febrero 17, 2019
Año 2

Guardia Nacional, logro de la sociedad

Por Héctor Moreno

De ser aprobada con los cambios propuestos, la formación de la Guardia Nacional será un primer logro de las organizaciones ciudadanas.

De acuerdo con el dictamen de las

comisiones unidas de Puntos Constituciones, y de Estudios Legislativos la Guardia Nacional fue reformulada para atenuar las críticas de la militarización de la seguridad pública, los riesgos de violación a los derechos humanos y alejarla de la tentación política de convertirse en un cuerpo represor de los opositores políticos.

Algunos de estos aspectos llegaron a considerar el proyecto inicial como “muy parecida” a la Guardia Nacional Bolivariana.

Queda como una entidad policial, de carácter, mando civil, con obligaciones de rendición de cuentas y sin facultades en materia de preservación de la paz y el orden público, es decir, no podrán perseguir a opositores políticos.

Legalmente es un híbrido con mando civil y estructura, formación y disciplina militar.

Estos son los puntos más destacados del dictamen:

Se reformula la naturaleza, atribuciones y estatuto constitucional de la Guardia Nacional. Se dispone que la Guardia Nacional será una institución policial de carácter y dirección civil. Asimismo, se señalan sus atribuciones en materia de seguridad pública.

Tendrá una Junta de Jefes de Estado Mayor, mismo que se conforma por personal civil, perteneciente a la dependencia del ramo de la seguridad ciudadana, y por personal militar, perteneciente a las dependencias de los ramos de la Defensa y la Marina.

Dicho órgano queda determinado como parte de la estructura orgánica de la Guardia Nacional, en una posición jerárquica inferior a la dirección de la corporación, puesto que ésta recae en una persona del ámbito civil, y con las funciones que establecerá la ley, mismas que no pueden reñir con aquellas que quedan bajo la responsabilidad del titular de la secretaría del ramo de la seguridad ciudadana.

Entre las responsabilidades que se atribuyen a la Guardia Nacional no se encuentra comprendida la de preservar el orden y la paz públicos. Ello, con el objeto específico de que dicha corporación policial no realice funciones relacionadas con la disuasión, contención o disolución de la protesta social o política.

De manera consecuente con el carácter civil de la corporación, se establece la facultad de la secretaría del ramo de seguridad para establecer los programas nacionales en la materia, los programas operativos, políticas, estrategias y acciones que deberá cumplir la Guardia Nacional, así? como su ejecución por vía de la función de dirección que recae en dicha dependencia.

Por otro lado, se establece un régimen interno homologado al de las Fuerzas Armadas en las materias de estructura jerárquica, disciplina, régimen de servicios, ascensos, prestaciones, ingreso, profesionalización y cumplimiento de responsabilidades y tareas, mismo que corre a cargo de la secretaría de la Defensa.

Este es un punto neurálgico del tema y así los admiten los legisladores:

“Es éste el rasgo más relevante de la naturaleza especial de la Guardia Nacional. Se trata de amalgamar el carácter civil de la Guardia, como institución policial con funciones de seguridad pública, bajo programación y dirección civiles, con un esquema de organización interna que responda a los rasgos más sobresalientes del régimen castrense, para aprovechar en beneficio de la seguridad pública la alta eficiencia que reportan la disciplina, la estructura jerárquica, el sistema de ingreso, las prestaciones, el sistema de profesionalización y ascensos, así como el sentido del deber, la lealtad, la responsabilidad y el acatamiento de las órdenes, que se generan en dicho régimen”.

Enseguida hacen referencia a los modelos que se siguieron de otros países, entre los cuales no está el de Venezuela:

“Es éste un modelo probado por diversas naciones, en no pocos casos para atender fuertes alteraciones en la seguridad pública. Argentina, Chile, Colombia y Brasil han debido transitar hacia esquemas semejantes al que ahora nos proponemos. Francia, España e Italia son también ejemplos en el ámbito internacional.”

“Si bien, cada nación ha desarrollado especificaciones propias, conforme a los requerimientos que se le fueron presentando, la columna vertebral de la mayoría de las instituciones se ajusta al diseño al que hemos arribado: dependencia de un ministerio civil, que conjunta la dirección de la corporación con las potestades de programación de políticas, estrategias y acciones, y, por otra parte, radicación de la organización, estructura jerárquica, beneficios y, sobre todo, disciplina, en un ministerio de defensa”.

Se trata de un diseño institucional que entraña un régimen interno de naturaleza militar, pero en forma contraria a lo que sucede regularmente, no tiene como esencia una función de defensa nacional. Los integrantes de este tipo de instituciones están formados y capacitados específicamente para realizar tareas relacionadas con la seguridad pública, función del estricto ámbito civil; en consecuencia, su entrenamiento no privilegia el objetivo de derrotar a su enemigo, mismo que es propio de las Fuerzas Armadas permanentes, sino que, por el contrario, tienen un entrenamiento estricto y adecuado para realizar las funciones policiales.

Con ellos dan respuesta a los señalamientos de riesgo de violaciones de derechos humanos, por parte de los integrantes de la Guardia Nacional:

“Si el régimen propio de las fuerzas militares regulares no se concilia con las funciones propias de las autoridades civiles, el régimen especial de las policías con un diseño de disciplina militar como el pretendido si? logra esa conciliación. Consideramos que ello reduce significativamente el riesgo para los derechos humanos que puede implicar la incursión de tropas regulares de defensa nacional en tareas de seguridad pública.”

“Cabe aclarar que dicho riesgo, en uno u otro grado, lo implica todo ejercicio de la fuerza legítima del Estado por parte de una institución, cualquiera que sea su naturaleza; pero, se acrecienta cuando una institución preparada para tareas diversas, incluso contrarias a las que precisa la seguridad pública, realiza esas funciones, según han constatado los organismos de protección de derechos humanos nacionales e internacionales. Por ello, la sustitución de efectivos de defensa por efectivos policiales bajo un diseño institucional como el propuesto atenúa ese riesgo, como se aprecia en las naciones antes referidas.”

“Si en tal diseño están incluidas medidas de control -político y judicial- evaluación y coordinación y si éste se inserta debidamente en el diseño constitucional más amplio que garantiza los principios del Estado de Derecho, tales como la separación de poderes, independencia y autonomía de los tribunales judiciales y la subordinación a las autoridades civiles, se consolida la reducción del riesgo de violación a los derechos humanos. Más aún, si en el diseño pretendido se limitan las potestades de la nueva institución, eliminando aquellas en las que se ha observado que el multicitado riesgo se recrudece, como es el caso de las funciones de orden y paz públicos que derivan generalmente en la contención o disolución de la protesta social”.

Uno de los puntos ausentes es el financiamiento a la Guardia Nacional, pues desde que asumió funciones, el Presidente López Obrador ha otorgado - en forma inusitada - formas de financiamiento directo al Ejército (motor de la Guardia Nacional) a través de la construcción y venta de inmuebles, así como de la construcción y administración de la nueva terminal aérea de Santa Lucía, estado de México. Ese tipo de actitudes del Presidente solamente levantan sospechas sobre sus reales intenciones en su relación con el Ejército.

Por las graves condiciones de inseguridad, el respaldo a la intervención de las fuerzas armadas goza del respaldo de la mayoría de la población y este dictamen acrecienta la certeza de que su actuación será apegada a Derecho. Pedir al Congreso de la Unión más financiamiento para las Fuerzas Armadas y para la Guardia Nacional sería más transparente y acertado.



Más información

Mochila Política 66 - Año 2 - 11 de febrero 2019 - Una lucrativa dictadura

Por Diego Hernández y Héctor Moreno

La dictadura venezolana no es un proyecto ideológico, es, ante todo, un estado lucrativo administrado por Nicolás Maduro.

Es cierto el riesgo de un conflicto geopolítico por el involucramiento de prácticamente todas las potencias internacionales,

pero el desenlace depende también de una serie de factores al interior de ese país.

“Un nuevo Vietnam”

En Cúcuta, uno de los puntos fronterizos de Colombia con más intenso tránsito a Venezuela, espera el primer cargamento de alimentos y medicinas enviado por Estados Unidos y países de la región a solicitud del Parlamento. Brasil acaba de anunciar que abrirá un nuevo centro de acopio en Roraima.

Nicolás Maduro aseguró que la “crisis humanitaria es una farsa montada por la derecha” y que no permitirá el ingreso de ese material. Guaidó respondió que no descarta pedir apoyo militar estadounidense para garantizar que no “sigan muriendo niños por falta de alimento y pacientes por falta de medicina”.

En consonancia, el jueves 7 de febrero, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en el exilio, autorizó al presidente interino a solicitar la apertura de un corredor de ayuda humanitaria “por medios diplomáticos o por cualquier otro, incluida una coalición militar internacional en misión de paz”.

En entrevista al periódico mexicano La Jornada, Maduro Moros dijo que una eventual intervención extranjera no haría más que “crear un nuevo Vietnam” ya que cuenta con “dos millones de milicianos listos para defenderse”.

¿Está blofeando? Es difícil saberlo. En este momento los actores de la crisis parecen estar previendo el uso de todas las fichas y el dictador está cada vez más aislado. Acorralado. Eso lo torna peligroso e imprevisible.

Una narcodictadura

¿Por qué Maduro rechaza sistemáticamente una salida negociada y con garantías? ¿Por qué se niega tenazmente a dejar el poder? ¿Por qué las Fuerzas Armadas le apoyan, aparentemente, como bloque indiviso?

Para responder a tales preguntas es indispensable considerar que el régimen de facto que domina en Venezuela no es una “dictadura común”.

En ese país se instaló en el poder - primero por vía democrática y luego a través de la usurpación - un grupo con un proyecto de poder de largo plazo que contemplaba el control absoluto de todos los órganos del Estado y la eliminación de la oposición política y civil. Como en Cuba.

Ese proyecto se presentó, inicialmente, como una agenda disruptiva y de renovación, de lucha contra el stablishment, la oligarquía y su sistema corrupto, pero progresivamente reveló su verdadera cara. El “socialismo para el siglo XXI”, no era nada más que comunismo puro. Como en Cuba.

Ese grupo político desarrolló vínculos orgánicos con mafias de corrupción, organizaciones criminales, narcotraficantes y terroristas. Esta fauna, junto a un grupo de empresarios locales y “nuevos ricos”, le han dado sustento al régimen. Como en Cuba.

La consolidación de esa narcodictadura comunista fue posible con el amparo y la complicidad de los otros gobiernos de izquierda de la región y del Foro de Sao Paulo, esa amplia plataforma de articulación continental fundada por Fidel Castro y Luiz Inácio Lula da Silva en 1990.

Ese es el régimen de facto que gobierna en Venezuela y que sumió al país en una crisis económica, social y política sin precedentes. Los más de 3 millones de venezolanos que, desde 2015, han pedido asilo a otros países es uno de sus frutos más amargos.

A mediados de 2017, el cardenal Jorge Urosa Savino llegó a definir el conflicto venezolano como “la guerra de una dictadura contra el pueblo”.

El Cartel de los Soles

¿Y las Fuerzas Armadas? Hasta ahora su cúpula ha manifestado irrestricto apoyo a Maduro. Y aunque algunos militares activos de alta patente han reconocido a Guaidó como interino, abrazando la amnistía ofrecida por el Parlamento, es difícil saber que tan vasta o profunda es la división interna.

La división existe: el Foro Penal tiene un registro de 974 presos políticos en el país, uno de cada diez es militar. Son exactamente 82, según una lista, con nombre y apellido, que lleva la periodista Sebastiana Barráez.

Además, el coronel retirado, Teodoro Campos, asegura que actualmente por lo menos 185 oficiales más están siendo investigados por posible traición al régimen.

Con todo, no es fácil que surja un nuevo Wolfgang Larrazábal, el almirante que encabezó la sublevación que derrocó en 1958 al dictador Marcos Pérez Jiménez y encabezó un gobierno de transición.

De acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos y con información encontrada en archivos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el Cártel de los Soles, que tiene control absoluto del narcotráfico en el país, es dirigido y operado por los militares.

Aunque el grupo no nació con el chavismo, pues la Administración para el Control de Drogas (DEA) lo investigaba por lo menos desde 1993, sí registró un crecimiento contundente con “la revolución bolivariana”.

Aunque su estructura es oscura, se sabe que entre sus jefes está el teniente Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Constituyente ilegitima creada por Maduro para usurpar el Poder Legislativo.

Así lo afirman Leasmy Salazar Villafaña, exjefe de seguridad de Cabello, y Efraín Antonio Campo Flores y Francisco Flores de Freitas, respectivamente ahijado y sobrino de Cilia Flores, esposa de Maduro.

Los Flores están presos en Estados Unidos por transportar 800 kilos de cocaína. Interrogados, declararon que actuaron bajo las órdenes de Cabello. Aseguran que el cártel ofrece un servicio “de oro”: recibe, almacena y distribuye droga a cualquier parte del mundo bajo la protección del Estado.

Otro capo del cártel es el Mayor General Nestor Reverol, actual ministro de Interior y Justicia. Este hombre fue el poderoso comandante de la Guardia Nacional y, aunque no lo crea, jefe de la Oficina Nacional Antidrogas.

Hoy la operatividad del cártel es garantizada por el general Vladimir Padrino López, ministro de Defensa.

Terroristas y mafiosos

En la mesa de mando también está Tareck El Aissami, ex vicepresidente de la República y actual coordinador del gabinete económico del gobierno. La Oficina para Control de Bienes Extranjeros del Departamento del Tesoro estadounidense (OFAC), le asoció al cártel mexicano Los Zetas.

Los servicios de inteligencia israelí le imputan vínculos con el tráfico de armas y el terrorismo islámico, especialmente con el Hezbollah, que opera en territorio venezolano explotando minas de oro.

En el país también operan impunemente el Ejército de Liberación Nacional (ELN), que recientemente cometió un atentado suicida en Bogotá y las “disidencias” de las FARC. La Fiscalía General de Colombia ha documentado esos nexos.

¿Y el Poder Judicial? Pasó a ser controlado por la mayor mafia de jueces, magistrados y fiscales del país - la “Banda de los Enanos” - a cambio de cuidar los intereses del gobierno y sus aliados.

De acuerdo con Luis Velásquez Alvaray, quién fue magistrado con Hugo Chávez, uno de los jefes de esa mafia es Maikel Moreno Pérez, el actual “presidente” del STJ ilegítimo, que fue tomado por Maduro.

Durante el chavismo los “enanos” extendieron sus tentáculos al narcotráfico y el contrabando por el estrecho vínculo que establecieron con Los Soles. El saqueo de la estatal petrolera PDVSA y el financiamiento y armamento de los colectivos oficialistas tiene también su huella.

¿Por qué Maduro ha rechazado sistemáticamente una salida negociada? ¿Por qué se aferra al dejar el poder? ¿Por qué las Fuerzas Armadas no le han abandonado?

Las preguntas parecen estar respondidas. La dramática crisis venezolana tiene como tela de fondo un lucrativo negocio millonario y sus dueños lo pretenden preservar.

Por ahora, el consenso en la comunidad internacional es la urgente necesidad de ayuda humanitaria para los venezolanos. Ese puede ser el nodo del desenlace.



Más información

Mochila Política 65 - Febrero 3, 2019 - Maduro: “Game over”

Mochila Política 65
Febrero 3, 2019
Maduro: “Game over”
El bloqueo internacional y las dudas internas harán caer a Maduro


Por Luis Losada Pescador

El tiempo para el diálogo ha llegado a su fin; es hora de actuar. Así lo señaló el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike

Pompeo, en la sede de la OEA. Desde entonces, la administración americana suspende los fondos de la petrolera venezolana PDVESA en USA. El régimen contesta congelando los fondos de Guaidó y prohibiéndole salir del país.

Maduro hace saber que hay 300 militares rusos en el país; el secretario de Estado de la Defensa norteamericano, deja que todo el mundo fotografía que enviará 5.000 soldados a Colombia. Maduro anuncia que ha armado a los barrios populares hasta los dientes para ‘defender la revolución’. Advierte a Estados Unidos de un nuevo Vietnam. Y su ‘Monchito’, Monedero, advierte que Guaidó prepara las condiciones para una ‘guerra civil’…

En medio de esta escalada, el bloqueo internacional y el apoyo social a la transición. Este jueves el Parlamento Europeo votaba a favor del reconocimiento internacional. La Comisión sigue sin decidirse. Pero España -por fin- Francia y Gran Bretaña están dispuestos a reconocer al presidente interino aunque no haya consenso europeo. ¿Respuesta? Represión. La narcodictadura detiene y deporta a periodistas de medios europeos.

Es verdad que hay incertidumbre suficiente para que la embajada española reclame GEOs. Pero hay dos elementos que dan espacio a la esperanza. El primero es que Maduro dio 72 horas a los diplomáticos de la embajada y consulados norteamericanos para salir del país. No lo han hecho.

El segundo es que en su histerismo, Maduro mandó detener a Guaidó. No lo hizo, en primer lugar porque no se encontraba en su casa. Pero lo más relevante: porque hubo disensos en la cadena de mando. Y es que aunque gran parte del generalato está con Maduro, la inmensa mayoría de los suboficiales está por el cambio.

Las próximas horas son clave. En primer lugar, la gran manifestación prevista para mañana sábado en Caracas. Es muy probable que sea muy masiva. Y también es muy probable que el régimen pretenda reprimirla con violencia causando un baño de sangre. Será la puntilla para que el mundo vea lo que se negó a reconocer durante tantos años: Venezuela es una dictadura que genera represión y miseria.

Los que tengan dudas jurídicas sobre la legitimidad del proceso, lo terminarán avalando por injerencia humanitaria, como ocurrió en el Congo. Cuba -y quizás México- quedarán como los violinistas del Titanic… “Preparen las maletas para volver”. Es el mensaje del presidente interino a los millones de venezolanos que tuvieron que abandonar su país.



Más información

Mochila Política 64 - Febrero 1, 2019 - Venezuela, ¿en cuenta regresiva?

Mochila Política 64
Febrero 1, 2019
Venezuela, ¿en cuenta regresiva?

Por Diego Hernández y Héctor Moreno

Venezuela es en este momento un importante nodo de riesgo geopolítico. La continuidad de la dictadura o la instauración de un nuevo gobierno que surja de las urnas ya no es solo

un asunto local.

El escenario pinta a un desenlace con la menor demora posible en la que Rusia y Estados Unidos tendrán un peso capital y el desenlace puede ser brusco.

Nicolás Maduro se aferra al poder tras las fraudulentas elecciones de mayo de 2018 y la investidura que recibió, el pasado 10 de enero, de un Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) irregular y controlado por el régimen.

Dos semanas después, el 23 de enero, el diputado Juan Guaidó, asumió como “presidente encargado” frente a una multitud que inundó las calles para exigir la salida del dictador, a quien el Parlamento declaró usurpador.

El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela (ANV) invocó los artículos 233, 333 y 350 de la Constitución para asumir temporalmente las competencias del Ejecutivo y convocar elecciones. A partir de ese momento el “problema” de Venezuela se tornó clara e irreversiblemente internacional.

El paso que dio Guaidó fue una jugada que obligó a la comunidad internacional a salir del marasmo y a tomar bando en el juego. El rápido posicionamiento de Estados Unidos y de Rusia sólo reforzaron la jugada y aceleraron el proceso.

Hasta el momento, 52 gobiernos reconocen a Guaidó como presidente interino, entre ellos, Estados Unidos, la Unión Europea, Israel, Brasil, Colombia y Argentina. El izquierdista Lenín Moreno, de Ecuador, también.

Sólo 15 gobiernos avalan a Maduro. Allí se cuentan Rusia, China, Turquía, Irán, Siria, Cuba, Nicaragua, El Salvador y Bolivia. Y 13 piden negociaciones entre el régimen y la oposición. De ese grupo, los únicos con relevancia son México y Uruguay, que se ofrecieron como mediadores para la crisis.

¿Neutralidad?

La “neutralidad” de Tabaré Vázquez tiene fondo. Javier Vázquez, su hijo, asesoró empresas uruguayas para concretar negocios con el chavismo durante su primer mandato.

Según el excanciller mexicano, Jorge Castañeda, el vástago de Tabaré, “está embarrado hasta el cuello [ con los negocios sucios del chavismo] y cada vez que Uruguay se aleja un poquito, le dan un apretón”.

El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, por su parte, juega con fuego. Su oferta fue vista por muchos como gesto de complicidad, pero él se esforzó en brindar un matiz en su conferencia matutina del 24 de enero: México no esta “ni a favor ni en contra” de ninguna de las partes y apuesta en el diálogo, dijo.

Asumió una posición que no confronta al vecino Trump, ni abandona al “compañero” Maduro, y que, en un golpe de suerte, le abriría la posibilidad de ocupar el liderazgo “progresista” en la región. Una vacante dejada por Fidel, Chávez y Lula.

Ambos, han anunciado que llevarán a la ONU la propuesta de una conferencia internacional para el próximo 7 de febrero.

Sin embargo, el tiempo para el diálogo con Maduro parece haber acabado. Las negociaciones que se realizaron hasta ahora fortalecieron al dictador y dividieron a la oposición; especialmente las que encabezó José Luis Rodríguez Zapatero con la participación de la Santa Sede.

Arrinconado

Ahora, por primera vez, Maduro está realmente arrinconado. En menos de un mes pasó de la ofensiva a la defensiva gracias a una hábil articulación diplomática, a través del Grupo de Lima, y con respaldo de Estados Unidos.

La declaración que el Grupo divulgó el 4 de enero fue un punto de inflexión que quebró el bloqueo que sufría Luis Almagro, secretario general de la OEA. Por primera vez, un grupo de países latinoamericanos confrontaron a Maduro directamente, le instaron a dejar el poder y determinaron medidas de presión.

En ello, la diplomacia colombiana, y, sobre todo, la brasileña, tuvieron un papel determinante. Al parecer, el paso al vacío que dio Guaidó contaba con una imperceptible “red de contención” tejida en Brasilia y Bogotá, con el respaldo de Washington. Esa “red” se visibilizó minutos después de que asumió como “presidente encargado” en pleno centro de Caracas.

Se sabe que poquísimos diputados estaban previamente enterados de lo que haría Guaidó, uno de ellos era Julio Borges, expresidente de la ANV exiliado en Colombia. Borges se reunió con Ernesto Araújo, canciller brasileño, una semana antes, el 17 de enero, en Brasilia.

En los últimos siete días el gobierno de Trump cumplió su parte: cerró el grifo al régimen chavista. Ordenó que cuentas del gobierno venezolano en bancos estadounidenses pasaran al control del Parlamento y bloqueó activos por US 7.000 millones de la petrolera PDVSA.

Además, dispuso que el valor de cualquier compra estadounidense de petróleo venezolano tendrá que ir a las cuentas bloqueadas. Según un exdirector de la estatal, Gustavo Coronel, eso representa 80% del total de las divisas del país.

¿Y China y Rusia? Las exportaciones de crudo a esos dos gigantes son la forma con la que el régimen abona a sus deudas, que en el caso de China oscila entre los 50 y 60 mil millones de dólares. El Kremlin ha entregado al menos 17 mil millones de dólares desde 2006.

Desesperado, y con ayuda de Vladimir Putin, Maduró busca financiarse con la venta de 15 toneladas de oro de las reservas a los Emiratos Árabes. Hay quien se pregunta si la salida del oro en un avión comercial de Nordwind no estaría destinado a pagar una eventual “intervención” rusa.

Desde Rusia con amor

La apuesta de Putin por Venezuela se enmarca en el proyecto eurasiano - nacionalista, bolchevique y tradicionalista - de Aleksandr Dugin, su principal ideólogo.

Este nuevo Rasputín propone, a grandes rasgos, un mundo multipolar donde el imperio Ruso, ejercería una clara hegemonía, aliado a China, a una Unión Islámica y a un bloque latinoamericano independiente de Estados Unidos.

Según Dugin Rusia debe ofrecer todo tipo de apoyo a Maduro, incluso militar, pues “fue en Venezuela dónde Simón Bolívar, comenzó su lucha, la segunda ola de la descolonización se debe iniciar desde el mismo lugar”.

El gobierno ruso tiene un pie en, al menos, cinco campos petroleros venezolanos a través de la empresa Rosneft y en diciembre del año pasado envió un par de bombarderos nucleares para prácticas militares conjuntas.

Sin embargo, las señales que tanto Moscú como China han enviado esta semana son significativas.

China, después de manifestar su apoyo a Maduro, reveló a través del vocero de la cancillería, Geng Shuang, que mantiene “contactos cercanos con todas las partes del conflicto”.

Rusia, por su parte, elevó el tono este 31 de enero. El Ministerio de Asuntos Exteriores, advirtió que hay riesgo de un “conflicto armado de envergadura pues la oposición y Estados Unidos parecen dispuestos a todo”.

Subrayó que las acciones contra PDVSA son un “acto de sabotaje que acarrea un daño geopolítico internacional”.

El canciller Sergey Lavrov, instó a la oposición a abrir el diálogo sin condiciones y anunció que su país está preparado para participar en los formatos internacionales de mediación que se establezcan.

Según Lavrov, cualquier iniciativa de negociación debería “ser imparcial” y debe unir “un amplio rango de actores internacionales que tienen tanto influencia sobre el Gobierno como sobre la oposición”, incluyendo China. Multipolaridad.

Con todos, menos con Maduro

¿Un salvavidas lanzado a Maduro o una estrategia para enfriar y frenar el progresivo cerco en torno al dictador? Sea como sea, la propuesta de López Obrador y Tabaré Vázquez a la ONU llega menos de 24 horas después de las declaraciones del Kremlin.

Guaidó ya respondió: no habrá diálogo para mantener a un violador de derechos humanos en el poder; solo se negociará para cesar la usurpación del Ejecutivo y garantizar la convocatoria urgente de elecciones libres.

Y les recordó que Maduro ha sido denunciado ante el Tribunal Penal Internacional por crímenes contra la humanidad: al menos 131 ejecutados, 280 casos de tortura, 192 violaciones y la prisión ilegal de 12 mil personas.

En la misma línea, Estados Unidos ha dicho que en el caso de Venezuela maneja todas las opciones, menos la permanencia del narcodictador.

El retiro de Estados Unidos del Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF), firmado con la Unión Soviética en 1987, eleva la tensión y da otra densidad a las palabras de ambos garantes de los actores locales.

Para quien juzgue a Trump como un loco, recuérdese como desactivó el conflicto, también nuclear, con Corea del Norte a mediados del año pasado. Es un negociador nato que apuesta muy alto y a ganar.

La situación internacional evoluciona con gran velocidad y es previsible que ese ritmo continúe. Parece que, o hay un acuerdo entre Trump y Putin que contemple la salida de Maduro o el cierre del conflicto será brusco. Es difícil prever si Maduro lo aceptará. Esta acorralado, y las bestias acorraladas suelen ser peligrosas.



Más información

Mochila Política 63 - Enero 22, 2019 - Golpe de estado técnico

Mochila Política 63
Enero 22, 2019
Golpe de estado técnico

Por Héctor Moreno

Amparado en su legitimidad y en la “urgencia” del cambio de régimen, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador se ha caracterizado las primeras semanas por torcer la ley para los intereses de su

grupo, lo cual equivale a un golpe de estado técnico.

Sin el menor rubor tiene sometido al Poder Legislativo y trata de hacer lo mismo con el Judicial.

Las acciones del gobierno y de su partido han tenido como premisa cumplir la voluntad del Jefe del Ejecutivo, sin importar la constitucional división de poderes.

Algunas de sus acciones y respuestas a diferentes situaciones perfilan el resurgimiento de un régimen hegemónico, sustentado en las formas del autoritarismo priísta y en acuerdos opacos con actores del viejo sistema.

La capacidad de comunicación es el gran activo del Presidente López Obrador y su gobierno.

La incapacidad e inexperiencia de gobierno se asoman ya como una de las principales debilidades.

Discrecionalidad, la marca

Han sido diversos los temas de las primeras semanas del nuevo gobierno en los cuales asoma la discrecionalidad y el autoritarismo.

El más relevante en términos económicos ha sido la cancelación de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

La iniciativa para reducir los sueldos de los funcionarios públicos de primeros niveles para que nadie gane más que el Presidente de la República llevó una dedicatoria particular a jueces y magistrados del Poder Judicial.

Ello ha derivado en cientos de amparos de funcionarios de diversos órdenes, una vez que la Corte admitió sus recursos hasta la validación completa de la medida.

Aunado a ello, ejerció presión para que Arturo Zaldívar Lelo de Larrea fuera electo como presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Zaldívar es su amigo personal y está ligado al matrimonio de Irma Eréndira Sandoval, actual secretaria de la Función Pública y John Ackerman, académico y asesor de López Obrador. Un hermano de Irma Eréndira trabaja con el Ministro y otro de sus hermanos es dirigente de Morena en el estado de Guerrero. A éste último se le ha señalado de ser el orquestador del abucheo al gobernador de ese estado, Héctor Astudillo Flores en una gira con el Presidente.

La elección del Fiscal General de la República se hizo a la voluntad del Presidente López Obrador para llevar a uno de sus cercanos, Alejandro Gertz Manero, sin un rediseño constitucional como lo habían venido exigiendo más de 300 organizaciones ciudadanas.

En medio de la tragedia por la explosión del ducto de Tlahuelilpan, Hidalgo con un saldo hasta ahora de 91 muertos, decenas de heridos y desaparecidos, el Presidente López Obrador también ha mandado señales de su justificación para desatender la Ley.

“El gobierno no actuará contra quienes se ven obligados a cometer ilícitos” ha dicho sobre pobladores que se dedican a la venta ilegal de combustible (huachicoleros) y ante el cuestionamiento de por qué no se llevó a cabo una licitación en la compra de 517 pipas que costaron 85 millones de dólares (unos 1,660 millones de pesos) su respuesta fue: “Porque no tenemos problemas de conciencia, no somos corruptos”.

Aliados del viejo régimen

Para sacar adelante sus proyectos o atender coyunturas, el Presidente López Obrador se ha aliado con actores del viejo régimen priísta.

Dos de esos casos son la aprobación de la Guardia Nacional en la Cámara de Diputados y la designación del gobernador interino de Puebla, tras la muerte de la mandataria Erika Alonso y su marido, el coordinador de los senadores del PAN, Rafael Moreno Valle.

En el primero de ellos, Morena, el partido del Presidente se alió con el PRI para lograr la mayoría calificada y el asunto no es menor, pues dicho partido quedó bajo control del grupo de Miguel Ángel Osorio Chong, actual coordinador de los senadores tricolores y ex secretario de Gobernación.

Aún así, López Obrador externó su molestia por cambios en la iniciativa y ya instruyó al grupo de Morena en el Senado para que la rectifiquen con sus indicaciones.

Por otro lado, la designación de Guillermo Pacheco Pulido es abiertamente señalada en Puebla como la mejor expresión que refrenda la alianza del “Gober precioso” Mario Marín con el grupo de López Obrador.

Ya en las elecciones del año pasado, el grupo de Marín colocó varios candidatos de Morena a diputados locales y alcaldes.

Pacheco Pulido es un priista identificado con el nacionalismo revolucionario y distinguido miembro de la masonería local.

Fue presidente del Supremo Tribunal de Justicia de Puebla con el gobernador Melquiades Morales, considerado el verdadero padrino político del extinto Rafael Moreno Valle Rosas.

Moreno Valle fue un político del viejo sistema priísta (atraído al PAN por el ex presidente Felipe Calderón) forjó su trayectoria en el albiazul apoyado en un grupo de liberales (Mochila Política 18. Junio 29, 2017. El Frente, un dardo envenenado), constituyó un grupo de poder, no una corriente ni doctrinal ni política.

Bajo ese acuerdo de grupos, el escenario más probable para Puebla es el triunfo del viejo sistema priísta encarnado en Morena

El gobierno del Presidente López Obrador ha prometido que transparentará toda la investigación sobre la caída del helicóptero donde viajaba el matrimonio y donde fallecieron otras personas.

Un caso similar se está configurando en Baja California en donde este año habrá de elegirse gobernador. Huestes del ex gobernador Xicoténcatl Leyva Mortera (destituido por Carlos Salinas de Gortari por haber perdido las votación federal en 1988) actúan ya bajo las siglas de Morena, partido al que las encuestas conceden desde ahora amplia ventaja.

Acciones como estas refrendan la tesis sobre el pacto de impunidad entre López Obrador y los viejos grupos priístas.

Con los medios y la minoría rapaz

En plena crisis de desabasto de gasolina por la guerra contra el huachicoleo, el Presidente López Obrador se reunió con integrantes del Consejo Asesor de Empresarios y entre los asistentes figuraron: Miguel Alemán Magnani, de Interjet; Ricardo Salinas Pliego de Grupo Salinas; Miguel Rincón de Biopapel; Carlos Hank González de Banorte; Olegario Vázquez Aldir de Grupo Angeles; Daniel Chávez de Grupo Vidanta; Bernardo Gómez de Grupo Televisa.

Además Alberto de la Fuente, director de Shell en México, Miguel A. Loya, de Grupo Vitol; Mónica Boe, country Manager de Equinor antes Statoil; Dionisio Garza de la petrolera Jaguar y Luis Vázquez Sentíes, presidente de la Asociación Mexicana de Gas Natural y presidente ejecutivo de Diavaz.

La reunión tuvo sus frutos políticos.

Es hora de confiar en la lucha del gobierno, dijo al término de la reunión Olegario Vázquez Aldir, también dueño del diario Excélsior y de la cadena Imagen, de radio y televisión.

Esos medios fueron señalados en el sexenio anterior de ser los voceros oficiosos del gobierno de Enrique Peña Nieto, dada la cercanía personal del ex presidente de México con Vázquez Aldir.

A Banco Azteca (Ricardo Salinas pliego) y Banorte (Hank González) el gobierno les asignó la distribución de recursos a los beneficiarios de los programas sociales.

Lo bueno es que Alejandro Valenzuela, ex directivo de Banorte y actual director de Banco Azteca ya aclaró que López Obrador no eligió Banco Azteca por ser “cuate” de Salinas Pliego.

Dos rasgos más destacan en el nuevo gobierno: el activo más importante sigue siendo la capacidad de comunicación del Presidente López Obrador, es creíble y dota de la misma a su partido, como lo muestran todas las encuestas en donde el respaldo varía de un 77 a un 80 por ciento.

El otro es el extendido cuestionamiento a muchos funcionarios del gobierno federal. La crisis de desabasto de gasolina en varios estados por la guerra al huachicoleo ha sido un parámetro y algunos datos sobre funcionarios de Pemex parecen soportar esa percepción.

La logística de distribución de Pemex está cargo de Emiliano González del Villar, ex director de asuntos internos de la Policía de la Ciudad de México; Rogelio Hernández Cázares es el director general de Pemex Fertilizantes fue director del Seguro Popular en Oaxaca y acusado de desviar mil 500 millones de pesos.

Marcos Manuel Herrerías Alamina es el director Corporativo de Administración y Servicios, y fue el encargado de asignar 97.2 millones de pesos en contratos de la Ciudad de México a las asociaciones Honestidad Valiente y Austeridad Republicana, ambas financieras de las actividades políticas de López Obrador.

Así, en sus primera semanas, el gobierno de López Obrador ha dado pasos hacia un régimen autoritario al romper pilares del orden público en alianzas obscuras con actores del antiguo régimen; ha evidenciado falta de capacidad y generado incertidumbre. Este es un escenario que puede llevar al país a un populismo exacerbado o a un descontrol.



Más información

Mochila Política 62 - 20 de diciembre 2018 - Año 2 - El retorno de los viejos grupos

Por Héctor Moreno

El pago de favores del Presidente Andrés Manuel López Obrador a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), con la derogación de la reforma educativa y el inicio del sistema “Benito Juárez” de 100 nuevas universidades evidencia las alianzas con

miras a restaurar el viejo sistema priista autoritario y populista.

López Obrador da fuerza a una de las agrupaciones políticas forjadas en los años setenta, cobijada financieramente durante décadas por echeverristas y radical opositora a las diversas propuestas de modernización educativa desde los años noventa.

La génesis e historia de la CNTE permite establecer que se trata de recuperar para los grupos liberales y radicales el control de la educación de niños y jóvenes, un proyecto de largo plazo.

Eso explicaría la prisa por los cambios legales y la asignación de recursos desde el primer año de Gobierno para la apertura de esos centros de educación superior.

Origen es destino

La coincidencia de objetivos de López Obrador y la CNTE tiene orígenes en los viejos grupos del sistema.

Con varios años de actividades previas, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación fue fundada el 18 de diciembre de 1979, como culminación de los trabajos del Primer Foro Nacional de Trabajadores de la Educación y Organizaciones Democráticas del SNTE, realizado en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

En esa época surgieron las “coordinadoras” como aglutinadoras de movimientos en diversas áreas, como la Coordinadora Sindical Nacional (Cosina); la Coordinadora Nacional del Movimiento Urbano Popular (Conamup) y la Coordinadora Nacional Plan de Ayala.

La política interior del país recaía en el entonces subsecretario de Gobernación, Fernando Gutiérrez Barrios y su equipo, entre quienes ya se encontraba Manlio Fabio Beltrones.

Dotar de fortaleza económica y política de la CNTE correspondió a un grupo de Oaxaca impulsado en el sexenio del Presidente Luis Echeverría Álvarez.

Esa entidad atravesó por inestabilidad política desde los setenta hasta 1986 en que el priista Heladio Ramírez López asumió como gobernador. Habían pasado cuatro mandatarios estatales.

Ramírez López, egresado de la UNAM, fue jefe del sector juvenil del PRI entre 1966 y 1970 y desde ahí se integró al grupo de Echeverría, quien era secretario de Gobernación.

Veinte años después, Ramírez llegó a ser gobernador de Oaxaca y se rodeó de asesores también formados por Echeverría. Invitó a Fausto Cantú Peña, ex director del Instituto Mexicano del Café; a Augusto Gómez Villanueva, quien fuera jefe del Departamento de Asuntos Agrarios y Colonización y a Armando Labra Manjarrez lo llevó como su coordinador de asesores.

Nombró como su delegado de gobierno en el Istmo de Tehuantepec a José Antonio Estefan Garfias, quien fuera secretario de Transporte y Vialidad, en el gobierno de Gabino Cué y candidato perdedor de la alianza PAN –PRD en los comicios de junio de 2016.

En octubre de 1992 Ramírez López firmó un acuerdo mediante el cual le entregaba el control del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca, (IEEPO), a la sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. Ello le significó el ingreso de miles de millones de pesos a ese grupo.

Así pasaron cuatro sexenios: Diódoro Carrasco Altamirano (1992-1998), José Nelson Murat Casab (1998-2004), Ulises Ruiz Ortiz (2004-2010) y el de Gabino Cué Monteagudo (2010-2016).

Un informe del gobierno de Cué Monteagudo advertía:

En Oaxaca el sector educativo arrastra un déficit financiero de más de 4 mil 809 millones de pesos, derivado de la sobrecarga de prestaciones, primas vacacionales y días adicionales de aguinaldo autorizados a profesores de la Sección 22, cedidas durante los últimos cuatro gobiernos priistas, principalmente durante el régimen del ex gobernador José Murat.

Los 73 mil profesores de la sección 22 cuentan con las prestaciones más altas del país: 90 días de aguinaldo, prima vacacional, bonos de productividad, estímulos de puntualidad, tres meses de vacaciones, el derecho a tres préstamos anuales, una canasta navideña y de despensa, así como apoyo de transporte.

Todo eso se acabó en agosto del 2015 cuando legalmente se le quitó el control del IEEPO a la disidencia magisterial y se iniciaron los procesos penales en contra de sus dirigentes.

Ese año y el siguiente, Morena, la CNTE, el Frente Popular Revolucionario; el movimiento alrededor de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa; así como el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y otras organizaciones formaron un frente con miras a la sucesión presidencial.

Apoyos y pagos

Durante la campaña electoral, la CNTE apoyó a López Obrador y su principal demanda fue derogar la reforma educativa.

Otra demanda, no menor por su significado, fue la reapertura de la normal rural “El Mexe”, en el estado de Hidalgo.

El pasado 13 de diciembre, el Presidente firmó la iniciativa con la cual se derogó la reforma educativa, una de cuyas partes sustanciales fue la desaparición del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE) con lo cual desaparecen las evaluaciones al magisterio por parte de una entidad independiente.

Desaparecer el INEE y conceder la evaluación a las autoridades educativas y al magisterio es como si se devolviera a la secretaría de Gobernación la facultad de organizar las elecciones, han advertido expertos.

Ese día se anunció la liberación de dos profesores presos por ser considerados “presos políticos” y se develó que están en estudio otros cuatro casos más.

Para cumplir con su promesa de obligatoriedad de la educación superior y de la creación de 100 universidades públicas en el país, López Obrador asignó un presupuesto de mil millones de pesos para 2019 y realizó un acto simbólico de apertura de la primera.

Ambiguo, el Presidente López Obrador se refirió a la escuela de El Mexe como normal rural y como universidad, pero no precisó donde estarían las otras 99 ni el proceso para elegirlas y ponerlas a funcionar.

Las normales rurales fueron diseñadas en la década de los 30 del año pasado, bajo los principios de la educación socialista de la época, para atender las necesidades educativas en esas comunidades. De acuerdo con algunos testimonios, en ellas se enseñaba “el materialismo histórico como fundamento científico para el ejercicio de la docencia y el pensamiento socialista como una guía para la vida, se trabajaba para crear una conciencia de clase a través del ideario de Carlos Marx, Federico Engels y Lenin”.

Las escuelas normales rurales Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero; Atequiza, de Jalisco, la de Cherán, Michoacán y la “Luis Villarreal” ubicada en la comunidad de El Mexe, Hidalgo fueron algunas de ellas.

Desde los años noventa, el gobierno federal emprendió acciones para cerrarlas y en 2015, de acuerdo a información oficial, funcionaban 17 con un total de 6 mil 766 alumnos.

Ahí arrancó López Obrador simbólicamente su reforma educativa de la Cuarta Transformación, en unas instalaciones donde principalmente se adoctrinó a miles de jóvenes bajo los criterios de la lucha de clases.

Esas acciones contrastan con dos presuntos errores del gobierno lopezobradorista en sendas iniciativas de Ley: haber desconocido la autonomía universitaria y haber reducido entre un 1 y un 4 por ciento a las universidades, entre ellas a la UNAM.

Y el sexenio apenas empieza.



Más información

Mochila Política 61 - Año 2 - Diciembre 1, 2018 - La restauración del viejo sistema

Por Héctor Moreno

Como Presidente, Andrés Manuel López Obrador dejó hoy dos cosas en claro: su carácter liberal y la restauración del viejo sistema populista.

Hace unos días, en un hecho inédito, López Obrador, en calidad de Presidente electo, tuvo una reunión a campo abierto con

decenas de miembros de las Fuerzas Armadas para pedirles su apoyo en el combate a la delincuencia organizada.

El hecho tiene varios significados: el primero, que nunca en la historia moderna del país se había dado una reunión de esta naturaleza, segundo, porque López Obrador había sido un crítico permanente de las Fuerzas Armadas calificándolas incluso de asesinas y en esta ocasión hasta les lanzó vivas.

La tercera señal fue que en su discurso aseguró: “el país se encuentra en estas condiciones de grave crisis de violencia, como nunca se había padecido, y que se originó hace 36 años por la aplicación de una política económica que hizo a un lado al pueblo de México; que fue antipopular, entreguista y ni siquiera dio resultados”.

La fecha es 1982, al término del gobierno de José López Portillo, el autollamado “último Presidente de la Revolución”.

Esa idea fue el eje de su discurso de toma de protesta.

Mientras que hizo un reconocimiento al periodo del “desarrollo estabilizador”; al periodo 1970-1982 le reconoció que se registró en el país un crecimiento del 6 por ciento, aunque con “graves desequilibrios”. Eso fue lo único que dijo.

En realidad Luis Echeverría y José López Portillo metieron al país en una grave crisis económica por sus medidas populistas. Incluso, con Echeverría se dio una violencia política en contra de opositores al sistema (Mochila Política 60. AMLO, el discurso del odio; la evocación de Echeverría. 13 de noviembre de 2018).

El Presidente López Obrador quiere regresar a México a esa época. Su mensaje de hoy es claro: son 36 años perdidos y hay que rescatarlo.

Al igual que en campaña y como Presidente electo, reiteró su postura clasista: “Ya el gobierno no va a ser un comité al servicio de una minoría rapaz”. Así ha llamado a los grandes empresarios del país, a los del Consejo Mexicano de Negocios, quienes, a cambio, le hicieron un video de apoyo difundido ampliamente en redes.

Y a pesar de que aseguró que en estos 36 años el país ha sufrido “la más inmunda corrupción pública y privada”, hizo explícito su pacto de impunidad: no perseguirá a los corruptos del pasado. Meteríamos al país en una fractura, en un conflicto y confrontación, justificó.

Fue claro: impunidad a cambio de estabilidad.

Sus dichos acreditan el arreglo entre los grupos del viejo sistema político priísta.

Eso explicaría en gran medida algunos hechos previos a su toma de posesión.

El gobierno de Enrique Peña Nieto está percibido como el gobierno más corrupto e incapaz de México, pero aún así, el nuevo mandatario ha dicho que no lo investigará.

Además de una cortesía inusitada con el ahora ex presidente (explicada solo por los acuerdos de impunidad), hay algunos casos judiciales sobre corrupción político-económica que han cambiado de rumbo. Elba Esther Gordillo, ex lideresa magisterial procesada por delincuencia organizada y fraude ya fue exonerada, y avanza para regresar a controlar al magisterio.

Alejandro Gutiérrez, operador del PRI para desviar recursos públicos para las campañas electorales hace dos años, también ya salió de la cárcel.

Si en el viejo sistema, el Presidente gozaba de poderes metaconstitucionales, algunos de los cuales ya fueron acotados legalmente, ahora López Obrador ha encontrado una manera de reconcentrar todo el poder político y económico.

Dotó a la secretaría de Hacienda de un poder para concentrar todas las compras de todo el gobierno federal; designó delegados políticos en cada entidad, a través de los cuales se decidirá cómo se aplica el gasto federal (en México, los recursos federales representan el 90 por ciento de los ingresos en cada estado) y además esos delegados encabezarán la lucha contra el crimen organizado.

López Obrador, cambió la estrategia en contra del crimen, y militarizó la estructura gubernamental en materia de seguridad, lo cual le costó el rompimiento con las organizaciones sociales que durante los últimos 12 años han exigido regresar al Ejército y a la Marina a los cuarteles por los abusos e impunidad en sus acciones.

De izquierda no, liberal sí

Aunque exista una lógica mediática y en redes digitales de presumir al de López Obrador como un gobierno de “izquierda”, su discurso de hoy lo reitera como un liberal revolucionario, decimonónico, admirador de Benito Juárez.

A la política económica de los últimos 36 años la llamó “neoliberal” o “neoporfirista”.

“… en estas últimas tres décadas las máximas autoridades se han dedicado, como en el Porfiriato, a concesionar el territorio y a transferir empresas y bienes públicos, e incluso funciones del Estado a particulares nacionales y extranjeros”, acusó.

En sus promesas reiteró su origen: “Habrá un auténtico Estado de derecho, tal como lo resume la frase de nuestros liberales del siglo XIX, al margen de la ley nada y por encima de la ley nadie”.

“Juárez decía que los funcionarios debían aprender a vivir en la justa medianía, y nosotros sostenemos que no puede haber gobierno rico, con pueblo pobre”, insistió en otro momento.

Para las relaciones internacionales mantuvo su misma línea de pensamiento:

“México no dejará de pensar en Simón Bolívar y en José Martí, quienes junto con Benito Juárez siguen guiando con sus ejemplos de patriotismo el camino a seguir de pueblos y de dirigentes políticos”.

Tuvo el detalle de mencionar expresamente quiénes son sus amigos: Lenín Moreno Garcés, presidente de la República de Ecuador; Evo Morales, presidente del estado plurinacional de Bolivia; a Miguel Ángel Revilla, presidente del gobierno de Cantabria, lo calificó incluso de entrañable, y Jeremy Corbyn, miembro del Parlamento del Reino Unido, dirigente del Partido Laborista.

Su identidad liberal la marcó hasta el final:

“Por último, así como soy juarista y cardenista, también soy maderista y partidario del sufragio efectivo y de la no reelección”.

Y lanzó una advertencia:

“Por eso aplicaremos rápido, muy rápido, los cambios políticos y sociales para que si en el futuro nuestros adversarios, que no nuestros enemigos, nos vencen, les cueste mucho trabajo dar marcha atrás a lo que ya habremos de conseguir. Como dirían los liberales del siglo XIX, los liberales mexicanos, que no sea fácil retrogradar”.

El viejo sistema priísta, populista y liberal está de regreso.



Más información

Mochila Política 60 - Año 2 - 13 de noviembre de 2018 - AMLO, el discurso del odio; la evocación de Echeverría

Por Héctor Moreno

El uso constante de un discurso de división y odio, así como de promesas populistas de parte del Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador evoca el sexenio de Luis Echeverría, porque esas actitudes fueron el precedente para la violencia política y el desastre

económico.

No solo se trata de un parecido de ambos en el estilo personal de gobernar, sino de su origen de una misma matriz ideológica política, cuyas raíces se encuentran en aquel viejo sistema priista.

Ideológicamente, para diversos analistas, la trayectoria de López Obrador y su grupo se inscribe en las corrientes del cardenismo – lombardismo – echeverrismo postulantes y defensoras del nacionalismo revolucionario, una especie de socialismo a la mexicana.

Por eso, para algunos líderes de la izquierda, López Obrador es un liberal revolucionario, con lo cual se explica su admiración –casi idolatría por Benito Juárez – y los héroes oficiales como Francisco I. Madero, Lázaro Cárdenas.

Ese origen y permanencia en sus postulados lo hizo encontrar puntos de convergencia con la izquierda histórica, pero también le ha hecho diferenciarse claramente de ellos, al grado de contar hoy con un instrumento nuevo, como lo es Morena, a costa de desfondar el único resquicio de la izquierda, el PRD.

Pero en la práctica, López Obrador y su grupo han ido asumiendo actitudes de división, encono, excluyentes… y sin haber llegado todavía al poder.

El odio promovido desde el poder

La administración de Luis Echeverría Álvarez, 1970 – 1976, estuvo marcada por una violencia política en la cual, el hecho más sentido fue el asesinato de Don Eugenio Garza Sada, reconocido como un gran mexicano por sus obras.

Durante los funerales, el 18 de septiembre de 1973, frente a Echeverría, Ricardo Margain Zozaya lo acusó de haber sido el autor intelectual del hecho.

“Lo que alarma no es tan solo lo que hicieron, sino por qué pudieron hacerlo”, cuestionó.

“La respuesta es muy sencilla, aunque a la vez amarga y dolorosa. Solo se puede actuar impunemente cuando se ha perdido el respeto a la autoridad; cuando el Estado deja de mantener el orden público; cuando no tan solo se deja que tengan libre cauce las más negativas ideologías, sino que además se les permite que cosechen sus frutos negativos de odio, destrucción y muerte.

“Cuando se ha propiciado desde el poder a base de declaraciones y discursos el ataque reiterado al sector privado, del cual formaba parte destacada el occiso, sin otra finalidad aparente que fomentar la división y el odio entre clases sociales”.

Conocer algo del contexto puede ilustrar algunos aspectos de la trascendencia del asesinato del Garza Sada.

Una de las versiones más extendidas como posible causa del asesinato de Garza Sada fue el rescate financiero que iba a hacer a la cadena de 37 periódicos propiedad del entonces Coronel José García Valseca, cuyo medio insignia era El Sol de México.

Imposibilitado para pagar una deuda al gobierno, el militar recurrió al empresario regiomontano, quien habría accedido a adquirir los diarios, pero fue asesinado antes de que se cerrara la operación.

García Valseca provenía de una corriente de militares revolucionarios entre quienes estaban los hermanos Manuel y Maximino Ávila Camacho, quienes habían sido presidente y gobernador de Puebla. Formaban parte de un grupo político distinto al de Echeverría, más identificado con Lázaro Cárdenas y José Guadalupe Zuno.

El gobierno de Echeverría tomó el control de los “soles”. En su primer consejo figuró Juan Francisco Ealy Ortiz, quien salió al poco tiempo para convertirse en propietario de El Universal, donde actualmente permanece.

A Mario Vázquez Raña, empresario de una familia mueblera, el gobierno le vendió la cadena y la dirigió hasta su muerte.

La violencia política

La polarización durante el sexenio de Echeverría la marcó la transformación ideológica del PRI hacia la socialdemocracia, en la cual Porfirio Muñoz Ledo jugó un papel relevante; su afán de imponer una educación sexual a través de los libros de texto sin consultar a los padres y la promoción para legalizar el aborto.

Igualmente, los constantes enfrentamientos con el sector privado y la “reacción” política.

En ese ambiente se dieron también otros hechos de violencia.

En 1972, Genaro Vázquez Rojas, jefe de la Asociación Cívica Nacional Revolucionaria (ACNR) murió en un extraño accidente carretero cerca de Morelia, Michoacán.

Joel Arriaga Navarro y Enrique Cabrera, dirigentes comunistas fueron asesinados en Puebla ese mismo año.

Dos años después, Lucio Cabañas Barrientos, líder del Partido de los Pobres fue abatido.

El 12 de septiembre de 1975, Carlos Ramírez Ladewig, jefe político de la Federación de Estudiantes de Guadalajara (FEG) fue asesinado a balazos. Álvaro Ramírez Ladewig y su hijo, Carlos Ramírez Powell siempre denunciaron que fue un crimen de Estado, ordenado por el Presidente Luis Echeverría Álvarez.

El 22 de noviembre de 1975, durante la Segunda Peregrinación Nacional Juvenil al Monumento de Cristo Rey, en Guanajuato, los jóvenes Juan Bosco Rosillo Segura y César Fernando Calvillo Silva fueron asesinados por grupos armados en las faldas del Cerro del Cubilete.

El 19 de marzo de 1976, apenas tres meses después de que Echeverría dejó el poder, Ramón Plata Moreno, líder social católico fue víctima de un atentado en la capital del país.

La era de López Obrador

El discurso de división de López Obrador ha sido una constante, a pesar de vaivenes temporales acordes a la coyuntura política.

Su animosidad a los empresarios, a quienes en su reciente campaña descalificó como una “minoría rapaz” , no es nueva.

Baste citar un escrito suyo publicado en un suplemento de La Jornada, el 5 de diciembre de 2007, sobre los “10 años de gobierno de izquierda en el DF. 1997-2007”.

“Esos personajes de las cúpulas empresariales son gente muy atrasada y actúan con mucha hipocresía: se la pasan en la iglesia, pero no saben qué es el cristianismo, no tienen amor al prójimo, son totalmente egoístas, el dinero los tiene enfermos y es su verdadero Dios”, escribió el tabasqueño.

Además, la incorporación a su equipo de trabajo de algunos personajes formados bajo el echeverrismo, como Porfirio Muñoz Ledo, Manuel Bartlett Díaz, Ignacio Ovalle Fernández, Ifigenia Martínez, entre otros, marca una liga con esa corriente.

Como ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Olga Sánchez Cordero votó en contra de que se ejercitara acción penal en contra de Echeverría por la represión del 10 de junio de 1971, el llamado “halconazo”.

Con esos antecedentes, las descalificaciones de López Obrador a la prensa y adversarios como “fifís”; su lenguaje decimonónico –para emular a Juárez – de tildar de conservadores a quienes no piensa como él y su grupo; sus promesas de bienestar sin ofrecer cómo las hará realidad recuerdan a ese populismo de hace 40 años.

Frente a miles de personas que marcharon en la Ciudad de México para exigirle respeto a la legalidad y no realizar más consultas a modo, su respuesta no deja lugar a dudas, se asume como adversario, no como Presidente electo y desafía con más consultas a su manera.

Su discurso de división, de odio, lleva, inevitablemente a evocar el sexenio de Luis Echeverría.



Más información

Mochila Política 59 Año 2 - 3 de noviembre de 2018 - ¿Quién teme a Moro?

Mochila Política 59
Año 2
3 de noviembre de 2018

¿Quién teme a Moro?


Por Diego Hernández

El 13 de marzo de 2016, en la mayor manifestación ciudadana en la historia de Brasil, además de “fora Dilma” y “nossa bandeira jamais será vermelha (roja)”, una de las frases de

orden más utilizadas era: “somos todos Moro”.

Ese domingo, casi cinco millones de personas inundaron las calles de 377 ciudades del país para pedir el impeachment de la entonces presidente Dilma Rousseff, exigir la prisión del exmandatario Luiz Inácio “Lula” da Silva y dar respaldo irrestricto a Sergio Moro, el magistrado responsable por la mayor investigación criminal en la historia de Brasil, denominada Operación “Lava Jato”.

La revista Fortune evaluó de forma certera este hecho y colocó al juez Moro en el lugar 13 de su lista de 50 líderes que “están transformando el mundo e inspirando a otros a hacer lo mismo”. El magistrado es una referencia internacional en el combate a la corrupción y un símbolo de renovación moral y política para sus compatriotas.

Hoy, a dos años y medio de distancia, este es el cuadro: Dilma cayó, Lula está en la carcel y Moro ha sido nombrado ministro de Justicia por el presidente electo, Jair Messias Bolsonaro, este jueves 1 de noviembre. La prensa “progresista” y la izquierda reaccionaron airadamente. Aseguran que su incorporación al nuevo gobierno es una “prueba irrefutable” de que condenó a Lula por “fines políticos”.

¿Qué significa el nombramiento de Moro?

Por las manos de Moro han pasado casi todos los casos de la Operación Lava Jato, que, desde 2014, ha develado y desmontando una vasta red de corrupción operada por el Partido de los Trabajadores (PT) para sustentar un proyecto de poder de largo plazo, que ha alcanzado poderosos políticos de diversos partidos y grandes empresarios, hasta hace poco considerados intocables.

La “Lava Jato” cambió el rostro del país, impactó a la región y es puesto como un modelo a seguir: llevó a prisión, por ejemplo, al magnate de la construcción Marcelo Odebrecht y a “Lula”, colocó bajo investigación a otros cuatro exmandatarios brasileños y, por lo menos, a 19 expresidentes latinoamericanos. Hasta ahora está prevista la recuperación de poco más de 12 billones de reales, de los que ya fueron devueltos casi dos billones.

No hay ningún caso comparable en América Latina. Se trata de un hecho inédito, que, además, cuenta con un amplísimo respaldo popular. La llegada de Moro al ministerio de Justicia instalará esa misma experiencia en el próximo gobierno. En cierto sentido, Bolsonaro, que prometió combatir sin tregua la corrupción, tendrá una “Lava Jato” operando ininterrumpidamente.

Moro, inicialmente reticente a la invitación, dijo haber aceptado porque podrá implementar una “fuerte agenda de combate a la corrupción y al crimen organizado” y eliminar el riesgo de retrocesos. Una de sus ideas es integrar el Consejo de Control de Actividades Financieras (Coaf) al Ministerio; quiere seguir en tiempo real las alertas a movimientos financieros irregulares.

Si se añade, además, que el capitán Augusto Heleno será el ministro de Defensa, una pinza eficaz estará montada para desarticular las redes de narcotráfico y venta ilegal de armas. Heleno fue Comandante Militar de la Amazonia, conoce el modus operandi de los criminales y sabe que reciben apoyo de Venezuela y Bolivia, pues, llegó a denunciarlo a Nelson Jobim, ministro de Defensa de Lula.

En pocas palabras el nombramiento de Moro significa la posibilidad de que, por primera vez desde la democratización, un gobierno emprenda un combate real y eficaz contra la corrupción y el crimen organizado. Sin duda, un duro golpe a la delincuencia, que puede alcanzar a personajes insospechados y tener repercusiones para el resto de la región.

¿Quién es Sergio Moro?

En abril de este año, el premio Nobel peruano, Mario Vargas Llosa dio a sus lectores un bosquejo de Moro:

“Hay muchas gentes admirables en Brasil [...] pero, si tuviera que escoger uno de ellos como modelo ejemplar para el resto del planeta, no vacilaría un segundo en elegir a Sergio Moro, ese modesto abogado natural de Paraná, que, luego de recibirse de abogado, entró a la magistratura haciendo oposiciones en 1996. [...] Han tratado de corromperlo, por supuesto, y sin duda es un milagro que esté todavía vivo. Pero allí está, formando parte de lo que viene siendo una verdadera, revolución silenciosa: el retorno de la legalidad, el imperio de la ley, en una sociedad a la que la corrupción generalizada estaba desintegrando e impidiéndole pasar de ser el “gran país del futuro” que ha sido siempre a ser el gran país del presente".

Moro tiene 46 años, nació en Ponta Grossa, una pequeña ciudad del interior del sureño estado de Paraná. Su infancia y juventud la pasó en Maringá, quizá la ciudad más católica y tradicional del estado. Hijo de los profesores Odete Starke e Dalton Áureo Moro. Su padre, ya fallecido, docente universitario de geografía, es recordado como un hombre discreto, honesto, modesto, enfocado en la familia y en su trabajo, que “creía en el imperio de la ley”. Su madre, mujer estimada en su comunidad, es ministra de la eucaristía.

Se formó en Derecho en la Universidad Estatal de Maringá en 1995. Un año después obtuvo, por concurso, el cargo de juez federal. En 1998 completó sus estudios en la Harvard Law School y participó en el programa de estudios sobre lavado de dinero del Departamento de Estado americano. Es doctor en Derecho por la Universidad Federal de Paraná, donde también es profesor. Es considerado uno de los mejores especialistas en lavado de dinero.

Moro normalmente no acepta entrevistas. Antes de asumir la “Lava Jato” ya era discreto, pero tenía más libertades. Llegaba todos los días a trabajar a la 13ª Vara Criminal Federal de Curitiba de bicicleta.

Es reservado en lo que respecta a su vida familiar. Amigos y familiares admiten son orientados para no exponerlos. Está casado con Rosângela Wolff de Quadros a la que conoció en 1996. También es formada en Derecho y su figura, delgada y menuda contrasta con la de Moro, alto y robusto. Ella, de ojos grandes y amplia sonrisa, extrovertida. Él, casi siempre serio y de ropas oscuras.

Tienen dos hijos en edad escolar. La familia vive en un departamento de clase media en la zona norte de Curitiba. Dos carros. Nada de ostentación.

Católico practicante, fue educado en la fe en casa y también por las carmelitas españolas que atendían el Colegio de la Santa Cruz, en Maringá, donde estudio hasta que cumplió 16 años. Ya adulto, con algunos jueces más cercanos mantuvo hasta antes de tomar la “Lava Jato”, un pequeño grupo de estudios religiosos que, evidentemente, también abordan asuntos políticos y sociales. Eran reuniones cerradas, según atestigua uno de los participantes. En ellas, Moro evidenciaba un amplio dominio de los temas tratados.

Para aceptar el encargo de ministro de Justicia en el gobierno Bolsonaro tendrá que poner fin a sus 22 años de magistratura, por lo que renunciará a una jugosa jubilación como juez. El presidente electo dijo sobre ese gesto: "pesó mucho esto en su decisión, pero él esta inmerso en el deseo de servir a la Patria a través del combate a la corrupción y al crimen organizado, es un acto noble".

¿Quien teme a Moro?

Moro tiene fama de juez inflexible. No de ahora. Tiene veinte años de servicio y desde el principio ganó esa reputación.

La “Lava Jato” cayó en sus manos de forma inesperada. Se limitó a hacer lo que había hecho desde siempre en su función y ganó así el respeto y admiración de sus colegas y de los ciudadanos que gradualmente iban conociendo su actuación.

Para el abogado Jorge Bernardi, “Moro mudó el paradigma de que criminales ricos y poderosos no van a prisión. Colocó al establishment en una situación inusitada. A fin de cuentas, ¿quién teme a Sérgio Moro? La respuesta es simple, todos aquellos que cometieron crímenes y creían estar por encima de la ley por poseer poder político o económico. Son ellos, los que temen a Moro”.

Buena parte del miedo de los políticos a Moro viene del hecho que todo los procesos de Moro son transparentes. Libera a la prensa todo el material que por ley le es permitido, para que la sociedad esté informada y acompañe el caso. La inspiración la encontró en la Operación Manos Limpias, desencadenada en Italia en 1992 y alcanzó a dos ex primeros ministros.

En un artículo de 2004, sobre dicha operación, escribió: “Un Poder Judicial independiente, tanto de presiones externas como internas, es una condición necesaria para soportar acciones judiciales de esta especie. Por tanto, la opinión pública, como ilustra el ejemplo italiano, es también esencial para el éxito de la acción judicial, pues torna visible aquello que otros quieren dejar en lo oscuro”.

El nombramiento de Moro puede tener repercusión en la región. Este “juez pueril y provinciano”, como le llaman sus detractores, esta siendo observado por otros en la Región. En la opinión del venezolano Moisés Naím, autor de “El fin del poder”, desde que la actuación de Moro vino a luz, “la coexistencia pasiva con la corrupción endémica se está convirtiendo en América Latina en un hábito del pasado”.



Más información

Mochila Política 58 Año 2 - Octubre 28, 2018 - Brasil, el giro a la derecha

Por Diego Hernández

Brasil tiene nuevo presidente: Jair Messias Bolsonaro. El gigante país sudamericano ha dado un giro histórico y monumental hacia la derecha. La llegada de Bolsonaro al poder representa el fin de más de 30 años de hegemonía cultural y política de la izquierda en

Brasil.

El candidato del Partido Social Liberal (PSL) obtuvo este domingo 28 de octubre el 55% de los votos válidos: casi 58 millones de sufragios. Y Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT), el candidato del expresidente Luiz Inácio ‘Lula’ da Silva, el 45%.

Así como en México la gente se hartó de la corrupción del gobierno priísta, en Brasil la gente se hartó de los desmanes del PT, de Lula y de Dilma.

Con una campaña modesta, que costó apenas 700 mil dólares recaudados a través de pequeñas donaciones, sin espacio en los grandes medios, enfrentando una onda sistemática de descalificaciones, y con todo el establishment cerrando filas en su contra, Bolsonaro impidió el retorno del lulopetismo al poder.

Lula pretendía regresar al Palacio de Planalto para continuar el proyecto de poder que quedó parcialmente truncado con la caída - vía impeachment - de la presidente Dilma Rousseff. Casi 60 millones de brasileños le dieron un rotundo ‘no’.

Desde la caída estruendosa del populista Fernando Collor de Mello en 1992, el país ha estado en manos de la izquierda. Primero con el reformista y edulcorado Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) y después con el socialista y de “masas" PT.

De 1995 a 2017 el PSDB - la derecha de la izquierda - y el PT - la izquierda de la izquierda que después, implementaron dos proyectos de poder diferentes pero hermanados.

Las investigaciones de los escándalos de Mensalão (compra de apoyo parlamentario por parte del gobierno Lula) y del Petrolão (desvío de recursos públicos de Petrobras) evidencian que el PT heredó del PSDB en enero de 2003 una extensa estructura de corrupción que fue mejorada, consolidada y ampliada en dimensiones insospechadas.

El sólido trabajo de la Operación Lava Jato, el multitudinario movimiento popular que provocó la caída de Rousseff y la inmensa movilización ciudadana que surgió para frenar la tentativa de imponer la ideología de género en el país son antecedentes directos del triunfo de Bolsonaro.

La inmensa mayoría de sus electores no emitieron un “voto ideológico”. No son derechistas, son ciudadanos comunes cansados con los desmanes del lulopetismo.

Son hombres y mujeres indignados por la enorme maquinaria de corrupción, molestos por el amplio proceso de cooptación de los diversos órganos del Estado por parte de un partido, hartos de una agresiva agenda cultural que agrede la vida y su familia.

Optaron por Bolsonaro y no le han endosado una carta en blanco. Es el primer presidente de derecha que el país tendrá desde la democratización. Han elegido recorrer un camino en el que nunca antes se habían aventurado porque la izquierda generó un ambiente profundamente tóxico que dividió al país.

Bolsonaro parece saber de ello y en su discurso de victoria, dijo a la multitud reunida frente a su casa: “Hago de ustedes mis testigos de que este gobierno será defensor de la Constitución, de la democracia y de la libertad. Eso no es una promesa de un partido, no es la palabra vana de un hombre; es un juramento a Dios, [...] lo que ocurrió hoy en las urnas no fue la victoria de un partido sino la celebración de la libertad por parte de un pueblo”.

Un signo de respeto al pueblo y una respuesta al los que, dentro y fuera del país, le rotulan como una amenaza a la democracia.

El triunfo de Manuel Andrés López Obrador a mediados de este año despertó el aplauso de la prensa internacional y de diversos actores globales. La victoria de Bolsonaro, como la de Donald Trump, por el contrario, sufre ya de la descalificación inmediata, a priori.

El ‘odio progresista’ se levantó contra el brasileño, a pesar que su legitimidad es comparable a la del mexicano.

El fenómeno Bolsonaro es similar, en varios aspectos, al que México experimentó en las elecciones de 2000 y de 2018. Hay motivaciones muy parecidas que detonaron el gatillo del cambio.

Vicente Fox perdió la oportunidad de desmontar el sistema y fue devorado por él. López Obrador se presentó al elector como un hombre fuera del sistema y, en realidad, es una de sus crías y lo esta reconstruyendo, aún antes de recibir la banda presidencial.

Bolsonaro enfrentara una oposición feroz del PT y de casi todo el espectro de izquierda. Haddad, que no felicitó al ganador, ya lo anunció. Pero también tendrá una base parlamentaria suficientemente amplia para articular la aprobación de reformas estructurales en el Congreso Nacional.

Hace algunas semanas, Bolsonaro aseguró que él no es “un mesías, ni el salvador de la Patria; sino simplemente un punto de inflexión para nuestro país”.

Casi 60 millones de brasileños le han creído y tendrá la oportunidad única de demostrar que es posible ofrecer un gobierno decente, respetar los valores más caros de un pueblo, y generar bienestar y oportunidades para todos desde ese campo político tan defenestrado denominado “derecha”.

Mauricio Macri y Sebastián Piñera no van por ese camino. Iván Duque y, ahora Bolsonaro son una interrogante a develarse en breve. Lo que parece seguro es que, para bien o para mal, el giro a la derecha que hoy Brasil ha dado tendrá consecuencias para toda la región.



Más información

Mochila Política 57 Año 2 - Octubre 26, 2018 - Bolsonaro sin adjetivos

Mochila Política 57
Año 2
Octubre 26, 2018
Bolsonaro sin adjetivos

Por Diego Hernández

Hay un consenso casi absoluto entre los grandes medios respecto al candidato a la Presidencia de Brasil, Jair Bolsonaro: Es una amenaza. Y no cualquiera, sino una mayúscula, cargada de

adjetivos.

La revista británica The Economist afirma que se trata de “la más nueva amenaza en América Latina” y The New York Times le define como “un ultraderechista de ideas repugnantes” que representa un riesgo para la democracia”.

Washington Post, Der Spiegel, La Repubblica, Le Monde, Le Figaro, y otros, que incluye a casi toda la prensa brasileña y latinoamericana abrazaron la misma narrativa. Pero nadie como El País: “Bolsonaro es una amenaza para el planeta”.

Y el historiador mexicano Enrique Krauze repite el mantra: es “un ultraderechista que flirtea con el fascismo […] y que está hecho de misoginia, racismo y homofobia”. Esos cuatro adjetivos están siempre presentes, como una letanía, en los ‘sesudos’ análisis del circulo rojo.

Misógino, homofóbico, racista, fascista. En resumen: un monstruo. Pero, de acuerdo con los más recientes estudios demoscópicos, ese “monstruo” será el próximo presidente de Brasil.

El último sondeo del instituto Paraná Pesquisas, publicado a dos días de la segunda vuelta, Bolsonaro tiene 61% de respaldo en la intención de voto y Fernando Haddad, el candidato del Partido de los Trabajadores (PT), tiene 39%. No hay una sola encuesta que dé la victoria a Haddad o que lo coloque en empate técnico con el diputado.

¿Por qué tantos brasileños apoyan a un “monstruo”? ¿Será que realmente todos los calificativos que se le atribuyen corresponden con la realidad? ¿O hay una campaña para deconstruir su imagen?

Antes de continuar, hago un paréntesis. Mis colegas y conocidos saben que he sido muy crítico del candidato Bolsonaro.

Sin embargo, es necesario reconocer que la mayor parte del material periodístico que trata de su persona y su candidatura es superficial y con frecuencia panfletario; normalmente está apoyado en frases distorsionadas o sacadas de contexto. Y, a veces en mentiras.

El Clarín, por ejemplo, publicó: Bolsonaro: “Los negros no sirven ni como reproductores”. Entre comillas, como frase literal.

En realidad, el candidato criticaba que los recursos económicos dados por el gobierno a las comunidades quilombolas - integradas por descendientes de esclavos - no tengan contrapartida y generen inactividad y dependencia.

Dijo haber conocido un quilombo donde “el afrodescendiente más ligero pesaba 7 arrobas [más de cien kilos], no hacen nada, yo creo que ni para procreadores sirven, y más de un billón de reales por año son gastados en ellos”.

¿Irrespetuoso? Sí. ¿Desafortunado? Sin duda. Pero no racista. Vinculó la incapacidad de procrear - en una broma pesada - a la obesidad y no al color de la piel, en una crítica dirigida al asistencialismo clientelista.

Joice Hasselmann, la mujer más votada para diputado de federal en la historia de Brasil - más de 1 millón de votos - dice: “Bolsonaro, ¿misógino, homofóbico, racista y fascista? ¡Para nada! Yo le conozco y convivo con él desde hace cinco años, puedo decir que es un hombre tradicional que tiene un alto sentido de la autoridad y que defiende valores”.

“¿Racista? Él se casó con la hija de un negro. A su suegro le dicen ‘negrão’. Uno de sus amigos más cercanos es también negro, Helio Barbosa, el candidato a diputado federal más votado en Rio de Janeiro”.

“¿Homofóbico? Le etiquetan porque se opone vehementemente a que haya un incentivo a la homosexualidad entre los niños. ¿Machista? Su esposa lo manda al pan los fines de semana. ¿Autoritario? Fue militar, tiene un sentido de autoridad más elevado que el promedio de los brasileños. ¿Violento? Fue él quien fue acuchillado en plena campaña. ¿Fascista? Vea usted quién le llama así y pregúntese por qué”.

Evidentemente, son palabras de una aliada. Pero en las antípodas tenemos el testimonio de Fernando Gabeira, político de izquierda, exguerrillero y fundador del PT, del que salió en 2003 a causa de la corrupción que abrazó la sigla y su ‘vaca sagrada’, el expresidente Luiz Inácio ‘Lula’ da Silva.

Fue diputado y compañero de Bolsonaro durante 16 años en la Cámara, donde fue defensor de la legalización de las drogas y de la agenda abortista y de género. En artículos recientes y en una entrevista enlista las virtudes y los defectos del candidato, reconoce que es un hombre sincero, con el que se puede dialogar y afirma que la democracia no está en riesgo si llega a la Presidencia.

“Mi experiencia es de quien defendió en el Parlamento banderas que Bolsonaro rechaza. Las frases cargadas de prejuicios que eventualmente decía son las mismas que escuchamos en las calles del país […] él está más cercano al espíritu mayoritario de las calles. […] no hay por qué rotularlo”.

Nacido en 1955 en el interior de São Paulo, Jair Messias Bolsonaro, es militar retirado con grado de capitán; fue diputado federal por Rio de Janeiro, con mandatos sucesivos desde 1991.

Miembro del llamado “bajo clero” parlamentario nunca tuvo su nombre vinculado a escándalos de corrupción, algo raro en políticos con tantos años de ejercicio.

Polémico, dice lo que piensa sin medir el impacto de sus palabras y, con frecuencia, sus dichos son poco afortunados o hasta lamentables. No se somete al imperio de lo políticamente correcto y carece de la disimulación o asepsia del político profesional.

Es divorciado y va en la tercera unión. Tuvo 3 hijos del primer matrimonio, todos son adultos y políticos, otro hijo del segundo enlace y un cuarto del actual, una niña. Lleva buena relación con sus excompañeras.

En la Cámara de Diputados fue un sólido aliado del movimiento provida y profamilia, especialmente de unos diez años para acá; sin embargo, defiende la pena de muerte para algunos crímenes, como el narcotráfico, "castración química" para violadores, y políticas de control natal para familias pobres que reciban el respaldo económico del gobierno.

Sus dos principales ejes de actuación han sido el combate a la corrupción política y la seguridad pública. En un país con 60 mil muertes violentas por año ha defendido enfáticamente el derecho de los ciudadanos a la posesión legal de armas.

Es fuertemente criticado por negar que los gobiernos militares en este país hayan sido una dictadura y por defender su actuación para frenar el avance de la guerrilla comunista. Por ello le rotulan de ‘fascista’, pese a que el padre de esa corriente fue un izquierdista, el italiano Giovanni Gentile.

La inmensa mayoría de los casi 50 millones de brasileños que votaron por él en el primer turno electoral, el pasado 7 de octubre, más que derechistas, son ciudadanos comunes cansados con los desmanes del lulopetismo y que desean un cambio real.

Indignados por la enorme maquinaria de corrupción, molestos por el amplio proceso de cooptación de los diversos órganos del Estado por parte de un partido, hartos de una agresiva agenda cultural que agrede su vida y su familia, esos brasileños se han tornado profundamente antipetistas.

“No, este país no tiene 47% de machistas, homofóbicos y racistas; el elector promedio de Bolsonaro no es nada de eso”, apunta Gabeira.

Y el próximo domingo 28 de octubre todo indica que esos electores repetirán la dosis en la segunda vuelta.

Una tercera vía

Nunca antes un candidato de derecha había tenido un respaldo tan expresivo desde la democratización del país en la que la hegemonía política y cultural de la izquierda permaneció inquebrantable hasta ahora.

Nunca antes en una elección presidencial brasileña, la izquierda y la derecha se habían confrontado tan abiertamente, sin complejos. Y para una enorme mayoría de electores la disyuntiva es clara: devolver el poder a la izquierda petista o cerrarle el paso a la "mafia comunista" optando por un rumbo nunca antes explorado, con un giro a la derecha.

Bolsonaro, a pesar de sus 30 años como diputado, es un ‘outsider’ real. Francisco Graziano, uno de los fundadores del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), sigla a la que renunció porque en la práctica pasó a respaldar a Haddad, declaró:

“Ninguna amenaza a la democracia es mayor que la vuelta del PT al poder. Por eso defiendo a Bolsonaro. Se guste o no de él, o de sus ideas, el capitán es el único que corre por fuera del sistema y es el candidato viable para derrumbar la podredumbre que domina la República”.

Son las palabras de un hombre que conoce por dentro las entrañas del establishment, que, dicho sea de paso, cerró filas en contra del intruso, que sufrió, incluso, un atentado.

Sin dinero - la campaña costó 700 mil dólares, de los cuales 84% provenía de pequeñas donaciones -, con un partido inexpresivo, sin espacio en los medios de comunicación, sin grandes estrategas, la campaña fue soportada por sus electores e impulsada enteramente a través de las redes sociales.

La elección presidencial brasileña guarda similitudes y diferencias con la estadounidense de 2016 y la mexicana de este año. Como Donald Trump, Bolsonaro es un outsider que consiguió comunicarse con el “forgotten man” por vías no convencionales. Las diferencias son notables, entre otras, su dinero y el partido.

Como López Obrador, Bolsonaro consiguió catalizar y capitalizar de forma contundente el hartazgo de un sistema profundamente corrupto y la imperiosa necesidad de cambio. Los opone algo que para los mexicanos es cada día más evidente: el líder de Morena nunca fue, en realidad, un hombre fuera del sistema, sino una de sus crías, que ahora apuesta en recrearlo.



Más información

Mochila Política 56 - Año 2 Octubre 22 de 2018 - El “Expreso de Soros” o la Caravana de migrantes

Por Héctor Moreno

Convertida en un teatro de operaciones políticas, la caravana de migrantes centroamericanos que atraviesa el país representa para el gobierno mexicano un desafío en su manejo humanitario y en equilibrar sus relaciones con algunos de los principales actores de la

política norteamericana.

Para el Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, la parada final de la caravana de migrantes centroamericanos es su alineación dentro de la disputa George Soros – Donald Trump impulsada por grupos conservadores del Partido Republicano en el marco de las elecciones del 6 de noviembre en aquel país.

Es decir, a las presiones de Soros para financiar la promoción para legalizar el aborto y las drogas, así como la campaña de desprestigio en contra de las Fuerzas Armadas (La sombra de Soros. Mochila Política 55. Año 2.
Octubre 05, 2018), vendría a sumarse un tema de repercusiones internacionales.

Los Estados Unidos tendrán el 6 de noviembre comicios para elegir a 39 de 50 gobernadores; para elegir miles de cargos locales, aunque lo realmente relevante es la elección del Congreso, donde se renovarán completamente la Cámara de Representantes y un tercio del Senado.

Diversos analistas coinciden en que la elección relevante es la del Senado, en donde los republicanos tienen actualmente la mayoría por la diferencia mínima de un voto.

Para el gobierno de Trump es fundamental mantener la mayoría en el Senado para detener los intentos de acusaciones legales en su contra por parte de algunos grupos demócratas.

“El Expreso de Soros”

Desde hace varios días, los grupos conservadores afines al Partido Republicano han difundido que la Caravana de Migrantes forma parte de las presiones de George Soros para presionar al gobierno de Trump. La han renombrado como “El Expreso de Soros”.

Sostienen que Soros está desafiando la Ley de Inmigración de Trump y con la caravana busca influir en el ánimo del electorado a favor de las propuestas de los candidatos del Partido Demócrata.

La versión, ampliamente difundida en internet, usa como fuente original a un sitio denominado World Net Daily (WND) el cual es identificado con los grupos más conservadores. Algunos de sus críticos lo tachan de “extrema derecha”.

De acuerdo a esa versión, la llamada “Caminata del Migrante” que partió el 13 de octubre desde San Pedro Sula, Honduras, integrada por unos dos mil migrantes, fue organizada y dirigida por destacados militantes del izquierdista Partido Libertad y Refundación (Libre), al que pertenece, entre otros el ex presidente hondureño Manuel Zelaya.

A Zelaya se le recuerda, entre otras cosas, por su fidelidad al extinto presidente venezolano, Hugo Chávez.

La caravana está organizada por un grupo llamado Pueblo sin Fronteras. Pero el esfuerzo es apoyado por la coalición CARA: Family Detention Pro Bono Project, que incluye la Red Católica de Inmigración Legal, el Consejo de Inmigración Estadounidense, el Centro de Refugiados e Inmigración para la Educación y los Servicios Legales y la Asociación Americana de Abogados de Inmigración, las iniciales en inglés de esas agrupaciones forman el acrónimo CARA.

Según la WND, al menos tres de los cuatro grupos son financiados por Open Society Foundation de George Soros.

Otros grupos de apoyo, de acuerdo a esa versión, son financiados por la Fundación MacArthur, la Fundación Ford y la Corporación Carnegie, organizaciones con fuertes lazos con el Partido Demócrata

Sostienen que uno de los organizadores de Pueblo Sin Fronteras es Alex Mensing, asistente legal en la Clínica de Defensa de Inmigración y Deportación de la Universidad de San Francisco, ligado a la revista Mother Jones.

Aseguran que Mother Jones ha recibido, a través de la Fundación para el Progreso Nacional, más de un millón de dólares de parte de George Soros.

“Soros se comprometió el 20 de septiembre de 2016 a invertir hasta $ 500 millones en programas y compañías que benefician a migrantes y refugiados "huyendo de situaciones que ponen en peligro la vida". Ese es exactamente el caso que está haciendo Pueblo sin Fronteras”, según el reporte de la WND.

Para hacer énfasis en la necesidad de financiamiento para una movilización de esta naturaleza, los grupos conservadores, especulan que el costo de cada migrante que va en la caravana puede ser hasta de 7 mil dólares.

Para esos grupos, “El Expreso de Soros” llegará convenientemente a la frontera de México y Estados Unidos, días antes de las elecciones del 6 de noviembre.

Migrantes en disputa

Amén de las trascendencia del tema de los migrantes, de su complejidad, este marco ayuda a explicar las distintas reacciones sobre el paso de migrantes.

A las presiones del Presidente Trump y del secretario de Estado Mike Pompeo en su visita a México, el Presidente Enrique Peña Nieto asumió una postura legal sobre el tema, envió fuerzas federales y presumió una política migratoria “en orden”.

Pero el Presidente electo, López Obrador y todos sus grupos de apoyo han insistido en resaltar una política humanista y de protección para que la caravana pueda transitar hasta la frontera norte.

En redes los simpatizantes de AMLO han utilizado hasta argumentos poéticos para jactarse de su humanismo.

Ello contrasta con una bien organizada caravana, cuyos participantes son sometidos por la violencia, de acuerdo a un nota publicadapor La Razón este lunes, en la cual se identifica a uno de los líderes de la marcha como Rodrigo Abeja.

“Con el taser, una herramienta que da descargas eléctricas y además es linterna, los coordinadores recorrían los primeros metros de la marcha, donde al menos dos personas fueron agredidas y otras dos golpeadas a puñetazo limpio para que guardaran el orden. Incluso, al advertir a medios de comunicación, los lideres de Sin Frontera llevaron a las personas agredidas fuera de la marcha, a una zona separada, donde continuaron los golpes de manera reiterada.

“La marcha comenzó a segregarse luego de que decenas de migrantes, ante el temor de ser víctimas de nuevas agresiones en los próximos días, abandonaron la columna y subieron a los camiones de la Policía Federal para que los alejaran del lugar. Algunos de ellos mencionaron que ya no tienen confianza en sus líderes y no saben lo que va a pasar después.

“Los líderes de la caravana son custodiados por al menos 30 personas que avanzan a sus costados, lo que imposibilita que alguno de los migrantes se les acerque o los increpe.

“Estos coordinadores, además, han mantenido constantemente una actitud hostil contra los elementos de la Policía Federal, a quienes han insultado permanentemente a lo largo de todo su trayecto”.

Todo un teatro de operaciones políticas, cuya instrumentación y desenlace puede definirse el 6 de noviembre.



Más información

Mochila Política 55 - Año 2 Octubre 05, 2018 - La sombra de Soros

Por Héctor Moreno

Las desconcertantes, contradictorias posturas del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador sobre el papel que jugarán las Fuerzas Armadas en su gobierno, y su silencio sobre la agenda liberal para legalizar el aborto y las drogas parecen hallar explicación en un

hilo conductor: la sombra de George Soros.

Soros es un magnate de origen húngaro, nacionalizado norteamericano, especulador financiero de gran nivel, que desde 1993, a través de Open Society Foundation financia a los movimientos liberales de izquierda, apoya al lobby gay; a los grupos proabortistas; a los que están a favor de la legalización de las drogas y a grupos opositores a las fuerzas armadas.

Se le atribuyen grandes especulaciones financieras en diversas partes del mundo para crear caos y potencializar sus ganancias económicas. Algunos analistas financieros han calculado su fortuna en más de 20 mil millones de dólares.

En México se le atribuyen participaciones accionarias desde los años noventa en diversas empresas nacionales, así como en proyectos inmobiliarios.

Durante los últimos años, Soros impulsó temas que sirvieron de plataforma para la campaña presidencial de López Obrador.

Financió a las organizaciones nacionales y extranjeras que desprestigiaron internacionalmente al gobierno de Enrique Peña Nieto por el Caso Ayotzinapa y que acusan al Ejército mexicano de haber desaparecido a los 43 normalistas.

También ha financiado a todas aquellas líderes de organizaciones feministas y proabortistas que hoy ocupan puestos de elección popular postuladas por diversos partidos, incluido el PAN.

Zedillo, vocero de Soros

La reaparición del expresidente Ernesto Zedillo el pasado 24 de septiembre para insistir en la legalización de las drogas viene a reforzar la agenda impulsada por la senadora y próxima secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero y un grupo de legisladores de prácticamente todos los partidos.

El expresidente vino a México en calidad de director del Centro de Estudios de la Globalización y Profesor de Economía y Política Internacionales en la Universidad de Yale. El proyecto del Centro sobre la reforma de la política mundial de drogas está financiado por The Open Society Foundation, dirigida por George Soros.

Desde hace casi una década Zedillo junto con otros expresidentes latinoamericanos, como César Gaviria de Colombia y Fernando Henrique Cardoso de Brasil, han promovido la legalización de las drogas a través de la Comisión Latinoamericana sobre Drogas y Democracia, también financiada por Soros a través de Open Society.

Hay analistas que sostienen que López Obrador llegó a la Presidencia gracias a una alianza que ha ido consolidando con Zedillo y su grupo, entre quienes incluyen a Olga Sánchez Cordero, a Esteban Moctezuma Barragán y a Elba Esther Gordillo.

Desprestigio a Peña Nieto

Otro de los temas en donde George Soros ha presionado los últimos años al Gobierno mexicano ha sido en el Caso Ayotzinapa.

A través de Open Society y Human Rights Watch (a quien también financia), Soros ha patrocinado investigaciones en las cuales han concluido que las fuerzas federales han cometido delitos de lesa humanidad durante los años en que han salido a las calles a combatir a la delincuencia organizada durante los sexenios de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Han equiparado el actuar de las fuerzas federales con el de Los Zetas, como lo muestran en el Informe “Atrocidades innegables: enfrentando crímenes de lesa humanidad en México” presentado en junio del año pasado en Ciudad de México, Bruselas, Ginebra y Washington.

El documento hace hincapié en que fue desaparición forzada la de los 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa y respaldó al grupo de expertos internacionales (GIEI) que enfocaron sus indagatorias para culpar al Ejército de esos hechos.

Esas tesis, asumidas por los abogados y las organizaciones que han respaldado a los padres de los estudiantes desaparecidos han sido la principal bandera política del movimiento y la han mantenido en su reunión con López Obrador.

En ese mismo Informe patrocinado por Soros, se delineaba ya los puntos de una Comisión de la Verdad para el Caso Ayotzinapa y que fue la promesa que López Obrador hiciera a los padres de los desaparecidos.

Open Society sugiere la creación de equipos multidisciplinarios para investigar las desapariciones, localizar a las víctimas y sancionar a responsables, de acuerdo a la revista Proceso.

Los equipos deberán ser integrados por personal supervisado por la CNDH, organismos civiles y grupos de familiares de víctimas, y el Congreso; crear un instituto nacional forense independiente de la PGR y la Secretaría de Gobernación, que sustituya a las dependencias federal y estatales, en tanto que el congreso debería aprobar la creación de un centro de protección de testigos, independiente de la PGR y la Policía Federal; en tanto que desde el Ejecutivo debería diseñarse un plan de retiro de las fuerzas armadas de labores de seguridad pública.

Soros y sus organizaciones respaldaron en todo momento el trabajo del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) cuyas indagatorias estuvieron encaminadas a culpar al Ejército de las desapariciones de los estudiantes de Ayotzinapa.

Padrino de abortistas

En los últimos años, varias fundaciones norteamericanas, particularmente Federación Internacional de Paternidad Planificada (Internacional Planned Parenthood Federation, IPPF) han financiado con decenas de miles de dólares a los grupos proabortistas de México.

Algunas de esas organizaciones, dirigidas por Marta Lamas y Patricia Mercado, hoy senadora de Movimiento Ciudadano, recibieron financiamiento de la IPPF, conocida como la “Internacional del Aborto” (financiada por Soros).

De acuerdo al reporte del año pasado, IPPF entregó 145 mil dólares a la llamada “Católicas por el Derecho a Decidir”.

Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), fundada en 1992, por María Consuelo Mejía, Marta Lamas, Patricia Mercado Castro, Lucero González y Sara Sefchovich han recibido desde entonces apoyos económicas de fundaciones norteamericanas.

En el Consejo Asesor de GIRE destacan conductores de Televisa como Genaro Lozano y Karla Iberia Sánchez; el director de la encuestadora Mitofsky, Roy Campos; la actriz Cecilia Suárez y el ex presidente del Instituto Federal Electoral, José Woldenberg.

Todos esos personajes y grupos son los que promueven y respaldan la Agenda Sánchez Cordero en el Senado, que busca despenalizar el aborto, legalizar las drogas y la eutanasia.

Pero hoy que López Obrador es presidente electo y Soros sigue impulsando esos temas, el presidente electo de México no fija una postura clara. Esas definiciones podrán clarificar si se trata de una alianza o no.

Anexos:
¿CATÓLICAS Y ABORTISTAS?
www.youtube.com/watch?v=gLXLkigTT54



Más información

Mochila Política 54 Año 2 - 10 de septiembre de 2018 - Hacia la restauración del sistema

Por Héctor Moreno

La restauración del sistema político bajo los parámetros del presidencialismo autoritario, la simbiosis con el partido en el poder, las prácticas populistas y una ideología liberal marcan hasta ahora las acciones del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador y

su grupo.

Han operado para recomponer las relaciones con grupos originados en el sistema priista y para favorecer a otras corrientes del tricolor, algunas de ellas sin importar el desaseo con el que se realizaron.

El pacto de impunidad

La complacencia del actual Presidente Enrique Peña Nieto de actuar en un segundo plano, la liberación de personajes presos así como el cambio en los procesos judiciales a otros, son acciones encaminadas a rehacer alianzas con esos grupos.

Así puede entenderse la liberación de Elba Esther Gordillo, justo el mismo día de la primera reunión formal entre el presidente saliente y el entrante; el giro del proceso en contra de Alejandro Gutiérrez, ex secretario general adjunto del PRI por haber desviado 250 millones de pesos para campañas electorales, que lo tiene prácticamente en libertad, son los casos más emblemáticos.

Con ello se libera a Manlio Fabio Beltrones y a su grupo de la presión política más fuerte en su trayectoria.

Gutiérrez podría seguir bajo proceso en libertad, ya sea en su domicilio o usando un brazalete electrónico, entre otras modalidades.

Otro caso más es el retiro de la acusación de la PGR en contra de María Guadalupe Rodríguez Martínez, esposa del líder nacional del Partido del Trabajo (PT), Alberto Anaya, por falta de elementos, por lavado de dinero por 100 millones de pesos que el gobierno de Nuevo León otorgó a los Centros de Desarrollo Infantil (Cendis).

Los Cendis se convirtieron en un modus operandi político-económico del PT en diversas partes del país y eran administradas por la dirigencia nacional y algunos allegados.

No solo eso, la señora Rodríguez Martínez será diputada local por Nuevo León.

Un tercer caso es el de la licencia al senador del Partido Verde Ecologista de México, Manuel Velasco Coello para regresar a ser gobernador por tres meses y luego retomar la senaduría a cambio de que dicho partido otorgara cinco diputados federales a Morena, con lo cual logra la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados.

Tanto el PT como el PVEM surgieron durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari y su función ha sido la de reemplazar a viejos partidos satélites del priismo.

Lo que en su momento fueron el Partido Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM) y el Partido Popular Socialista (PPS) para el PRI, ahora lo son el PT y el PVEM para Morena.

Con los factores de poder

Uno de los acontecimientos de mayor significado en los últimos días fue el realineamiento del Grupo Financiero Banorte (GFNorte), dirigido por Carlos Hank González, nieto del insigne político priista del mismo nombre.

“México decidió transformarse y Banorte será un aliado fundamental en esta nueva etapa histórica que iniciamos los mexicanos”, dijo en el presidente del Consejo de Administración al anunciar el Foro Banorte los días 21 y 22 de agosto pasados y al cual asistieron algunos de quienes integrarán el gabinete de López Obrador.

Los Hank hunden sus raíces en el estado de México, el patriarca de la familia fue un prominente personaje del sistema priista reconocido por su pragmatismo para amasar una enorme fortuna al amparo del poder político.

La estirpe Hank, según informes de la Dirección Federal de Seguridad, fueron parte de la protección política para el surgimiento del llamado Cártel del Golfo. (Mochila Política 07. Entra Trump en la sucesión; ahondan pugnas del sistema.11 de abril 2017). Se desconoce si alguna autoridad en México ha abierto alguna indagatoria sobre esas informaciones.

Hoy GFNorte es el segundo grupo financiero más importante del país, de acuerdo a información publicada durante el proceso de fusión de Banorte e Interacciones el cual culminó el 14 de julio, apenas unos días de pasado el proceso electoral.

Los datos son tomados del diario La Jornada:

“Con la fusión los activos del grupo llegaron a un billón 601 mil millones de pesos –que representan 17.5 por ciento de la cuota de mercado en el país–, sólo por debajo de BBVA Bancomer, que al cierre de 2017 acumuló activos por 2 billones 168 mil millones de pesos (23.6 por ciento de la cuota de mercado).

“Con la fusión, tanto el monto de la cartera como el de los depósitos que manejará Banorte subieron del cuarto al segundo lugar a escala nacional, con montos de 732 mil y 730 mil millones de pesos, respectivamente.

“Sobre la salud de su cartera, el grupo detalló que 93 por ciento de la cartera de crédito total de Interacciones tiene como fuente primaria o secundaria de pago recursos provenientes del gobierno federal, lo que ha resultado históricamente en indicadores de cartera vencida como porcentaje de cartera total muy cercanos a cero por ciento.

“Durante los pasados cuatro años la cartera de Interacciones promedió 0.17 por ciento con niveles de cobertura de cartera vencida varias veces por encima del promedio de la banca mexicana.

“Por su parte el financiamiento a entidades gubernamentales de Banorte está en 94 por ciento garantizado con participaciones federales”.

El proyecto ideológico

La agenda Sánchez Cordero, legalización de las drogas, eutanasia, aborto, no figuraron en las promesas de campaña de López Obrador ni en el proyecto de gobierno que hasta hoy se conoce.

Pero gracias al reagrupamiento de grupos del sistema para mantener el poder más allá de los partidos ha recibido un primer impulso.

“El respaldo a esos temas cuenta ya con una serie de personajes electos como diputados federales que fueron finamente colocados no solamente en Morena, sino en Movimiento Ciudadano y el Partido Acción Nacional.

“Colorear” la agenda liberal desde varios partidos le daría un sentido de pluralidad y diversidad”. ( Mochila Política 53. AMLO y la agenda de los liberales. 10 de agosto de 2018).

A la agenda apoyada por el bloque de liberales en el Congreso de la Unión, emocionado se ha sumado el ex dirigente nacional del PAN, Germán Martínez Cázarez quien presentó la primera iniciativa a favor del lobby LGBTTTI con el respaldo de esa corriente

Bajo el pretexto de modificar leyes de seguridad social, el ahora senador por Morena propone regulaciones a favor de las uniones y concubinatos entre personas del mismo sexo en 23 estados donde no se les reconoce.

Las uniones entre personas del mismo sexo solo han sido reguladas en la Ciudad de México, Michoacán, Coahuila, Chihuahua, Colima, Campeche, Morelos, Nayarit y Quintana Roo, en el resto del país no, pero, de aprobarse esta iniciativa se verían obligados a acatarla.

El dato revelador es que la iniciativa la apoyaron los senadores del PRI, algunos del PAN, entre ellos Josefina Vázquez Mota, quien fuera candidata presidencial en 2012 y algunos quienes ya se esperaban: Miguel Ángel Mancera, coordinador de los senadores del PRD; Dante Delgado, coordinador de los senadores de Movimiento Ciudadano; Emilio Álvarez Icaza, senador sin partido y toda la bancada de Morena.

Pero no solo Germán Martínez hace el trabajo de Morena, también el PRD.

El 6 de septiembre, el grupo de diputados federales del Partido de la Revolución Democrática presentaron una iniciativa para imponer el aborto en todo el país, bajo el pretexto de que es “un pendiente con respecto a garantizar y reconocer el derecho de las mujeres para decidir libremente su cuerpo”.

Y en el segundo artículo transitorio advierten: “El Congreso de la Unión y los locales deberán armonizar la legislación respectiva por virtud del presente decreto, dentro de los 120 días siguientes a la entrada en vigor de éste”.

La pinza la cerraron el pasado fin de semana en una reunión entre las dirigencia de Morena, PT y Partido Encuentro Social con los legisladores locales de esos partidos en la que se comprometieron, sin importar sus diferencias o conflictos internos, a aprobar en sus congresos locales las reformas consitucionales promovidas por el Presidente Andrés Manuel López Obrador.



Más información

Mochila Política 53 - 10 de agosto 2018 - AMLO y la agenda de los liberales

Por Héctor Moreno

El reagrupamiento de grupos del viejo sistema para mantener el poder más allá de los partidos es la fuerza que impulsará la agenda liberal de la dupla Muñoz Ledo-Sánchez Cordero que incluye el aborto, la eutanasia y la legalización de las drogas.

El respaldo a esos

temas cuenta ya con una serie de personajes electos como diputados federales que fueron finamente colocados no solamente en Morena, sino en Movimiento Ciudadano y el Partido Acción Nacional.

“Colorear” la agenda liberal desde varios partidos le daría un sentido de pluralidad y diversidad.

Un primer avance de la agenda de esos grupos se dio con la aprobación de la Constitución de la Ciudad de México, en donde los personajes claves fueron Porfirio Muñoz Ledo y Lazo de la Vega y Olga Sánchez Cordero, en donde ya se incluyen algunos de esos temas. Todavía la Corte debe resolver algunas impugnaciones sobre la misma.

La ruta para llegar a un escenario favorable para aprobar esas iniciativas en la nueva Legislatura que iniciará el 1 de septiembre se fue tejiendo a la vista de todos.

Un poco de ajedrez

Mientras se forjaba la Coalición por México al Frente, grupos de liberales tejieron su presencia en ese conglomerado para apoyar al ex gobernador Rafael Moreno Valle y al ex Jefe de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinosa. (Mochila Política 18 y 19. El Frente, un dardo envenenado I y II)

Ricardo Anaya Cortés abrió las puertas a agrupaciones y personajes históricamente contrarios a los principios y doctrina del Partido Acción Nacional en esos temas. Jorge G. Castañeda, Emilio Álvarez Ícaza y su agrupación Ahora, Rubén Aguilar, Ana Lucía Riojas; a Dante Delgado, dirigente nacional de Movimiento Ciudadano, así como al perredismo promotor de esas iniciativas liberales en la capital del país.

La apuesta de muchos de esos grupos fue colocar candidatos al Senado y a la Cámara de Diputados por el Frente y lo lograron.

Entre esos personajes se encuentran, por Morena, Porfirio Muñoz Ledo, diputado federal electo y Olga María del Carmen Sánchez Cordero de García Villegas, senadora electa (propuesta a la vez como secretaria de Gobernación).

Por el PAN están electos como diputados federales Lucía Riojas y Carlos Morales Velázquez, militantes del grupo Ahora (dirigido por Emilio Álvarez Ícaza); por el PAN también llegará al Senado Miguel Ángel Mancera quien fue colocado segundo lugar de su lista plurinominal y es uno de los probables coordinadores del albiazul en la Cámara Alta.

Movimiento Ciudadano es una agrupación abiertamente promotora de esa agenda, la mejor prueba es la iniciativa impulsada en Jalisco por su grupo en el Congreso local junto con el independiente Pedro Kumamoto para imponer la aplicación de la Norma Oficial Mexicana 046, con la cual se aprobó el aborto de facto.

Como promotores de esas iniciativas destacan para el próximo Senado, José Clemente Castañeda Hoeflich, de Jalisco; Dora Patricia Mercado Castro, histórica promotora del aborto en el país a través de agrupaciones como GIRE y Católicas por el Derecho a Decidir y el propio Dante Delgado.

En la Cámara de Diputados resalta Martha Angélica Tagle Martínez.

CdMx el ensayo

Esos grupos ya tuvieron un primer ensayo con el diseño y aprobación de la Constitución de la Ciudad de México.

Baste recordar algunos datos:

Como parte de sus facultades, el entonces Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Mancera Espinosa designó a seis legisladores constitucionalistas y entre ellos estuvieron: Muñoz Ledo, Sánchez Cordero; Alejandro Encinas.

Muñoz Ledo, líder del proyecto de la Carta de Derechos de la Ciudad de México designó a Sánchez Cordero como la principal asesora jurídica del proceso.

Ifigenia Martínez Hernández y Jesús Ortega llegaron por las siglas del PRD. Martínez Hernández formó parte de la comisión redactora en la cual participaban otras promotoras del aborto, la eutanasia y el matrimonio igualitario.

La alianza del PRD-Morena-Movimiento Ciudadano impuso la agenda liberal en el documento final.


Conclusiones

El triunfo electoral del PAN siempre estuvo en un segundo plano y la fuerza de esos grupos se concentró –hoy es claro- en lograr legisladores federales con el objetivo de promover una agenda cultural donde tienen sus mayores puntos de coincidencia con los liberales empoderados en Morena.

La agenda liberal no aparece dentro de los documentos y propuestas de López Obrador a lo largo de su campaña, pero esos grupos liderados por la dupla Muñoz Ledo-Sánchez Cordero la han planteado apenas logrado el triunfo de aquel.

La definición de López Obrador permitirá calibrar el nivel de compromiso con esos grupos.



Más información

Mochila Política 52 - 31 de julio 2018 - AMLO, la ruta que seguirá

Por Héctor Moreno

A un mes de haber ganado las elecciones, Andrés Manuel López Obrador y algunos integrantes de su equipo han hecho anuncios como si ya estuvieran en el poder.

Esos avisos, por la cantidad de temas y voceros, por lo erráticos, contradictorios y autoritarios, han abierto

dudas sobre cuál será la verdadera ruta del nuevo gobierno.

Solo existe un personaje del sistema, cuya claridad ideológica ha sido fuente de inspiración para López Obrador desde hace décadas y hoy vuelve a ser llamado para jugar un papel fundamental.

Se trata de Porfirio Muñoz Ledo y Laso de la Vega, (85 años), hombre forjado desde las entrañas del sistema y, por lo mismo, uno de sus contados conocedores, amén de estudioso del tema.

Fue discípulo de Ignacio Morones Prieto, quien fue parte del grupo de Gonzalo N. Santos, uno de los legendarios caciques políticos.

Muñoz Ledo fue alumno de Mario de la Cueva y tuvo como mentor inicial a Humberto Romero Pérez, liberal formado a su vez por Francisco González de la Vega, quien fue profesor de cuatro presidentes: Miguel Alemán Valdés; Adolfo López Mateos, Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría Álvarez.

Romero Pérez llegó a ser secretario particular de López Mateos y fue un adversario político de Gustavo Díaz Ordaz.

Por razones de afinidad ideológica, Muñoz Ledo alcanzó su mayor grado de esplendor político en el sexenio de Luis Echeverría Álvarez e incluso fue aspirante a sucederlo en la Presidencia de la República.

En ese tiempo fue figura clave para desarrollar las relaciones del viejo sistema con grupos de izquierda internacionales, desde los grupos radicales hasta la socialdemocracia aglutinada en la Internacional Socialista.

Junto con Cuauhtémoc Cárdenas encabezó la llamada Corriente Democrática que se escindió del PRI para disputarle la Presidencia de la República a Carlos Salinas de Gortari en 1988. Esa vez perdieron.

Treinta años después, ese mismo grupo, con esos mismos personajes llegó al poder. Al ser parte del sistema han actuado como tales y hoy regresan a imponer su proyecto liberal revolucionario.

Lo que no ha variado es su pensamiento, y entre ellos, el mejor expositor es, sin duda alguna, Muñoz Ledo. Algunos extractos de sus trabajos, de entrevistas en los últimos 20 años muestran consistencia y arrojan las mejores luces sobre lo que será el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Sobre su grupo político

“… todo ello desemboca en el movimiento del 88, que desgraciadamente no culmina porque en mi opinión faltó tensar la cuerda –no voy a volver a estas alturas a una polémica con Cuauhtémoc Cárdenas–, pero es claro y ha sido documentado que la intención del voto era otra. Creo que ahí pudimos haber dado, mediante una estrategia de presión-negociación, un viraje importante en el sentido que queríamos”.

La reforma del estado

“Simplemente, sin ser exactamente sinónimos, una reforma del estado es una reforma de las instituciones públicas de un país. Obviamente, comenzando por las instituciones políticas, es una reforma del conjunto de las instituciones. En ese sentido, toda reforma del estado es fundacional y todo gran cambio constitucional implica una reforma del estado”.

“… hay que decir con claridad: la reforma del estado es la reforma del conjunto de las instituciones públicas…”

“Una gran reforma energética, una gran reforma educativa, una gran reforma de la salud pública, una gran reforma de las relaciones internacionales de un país, es una reforma de estado, pero no es una reforma del estado, de los órganos del estado, sino de la forma y procedimientos y objetivos del estado en un largo período de tiempo”.

“Hay que reordenar la sociedad para que cada quien tenga su lugar; si no, pasamos de un monopartidismo a una coalición de partidos en la cúspide. Por ahí no va la solución del país”.

La República moral

“Ser un país saneado, saneado moralmente. Si la transición no es un cambio ético no es transición democrática. Todas estas sospechas de transacciones en la sombra con los poderes del antiguo régimen, toda esta carrera inmediata al poder. La transición es interpretada por la gente, incluso por los muchachos, como que ya antes había una manera de llegar al poder que era el PRI y más o menos la gente entendía las reglas; y ahora hay otras maneras, pero lo que importa es la llegada al poder. Una transición que se respeta no puede generar un arribismo, tiene que crear una nueva estructura pública, una nueva moral pública, una nueva estructura política y una nueva cultura ciudadana.”

Sobre la “Cuarta República”

Desde 1999 en que formó parte de la LVII Legislatura federal, expuso:

“Cuarta República significaría que nuestro país tuvo una primera definición constitucional, esto es, una primera república en 1824: la de la Independencia; una segunda, en 1857: la de la Reforma; una tercera, en 1917: la de la Constitución social que nos rige; y una cuarta, que llamamos la República Democrática, la cual sería elaborada en el año 2000 y promulgada hacia 2001, y que podría ser la primera de las grandes constituciones del siglo próximo”.

“Se trata nada menos que de re- fundar la república”.

“¡Ciento setenta modificaciones hechas por los tres presidentes tecnócratas! ¡Ello dará cuenta de que las reformas de la Constitución son crecientemente regresivas en el sentido ideológico y cada vez más contrarias al espíritu original de la Constitución de 1917!”

“A quienes dicen que esas reformas no alteran la esencia de la Constitución, quiero decirles que el artículo más reformado –41 ocasiones– es el 73 de la Constitución: nada menos el que establece el ámbito de competencia del Congreso de la Unión y por el que se han venido cercenando facultades a los estados y violentando el espíritu del artículo 124 de la Constitución en beneficio de la federación y, finalmente, para la mayor gloria y poder del Ejecutivo federal. El artículo 73 ha sido el instrumento privilegiado de la centralización. A través de él se ha revertido, en la práctica, el sistema federal imaginado por los constituyentes de 1917”.

“Para sorpresa de los ilusos, los otros dos artículos que han tenido mayor número de modificaciones son el 27 y el 123”.

“Se equivocan quienes rechazan la posibilidad de una nueva constitución y se contentan con las reformas constitucionales, pensando que sólo ellas nos protegen de retrocesos en el derecho social y defienden las conquistas revolucionarias. La prueba de ello es que los dos artículos más deslavados y amputados en la historia de las reformas constitucionales son nada menos que aquellos que sintetizan el espíritu nacionalista y social de 1917. Por alguna razón será”.

La disputa por la cultura

“… constitución joven, vigente, cierta, accesible, que sea el inicio de una nueva cultura política…”

“…un nuevo orden jurídico requiere una ruptura violenta…”

“… la mayor parte de las nuevas constituciones del mundo resultan de “rupturas pactadas” en los términos de Norberto Lechner”.

“Todas las transiciones democráticas sin excepción han conducido a una nueva constitución y todas ellas han sido, en alguna medida, rupturas pactadas”.

Izquierda, republicana, institucional

Muñoz Ledo afirmó que durante toda su vida ha estado a favor de la izquierda, pero no de cualquier izquierda, sino de una republicana.

"De una izquierda que se convierta en República, en institución, en Estado, en valores, conductas repetidas y sobre todo por una educación marcada por objetivos nacionales".

El nuevo gobierno

Morena tendrá desde el 1 septiembre a 307 de los 500 diputados en la Cámara de Diputados y a 68 de los 128 senadores.

“[El primero de julio de 2018] La sociedad ha derogado el ciclo del neoliberalismo que habremos de desmontar cuidadosa pero firmemente. También ha cerrado un largo periodo en nuestra historia que nace después de la revolución y se entierra ahora por un gran movimiento de esperanza nacional”.

“Más de 900 reformas de las cuales la tercera parte fue introducida por los gobiernos entreguistas de las tres últimas décadas. Ha sido nuestra convicción insobornable que el país requiere una nueva constitucionalidad para no seguir repitiendo los vicios del pasado”.

“Por razones tácticas el presidente electo ha omitido en tiempos recientes referirse a la Nueva República, para ello espera construir un consenso nacional en torno a sus planteamientos”.

“Sin embargo llegará pronto la hora en que concrete su proyecto político en programa de gobierno y luego en un nuevo esquema constitucional”.

“Irremediablemente va a establecerse el primero de septiembre una mayoría abrumadora en las cámaras de Diputados y Senadores y antes que surjan las resacas habrá que aprovechar un tiempo irrepetible para iniciar reformas legislativas, muchas de las propuestas adelantadas lo exigen: desde la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal hasta el régimen de fueros y privilegios, por no hablar de una política exterior de Estado”.

Por todo ello, Porfirio Muñoz Ledo será el presidente del Congreso, además, para concretar uno de sus mayores sueños políticos (dicho por él mismo), colocarle la banda presidencial a López Obrador.



Más información

Mochila Política 51 - 23 de julio 2018 - AMLO ¿Lula o Chávez?

Para ampliar las referencias sobre la nueva realidad política del país, pedimos a dos periodistas, uno de España y otro de Brasil, sus puntos de vista. Esta es la segunda entrega.

Mochila Política 51
23 de julio 2018
AMLO ¿Lula o Chávez?

Por Diego Hernández

La noche del 1 de

julio, cuando escuché el sencillo pero potente discurso de Andrés Manuel López Obrador para agradecer su triunfo electoral ante miles de mexicanos en el Zócalo de la Ciudad de México, tuve un déjà vu.

Me remonté a la noche del 27 de octubre de 2002 cuando, en la avenida Paulista, vi a Luiz Inácio “Lula” da Silva dirigiéndose al pueblo como presidente electo de Brasil. El exsindicalista llegaba al poder después de tres tentativas frustradas y se respiraba en el ambiente la misma euforia popular que ahora con la victoria de López Obrador.

Sin embargo, algunos brasileños también se preguntaban si Lula encarnaría el castrismo cubano; y no pocos mexicanos se preguntan hoy si López Obrador será un nuevo Hugo Chávez. En mi opinión, ni Lula convirtió Brasil en una nueva Cuba ni López Obrador gobernará - por lo menos no en un primer mandato - como el dictador venezolano.

No es tiempo para afirmaciones contundentes. Es tiempo de observar. Con todo, la forma en que se consolidó el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), la actuación de su candidato en campaña, sus alianzas y los primeros pasos dados - aún antes de asumir el cargo - me llevan a inferir que López Obrador está más cerca de Lula que de Chávez.

No solo porque el dictador venezolano instauró una dictadura comunista con el respaldo absoluto de una élite militar controlada por el Cártel de los Soles, con quién domina el narcotráfico y otras actividades criminales en el país, ni porque Morena y el Partido de los Trabajadores (PT), fundado por Lula, tengan un programa ideológico parecido.

Creo que hay algo más, que tiene que ver con la forma en que el PT ejerció el poder e incidió en el sistema. Esta sigla, gobernó Brasil del 1 de enero de 2003 hasta el 31 de agosto de 2016, cuando la presidente Dilma Rousseff fue retirada de su cargo a través de un largo proceso de impeachment (impedimento).

La llegada del PT al poder generó enormes expectativas de cambio, fundado en 1980 por académicos, sindicalistas, exguerrilleros y miembros de comunidades eclesiales de base, enarboló con una narrativa simple, eficaz y poderosa la bandera de la ética en la política.

El lema de la campaña de Lula da Silva en 2002 fue “Quero um Brasil Decente”, sus dos principales propuestas de campaña se resumieron a acabar con la corrupción y con la miseria. El candidato dejó de lado el perfil duro que hasta entonces le había caracterizado y asumió un tono sorpresivamente moderado que convenció a la población y al mercado.

Se comprometió en la Carta al Pueblo Brasileño, tres meses antes de los comicios, a realizar cambios “pero garantizando el crecimiento con estabilidad”.

El país se pintó totalmente de “rojo”, no venció solo en una de las 27 entidades federativas. Alagoas fue para Lula lo que Guanajuato para López Obrador.

Los dos gobiernos del exsindicalista fueron estables y prósperos, incentivó el consumo y abrazó cierta “ortodoxia” económica. Además, a través del programa “Fome Zero” [Hambre Cero], que después se transformó en “Bolsa Familia” [Beca Familiar], atendió a poco más de 46 millones de personas que vivían en la miseria o la pobreza, y que se convirtieron en sus más fieles electores, nada menos que un tercio del padrón.

El petista se instaló en el mando con un “bono” que parecía inagotable. Esta imagen es reveladora: en 2003 entró al Congreso, acompañado de todos los gobernadores - oficialistas y “opositores” - para entregar personalmente dos reformas profundamente impopulares, una de pensiones y otra tributaria, que fueron aprobadas.

Este “bono” se extendió por casi dos años y medio hasta que, en 2005, uno de sus aliados en la Cámara de Diputados, Roberto Jefersson, denunció que el gobierno pagaba una mesada (de allí el nombre del escándalo “mensalão”) a parlamentarios de diversas siglas para garantizar la aprobación de sus proyectos y lo hacía a través de la cúpula del PT.

Así, progresivamente, el petismo fue revelando su verdadero rostro. Aquellos que representaban la esperanza de cambio, en realidad operaron durante sus casi 16 años una regresión al proceso de democratización iniciado formalmente en 1985.

El PT buscó desde el principio una permanencia de largo alcance en el poder. Según el propio Lula, pretendían instalarse por lo menos por cinco décadas en la presidencia. Da Silva fue reelegido en 2006 y consiguió, gracias a su enorme popularidad, que Dilma Rousseff, de personalidad gris, fuera electa en 2010 y reelecta en 2014, aunque ya por una ventaja muy pequeña.

José Dirceu, uno de los hombres fuertes del partido, en un discurso a sindicalistas de Bahía durante la campaña presidencial de 2010 aseguró que la elección de Rousseff era más importante que la del propio Lula en 2002 porque “ahora con la llegada de Dilma no estamos eligiendo a una persona, es el proyecto que está consolidándose en el poder”.

Los petistas impulsaron progresiva cooptación de los diversos poderes públicos y órganos de Estado, lo que llevó a una fatal simbiosis del partido con el gobierno y del gobierno con el Estado. La palabra usada en portugués para este proceso es significativa: “aparelhar”, convertir algo en pieza o parte del “aparato” de poder.

El PT no era un partido único pero sí intentó imponerse como partido hegemónico a través del cual pasaban todas las negociaciones del sistema. En paralelo, Lula se dedicó a fortalecer y “empoderar” la figura presidencial como no se había visto desde los gobiernos populistas de Getúlio Vargas en los 30 y 50 del siglo pasado.

El Estado y los recursos públicos fueron tratados como “patrimonio” de la sigla, con el consecuente enriquecimiento de aquellos que eran “os novos donos do poder”, para usar la expresión clásica del jurista Raymundo Faoro.

Los “nuevos dueños” eran esa base, más o menos amplia, de líderes del partido - una especie de nueva nomenklatura - y sus más cercanos aliados, de nodos de poder político y económico, algunos recién llegados y otros viejos actores del establishment.

¿Antes no había corrupción? Había, pero no beneficiaba de forma sistemáticamente a una sigla para alimentar su proyecto de poder. En realidad, aunque lo prometió, el PT no derrumbó el viejo sistema, sino que lo “reconfiguró”.

Uno de los fundadores del partido, el sociólogo Francisco Oliveira, explicó en un ensayo - “O Ornitorrinco” - la gran paradoja del lulismo: los operadores del sistema fueron sustituidos por otros, más a la izquierda, pero “la identidad en ambos casos reside en el control de acceso a los fondos públicos, en el conocimiento del “mapa de la mina”.

Los escándalos del “mensalão” en 2005 y del “petrolão”, que reveló en 2015 el mayor fraude conocido en la historia del país envolviendo a Petrobras y a grandes empresas constructoras, entre las que figura Odebrecht, son prueba contundente de que el PT actuó como una verdadera organización criminal.

Otro izquierdista con paso por el PT, Fernando Gabeira, definió en 2013 el cuadro de forma muy clara: “el Estado brasileño pasó a ser una extensión del PT”.

¿Todo esto le suena familiar?

Para el politólogo Bolívar Lamounier, el periodista Reinaldo Azevedo y el jurista y fundador del PT, Hélio Bicudo, Lula y los petistas operaron una especie de “mexicanización del sistema político brasileño” al seguir muy de cerca los pasos del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Evidentemente, hay diferencias profundas entre el PRI y el PT brasileño, especialmente por la matriz masónica del primero.

Sin embargo, debe reconocerse que hay dos trazos característicos del sistema político mexicano, estudiados por Daniel Cosío Villegas, que están presentes en esta experiencia brasileña: un presidente de la República con facultades de una amplitud excepcional y un partido político hegemónico.

En el caso mexicano, el PRI fue fundado por Plutarco Elías Calles en 1929, con el nombre de Partido Nacional Revolucionario (PNR), para contener el desgajamiento de la llamada “Familia Revolucionaria”, integrada por los caciques del periodo posrevolucionario y otros actores que vivían en conflicto por el poder.

El peculiar sistema ofreció una gran estabilidad social y económica al país durante décadas a costa de vivir en una constante farsa democrática. Mario Vargas Llosa lo llamó, en 1990, de “dictadura perfecta”.

El pacto se rompió en la década de ochenta por un pleito interno entre un grupo de tecnócratas y otro de liberales revolucionarios que concluyó con la salida de los últimos del PRI para fundar el Partido de la Revolución Democrática (PRD). Entre ellos estaban Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo y el actual presidente electo, Manuel Andrés López Obrador.

Aquí es importante destacar que entre los hombres que proyectaron el ascenso del PT en Brasil hay uno que tiene un fuerte vínculo con México y con ese grupo de “liberales revolucionarios”: el sociólogo Marco Aurélio García, fallecido de un infarto en 2017.

García fue el verdadero ideólogo del PT y el principal arquitecto de la estrategia de unificación simbólica y política de la izquierda en el continente en los últimos treinta años. Diseñó el Foro de São Paulo (FSP), la mayor plataforma de partidos de izquierda del Continente, y también el Foro Social Mundial para contraponerlo al Foro Económico de Davos. Durante los gobiernos de Lula y Dilma tuvo el cargo de “asesor especial”, una “eminencia gris” que despachaba en el mismo piso que los mandatarios.

García mantuvo una estrecha relación con Cuauhtémoc Cárdenas desde, por lo menos, finales de los años ochentas cuando articuló la integración del PRD al Foro de São Paulo, cuyo segundo encuentro en 1991 fue en la Ciudad de México.

La relación fue tan estrecha que el mexicano integró a García como consejero en el “Centro Lázaro Cárdenas y Amalia Solórzano” y lo llevó a México para la creación de la Constitución de la Ciudad de México, cuyo primer borrador fue firmado por Cárdenas e impulsado por Porfirio Muñoz Ledo y Olga Sánchez.

Fue el propio Cárdenas quién mostró a Marco Aurélio las entrañas del sistema político mexicano.

Lo que el PT aprendió del grupo Cárdenas - Muñoz Ledo - López Obrador, generó una reconfiguración del sistema político brasileño y una regresión democrática

La agenda política, social e ideológica petista llegó a adquirir trazos abiertamente autoritarios bajo el mandato de Dilma Rousseff que intentó implementar una constituyente y limitar o dificultar el ejercicio de libertades fundamentales, como la de expresión bajo el pretexto de establecer un “control social” de los medios de comunicación que incluía las redes sociales.

Junto al ensanchamiento del Estado y la centralización del poder, los gobiernos del PT impulsaron durante 16 años una serie de procesos de (re) ingeniería social de forma extraordinariamente articulada y sistemática vulnerando los principios pre-políticos del orden social, especialmente los referentes a la protección de la vida y de la institución familiar.

Tanto Lula como Dilma, aunque ella un poco menos, fueron cuidadosos de no dar su voz tan abiertamente a esta agenda “progresista”, pero avanzó libremente y consistentemente a través de sus ministros, secretarios, de su base de apoyo en el Congreso, del Supremo Tribunal Federal o de otros órganos de Estado.

Lula, por ejemplo, juró a los obispos brasileños que, por la memoria de su difunta madre, jamás apoyaría cualquier iniciativa a favor del aborto, y una semana después parlamentarios de su partido - donde nada se movía sin su venia - impulsaban su legalización.

López Obrador y Morena han llegado al poder con la promesa de “enterrar” al viejo sistema, acabar con la corrupción y la miseria y pacificar al país. Por eso votaron millones de mexicanos a su favor y la expectativa que ha generado es altísima. Sin embargo, como apunta Héctor Moreno en la Mochila Política 49, existen indicios de que haya en torno suyo “un pacto profundo de reagrupamiento” de algunos actores del sistema.

Obrador tiene ante sí la posibilidad de enterrar definitivamente al “viejo sistema” impulsando uno nuevo, o de, como lo hizo Lula, “reconfigurarlo”. Puede pasar a la historia como el Presidente que no mintió, no robó y no traicionó al pueblo o como aquel que nos dio una nueva versión del “ogro filantrópico” que tanto mal le ha hecho al país.



Más información

Mochila Política 50 - Julio 13, 2018 - ¿Qué cabe esperar de López Obrador?

Por Luis Losada Pescador

MADRID. - ¿Qué cabe esperar del gobierno de López Obrador? La pregunta es difícil y la respuesta que sigue es sólo una especulación basada en los pocos datos iniciales y los patrones de conducta comparables.

Lo primero que cabe afirmar es que es seguro que

México no se va a “venezualizar” a pesar de los malos augurios de los “anti-Pejes”. Y a pesar también de que la acumulación de poder en Congreso, Senado y Estados es probablemente uno de los mayores de la historia.

Es verdad que el chavismo ha estado monitoreando a Morena y que tanto Kirchner como Maduro e Iglesias han apoyado a Obrador. Pero también es verdad que México tiene 3.000 kilómetros de frontera con Estados Unidos y que -mal que bien- hay instituciones que todavía funcionan.

Con todo, los “check & balance” más seguro son la sociedad civil. Y en México, tanto la Coparmex como la Iglesia han sido leales y respetuosas, pero no se han sumado al “besamanos”.

Descartado el modelo venezolano, cabe preguntarse qué modelo seguirá Obrador. El “modelo argentino” es inviable porque los Kirchner establecieron un simple mecanismo de compra de votos a cambio de “ordeñar” Argentina sin decencia alguna. Obrador “vende” regeneración y lucha contra la corrupción. Es seguro que no será la Inmaculada Concepción. Pero pasarse al kichnerismo sería demasiado burdo.

En mi opinión, el modelo más parecido es el nicaragüense del segundo Ortega o el más lejano en el tiempo y el espacio de Felipe González. Ortega estableció un sistema de control absoluto del poder con acuerdos con Iglesia y empresarios. El resultado, hasta el pasado mes de abril, fue de 11 años de crecimiento económico y estabilidad política y social.

Por su parte, Felipe González hereda un país agitado por la Transición política que hizo perder una década de desarrollo. Le tocó modernizar el país: acometer la reforma industrial, crear infraestructuras básicas, implantar un modelo tributario moderno con bases fiscales ensanchadas. Un balance positivo con la gran sombra de la corrupción y la obsesión por “dejar a España que no la reconociera ni la madre que le parió”, como dijo Alfonso Guerra. A saber: acoso a la educación religiosa y aborto, principalmente.

En el caso de Obrador, creo que el centro de su actividad se va a centrar en las reformas económicas. Meter mano a Pemex, nido de corrupción sistémica y empezar a generar refinerías propias. Es una vergüenza nacional que un país petrolero tenga que dejar que sean otros lo que practiquen el refino. Súmenle “ajustes” fiscales que hagan que los que más pueden colaboren más.

Desde el punto de vista social elevará el salario mínimo y establecerá bonos para mayores y estudiantes. Medidas de corte social, pero también económico. Si México consigue elevar su nivel de preparación profesional será más competitivo en el mundo. Pero es que, además, si una parte más elevada de la población eleva su poder adquisitivo, se incrementará el consumo elevando la demanda interna. Probablemente sólo estas pequeñas medidas pueden suponer gran parte del crecimiento del 4% anual que ha prometido.

Es seguro que no va a eliminar la corrupción. Pero es muy fácil que robe menos que sus antecesores. Ese diferencial es dinero que queda en la sociedad generando eficiencia y mejorando la economía productiva.

Por supuesto, si además de su compromiso personal estableciera mecanismos de control -los check & balance- su promesa sería más confiable.

En materia de Seguridad -gran problema nacional- sería muy necio si no reclamara apoyo de los Estados Unidos -siquiera por debajo de la mesa- siguiendo el modelo del “plan Colombia”. Eso sí, “mexicanizado”, con espacios de impunidad para los narcos que no descontrolen el país como en la era Calderón. A Estados Unidos también le interesa controlar su “patio trasero” convertido ahora en una suerte de “estado fallido”. Y eso no le impide a ninguno de los dos mantener alta la agresividad verbal de cara a los suyos.

La única incógnita -a mi juicio- es el rol de Olga Sánchez Cordero, la activista judicial extremadamente ideologizada. Ya ha lanzado los globos sonda de la legalización de la marihuana y la eutanasia. Hay quien piensa que también irán por el aborto en todo México. En mi opinión, globos sonda para testar el nivel de oposición social. Sánchez Cordero llegará todo lo lejos que la ciudadanía le deje. ¿Para qué?, ¿qué le aporta a Obrador esta agenda ideológica? En mi opinión, nada. No es su agenda y no es su prioridad. La única explicación razonable es el peaje que ha pagado -sin demasiada molestia, es cierto- como parte del posible pacto con el sistema. La “teoría de la conspiración” señala que Morena y el PRI pactaron con las elecciones del Estado de México y que eso explica que Obrador no incendiara el país cuando su candidata -Delfina, favorita en las encuestas- perdió frente al PRI. Y explicaría también que el PRI hubiera optado por un candidato para no ganar.

Por último, hay muchos rumores que apuntan a que Obrador propiciará una reforma Constitucional para poder ser reelegido. Si los astros se alinean como pretenden y logra crecimientos del 4% anual con creación de empleo y bolsa social, es seguro que lo hará a finales de sexenio, ¿El argumento? La demanda social. Como lo hizo Uribe en Colombia

Si el PAN sigue en “guerra civil” y el PRI se mantiene lamiéndose las heridas, hay Morena “hasta que la muerte nos separe” … En definitiva: reforma industrial, ajuste fiscal, bono social, crecimiento económico, control político para perpetuarse y lo que le dejemos de ingeniería social.



Más información

Mochila Política 49 - Julio 06, 2018 - El nuevo escenario

Por Héctor Moreno

El triunfo de Andrés Manuel López Obrador es el resultado del reacomodo de diversos grupos de poder en varios niveles y espacios, y este nuevo empalme se ha construido de forma paralela al derrumbe del actual régimen.

Antecedentes

En el 2000, tras la primera

alternancia en la Presidencia de la República se rompió el molde del viejo sistema caracterizado por el binomio PRI-Gobierno y donde el Presidente era una pieza fundamental para el equilibrio y la interacción de las fuerzas que integraban la llamada familia revolucionaria, y de los otros actores del entorno.

Fragmentada la familia revolucionaria y esos bloques, surgieron “nodos de poder” conformados locales, regional o nacionalmente de acuerdo a sus fuerzas y objetivos. Un ejemplo clásico fueron los gobernadores, muchos de ellos repitieron el viejo modelo.

Un fenómeno más complejo, pero similar, es la fragmentación de los grupos del narcotráfico. Conforme se rompieron las instancias de control creadas por el mismo sistema (PGR, DFS); se dio la alternancia en los tres niveles y creció la corrupción, emergieron nuevos grupos locales fuera de los grandes grupos, como sucede hoy en muchos lados.

Es decir, el poder se fragmentó en todos lados.

Cuando la alternancia en la Presidencia se concretó con un opositor a ese viejo sistema, el Partido Acción Nacional, generó una gran expectativa de cambio, pero al cabo de dos sexenios - de Vicente Fox y Felipe Calderón - los resultados provocaron una profunda frustración.

Este sentimiento generalizado abrió las puertas de retorno al viejo sistema a través del PRI, con el grupo del estado de México, y su candidato, Enrique Peña Nieto.

El gradual y consistente fracaso de este gobierno fue generando condiciones para realineamientos cuyo resultado es ahora la llegada al poder de un grupo de “liberales revolucionarios”, que en el siglo pasado actuaron en el viejo sistema enarbolando la bandera del nacionalismo revolucionario como su ideología.

Reacomodos y alineaciones

En un sistema democrático las elecciones son el escenario configurado por los rejuegos de factores de poder actuantes en la sociedad y al interior de los partidos y sus resultados marcan siempre el grado de legitimación a los triunfadores.

El 1 de julio hubo un clarísimo cambio en el grupo de poder legitimado por una contundente mayoría en las urnas. Veamos algunos factores clave que pueden explicar este relevo.

El Gobierno de Enrique Peña Nieto inició muy pronto su declive, producto de su incapacidad y corrupción.

Esto se reflejó en algunos datos:

A partir del 2012 y hasta diciembre de 2017, el PRI perdió más de 4 millones de votos. Ivonne Ortega, ex gobernadora de Yucatán asegura son más: 4.7 millones de votos. El PRI gobierna 13 entidades, cuyo peso político y económico es menor. En esta elección no ganó en ninguna gubernatura ni municipio relevante.

Para todas las derrotas de sus candidatos, el factor que más pesó fue la impopularidad del Presidente Peña Nieto, que tiene sus registros más bajos, en vísperas de la elección de este año solo 2 de cada 10 mexicanos lo apoyan.

Los pleitos de los grupos al interior del sistema tuvieron una de sus máximas exhibiciones con las elecciones estatales de 2017, en donde las pugnas entre Manlio Fabio Beltrones, entonces líder del PRI, y Miguel Ángel Osorio Chong, a la época secretario de Gobernación, dieron por resultado derrotas del tricolor pero triunfos de grupos del sistema cobijados por otras alianzas.

A la distancia, el caso de Durango se vuelve paradigmático. Un competidor bajo las siglas PAN-PRD, que gana y gobierna con los viejos grupos del priísmo, en donde él se formó.

En el fondo se fue dando un pacto profundo de reagrupamiento y arreglo entre nodos de poder políticos y económicos. A partir de allí los núcleos económicos o de impunidad se fueron alineando.

Morena es producto de ese escenario, surge en 2014 como un movimiento cuya fuerza afecta inicialmente al PRD; recoge todo tipo de inconformidades en el territorio nacional y su estructura se nutre en varios estados de priistas migrantes.

Algunos analistas, como Ricardo Pascoe Pierce sostiene que estamos frente a una adaptación casi mítica, proverbial del PRI, en un acuerdo de grupos de Ernesto Zedillo en alianza con Morena. Pero no es el único, también estaría aliado al grupo de Carlos Salinas, aunque la alianza más fuerte es la primera.

La aparición de personajes emergentes durante el sexenio de Zedillo al lado hoy de López Obrador es uno de sus argumentos, y enumera a Olga Sánchez Cordero, Manuel Bartlett, Esteban Moctezuma Barragán.

Todo el ataque contra Ricardo Anaya es de la fracción salinista del PRI, para tratar de colocarse en segundo lugar para tener mayor espacio de negociación con Morena, que, hoy por hoy, sería de Ernesto Zedillo, y no de López Obrador, según Pascoe.

Es un pacto para la reconciliación entre Zedillo y CSG, sostiene como conclusión de su hipótesis.

Como marco de explicación, la hipótesis Pascoe tiene un grado de coherencia, pero no están visibles los puntos finos de este presunto pacto de los viejos grupos de la llamada familia revolucionaria.

Lo que sí fue visible durante los últimos meses que al menos dos grupos masónicos desarrollaron sendas estrategias al interior de la alianza PAN-PRD-MC para impulsar a Rafael Moreno Valle y a Miguel Ángel Mancera para disputarle a Ricardo Anaya la candidatura presidencial. (Mochila Política 18 y 19
El Frente, un dardo envenenado I y II. Junio 29, 2017 y Julio 04, 2017)

La división al interior del PAN y el choque de ambiciones entre Anaya y el matrimonio Calderón Zavala facilitaron esa labor.

Al final, Ricardo Anaya terminó bajo un escarnio público por presunta corrupción y entregado a esos grupos “progresistas”, de ahí la cercanía de Jorge Castañeda, Rubén Aguilar y Santiago Creel.

La única opción de un candidato que abanderara el humanismo cristiano se desdibujó, se dividió, perdió fuerza y solo sirvió para dar vida a un grupo liberal como Movimiento Ciudadano. En muchos lados, éste último, logro triunfos gracias a las boletas cruzadas a favor de Acción Nacional. Jalisco es un buen ejemplo de ello, donde el PAN fue muy votado para el Senado pero los que llegarán son los de MC.

Conclusiones

Andrés Manuel López Obrador, identificado popularmente como un político de “izquierda”, en realidad es - como diría el izquierdista Jesús Ortega - un “liberal revolucionario”, o sea, un hombre que militó en el PRI dentro de esa ala izquierda que había en su interior de populistas que después fundaron el PRD.

Ahora llega al poder en un acuerdo con distintos actores de poder de diversos niveles. La conformación de su gabinete, algunas candidaturas y algunos posicionamientos durante la campaña, reflejan algo de ello.

En su equipo hay zedillistas, pero también personajes como Miguel Torruco consuegro de Carlos Slim; o el apoyo de Marcos Fastlicht, suegro de Emilio Azcárraga Jean, presidente de Televisa; el apoyo de TV Azteca; otros apoyos corporativos se reflejan con la incorporación de Napoleón Gómez Urrutia o Elba Esther Gordillo. O sea, buena parte del establishment.

Está también integrada Nestora Salgado proveniente de grupos armados operantes en Guerrero bajo una inacabada legislación y que al amparo de esta cometen delitos y son políticamente arropados por todos los grupos radicales de izquierda nacionales e internacionales.

También está José Manuel Mireles, un masón activo, embozado en grupos de autodefensa y que primero se alió con Miguel Ángel Osorio Chong, cuando era secretario de Gobernación, pero cuando lo traicionó, se fue con López Obrador. El propio Mireles ha contado públicamente la traición de Osorio Chong. Mireles no logró un puesto de elección popular, pero públicamente ha mostrado su lealtad al líder de Morena.

Además, esta como frente más visible de Morena ese entramado de líderes y organizaciones de “izquierda ideológica, militante y reivindicatoria” que es, por sí misma, una amplia fauna en ese ecosistema que es el nuevo partido hegemónico en México. Allí encontramos a la progresía en pleno: desde feministas radicales hasta teólogos de la liberación.

Morena es producto de un reacomodo de diversos grupos de poder, y quizá eso explique que, en tan sólo cuatro años, en un hecho inédito en el país, tuviera la fuerza necesaria para conquistar la presidencia y el Congreso con la legitimación de una de las más altas votaciones para un partido en nuestra historia.

También es evidente que con Peña Nieto tejió un acuerdo de impunidad.

Y también queda para el registro el discurso de José Antonio Meade en su cierre de campaña en Coahuila, en donde acusó también las diferencias al interior del sistema:

"La historia va a juzgar a quienes, conociendo el riesgo de la alternativa autoritaria y antidemocrática de Andrés Manuel, lo han habilitado. Un Andrés Manuel que amenaza a todos, amenaza a la Suprema Corte de Justicia, amenaza a las fuerzas armadas, amenaza a las familias con sacar a los criminales a las calles... y amenaza con sacar a tigres y a diablos", dijo.

Morena parece hoy el reagrupamiento de viejos y nuevos actores queriendo reconfigurar el sistema. Después de la fragmentación del viejo sistema tenemos, un presidente fuerte y un nuevo partido hegemónico. Pero también puede ser otra cosa: el nacimiento de un sistema totalmente nuevo. Solo los hechos confirmaran progresivamente si es una cosa u otra.

López Obrador, que supo conquistar la esperanza de cambio, llega legitimado, con mayoría absoluta, ante una expectativa nacional muy alta y difícil de cumplir.

Frente al nuevo escenario, con un Presidente con tanto poder real (Congreso federal con mayoría absoluta y con mayoría en más de la mitad de los estados del país) la organización ciudadana se convierte en la única posibilidad de contrapeso efectivo para evitar abusos de poder y políticas contrarias al bien común.

Son los ciudadanos, más que los partidos, los que tendrán que convertirse en interlocutores reales y eficaces del Presidente, para frenar una eventual agenda radical de su partido, que está ya con las maletas abiertas a la vuelta de la equina, recordándole sus palabras de campaña: "Yo me hinco donde se hinca el pueblo".



Más información

Mochila Política 48 - Junio 29, 2018 - El día D

Por Héctor Moreno

Escenario de fraude

El activismo y la movilización el día de las votaciones quedan como el último recurso a los partidos para influir en la definición de la elección y existen señales provenientes del PRI que enrarecen el ambiente.


La persistente táctica en medios de colocar a Meade Kuribreña en segundo lugar en las encuestas, bajo la frase: “caballo que alcanza gana” cobra sentido como requisito previo a una movilización sin precedentes el día de la elección.

La fuerza de la estructura priísta radica en los recursos del gobierno federal y los gobiernos estatales, de ahí que la disciplina partidista vaya a jugar un papel fundamental para el día de las votaciones. El proceder del PRI-Gobierno en los procesos del estado de México y Coahuila el año pasado puede ser el modelo a repetirse.

Oficialmente el PRI es el partido que cubrió con representantes en todas las casillas.

Las señales más preocupantes ocurrieron prácticamente en el corazón del partido oficial. Primero, la detección de compra de votos por parte del PRI en las oficinas del Comité Ejecutivo Nacional y, segundo, la detención de dos hombres con 20 millones de pesos en efectivo que iban enviados a esas mismas oficinas, asoman el uso de sus viejas prácticas fraudulentas.

Usualmente, los partidos pagan en efectivo a los representantes de casilla que contratan y a quienes coordinan las movilizaciones de votantes, por eso llaman la atención esos dos hechos.

Si el PRI aparece en las encuestas con alrededor del 20 por ciento de las preferencias y su fuerza territorial abarca menos de la mitad del país, entonces la estructura que le haga falta para movilizar y cuidar casillas podrían ser aportados por otro tipo de organizaciones extendidas a lo largo del país, con capacidad de organización, recursos humanos y efectivo.

Del resultado de las votaciones se podrá deducir – parcialmente – para qué, para quién o quiénes trabajaron esas estructuras territoriales ajenas al tricolor.

Otro frente finamente trabajado por el actual gobierno ha sido la conformación de un Tribunal Electoral Federal cuyos resultados han sido cuestionados seriamente hasta ahora.

La calificación sobre las elecciones en el estado de México y en Coahuila; el otorgamiento del registro a Jaime Rodríguez, El bronco, como candidato presidencial, casos documentalmente cuestionados, son algunas de esas decisiones relevantes.

Triunfo de López Obrador

Este es el escenario más consolidado, pero su requisito fundamental es que sea contundente, para que sea creíble.

Mientras mayor sea la distancia entre el primero y segundo lugar, se aleja la tentación de sacar al “tigre” o “aparecer al diablo”, como ha amenazado el mismo López Obrador y la dirigente nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky.

Pero la Coalición Juntos Haremos Historia tiene un problema endémico: la falta de estructura de los tres partidos que la conforman.

Morena fue constituido hace apenas cuatro años y difícilmente tiene siquiera representación en todo el país; igualmente el Partido Encuentro Social y el Partido del Trabajo solo tenía focalizado su poder en algunos estados, como en Durango o en Nuevo León.

A pesar de ello, oficialmente Morena tuvo la segunda cobertura de representantes de casilla.

Algunos de esos porcentajes pueden ser cubiertos como parte de los acuerdos con los mineros de Napoleón Gómez Urrutia o la estructura magisterial fiel al grupo de Elba Esther Gordillo, pero una parte importante debieron ser contratados.

Al igual que en el caso del PRI, cabe la probabilidad de que la estructura faltante para movilizar y cuidar casillas podrían ser aportados por otro tipo de organizaciones extendidas a lo largo del país, con capacidad de organización, recursos humanos y efectivo.

Una desventaja de López Obrador es que ellos no cuentan con la fuerza de ningún gobierno estatal, esto en términos de operación también le implica desventajas.

Bajo una lógica política las fuerzas estatales y municipales pueden realizar labor de contención si descubren los lugares donde estén los centros de mando o de operaciones.

Si alguien está obligado a promover una elección participativa, limpia y creíble es López Obrador.

Triunfo de Ricardo Anaya

Colocado permanentemente en el segundo lugar de todas las mediciones, Ricardo Anaya Cortés ha sido durante toda la campaña el auténtico competidor de López Obrador.

Por su ubicación, la posibilidad del triunfo de Anaya radica en poder captar el llamado voto útil, a costa del candidato oficial. Los posicionamientos de personajes expresando públicamente que votarán por él y los mensajes de empresarios destacados, pueden favorecerle.

Las experiencias estatales de triunfo en alianza con el PRD les fueron agregando experiencia en la sinergia de cuidado de casillas y del voto.

Ante el INE, la Coalición Por México al Frente, también tuvo una cobertura prácticamente en todas las casillas apenas con un leve porcentaje debajo de la Coalición Juntos Haremos Historia.

Territorialmente, se abre una incógnita sobre su fuerza real, pues la postura de los siete gobernadores albiazules para formar el GOAN parece un mensaje de bienvenida a López Obrador y un abandono de Anaya.

Conclusiones

En esta elección se vuelven a confrontar dos corrientes del viejo sistema, en una reedición de su pugna de hace 30 años.

Durante su último acto de campaña en Coahuila, José Antonio Meade mandó un mensaje en un tono inusual:

“La historia va a juzgar a quienes, conociendo el riesgo de la alternancia autoritaria y antidemocrática de Andrés Manuel, lo han habilitado”.

Es un pleito no solo de intereses, de grupos, sino de visiones, de modelos de país y, hasta ahora, Peña Nieto ha sido consecuente con sus posturas públicas, por lo que no existen elementos objetivos para evidenciar una alianza con sus históricos adversarios.

Además, las alianzas inconfesables han sido un tema posicionado por los afines a López Obrador desde inicios del gobierno actual. Se trataba de la alianza Peña-Calderón, la cual tiene visos de realidad, aunque terminó siendo poco lucrativa, a juzgar por los resultados.

Adjudicar una probable derrota de Ricardo Anaya solo a una alianza Peña Nieto-López Obrador está bien como posicionamiento mediático dentro de una estrategia para ganar votos; es tema atractivo en términos de conspiración, pero es hacerlo víctima; cerrarse a la realidad y no cuestionar sus métodos y resultados como dirigente partidista y como candidato.

Una alta participación y un ejercicio del voto útil podrían conceder a Anaya Cortés posibilidades de un triunfo, aunque apretado.

Lo mejor para el país es que el triunfo del ganador sea inobjetable por el margen frente al segundo lugar, gane quien gane, pues ello aleja la tentación de la violencia.

Lograr un Congreso con mayoría opositora sería el mejor equilibrio para el país.

Lo que es un hecho es que gane quien gane en esta vuelta electoral por la Presidencia la sociedad quedará polarizada.

La creciente polarización, conforme avanzaron las campañas, ha rayado en la intolerancia y agresión entre ciudadanos y no sólo entre actores políticos, por eso es más perceptible que en otros procesos electorales.

Esto puede representar un riesgo para generar ambientes proclives a los grupos violentos o puede representar una oportunidad para encausar ese malestar con organizaciones ciudadanas más activas para el mediano plazo.





--
Héctor Moreno Valencia
hmorenov00@gmail.com



Más información

Mochila Política 47 - Junio 25, 2018 - Amnistía a narcos, la clave de la elección en Colombia

Por Diego Hernández

Un rechazo mayoritario a la amnistía a narcoguerrilleros que causaron millones de víctimas en las últimas décadas impulsada por un candidato populista que además proponía una “revolución amorosa” en donde todos cabían, menos “la mafia anacrónica del

poder”, fueron los puntos centrales que definieron el triunfo de Iván Duque en la reciente elección presidencial de Colombia.

También las definiciones claras de la Gran Alianza por Colombia, postulante de Duque, sobre defensa de la familia y la vida terminaron por sumar sectores sociales para lograr una victoria contundente.

El resultado electoral ratificó la extendida inconformidad con del Acuerdo de Paz entre el presidente Juan Manuel Santos y los narcoterroristas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), vigente desde diciembre de 2016, que contempló una amplia amnistía para ellos y la imposición de la llamada ideología de género.

Esos dos aspectos resultaron claves para que Iván Duque, candidato de la Gran Alianza por Colombia, fuera elegido en la segunda vuelta electoral del 17 de junio con 10 millones 400 mil votos, un 54% de los sufragios.


Gustavo Petro de la coalición Colombia Humana, logró 8 millones de votos; equivalente a 42%. Una votación inédita para la izquierda, que jamás había cruzado el umbral de los 5 millones. Fue una de las elecciones con mayor participación ciudadana desde 1974.

En octubre de 2016 el llamado Acuerdo de la Habana - negociado en esa ciudad a la sombra de Fidel y Raúl Castro - fue rechazado en un plebiscito por 50.21% de votantes, sobre 49.79% que los apoyaban. El presidente Juan Manuel Santos ignoró el resultado y lo impuso con su mayoría en el Congreso.

El 1 de diciembre de 2016 el tratado entró en vigor. El mandatario tenía prisa: una semana después recibió el premio Nobel por “sus esfuerzos por acabar con el conflicto”. Hoy los acuerdos son rechazados por 7 de cada 10 colombianos.

Impunidad para los victimarios

Para muchos, el Acuerdo es un pacto de impunidad entre Santos y la organización narco-terrorista, por varios puntos:

Transformadas en Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, las FARC, son ahora una fuerza política financiada con recursos públicos.

Tienen garantizados por lo menos 10 escaños en la Legislatura que inicia y en la próxima.

Sus miembros no serán juzgados en la justicia común por los asesinatos, secuestros, actos terroristas o prácticas de narcotráfico que perpetraron impunemente por décadas, pasarán por un tribunal especial en que ellos podrán denunciar a miembros del Ejército.

Tampoco se les podrá señalar públicamente su pasado criminal y, por si fuera poco, tendrán recursos para proyectos económicos. Las víctimas están en segundo plano.

Los términos de la “paz” son humillantes para quien no olvida el saldo que el conflicto armado dejó en cinco décadas: un millón de personas asesinadas, de acuerdo con el Registro Único de Víctimas. Si se consideran desapariciones, secuestros, violaciones, torturados y desplazados la cifra es impresionante: 8 millones.

Entregaron las armas, pero la violencia continúa asolando algunas regiones del país. Los autores son presuntos disidentes con un denominador común: han sido operadores del tráfico dentro de la organización desde hace más de una década. Operan en la frontera con Brasil y Venezuela, corredor estratégico para las rutas del narcotráfico, y las ganancias de su actividad en esa región financiaron durante años a la guerrilla.

Un reporte del International Crisis Group, de octubre de 2017, ubica al menos, 19 grupos “disidentes” de las FARC, armados y activos, la mayoría fronterizos.

Durante los cinco años de negociaciones los cultivos de coca pasaron de 70 mil hectáreas a 200 mil. El narcotráfico es el combustible de las FARC.

En abril de este año la DEA arrestó en Bogotá a Jesús Santrich, por negociar con el Cártel de Sinaloa el envío a Estados Unidos de 10 toneladas de cocaína. Santrich fue miembro del ‘alto mando’ de las FARC, negociador del acuerdo de “paz”, integrante de la Comisión de Impulso y Verificación a la Implementación del tratado, dirigente del nuevo partido y precandidato para uno de sus 10 escaños en el Congreso.

La Fiscalía de Nueva York asegura que hay “pruebas robustas” de que Santrich cometió ilícitos en junio de 2017, o sea, apenas seis meses después de la entrada en vigor del Acuerdo de la Habana. Fue alertado de su detención por Fabio Borges, un exguerrillero que trabaja en la Unidad Nacional de Protección y es miembro de la Comisión Técnica Nacional de Seguridad del gobierno.


El periodista César Betancourt Restrepo afirma que la orden de alertar a Santrich fue dada por el mismo presidente Juan Manuel Santos poco después de que el fiscal general lo informara de la operación, y que en el desvío de dinero del proceso de paz y del lavado de activos podrían estar comprometidos también “dos miembros del gabinete presidencial, tres senadores de la Unidad Nacional de Protección y el propio Juan Manuel Santos”.

Esto explica por qué el Acuerdo de Paz nunca dejó de ser uno de los temas claves del proceso electoral colombiano, a pesar de los esfuerzos de Santos para darlo como “hecho consumado”. Al contrario, las propuestas de gobierno tanto de Duque cuanto de Petro, ofrecían un amplio espacio a explicar lo que harían al respecto.

Petro proponía cumplirlos al pie de la letra para avanzar en la “paz democrática”. No permitiría que las garantías ofrecidas a la “paz” - evitaba mencionar la palabra “FARC” - se diluyeran llevando al país “de nuevo a la guerra”. Bajo el ropaje terso de estas palabras había un sutil dejo de amenaza.

Duque, por su parte, sabiendo que no podría revocar totalmente los acuerdos, prometió no hacerlos trizas, “pero sí modificarlos sustancialmente en aquellas cosas que afectan el Estado de derecho”.

Las votaciones del 17 de junio resucitaron el plebiscito de 2016 y le cobraron la factura a Santos. Poco más de 10 millones de colombianos dijeron “no” a lo que consideraban un acuerdo de impunidad. En el discurso de triunfo, Duque dijo: “la paz que añoramos reclama correcciones y las tendrá para que las víctimas sean el centro del proceso, para garantizar verdad, justicia y reparación”.

La prueba más contundente del descontento mayoritario de la población con el Acuerdo de Santos es que tanto en la primera como en la segunda vuelta, Duque venció en 20 de los 27 departamentos donde la guerrilla operaba hasta diciembre de 2016. Llama la atención que las siete zonas donde Petro ganó coinciden precisamente con los corredores por donde la droga sale hacia México.

Una dura derrota para las FARC y para Santos, que termina su segundo gobierno con un bajísimo nivel de popularidad: 73% desaprueba su gobierno y 82% lo considera corrupto, según un sondeo del pasado 13 de junio.

Además, la Procuraduría de la República investiga la recepción ilegal de por lo menos 1 millón de dólares de la constructora brasileña Odebrecht para financiamiento de su campaña por la reelección en 2014.

El periodista Alberto Donadío sintetiza lo que muchos piensan: “ha sido el gobierno más corrupto que hemos tenido”. Por eso, el hartazgo unificó el voto por el cambio.

¿Cuál cambio?

Para la mayor parte de la población estaba claro que la elección se definiría con un embate entre la “derecha” y la “izquierda”.

En la izquierda estaba Gustavo Petro Urrego, guerrillero en el Movimiento 19 de Abril (el M19) de 1977 a 1990, cuando recibió amnistía. El presidente Ernesto Samper lo envió poco después a Bélgica como agregado diplomático, desde entonces vive del erario. Fue miembro de la Cámara de Representantes, senador y alcalde mayor de Bogotá donde impulsó políticas públicas con perspectiva ideológica de género y creó abortorios, llamados “centros para el control natal”.

Contendió a la presidencia en 2010 con un discurso radical y obtuvo solo un millón de votos. En esta ocasión, modificó el discurso. Propuso una “revolución amorosa” para una “Colombia más humana” donde “todos caben”, menos los integrantes de la “mafia anacrónica del poder”. La estrategia de correrse al ‘centro’ con un discurso más terso es similar a la que usó el Luiz Inácio “Lula” da Silva en 2002, y antes que él, Hugo Chávez en 1999. Aunque se le criticaba de “castrochavista” su popularidad crecía rápidamente y parecía imbatible.

En el otro lado, estaba Iván Duque Marquez, exitoso abogado, formado en Georgetown y Harvard. En 2014 llegó al Senado en la elección en que Álvaro Uribe fue electo presidente. Fue uno de los críticos más articulados del Acuerdo con las FARC.

Duque se sometió a un proceso abierto con otras dos fuerzas políticas y construyeron una alianza sin imposiciones.

A una de ellas, representada por el ex presidente Andrés Pastrana le reconocieron su fuerza y experiencia, y a la otra, del ex procurador Alejandro Ordóñez, le admitieron las propuestas de defensa de la vida y la familia.

La alianza resultó exitosa y algunas lecciones se pueden sacar del caso colombiano. Si Duque honrará su palabra o no, y si será capaz o no de realizar un buen gobierno de coalición, es una historia que aún está por escribirse.

Conclusiones: El populismo, la posibilidad de una severa regresión democrática, una agresiva agenda contra la vida y la familia y la impunidad fueron derrotados en las urnas, evidenciando el rechazo popular a un pacto cobijado con el “Nobel” que beneficia al narcotráfico.

A diferencia de lo hecho en México, Iván Duque a la construcción de una alianza sólida, transparente, con identidad y coherencia interna, concedió relevancia a los temas de vida y familia, caros para la mayoría de la población, con lo cual consolidó su posición como alternativa atractiva que lo llevó al triunfo. Sea cual sea el resultado de la elección presidencial mexicana, después del 1 de julio, valdrá la pena revisar el caso colombiano.



Más información

Mochila Política 46 - Junio 09, 2018 - Ayotzinapa, dardo envenenado y la oportunidad de Anaya

Mochila Política 46
Junio 09, 2018
Ayotzinapa, dardo envenenado y la oportunidad de Anaya

Por Héctor Moreno

La sentencia judicial para reponer el procedimiento en el Caso Ayotzinapa se coloca como un dardo envenenado en la recta final de las campañas, pues perfila la responsabilidad

sobre el Presidente Enrique Peña Nieto y favorece los apoyos hacia Andrés Manuel López Obrador.

Ante esa presión se reiniciaron los ataques a Ricardo Anaya con el mismo tema: por presuntamente haber lavado dinero para comprar una bodega.

Las señales marcan un encono entre las tres principales fuerzas a menos de tres semanas del cierre de las campañas electorales.

Van sobre el Presidente

La indagatoria “no fue pronta, efectiva, independiente ni imparcial” concluyen por unanimidad los magistrados Mauricio Fernández de la Mora, Juan Antonio Trejo Espinoza y Héctor Gálvez en una sentencia de 707 páginas.

Hay un “cuadro manifiesto de graves irregularidades” en el expediente, precisan los magistrados.

A lo largo del texto demuestran cómo la versión de la Procuraduría General de la República (“verdad histórica” la llamó entonces su titular, Jesús Murillo Karam) se construyó con detenciones ilegales, torturas, autoincriminaciones desfragmentando la realidad y sin considerar el contexto.

Evidencian cómo, desde un inicio, las indagatorias fueron enfocadas únicamente a ubicar la responsabilidad de los cuerpos de seguridad municipales y estatales de Guerrero, pese a la participación directa de fuerzas federales en los hechos, como la Policía Federal y el Ejército Mexicano.

Aportan información inédita sobre el proceder de las autoridades responsables de la indagatoria y resalta la participación de elementos de la Marina en funciones de “policías investigadores” y como presuntos torturadores de varios de los detenidos.

La investigación fue dirigida para sustentar la versión oficial de que los estudiantes habían sido asesinados, calcinados y sus restos tirados al rio, y se dejaron de lado otras hipótesis para esclarecer los hechos. Es decir, al igual que el Caso Posadas, primero se dio la conclusión y después se ajustó la investigación para sustentar el dicho de la autoridad.

“… se está ante una situación sumamente inusual, en la que casi toda persona que es detenida o localizada y presentada en relación con la averiguación previa, “espontáneamente” reconoce su participación, o al menos, formula imputaciones contra otros coinculpados”.

“… no se aprecia que se hayan explorado siquiera las líneas de investigación que apuntaban a la participación de personal del Ejército Mexicano y la Policía Federal, y encima de ello, tampoco aparece que se hayan investigado los actos de tortura, lo que conlleva que igualmente no se ha indagado al personal a quien se atribuyen tales actos, entre ellos a los integrantes de la Secretaría de la Marina”.

Deslizan encubrimiento

Los magistrados señalan el delito de desaparición forzada de personas y de ejecuciones extrajudiciales de al menos seis personas, además de la desaparición de los 43 normalistas de la normal rural Isidro Burgos de Ayotzinapa.

Los Magistrados señalan que el Presidente Enrique Peña Nieto es el jefe del Ejército, de la Marina, de la PGR, de la secretaría de Gobernación, lo cual genera un natural conflicto de interés.

Y deslizan una actitud de encubrimiento entre ellos:

“Así, resulta innegable el conflicto de interés que surge cuando investigador e investigados, tienen en común al mismo superior jerárquico, pero además, una estrecha relación institucional, que prevé la propia ley, sobre todo, si se toma en cuenta que, como se vio, se han advertido una serie de omisiones, retrasos e inconsistencias en la indagatoria, en especial respecto a las posibles líneas de investigación que apuntaban a esas dos autoridades, pues existen probables responsables que pertenecen a su misma estructura burocrática, y cuya participación no ha sido materia del análisis ministerial”.

Señalan la “imposibilidad de exigir al órgano investigador la obtención de determinado resultado; pero sí le es obligatorio y se le puede exigir la observancia de una metodología exhaustiva, ceñida al debido proceso, que aborde con seriedad las diversas y posibles líneas de investigación que surjan”.

“En el caso, se reitera, el superior jerárquico de la autoridad investigadora, resulta ser el mismo que el de por lo menos tres de las dependencias que deben investigarse (Policía Federal, Ejército Mexicano y Marina –esta última por posibles actos de tortura y uno de ejecución extrajudicial–); además se ha suscitado retraso, ineficacia y falta de imparcialidad en las indagaciones respectivas; pero también existen serias alegaciones de tortura en el curso de la investigación”.

Por ello, el primer tribunal colegiado del decimonoveno circuito, con sede en Tamaulipas, ordena reponer el procedimiento del Caso Ayotzinapa y ordena crear una Comisión para la Verdad y la Justicia.

El tribunal federal colegiado ordena dejar fuera a cualquier funcionario que hubiera intervenido hasta ahora, dadas las irregularidades, manipulaciones y encubrimientos de la investigación; da entrada a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y coloca a los familiares de las víctimas como coadyuvantes del caso, con acceso pleno al expediente y con facultad de sugerir líneas de investigación.

Inducen una línea más: deja fuera a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), “pues de ser así, ello podría impedirles, posteriormente, presentar el caso a una instancia internacional”.

La escalada

Desde marzo de 2017, Andrés Manuel López Obrador impulsó un debate para inculpar al Ejército Mexicano en el Caso Ayotzinapa, como parte de una escalada de redes político – clericales internacionales, coordinadas y financiadas por una asociación italiana llamada Libera.

Esos grupos hunden sus raíces en cardenales y obispos promotores de la teología de la liberación e incluso opositores a la doctrina papal en materia de vida, en los años 60 y 70 del siglo pasado.

Entre ellos figuraban el arzobispo de Milán, Cardenal Michele Pellegrino, llamado el sacerdote obrero; Dom Helder Camara, arzobispo de Olinda-Recife, en Brasil, impulsor de la teología de la liberación en América; el cardenal belga Leo Jozef Suenens, arzobispo de Malines-Bruxelles, quien junto con el cardenal Franz König de Viena, en 1968, se opusieron a la doctrina del Papa Paulo Vi en la encíclica Humanae Vite en contra del uso de anticonceptivos.

Desde varios frentes y con diversos actores, esas redes político – clericales han explotado el tema para enfrentar al régimen priista y tienen como objetivo explícito la creación de un Tribunal Penal Especial para México por el Caso Ayotzinapa.

La inmensa mayoría de las organizaciones mexicanas incrustadas en esa estrategia son las que hoy promueven la candidatura de Andrés Manuel López Obrador.

Conclusiones:

De ser un tema que gravitaba como uno de los detonantes principales del enojo popular contra el Presidente Peña Nieto, la resolución judicial sobre el Caso Ayotzinapa lo coloca en el centro de la campaña presidencial y enfila una acción jurídica internacional en contra del actual mandatario.

La mayoría de los promotores de esas acciones son aliados y promotores de Andrés Manuel López Obrador y éste ha procurado enarbolar sus demandas, como lo demostró en su reciente acto de campaña con los padres de los 43 normalistas desaparecidos.

Si la PGR impugna la sentencia ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y ganara el litigio, el gobierno de Peña Nieto terminará, ahora sí, hundido en el desprestigio, pero si la acata entonces se abre la puerta para llevarlo a un tribunal penal internacional. Por eso es un dardo envenenado.

El 26 de junio se cumple un mes más de esos hechos y todavía puede ser parte de la campaña lopezobradorista, pues oficialmente los cierres son el día 27.

Frente a esa presión se reiniciaron las presiones nuevamente sobre Ricardo Anaya Cortés, con la filtración de un nuevo video, el cual, supuestamente, probaría el lavado de dinero para adquirir bienes de parte del panista.

El video circulado en redes mereció atención de la mayoría de los medios, incluidas las principales televisoras, y tuvo más de 500 mil reproducciones, pero el video de Anaya Cortés donde contesta, llevaba hasta este fin de semana cerca de 10 millones de vistas, lo cual, a decir de los expertos muestra la credibilidad ganada por el abanderado de Por México al Frente.

La pugna entre los grupos del viejo sistema, abre una nueva oportunidad para que Ricardo Anaya pueda reposicionarse. Queda poco tiempo.

geoenlace.net/mochilapolitica/archivo/c0e78e_12ae71e9d9.pdf



Más información

Mochila Política 45 - 27 mayo 2018 - Tras la legitimidad perdida

Mochila Política 45.
27 mayo 2018.
Tras la legitimidad perdida.

Por Héctor Moreno

Insistir en una aplicación selectiva de la justicia para los adversarios y dañar la estructura del “cártel del sexenio” en plena campaña electoral ensombrece el lado positivo de esta última

acción, exhibe el fracaso del gobierno de Enrique Peña Nieto en seguridad y no le abona a recuperar la legitimidad perdida.

Propiciar la recomposición del estado de Derecho es plausible, pero difícilmente abonará a un gobierno con tan baja credibilidad atribuida principalmente al hartazgo ciudadano por la corrupción e impunidad; tampoco le servirá de mucho a un partido donde al responsable del fracaso sexenal se le premia con un lugar en el Senado y en donde su candidato presidencial sigue estancado en tercer lugar de las preferencias a prácticamente un mes de las votaciones.

Son señales de una sociedad alejada, divorciada de su gobierno.

La justicia selectiva

Primero lo intentaron con el candidato de Por México al Frente, Ricardo Anaya Cortés al abrir una investigación por presunto lavado de dinero con recursos privados, pero las acusaciones quedaron en el aire. Legalmente no se pudo demostrar nada y se evidenció el uso de las instituciones para afectar a un candidato opositor. Fue un escarnio para el opositor.

Aún así, el tema sigue explotado por todas las fuerzas políticas, como parte del discurso en contra de Anaya Cortés.

A partir del segundo debate entre los candidatos presidenciales, los reflectores se fueron hacia candidatos de la Coalición Juntos Haremos Historia y en particular algunos del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), encabezada por Andrés Manuel López Obrador.

La diferencia con Anaya es que en la mayoría de los casos abiertos las últimas semanas, sí hay proceso jurídicos en marcha.

Sobre Nestora Salgado, candidata al Senado de la República se le ha acusado de secuestradora y en su defensa han alegado que salió libre. Ambas cosas son ciertas. Ella salió libre por fallas en el debido proceso, pero las acusaciones sobre diversas violaciones a los derechos humanos en su función de jefa de una policía comunitaria en Guerrero también son ciertas, tan es así que todavía hay procesos abiertos.

Nestora Salgado y su grupo de policías comunitarios cometieron violaciones a los derechos humanos en contra de varias personas, derecho a la integridad personal; tortura, tratos crueles; al derecho humano a la libertad, a la privacidad, a la libertad sexual y la inviolabilidad del domicilio y a la legalidad.

Hay dos documentos de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos con vasta información sobre el tema. La primera, de 2013, Informe Especial sobre los grupos de autodefensa y la seguridad pública en el estado de Guerrero, y la recomendación 9/2016, del 29 de febrero de ese año, Sobre la situación de la Policía Comunitaria de Olinalá, en el estado de Guerrero, la detención de diversos integrantes de la Policía Comunitaria y de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias, así como de la detención de personas por parte de esa Policía Comunitaria.
El otro candidato cuestionado de Morena es Napoleón Gómez Urrutia, líder del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, quien desde 2006 está exiliado en Canadá.

Desde 2004, la empresa Grupo México depositó al sindicato 55 millones de dólares como su participación del 5% de la empresa; Gómez Urrutia dice que ese dinero pertenece al sindicato y no es para distribuirse entre los trabajadores. Recientemente la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje resolvió, por segunda ocasión, que tiene que devolver ese dinero.

Un tercer caso es el de Alfonso Miranda Gallegos, candidato de la coalición Juntos haremos Historia a presidente municipal de Amacuzac, Morelos a quien se le dictó formal prisión por delincuencia organizada y secuestro.

Es tío de Santiago Miranda Hernández o Mazari Hernández, El Carrete, presunto líder del grupo delictivo Los Rojos en Morelos

Como legislador y presidente municipal, Miranda Gallegos protegió a la delincuencia y atacó a sus adversarios políticos, de acuerdo a las investigaciones.

Otro caso más, fue el de Carlos Lomelí Bolaños, candidato de la misma coalición Juntos Haremos Historia al gobierno de Jalisco, a quien se le publicó en los medios la adquisición de un predio cuyos propietarios anteriores son ligados a operaciones de lavado de dinero del narcotráfico.

Su nombre apareció hace unas semanas en el caso del futbolista Rafael Márquez, a quien el gobierno norteamericano liga a un narcotraficante en algunas empresas

Lomelí Bolaños, contratista del sector salud en diversos gobiernos estatales y en el de la Ciudad de México, es un hombre cercano a Andrés Manuel López Obrador. Ya una vez apareció en la famosa lista negra del Departamento de Estado norteamericano, pero tras un litigio de varios años fue dado de baja.

El contraste con Osorio Chong

En cinco años el gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto fue rebasado por la delincuencia organizada, como lo muestran los índices delictivos oficiales.

De acuerdo a un informe de la Secretaría de Marina, este ha sido el sexenio con mayor número de homicidios dolosos:

Con Vicente Fox (2000 - 2005) sumaron 60,447; con Felipe Calderón (2006 - 2011) se ?registraron 106,098 y en los primeros cinco años de Enrique Peña Nieto (2012-2017) ya alcanzan la cifra de 137,462 los homicidios.

A pesar de esos resultados, el responsable de la seguridad del país en ese periodo, Miguel Ángel Osorio Chong está postulado como Senador y es perfilado como coordinador del PRI en la Cámara Alta.

A su salida, en enero de este año, los nuevos funcionarios de Gobernación pusieron en marcha el Operativo Titán en los principales lugares del país en donde se registraban los índices delincuenciales más altos y a decir de Renato Sales, Comisionado Nacional de Seguridad, han logrado avances.

Del 29 de enero al 26 de mayo, de acuerdo al último reporte, el secuestro registró una disminución de 8.1 por ciento en abril contra el mismo mes del año anterior.

Los homicidios dolosos bajaron en las ciudades donde a principios de año se habían disparado. En Los Cabos pasaron de 163 a 6; en La Paz, de 130 a 24; en Colima, de 39 a 15 y en Guanajuato de 35 a 17.

Pero la acción más relevante ha sido la persecución al llamado Cártel de Jalisco Nueva Generación en los últimos meses (Mochila Política 42. La ofensiva. 2 de mayo de 2018), tras de que Alfonso Navarrete Prida – sustituto de Osorio Chong –lo definiera como un objetivo prioritario del gobierno federal.

“Los señalamientos hacia el CJNG abrieron la especulación sobre la probable detención de quien es señalado como su principal jefe, Nemesio Oseguera Cervantes, El Mencho”, señalamos el 2 de mayo pasado.

En un operativo de dos días, 26 y 27 de mayo, el Gobierno federal capturó a Rosalinda González Valencia, esposa de Nemesio o Rubén Oseguera Cervantes, señalado como jefe del CJNG; a Gerardo Botello Rosales, alias El Cachas, identificado como jefe regional del CJNG; a Javier, El Peque, importador de insumos para drogas sintéticas. Los tres fueron detenidos en la zona metropolitana de Guadalajara, en donde residían.

Otro detenido en Tepalcatepec, Michoacán fue Juan José Farías Álvarez, El Abuelo, fundador de las autodefensas y vinculado al CJNG. A él se le recuerda por haber sido uno de los líderes de grupos armados convocados por el Comisionado Especial para Michoacán, Alfredo Castillo Cervantes el 5 de febrero de 2014 para un diálogo. Como se recordará, Castillo forma parte del primer círculo de amigos del Presidente Peña Nieto y el fracaso de su gestión se explica únicamente con la violencia actual en esa entidad.

Otra de quienes está en la mira de las autoridades (según se ve en el video de detención de la esposa del Mencho) es su hija Jessica Johanna Oseguera González, quien desde octubre de 2016, también promovió un amparo para evitar ser detenida.

A cuatro semanas de las elecciones, el gobierno federal se empecina en mostrar un resultado espectacular en contra del llamado “cártel del sexenio” para recuperar algo de la legitimidad perdida.

Conclusiones

Promover una aplicación selectiva de la justicia a opositores políticos, aún y cuando existan evidencias, podría abonarle al desprestigio de esos adversarios, pero nada garantiza que eso vaya a fortalecer al candidato presidencial oficial.

La espectacularidad de algunas acciones para recuperar algo del estado de Derecho son plausibles, pero no abonarán a un gobierno desgastado y alejado de la sociedad.

El fracaso del gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto en el combate a la inseguridad afecta la legitimidad del Estado y es casi imposible pretender recuperarla en unas cuantas semanas y en pleno proceso electoral.

En un foro realizado en la Cámara de Diputados el 18 de marzo pasado, el Contralmirante Martín Enrique Barney Montalvo, del Instituto de Investigaciones Estratégicas de la Armada de México, advirtió de ese proceso de deslegitimación.

Las organizaciones criminales, dice en su ponencia, acumularon suficiente poder para confrontar al Estado; aprovecharon la oportunidad de convertirse en un actor político-social de facto en enclaves y adquirieron impunidad que usan para el desarrollo de sus actividades ilícitas.

“La debilidad institucional se alimenta de corrupción e impunidad de algunos gobiernos locales. Esos gobiernos locales intrínsecamente cedieron parte del poder del Estado a esas organizaciones criminales”, advierte.

De ese tamaño es el fracaso y de ese tamaño es el reto.



Más información

Mochila Política 44 - 21 Mayo 2018 - Inicia la cuenta regresiva

Mochila Política 44
Mayo 21, 2018
Inicia la cuenta regresiva

Por Héctor Moreno

Con los movimientos de diversos actores y el resultado del segundo debate entre los candidatos presidenciales se define una contienda entre dos e inicia la cuenta regresiva para saber si el PRI-Gobierno

intentará una alianza o se irá solo en su declive.

A pesar de ser ahora el Presidente Enrique Peña Nieto quien encabece públicamente el debate; de algunas designaciones en la estructura de campaña y renovada imagen de su candidato, José Antonio Meade, así como de cambios en la estructura del tricolor las tendencias los ubican estancados o en franco retroceso.

A menos de 40 días para las votaciones, los estudios demoscópicos de prestigiadas firmas ubican a Andrés Manuel López Obrador con una ventaja hasta de tres a uno sobre Meade Kuribreña.

Frente a ese panorama resulta inexplicable su discurso de competencia y triunfo.
El optimismo oficialista parece ignorar la realidad o estar basado en una confianza cuyos orígenes solo ellos conocen.

Cambia condiciones

La renuncia de Margarita Zavala a su candidatura independiente, a unos días de realizarse el segundo debate, cambia las condiciones para generar un voto para el bien del país y cierra la elección a dos contendientes: Ricardo Anaya Cortés, de la Coalición Por México al Frente y Andrés Manuel López Obrador, de la Coalición Juntos Haremos Historia.

Frente a la solidez de su exposición sobre los motivos de la renuncia de Zavala, el oficialismo respondió con tácticas de imagen utilizando a personajes como el ex Presidente Vicente Fox Quesada y el presidente de la Cámara de Senadores, Ernesto Cordero Arroyo.

Del primero apareció la fotografía junto con Meade en donde le daba su apoyo, el mismo día en que Televisa diera el adelanto de la renuncia de la independiente; el segundo lo hizo días después. Fox y Cordero difícilmente representan algo más que su voto personal entre simpatizantes blanquiazules.

El Presidente en campaña

Durante los últimos días, el Presidente Enrique Peña Nieto se ha metido de lleno a la campaña con el uso de símbolos y discursos propios del debate de la campaña electoral.

Las figuras de los ex presidentes Benito Juárez y Lázaro Cárdenas –asumidos como parte de las referencias cotidianas de López Obrador – así como sus pensamiento y obras fueron incorporados visiblemente en los eventos y discursos presidenciales.

El 15 de mayo, en la ceremonia oficial del Día del Maestro, Peña Nieto citó en su discurso una “audaz” reforma educativa del Presidente Benito Juárez en 1867, mediante la cual daba prioridad a los derechos de los niños y promovió la creación de lo que llamó un profesorado instruido para que impartiera la educación primaria.

“Los integrantes de aquel cuerpo profesional docente tenían la obligación de aprobar exámenes, que los clasificaban en tres clases diferentes, de acuerdo con los conocimientos que demostraban poseer.

“Juárez no hizo concesiones a quienes pretendían ejercer labores docentes sin la preparación debida”.

Es el Presidente arrebatando a López Obrador a su héroe principal y evidenciando sus alianzas con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en contra de la reforma educativa.

El segundo acto fue durante la entrega de la Presea Lázaro Cárdenas, el 21 de mayo, Día del Instituto Politécnico Nacional, en donde Peña Nieto hizo defensa de las reformas estructurales.

“Si estamos aspirando un día a tener al país perfecto, a lo mejor nos quedaremos con el anhelo y las ganas.

“México es ya una historia de éxito. Llevamos 200 años de ser un país independiente, menos de 100, poco más de 100 años de haber tenido una revolución. Y somos este país que está creciendo.

“Y hay que recorrerlo para ver los rostros urbanos, los rostros sociales que, por supuesto, nos falta mucho, pero no pongamos todo en la canasta de que estamos mal”.

Otra vez, Peña Nieto usando los símbolos y figuras preferidas de López Obrador.

Pero nada de esto le ha abonado a la campaña de Meade Kuribreña.

Anaya avanza

Dos hechos marcan el avance del candidato de la Coalición por México al Frente: su desempeño en el segundo debate y la anulación de la investigación en su contra en España iniciada por presunto lavado de dinero.

Del primero – y pese a la casi uniformidad mediática en resaltar más los dimes y diretes – las evaluaciones nuevamente le concedieron el triunfo, aunque con menos margen que el anterior.

Lo segundo cobra importancia pues con ello prácticamente cierra legalmente los tres intentos lanzados desde el sistema y sus aliados para erosionar su credibilidad, es decir, salva el escarnio de los últimos meses por presunto lavado de dinero.

El dato es relevante pues todavía en el debate fue el único punto débil sobre el que sus contrincantes explotaron para criticarlo. Meade de manera más seria y López Obrador con mofas y burlas.

A partir de ahora, será difícil encontrarle a Anaya otro antecedente negro con peso suficiente para descarrilarlo de la candidatura presidencial.

Ello también obliga a Anaya Cortés a consolidar su candidatura y propuestas.

Conclusiones

A menos de 40 días para las votaciones está perfilada la final entre dos contendientes. Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya, pero para que este escenario se consolide será necesaria una campaña para disputar el voto útil y de los indecisos.

La participación de organizaciones ciudadanas se ha hecho más patente las últimas semanas y serán un factor determinante para el resultado final.

La renuncia de Margarita Zavala abre el escenario y sus definiciones sobre su futuro serán un parámetro para ubicar a dónde buscará inclinar los votos de sus seguidores.

Para el PRI-Gobierno inició la cuenta regresiva para definir una alianza, pues en la medida en que las campañas avancen y su candidato quedé estancado, sus márgenes de negociación disminuirán en esa proporción.

La única casa encuestadora que ha detectado lo más cercano a un escenario a tercios fue GEA-ISA, cuya última medición da 29 puntos a López Obrador; 24 a Ricardo Anaya y 20 a José Antonio Meade.

El tiempo juega en contra del sistema.



Más información

Mochila Política 43 - 11 Mayo 2018 - Realineaciones y desafío político del crimen

Mochila Política 43
Mayo 11, 2018
Realineaciones y desafío político del crimen

Por Héctor Moreno.

El cambio de trato y concesiones de algunos medios hacia Andrés Manuel López Obrador y el desafío del crimen organizado al incrementar los asesinatos de candidatos han marcado los

últimos días del entorno electoral.

Estas señales marcan un desplazamiento de esos medios del PRI-Gobierno y evidencian el declive de la estrategia oficial en materia de seguridad.

Si bien es cierto que no se puede evidenciar la incidencia de estos acontecimientos en las preferencias electorales, si se puede afirmar que ninguna de las dos ayuda a generar un ambiente propicio al candidato José Antonio Meade Kuribreña.

La difusión de mediciones demoscópicas en las últimas semanas mantiene varias tendencias:

1. Ninguna le da posibilidad de triunfo al candidato oficial - cuando más, alguna lo registra en segundo lugar de las preferencias -, pero son firmas de casas poco acreditadas.

2. Ninguna le concede posibilidad de triunfo al PRI y a sus aliados en las nueve gubernaturas que estarán en juego el 1 de julio.

3. Para el Senado de la República solo en Campeche y Colima el PRI estaría arriba

También es cierto que las encuestas no son predictivas, pero si son fotografías del momento, Andrés Manuel López Obrador tiene dos años de momentos estelares y el PRI no ha tenido uno solo.

En un mero ejercicio estadístico, el panorama es desolador para el PRI-Gobierno, de acuerdo a un artículo de Leo Zuckerman en Excélsior, pues López Obrador tendría el 45 por ciento de las preferencias; Ricardo Anaya Cortés el 30 por ciento y José Antonio Meade el 18 por ciento.

“Hay que recordar que cada punto porcentual en la elección presidencial equivale a unos 600 mil votos”, puntualizó en sus observaciones.

Bajo esa lógica estrictamente estadística, López Obrado supera a Ricardo Anaya por 9 millones de votos y a José Antonio Meade le lleva una ventaja de 16 millones 200 mil votos. Y si se quiere dramatizar aún más, hay que tomar en cuenta que quedan 50 días de campaña.

Está claro que la disputa por la Presidencia será entre López Obrador y Anaya Cortés.

Realineación mediática

Bajo la premisa de la imparcialidad, los principales medios televisivos abrieron espacios para los candidatos presidenciales.

La expectativa se centró en las entrevistas por Televisa, dentro del programa “Tercer Grado”, que inusualmente sumó a dos críticos del sistema, a Raymundo Riva Palacio y a René Delgado, ex director editorial de Reforma.

Luego de las entrevistas a los tres principales candidatos se pudo contrastar un trato suave y hasta amable hacia López Obrador y otro incisivo y crítico con Anaya Cortés, el segundo mejor posicionado.

A Meade le sirvió para mostrar un cambio de discurso, más enjundia, como parte del relanzamiento de su campaña.

Un segundo hecho fue el despido de Ricardo Alemán de todos los espacios que tenía en Televisa, Canal 11 y su columna de Milenio, tras una encendida polémica en redes en donde se acusó al periodista de incitar a asesinar a López Obrador.

No se sabe que hasta ahora alguna autoridad o candidato hubiera exigido el cese del periodista, por el contrario las decisiones fueron asumidas por las televisoras y en el caso del diario la salida más elegante fue concedida a una renuncia del mismo Alemán.

Discutibles o no las causas de esos acontecimientos, queda una percepción de congraciarse con el puntero en las encuestas.

El desafío político del crimen

Mientras el Gobierno federal, a través del llamado Operativo Titán (puesto en práctica en enero de este año tras la salida de Miguel Ángel Osorio Chong de la secretaría de Gobernación) ofrece estadísticas mensuales de sus logros, la delincuencia organizada a elevado su apuesta política.

A los logros estadísticos deben anotarse algunos otros temas relevantes en la coyuntura.

Renato Sales, Comisionado Nacional de Seguridad, con base en sus resultados sostiene que han bajado los índices de inseguridad en algunas de las ciudades más violentas del país como La Paz, Los Cabos, Ciudad Juárez, Colima, Tecomán, Manzanillo, Guanajuato, Apaseo y Celaya.

Han sido resultados inusuales en muy corto plazo tras haber modificado la estrategia mantenida por Osorio Chong durante cinco años.

Dentro de esas acciones oficiales se han dado tres casos con repercusión política: el esclarecimiento del asesinato del ex gobernador de Colima Silverio Cavazos y la detención de un candidato de Morena en el estado de Morelos por nexos con un grupo de narcotraficantes.

Otro caso es la detención de un tercer implicado en el secuestro, asesinato y disolución de los cuerpos de tres estudiantes en Jalisco. El esclarecimiento de este caso, anunciado por las autoridades estatales, se ha dado solamente por las declaraciones de los detenidos, pero hasta ahora las mismas autoridades forenses admiten que no existen evidencias científicas de que las cosas hayan ocurrido de esa manera.

Pero todos esos anuncios pasan a segundo plano con la constante ejecución de políticos en los meses que llevan las campañas.

Los recuentos abarcan distintos momentos y personalidades, pero todos mandan señales de alerta.

Según los registros de la Asociación Nacional de Alcaldes (ANAC), en el sexenio de Felipa Calderón se registraron 47 asesinatos de alcaldes electos, en funciones y ex ediles, en el gobierno de Peña Nieto suman 73.

Un recuento del diario Excélsior en el mes de marzo sumaban 63 políticos ejecutados, entre el 8 de septiembre de 2017 que inició el proceso electoral hasta el 13 de marzo. Contabilizaron alcaldes, ex alcaldes, regidores y militantes de partidos.

Milenio ofreció este sábado, en el mismo periodo, en donde asegura que suman 19 precandidatos y candidatos asesinados. Desde septiembre a la fecha, han sido asesinados 19 precandidatos y candidatos: 5 PRI, 5 del PRD, 3 de Morena, 3 del PAN, 1 del Frente por México, 1 de MC y 1 de PVEM.

Una de las mejores hipótesis al respecto la ha dado el ex Presidente Felipe Calderón en una conferencia ofrecida en la Escuela Libre de Derecho, el pasado 13 de abril, titulada: Violencia, crimen organizado y seguridad en México.

Ahí explicó que el negocio del tráfico está en una mutación, de ser un negocio exportador se convirtió en un negocio de punto de venta, el llamado narcomenudeo.

Para el criminal, detalló el ex mandatario, en el viejo negocio le bastaba controla rutas, carreteras, quizá sobornar a federales de caminos y sobornar a gringos en la frontera, porque la droga no pasa por actos milagrosos, tienen redes de complicidad en la frontera. No hay duda, enfatizó.

Control territorial es el nombre del juego ahora, abundó, para controlar una ruta necesitan controlar agentes y aduanas, para controlar un pueblo o una ciudad tienen que controlar a la Policía.

Empiezan a someter a agentes policíacos completos, cosa que no hacían antes y su objetivo estratégico es someter a esos jefes policíacos y a toda la Policía, remarcó.

“De hecho los problemas que están viviendo muchos candidatos - y seguramente muchos de esos candidatos que han asesinado por desgracia - es que los criminales que controlan ese territorio les dicen, tú no vas a ser candidato, o tu eres, pero yo soy el que pone a la Policía, como siempre la he puesto. Este es un fenómeno nuevo que no se había percibido”.

Conclusiones

A 10 días del cambio de estrategia lanzado por el Presidente Peña Nieto, la campaña de José Antonio Meade sigue anclada en el tercer lugar y el PRI permanece sin expectativas de triunfo, de acuerdo a las encuestas y demás mediciones.

Al quedar en el escenario solo dos candidatos viables, López Obrador y Anaya Cortés, es previsible una radicalización de las campañas en los 50 días que restan.

El fracaso de la estrategia de seguridad del gobierno federal abrió un fenómeno que pone en riesgo la estabilidad del país: el llamado “voto de calidad” de la delincuencia organizada para imponer candidatos y con ello se pone en riesgo la estabilidad del país.



Más información

Mochila Política 42 Mayo 02 2018 - La ofensiva

Mochila Política 42
2 de mayo de 2018
La ofensiva
Por Héctor Moreno

El PRI-Gobierno jugará solo y hasta el final.

Han realineado fuerzas y posiciones justo cuando las campañas locales se fusionan con la federal.

Es una ofensiva para las últimas nueve semanas de campaña.

Para

ello han trabajado en dos frentes: uno, en crear un ambiente de credibilidad para el Gobierno federal, y dos, ajustar la alineación en el tricolor para reforzar la candidatura de José Antonio Meade.

Durante los últimos días han tomado acciones para rearmar alianzas con los grupos del sistema; están tratando de cerrar temas sensibles de impunidad con sectores relevantes y con factores de poder.

Realineación interior

La clasificación de la información del caso Odebrecht hasta el año 2023 y el freno legal a la extradición del ex gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández Flores manda un mensaje de cobertura para el priismo, pese a la percepción generalizada de que se tratan de casos de impunidad.

Pero el relevo de Enrique Ochoa Reza y de Claudia Ruiz Massieu de la dirigencia nacional del PRI por René Juárez Cisneros manda al priismo una señal de recomposición en alianza con quienes han reclamado haber sido desplazados por ajenos a la militancia del tricolor.

Con un ambiente en contra y su candidato estancado en un tercer lugar en todas las mediciones, así como expectativas de derrota en prácticamente las nueve gubernaturas en juego, el Presidente Enrique Peña Nieto lanzó mensajes para reagrupar al priismo y dar la batalla en las últimas semanas de la campaña electoral.

Durante 10 días –tras el resultado del primer debate entre los cinco candidatos presidenciales – la presión mediática se desplazó a promover una alianza entre Meade Kuribreña y Ricardo Anaya Cortés, para buscar un escenario de mayor competitividad contra Andrés Manuel López Obrador.

Lo mismo se debatió la posibilidad de una declinación o de una operación política para promover el voto útil a favor del candidato presidencial de la coalición Por México al Frente, pero la respuesta la dio el mismo Presidente en un solo día al alinear sus declaraciones con las de Meade y realizar los primeros cambios en la dirigencia nacional de su partido.

La descripción del diario La Jornada, refleja el ánimo del Presidente Peña Nieto, la mañana del 2 de mayo:

-Una declinación ¿cómo la vería?, se le preguntó al mandatario.

-Veo que no veo nada. Ustedes (los reporteros) no sé qué ven, ven equivocadamente.

-Se afirma que ya están negociando con usted…

-Nadie negocia conmigo, yo soy Presidente. Los candidatos y sus campañas corren en otro camino. Yo soy Presidente de la República y estoy dedicado a trabajar y a cerrar mi administración.

Eso sirvió de prefacio a las declaraciones de su candidato, José Antonio Meade, recogidas minuciosamente también en La Jornada:

Al momento en el que en el PRI se esperaba el anuncio del cambio en la dirigencia nacional, Meade fue cuestionado por algunos de los asistentes, incluidos directores de radiodifusoras, acerca de que si declinaría en favor del panista Ricardo Anaya.

-Retomo la pregunta de Rogerio Azcárraga (directivo de Radio Formula) que de alguna manera resume todas las demás: tiene 60 días o un poco menos para crecer y ganar. En el caso de qué no crezcas, ¿no te podrías asociar con Anaya?

Meade respondió:

"Bajo ningún concepto, bajo ninguna circunstancia, con nadie. Estamos absolutamente convencidos que somos la mejor alternativa".

Horas más tarde, el ex gobernador de Guerrero, René Juárez Cisneros en su discurso de toma de posesión como dirigente interino del tricolor agradeció la oportunidad a Meade y refrendó su orgullo como militante priista.

Juárez Cisneros tiene una trayectoria de 40 años en el PRI, de la cual destaca haber sido alcalde Acapulco, gobernador de Guerrero, senador de la República y subsecretario de Gobernación.
Un mal desempeño y la percepción de corrupción le son atribuidos a su paso por el gobierno de Guerrero, lo cual ocasionó que el estado pasara a manos del PRD.

Los golpes espectaculares

Dos temas de impunidad han merecido atención especial en los últimos días.

El primero es el esclarecimiento del asesinato del periodista sinaloense, Javier Valdez, director y fundador del semanario Río Doce, especializado en cobertura de temas de narcotráfico y delincuencia organizada.

La Procuraduría General de la República detuvo a uno de los sicarios y esclareció el homicidio de otro de los participantes, quienes formaban parte de una facción del llamado Cártel de Sinaloa liderada por Dámaso López, El Lic.

De acuerdo a lo establecido en la indagatoria, Javier Valdez habría sido asesinado por su actividad profesional.

Valdez era un periodista singular, reconocido en el medio por sus conocimientos sobre el grupo de narcotraficantes más importante del mundo; y por su valentía para publicar.

Para el gobierno federal significa cerrar un caso emblemático y responder a una de las afrentas más sentidas del gremio periodístico.

El otro tema es el posicionamiento de los resultados del combate del gobierno federal en contra del llamado Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en los últimos dos meses, señal de un giro marcado respecto a los años anteriores cuando Miguel Ángel Osorio Chong era el responsable de la seguridad del país.

Inusitadamente, el encargado del despacho de la Procuraduría General de la República, Alberto Elías Beltrán ofreció una conferencia de prensa en la cual hizo un recuento de las acciones de la dependencia en contra de dicho grupo criminal. Un total de 23 miembros del CJNG fueron detenidos entre el 15 de marzo y el 30 de abril, pormenorizó.

Las declaraciones se dan en medio de un ambiente de indignación generalizado luego de que la Fiscalía General del Estado de Jalisco revelara que tres estudiantes desaparecidos desde el 19 de marzo en Tonalá, habían sido levantados, asesinados y sus cuerpos disueltos en ácido por un grupo disidente del CJGN.

Elías Beltrán salió a atajar el desprestigio del gobierno del priista, Jorge Aristóteles Sandoval.

Las pugnas al interior del CJNG vienen de años atrás y en los últimos meses se recrudecieron y han generado una ola de ejecuciones en Guadalajara y algunos de sus municipios conurbados.

Los señalamientos hacia el CJNG abrieron la especulación sobre la probable detención de quien es señalado como su principal jefe, Nemesio Oseguera Cervantes, El Mencho.

Conclusiones.

La definición del Presidente Enrique Peña Nieto de cerrar filas en torno a su candidato y de realinear fuerzas define públicamente la contienda entre tres, pese a una cantidad de indicios en contra.

Por lo tanto, es previsible una polarización en las semanas que restan a las campañas en donde, como anunció Juan Bustillos, en su columna Solo para iniciados, el 29 de abril, el Presidente va por todo:

“Al final de la película “Cruzada” (Kingdom of Heaven), cuando el héroe cristiano que defiende la Ciudad Santa inicia el peregrinar por el desierto después de entregarla rendida, pregunta a Saladino “¿Cuánto vale Jerusalén?”. El gran líder árabe contesta desdeñoso que “Nada”, pero segundos después grita: “¡Todo!” Y así es hasta la fecha.

“¿Cuánto vale el poder que los priístas se aprestan a perder sin siquiera mentar la madre para que les duela algo a quienes están por arrebatárselo, como aconsejaba doña Clemen?

“Peña Nieto sabe que todo, como cuando lo conquistó.

“Así que difícilmente me lo imagino sentado escuchando resignado los informes sobre cómo se escurre por el caño lo que tanto costó recuperar, o preparando las maletas para enfrentar las consecuencias, incluso si gana el candidato del PRI.

No hay de otra, Peña Nieto va por todo, y todo es todo”.



Más información

Mochila Política 41 / Abril 23, 2018 / El saldo del debate: Se abre el escenario

Mochila Política 41
23 de abril 2018
El saldo del debate: Se abre el escenario

Por Héctor Moreno

El estancamiento de José Antonio Meade en el tercer lugar tras el debate, coloca al Presidente Enrique Peña Nieto ante la disyuntiva de pactar con el viejo sistema, representado por

Andrés Manuel López Obrador o intentar una alianza estratégica con Ricardo Anaya Cortés.

Un pacto, en el primer escenario, garantizaría el triunfo del candidato de Juntos Haremos Historia, modificaría el rumbo del país hacia el populismo, pero daría una salida al grupo de Peña Nieto.

La insistente postura del tabasqueño de perdonar a la mafia del poder, a (Carlos) Salinas y a (Enrique) Peña se ha convertido en un puente y en una posibilidad de impunidad, una especie de manto protector por la extendida percepción de impunidad en los primeros niveles del gobierno federal.

El reposicionamiento de Ricardo Anaya Cortés, candidato presidencial de la coalición Por México al Frente tras el primer debate, modifica la percepción sobre elinevitable triunfo de Andrés Manuel López Obrador y lo coloca como el único rival del tabasqueño.

Una alianza del grupo de Peña Nieto con Anaya Cortés, en un segundo escenario, no garantiza un triunfo, pero sí abre la posibilidad de alejar al país del populismo.

El escenario óptimo para el candidato de la coalición Por México al Frente sería ganar por su propia fuerza, lo cual le abriría márgenes para concretar planteamientos de combate a la corrupción y a la impunidad.

Los medios

La encuesta publicada por Grupo Reforma el miércoles 18 de abril en la cual concede 22 puntos de ventaja a Andrés Manuel López Obrador, candidato de Juntos Haremos Historia (Morena-PT-PES) sobre Ricardo Anaya Cortés, candidato de la coalición Por México al Frente (PAN-PRD-PMC) y de 30 puntos sobre José Antonio Meade Kuribreña, candidato de Todos por México (PRI-PVEM-PANAL) generó un ambiente de un triunfo casi seguro del tabasqueño.

López Obrador tiene el 48 por ciento de las preferencias; Anaya Cortés el 26 y Meade Kuribreña apenas el 18, de acuerdo a la encuesta del medio impreso de mayor credibilidad, y eso influyó en generar mayor expectativa sobre el debate.

Esa expectativa se cumplió, como informó Lorenzo Córdova, presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), organizador del primero de los tres debates que veremos entre los candidatos presidenciales. Nielsen IBOPE estableció que el evento fue visto por 11.4 millones de personas mayores de 18 años. El 40 por ciento de las personas que tuvieron prendida la televisión el domingo por la noche en ese horario, lo sintonizaron.

En plataformas digitales también aportó datos de audiencias: en youtube tuvo 885 mil visualizaciones; en Facebook tuvo 4.8 millones de reproducciones y fue el primer lugar en trending tropic con 2.1 millón de tweets.

Cualitativamente, en todas las mediciones realizadas posteriormente al debate por medios y casas encuestadoras, Anaya Cortés fue percibido como el ganador del debate por sobre López Obrador. José Antonio Meade volvió a anclarse en una lejana tercera posición.

Queda la percepción de una contienda entre dos, y no la de un ganador inevitable. Traducir esa percepción en votos será el reto de Anaya lo que resta de la campaña; López Obrador deberá encontrar nuevas formas si quiere mantener la ventaja en las tendencias.

Sociedad organizada

Promover la participación ciudadana y exigir a los candidatos a cualquier puesto de elección popular acciones más allá de compromisos de campaña ha sido una tendencia creciente en estos meses.

Apoyados en las redes digitales, organizaciones como Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI); Sociedad en Movimiento, Coordinadora Ciudadana, Fundar, Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF), IMCO; el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, y otros más han iniciado una serie de campañas para dar cauce a la inquietud ciudadana.

Ocho organizaciones ciudadanas realizan una campaña a través de la plataforma CitizenGO para exigir a los candidatos presidenciales que digan cómo le harán para resolver el problema de la inseguridad, la principal preocupación de los mexicanos. Este es el link para participar: www.citizengo.org/es-mx/160798-candidatos-frenaran-violencia

Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad está organizando 21 debates en igual número de ciudades del país con candidatos de todos los niveles, para generar interacción entre candidatos y ciudadanos, y acumular expectación social positiva.

Arrancarán el lunes 7 de mayo en Saltillo, Coahuila y concluirán el 21 de junio en la Coparmex con un debate entre los candidatos presidenciales.

El Frente Nacional por la Familia desarrolló una serie de planteamientos que difunde en sus reuniones, a través de las redes digitales y ha buscado reunirse con candidatos presidenciales para pedirles definición en temas como el derecho a la vida y la defensa de la familia.

Promover este tipo de actividades apoyados en la tecnología y la capacidad de movilización abre posibilidad a una participación ciudadana más informada y más comprometida.

Conclusiones

Las mediciones recogen y retroalimentan percepciones, pero la verdadera encuesta se realizará el primero de julio, en donde estarán en juego cerca de 3 mil 400 puestos de elección popular.

Promover la organización y participación ciudadana, con el apoyo de las redes digitales, abre la posibilidad de ofrecer información, compartir criterios en la búsqueda de un voto más razonado en la búsqueda del bien mejor para el país.

Ligas:
Formato Debates Ejecutivos
(Presidente de la República, Gobernador y Presidente Municipal)
geoenlace.net/mochilapolitica/archivo/45902e_14980793b3.pdf

--
Héctor Moreno Valencia
hmorenov00@gmail.com



Más información

Mochila Política 40 / Abril 16, 2018 / El modus operandi

Mochila Política 40
Abril 16, 2018
El modus operandi

Por Héctor Moreno

Acciones oficiales desplegadas los últimos meses en varios frentes muestran el endurecimiento del sistema en algunos temas y contra ciertos opositores conforme se consolida un escenario de derrota del candidato

presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Revelaciones logradas por investigaciones de organizaciones ciudadanas y contados medios de comunicación permiten establecer, a grandes rasgos, fragmentos del modus operandi de las maniobras del grupo del Presidente Enrique Peña Nieto para tratar de mantener el poder.

Esas maniobras y esfuerzos para encubrir irregularidades y generar un ambiente favorable al tricolor se han topado con la indignación popular causada por la impunidad y la extendida percepción de corrupción alimentada desde ciertas esferas del gobierno federal.

Algunos de esos frentes son:

La cooptación de los medios

Los cambios de patrones de consumo informativo por la vía digital ha desfondado los ingresos publicitarios de los medios tradicionales y los ha obligado a desarrollar nuevos modelos de negocios o a depender del único ingreso seguro: la publicidad oficial.

Durante los primeros cuatro años del gobierno del Presidente Peña Nieto, de acuerdo a un estudio de Fundar, Centro de Análisis e Investigación, el gasto en publicidad llegó a los 37 mil millones de pesos, lo cual se traduce en un gasto diario de más de 24 millones de pesos. La asignación de esos recursos es discrecional.

Eso llevó a organizaciones de profesionales de la comunicación a recurrir a la Suprema Corte de Justicia de la Nación y ésta ordenó al Congreso emitir una ley de publicidad gubernamental.

Como esa legislación debe estar aprobada antes de la terminación del actual periodo de sesiones – 30 de abril – la mayoría integrada por diputados del PRI y sus aliados aprobaron un proyecto de Ley General de Comunicación Social, el cual debe pasar todavía a la aprobación de los Senadores.

Mantener la discrecionalidad en la asignación de los recursos ha permitido sobrevivir a muchos medios y ello puede explicar la uniformidad en muchos contenidos o las concesiones de frecuencias para radio o para televisión, o la concesión de contratos para otras empresas de los dueños de los medios.

El escarnio a Ricardo Anaya, candidato presidencial de la coalición por México al Frente, por presunto lavado de dinero; o la escasa repercusión a investigaciones sobre presuntos desvíos de recursos oficiales son, quizá, los mejores ejemplos del comportamiento de la mayoría de los medios para estos tiempos electorales.

La opacidad

Han sido, precisamente la denuncia de los temas de desvío de recursos oficiales, los de mayor peso en el ánimo ciudadano, pues el gobierno no ha dado respuestas ni claras ni contundentes, lo cual ha redundado en un descrédito.

Una encuesta de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), a la cual pertenece nuestro país, detectó que el 83 por ciento de los mexicanos cree que la corrupción está extendida en las instituciones públicas.

Además de los multimencionados casos de la “Casa Blanca”; el socavón en el Paso Exprés de la autopista México – Acapulco, en los últimos meses han salido a la luz investigaciones sobre cómo miles de millones de pesos fueron desviados a través de complejas operaciones de dependencias hacia otras empresas estatales, pero no llegaron a sus destinatarios: la población.

En el centro de esas denuncias se encuentra Rosario Robles, pues sucedieron en su época como titular de la Secretaría de Desarrollo Social así como diversas instancias públicas del estado de Hidalgo, piedra angular de la fuerza política del ex secretario de Gobernación y frustrado aspirante presidencial, Miguel Ángel Osorio Chong.

Una herramienta fundamental para esas investigaciones periodísticas y de organizaciones sociales han sido las leyes de transparencia iniciadas durante el sexenio del panista Vicente Fox.

La característica opacidad de los gobiernos priistas se ha roto con la dedicación y paciencia de la organización ciudadana.

Desprecio al reclamo ciudadano

La inactividad legislativa como respuesta a temas fundamentales planteados por cientos de organizaciones ciudadanas es otro frente en donde el PRI – Gobierno ha endurecido su posición.

La reforma al artículo 102 Constitucional para transformar a la Procuraduría General de la República en una Fiscalía General independiente y eficaz se ha detenido por la falta de voluntad política de la mayoría priista; y como derivación tampoco se puede designar un Fiscal Anticorrupción.

Se pierde una oportunidad para avanzar realmente en el combate a la impunidad y a la corrupción.

Árbitros a modo

Si la actuación del tribunal electoral quedó cuestionada tras las elecciones en Coahuila y el estado de México el año pasado, la aprobación para registrar a Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco”, como candidato independiente por la Presidencia de la República erosiona la credibilidad del proceso electoral.

Aprobar su registro, a pesar de la cantidad de irregularidades en el proceso de recolección de firmas, lleva a una percepción mayoritaria de que se trata de una maniobra desde el gobierno para restarle votos al candidato puntero en las encuestas.

Y serán estos mismo magistrados quienes tendrán bajo su responsabilidad la posibilidad definir la elección presidencial.

Justicia selectiva

Otro de los frentes es el relacionado a los temas impulsados por opositores al régimen y que han logrado repercusiones internacionales relevantes.

Dos de ellos han resurgido en las últimas semanas: el de la extradición del ex gobernador de Chihuahua, César Duarte y la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero.

En el primer caso las acciones legales han ido encaminadas a sacar de la esfera del gobierno de Chihuahua los procesos y a los detenidos para llevarlos a instancias federales.

No solo eso, el gobernador Javier Corral ha emprendido una nueva campaña, pues asegura que el Gobierno federal ha incumplido con solicitar al gobierno de los Estados Unidos la detención con fines de extradición de Duarte Jaquez.

Para Corral Jurado, las complicidades del gobierno de Peña Nieto con su antecesor son de tal magnitud que solo buscan encubrirlo.

Duarte Jaquez sigue siendo militante del PRI, a pesar del proceso penal en su contra.

Del segundo caso, el de los 43 estudiantes desaparecidos de la Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero en los últimos días se dieron a conocer versiones que involucrarían a presuntos jefes del narcotráfico en los hechos violentos del 26 de septiembre de 2014, que operaron desde Chicago.

Fragmentos de dicha información – que está oficialmente bajo resguardo de la PGR - fue planteada para inducir que los estudiantes fueron asesinados al ser confundidos como parte de un grupo criminal en disputa con otro, por el control de las drogas.

Sin resolver de fondo qué sucedió con los estudiantes, se apuntala la versión histórica de la PGR sobre el caso.

A casi cuatro años de lo sucedido, y sin poder demostrar jurídicamente su conclusión, el gobierno insiste en culpar a grupos del narcotráfico con una investigación cuestionada jurídicamente en sus métodos.


Conclusiones

El endurecimiento del sistema en diversos temas y frentes está generando mayor tensión e irritación.

Ese enojo popular lo está cosechando el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, quien cumple dos años como puntero en las encuestas.

Sus disparatadas propuestas polarizan la calle y merecen respuesta de actores relevantes. Por ejemplo, su pleito con Vicente Fox para quitar la pensión a los ex presidentes o su ocurrencia de cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México en caso de ganar y que le mereció ya una respuesta del empresario Carlos Slim.

Para el sistema el escenario se complica en la medida en que el candidato de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya se mantiene en la segunda posición, a pesar del escarnio al que fue sometido las últimas semanas.

Por más presiones al escenario, el candidato presidencial de la coalición Todos por México, José Antonio Meade Kuribreña carga con el desprestigio del gobierno de Enrique Peña Nieto y esas acciones pueden generarle el sentido inverso, es decir, lo mueven hacia abajo.

Su implícita alianza con el matrimonio Calderón Zavala tampoco les está generando crecimiento de simpatías. Ni a Meade ni a Margarita Zavala.

Las campañas apenas iniciaron y aún podrían verse reacomodos. El tiempo dirá.



Más información

Mochila Política 39 / Abril 07, 2018 / El telón de fondo

Mochila Política 39
Abril 07, 2018
El telón de fondo
 
Por Héctor Moreno
 
La confusión generada por las alianzas entre contrarios ideológicos; los planteamientos meramente funcionales de los candidatos presidenciales para enfrentar los retos del país; la crispación y la

incertidumbre sobre los resultados son el reflejo de un telón de fondo más complejo: un proceso de cambio de época.
 
Una de las primeras alertas sobre este fenómeno lo dio la Iglesia Católica en 1965 al presentar los documentos del Concilio Vaticano II. En la Constitución apostólica Gaudium et spes se advierte que las condiciones de vida del hombre en la actualidad se han transformado de tal modo que se identifica “una nueva era de la historia de la humanidad”.
 
Algunos analistas y académicos lo refieren como un cambio sin precedentes, el cual implica un proceso gradual de transformación cultural en las personas y en las sociedades.
 
Es decir, se están modificando las certezas más apreciadas y la valoraciones más profundas que definen la vida de las personas y los pueblos.
 
Abarca el cuestionamiento todas las actividades del ser humano (todo lo aprendido); sus conocimientos; sus principios éticos; sus principios para la vida afectiva; sus costumbres; su sentido de trascendencia, etcétera. El país está dejando de ser de una forma y busca llegar a ser de otra.
 
México, a decir de algunos analistas, ya ha pasado por tres procesos de esta naturaleza, la Colonia, la Independencia y la Revolución.
 
Cada uno de ellos tuvo un periodo de gestación, de afianzamiento y de terminación. Sus causas fueron múltiples y sus periodos variados, de acuerdo a los actores y variables de cada momento.
 
La instauración de gobiernos liberales, tras la revolución mexicana, es uno de los últimos episodios de esta naturaleza.
 
Durante ese lapso se afianzó una mentalidad liberal revolucionaria; se persiguió y arrinconó jurídicamente al catolicismo; se instauró un sistema político presidencialistas con facultades extralegales en todo el quehacer nacional, etcétera. Con la primera alternancia en el año dos mil, algunos rasgos de ese sistema desaparecieron. En 71 años México se mantuvo bajo el mismo sistema político.
 
A pesar de 12 años de gobiernos panistas, no se atacaron de fondo muchas causas de ese modo de hacer política del viejo sistema: uso clientelar de recursos públicos; cacicazgos; control de medios, etcétera. En algunos casos hasta se asumieron esas prácticas.
 
No se respondió a la expectativa de cambio esperada por la población, la cual también ha estado influido por una serie de procesos internacionales que empujan por otro tipo de cambios.
 
Quizá algunos aspectos de la realidad, puedan ayudar a contextualizar mejor este proceso.
 
Violencia e impunidad
 
Los grupos delincuenciales generadores de la violencia que asola al país tienen sus orígenes en ese viejo sistema .
 
La corrupción sin límites de toda suerte de autoridades federales y locales, que han protegido a los narcotraficantes por décadas a cambio de dinero y la decisión adoptada por los gobernantes a partir de la administración de Carlos Salinas de Gortari de dejar que los narcos se mataran entre sí, sembró la semilla de la ola de impunidad que hoy sufrimos.
 
La política de los dos últimos sexenios (el de Felipe Calderón y el actual de Enrique Peña Nieto) de implementar operativos masivos indiscriminados y unos pocos golpes “quirúrgicos” acertados solo han dado como resultado la prevalecencia de un grupo del narcotráfico.
 
Todo ello ha derivado en una evolución de la criminalidad del país, pues hoy los grupos delincuenciales son polifacéticos, se dedican al narcotráfico, al secuestro, al robo, al cobro de derecho de piso, etcétera. La impunidad tiene lacerado al país y la frustración de la gente encuentra su expresión en la incredulidad hacia los gobernantes y los partidos.
 
La delincuencia le está disputando al Estado el monopolio legítimo de la violencia, causada por gobiernos corruptos de décadas anteriores.
 
Aún y cuando este es el principal problema del país, no se ha roto con el viejo modelo en donde al crimen se le encubre y tolera por otro en donde realmente se le combata y se proteja la vida de los ciudadanos.
 
Hasta ahora las propuestas de los candidatos no ofrecen una visión integral para atacar de fondo el problema con la participación de todos los sectores sociales.
 
Vida y familia
 
El sentido de identidad de sectores de la población con actores y partidos se dio durante mucho tiempo por la definición sobre temas fundamentales: la libertad religiosa, el derecho a la vida y la familia.
 
Una embestida internacional ha impuesto en muchos países, entre ellos el nuestro, leyes con las cuales se pretende transformar el concepto de derecho a la vida, el concepto de familia y se imponen guías educativas para cambiar la mentalidad de niños y jóvenes.
 
Este es uno de los grandes temas centrales que marcan este cambio de época.
 
Para esta elección, en aras del pragmatismo por el poder, esos temas han sido relegados o escondidos y se plantean de manera ambigua por los diversos candidatos a puestos de elección popular.
 
Por identidad doctrinal –humanismo cristiano – esos eran temas enarbolados históricamente por el Partido Acción Nacional, pero ese partido los ha casi abandonado, como requisito para coaligarse con el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y del Partido Movimiento Ciudadano (PMC) en el Frente Por México.
 
En cambio, en la coalición Juntos Haremos Historia, Morena, Partido del Trabajo (PT) y Partido Encuentro Social (PES), éste último se ha posicionado como el defensor de esos valores, aunque sin hacerlos expresos.
 
Quienes sí han reaccionado han sido candidatos del PRI, por ejemplo, Mikel Arriola, candidato a la gubernatura de la Ciudad de México se apostó por poner a debate los matrimonios igualitarios y el aborto, lo cual le dio un brinco de 4 puntos en sus simpatías.
 
El PRI ha sido el más pragmático de los partidos, no asume posiciones firmes sobre temas fundamentales, pero en tiempos electorales, como el caso de Mikel Arriola, los asumen en el discurso.
 
Esa franja de votantes identificados con esos valores hoy se están cuestionando por quién votar, sus referentes se desdibujaron y fueron, aparentemente, asumidos por otros actores.
 
Lastiman tanto a la dignidad de la personas los crímenes de la delincuencia organizada como quienes promueven y se amparan en leyes injustas para sacrificar a los no nacidos.
 
Conclusiones
 
Este proceso electoral se inscribe en el marco de un proceso de cambio cultural en el país y, en alguna medida, en el mundo, situarlo de esa manera puede ayudar a comprender los cambios de discursos y reacomodos.
 
Lo que está en juego realmente es la permanencia de un viejo sistema en donde se crearon las condiciones para tener al país hoy postrado por la violencia y el retraso, y la búsqueda de una nueva forma de convivencia para las próximas décadas.
 
En ese sentido, las encuestas dejan entrever una marcada tendencia el PRI sufre el mayor rechazo de la población.
 
Pero ese sistema no solo está representado por el PRI, también el candidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador forma parte del mismo, ahí radican sus orígenes, pero en el enojo popular esos referentes se pierden.
 
Ambos representan la regresión autoritaria aún por vía electoral.
 
La opción de Ricardo Anaya ofrece discursos de soluciones funcionales a los problemas, sin un sentido de trascendencia
 
Se vuelve necesaria una altitud de miras y generosidad con el país para decidir el voto y evitar caer en las interpretaciones fáciles de la realidad como se hacen desde otros poderes u otros intereses.
 
Que la reflexión por el voto vaya encaminada a ubicar los retos sociales, políticos, económicos en la cotidianeidad, en donde para la mayoría de las personas los valores son el fundamento para sus decisiones de vida.

 
-- 
Héctor Moreno Valencia
hmorenov00@gmail.com



Más información

Mochila Política 38 / Otro reacomodo / marzo 18, 2018

Por Héctor Moreno

Si en el pasado el PRI – Gobierno pudieron equilibrar y compensar a los grupos actuantes en su interior con algunas posiciones, en esta ocasión las listas de candidatos plurinominales al Senado y a la Cámara de Diputados solo sirvieron para confirmar la supremacía del

grupo del Presidente Peña Nieto.

Un vistazo a la lista registrada ante el Instituto Nacional Electoral refrenda el tradicional cumplimiento a los tres sectores, CTM, CNOP y CNC; a los petroleros, a los mineros, a Antorcha Campesina y a las Fuerzas Armadas.

Por grupos, y dados los antecedentes de algunos de los primeros que aparecen en esa lista –y que se les considera seguros en sus posiciones – destacan el de Miguel Ángel Osorio Chong, ex secretario de Gobernación; el de Luis Videgaray Caso – José Antonio Meade Kuribreña; así como los echeverristas.

Quienes plantearon terminar con el dedazo, previo a la 22 Asamblea en agosto del 2017, personajes como Manlio Fabio Beltrones, Francisco Rojas Gutiérrez, José Antonio Kuri, Ivonne Ortega Pacheco, María de los Ángeles Moreno, Francisco Labastida Ochoa (La 22 Asamblea del PRI: un escalón en la ruptura. Mochila Política 22. 02 agosto de 2017) no tuvieron posiciones ni para ellos ni sus aliados.

Otros más radicales en sus posturas, como Democracia Interna, liderada por el ex gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz Ortiz así como la Fundación Alternativa de César Augusto Santiago Ramírez tampoco tienen nada.

En cambio, el grupo de priistas, líderes de la llamada Alianza Generacional, surgido durante la época del echeverrismo y apadrinados por Augusto Gómez Villanueva (De familias a nodos: populistas vs tecnopopulistas (I). Mochila Política 36. 28 de febrero 2018) sí lograron algunas posiciones seguras y otras serán como candidatos de mayoría relativa.

La lista asoma otros compromisos. Por ejemplo, con el ex gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández, detenido y bajo proceso de extradición a Estados Unidos, pues su sobrina Mariana Rodríguez Mier y Terán aparece en la lista a diputados federales.

Lo mismo con el ex dirigente del PRI en la Ciudad de México, Cuauhtémoc Gutiérrez, cuyo principal operador Armando Tonatiuh González Case aparece en lugar privilegiado.

Algunas posiciones quedarían repartidas así:

Grupo Enrique Peña Nieto
Candidatos a diputados
- Enrique Ochoa Reza, presidente del CEN del PRI
- Arturo Zamora Jiménez, líder de la CNOP
- Ana Lilia Herrera Anzaldo, presidenta de la Junta de Coordinación Política del Senado
- Luis Enrique Miranda, exsecretario de Desarrollo Social
- Ernesto Nemer, dirigente del PRI mexiquense
- Laura Barrera Fortoul, titular del Sistema Nacional DIF
- Pedro Pablo Treviño líder estatal del PRI en Nuevo León
- Ivonne Álvarez ex candidata a gobernador por Nuevo León
- Rubén Moreira Valdez, exgobernador de Coahuilay actual secretario de Organización del PRI
- Luis Vega Aguilar, secretario de Finanzas del CEN del PRI
- Manuel Cota Jiménez, excandidato a la gubernatura de Nayarit
- Lucero Saldaña Pérez, senadora
- Dulce María Sauri, ex líder del PRI
- Isaías González, líder de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC)

Grupo Enrique Peña Nieto
Candidatos a senadores
- Claudia Ruiz Massieu, quien lleva como suplente a Mercedes del Carmen Guillén Vicente, hermana del subcomandante Marcos.
- Carlos Aceves del Olmo, dirigente de la Confederación de Trabajadores de México (CTM)
- Eruviel Ávila Villegas, actual vicecoordinador de la campaña de José Antonio Meade
- Lorena Cruz Sánchez extitular del Instituto Nacional de Mujeres
- Pablo Gamboa Miner, hijo de Emilio Gamboa Patrón; fue diputado local en Yucatán hasta 2015

Grupo Miguel Ángel Osorio Chong
Candidatos a diputados
- Ximena Puente de la Mora, excomisionada presidenta del Inai
- Ismael Hernández Deras líder de la CNC
- René Juárez Cisneros, ex exsubsecretario de Gobernación
- Paula Hernández Olmos, estado de México
- Carolina Viggiano, esposa de Rubén Moreira Valdez

Grupo Miguel Ángel Osorio Chong
Candidatos a senadores
- Miguel Ángel Osorio Chong

Grupo Petroleros
Candidatos a diputados
- Manuel Limón Hernández. Ex dirigente de la Sección 10 del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), tesorero y titular del Consejo de Vigilancia

Grupo Petroleros
Candidatos a senadores
- Fernando Pacheco Martínez líder de los petroleros de Guanajuato; estuvo involucrado en el “Pemexgate”

Grupo Mineros
Candidatos a diputados
- Carlos Pavón Campos, secretario general del Sindicato Nacional Minero Metalúrgico; es opositor a Napoleón Gómez Urrutia
 
Grupo Antorcha Campesina
Candidatos a diputados
- Eleusis Córdova Morán, hermano del líder nacional de esa organización, Aquiles Córdova Morán,  es el dirigente de Antorcha Campesina en Puebla y tiene fuerte presencia en la región de Izúcar de Matamoros y Atlixco
- Brasil Alberto Acosta Peña, dirigente de Antorcha Campesina desde hace varias décadas en el estado de México

Grupo Ejército
Candidatos a diputados
- General Benito Medina Herrera, ex comandante de la 27 Zona Militar, ex director General de Educación Militar y ex rector de la Universidad del Ejército y Fuerza Aérea
- Fausto Zamorano Esparza, general retirado
 
Grupo Marina
Candidatos a diputados
- Vicealmirante Juan Ortiz Guarneros, ha sido Jefe de Estado Mayor de la Quinta Zona Naval, Tabasco; Jefe de la Sección Primera del Estado Mayor General de la Armada; Inspector del Mando y Jefe de Estado Mayor de la Primera Región Naval, en Veracruz y Comandante de la Décimo Cuarta Zona Naval, en Puerto Chiapas

Grupo Luis Echeverría
Candidatos a diputados
- Augusto Gómez Villanueva, ex líder de la CNC, asesor de Meade Kuribreña

Grupo Luis Echeverría
Candidatos a senadores
- Beatriz Paredes Rangel, ex dirigente nacional del PRI

Grupo Videgaray / Meade
Candidatos a diputados
- Héctor Yunes Landa, excandidato a la gubernatura de Veracruz
- Pablo Angulo Briceño, dirigente de los jóvenes del PRI
- Emilio Suárez Licona, coordinador jurídico de la campaña de Meade Kuribreña
- Cynthia López Castro, integrante del equipo de Mikel Arriola
- Claudia Pastor, representante del PRI ante el INE, Claudia Pastor
- Lisbeth Hernández Lecona, senadora por Morelos, Contralora general del Consejo Político Nacional
- Fernando Galindo Favela, actual subsecretario de Egresos de la Secretaría de Hacienda
- tzel Sarahí Ríos de la Mora, coordinadora de campaña de Ignacio Peralta en Colima

Grupo Videgaray / Meade
Candidatos a senadores
- Vanessa Rubio Márquez, coordinadora de la oficina del candidato presidencial de la coalición Todos por México, José Antonio Meade
- Jorge Estefan Charbel Chidiac, amigo de la juventud de Meade Kuribreña
- Julia Echeverría , titular de la División de Programas de Enfermería del IMSS

Conclusiones: el reparto de posiciones no cubrió a todos los inconformes y ello podría generar una nueva desbandada abierta o encubierta para apoyar a otros candidatos presidenciales.

El Presidente Enrique Peña Nieto (al igual que su antecesor, Felipe Calderón Hinojosa) colocó a sus más cercanos en el Senado para que le cuiden las espaldas.

En la víspera del arranque formal de las campañas presidenciales, otro éxodo de priistas podría significar una erosión definitiva al tricolor.

ANEXOS:

PRI Candidatos Pluris a las Cámaras 2018
geoenlace.net/mochilapolitica/archivo/3c3cb8_35c3850de0.pdf

--
Héctor Moreno Valencia
hmorenov00@gmail.com



Más información

Mochila Política 37 / Marzo 07, 2018 / El escarnio de Anaya; las fracturas en el PAN (II)

El escarnio al cual es sometido Ricardo Anaya Cortés, candidato presidencial de la coalición Por México al Frente (PAN-PRD-PMC) volvió a resaltar las divisiones al interior del PAN y se convierte en el suceso tras el cual se pueda definir una elección entre dos o entre tres.
 
Tras

varias semanas en donde la filtración de datos se fue administrando hasta crear un tema mediático entendible solo para especialistas, sobre presunto lavado de dinero de Anaya Cortes, el caso se ha entrampado.
 
Al interior del PAN sirvió para agudizar las divisiones, principalmente con el grupo del matrimonio Calderón Zavala, pero ha fortalecido la alianza con el Partido de la Revolución Democrática y el Partido Movimiento Ciudadano.
 
Por el contrario, al interior del PRI – Gobierno se  mandan señales de molestia, pues hay quienes consideran que la jugada se les va a revertir.
 
De sobra conocido es el escenario en donde el candidato presidencial del PRI, José Antonio Meade sigue estancado en tercer lugar de las tendencias electorales, de acuerdo las encuestas publicadas, salvo una del diario El Heraldo de México.
 
Posicionar la sospecha sobre Anaya Cortés en un presunto caso de lavado de dinero (con recursos privados) va encaminada a restarle credibilidad y puntos bajo el presupuesto de que Meade subiría a la segunda posición.
 
De cualquier forma, el abanderado de la coalición Juntos Haremos Historia (Morena-PT-PES) ha sido el más beneficiado hasta ahora.
 
Del escarnio
 
Algunos constitucionalistas dicen que hay figuras jurisdiccionales que sirven de maniobras para afectar a un adversario político y advierten que a veces el procedimiento no tiene materia o el tiempo es largo en relación a las coyunturas o el caso es insostenible.
 
Esas maniobras, aún sin instrumentos legales logran la afectación del involucrado, de tal magnitud que se busca su inhabilitación política y, eventualmente, jurídica.
 
El desprestigio de la administración de justicia en México y la baja credibilidad del PRI – Gobierno arrastran a la incredulidad este caso
 
Para algunos priistas, el caso entró a una ruta de colisión en donde el único perdedor serían ellos mismos: si proceden legalmente contra Anaya, lo harían víctima, y si no lo hacen, también. Las señales de quienes mandan en el partido indican lo contrario.
 
La celeridad de la actuación de la PGR en este caso contrasta con la otras denuncias de corrupción de este gobierno, como la Casa Blanca; el caso Odebrecht; las de las extradiciones de algunos ex gobernadores priistas o la inacción legal frente a las denuncias de corrupción contra del ex gobernador de Coahuila, Humberto Moreira.
 
Una muestra de la preocupación al interior del PRI, lo da Juan Bustillos, en su columna #Solo para iniciados, titulada: “A Meade le urge que la PGR deje de hacer tarugadas”, la cual la escribe a modo de carta al difunto Francisco Galindo Ochoa. La conclusión es ilustrativa:
 
“No tengo duda de que si Usted estuviera ya habría convocado a los amigos que tanto quería y lo querían para decirles que ya se dejen de chingaderas, que el PRI no puede darse el lujo de que otra vez lo echen a patadas de Los Pinos porque puede ser para siempre”.
 
Del lado de la coalición confían en que si hubiera materia ya hubieran procedido penalmente.
 
Existe un uso faccioso de las instituciones para una persecución política, lo cual ha generado ya reacciones en contra desde todos los ámbitos ciudadanos.
 
Mientras tanto, la dirigencia del PRI abrió otro frente legal: le pidió al Instituto Nacional Electoral (INE) revivir la investigación sobre la presunta doble afiliación en el PAN que llevó a Ricardo Anaya Cortés a la presidencia de ese partido en el año 2015. De pasada, la denuncia priista se va contra el hoy gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, por haber solapado al candidato presidencial.
 
De las divisiones en el PAN
 
Tras meses de enfrentamientos al interior del PAN y con otros actores respaldados por grupos liberales, Anaya Cortés se hizo de la candidatura presidencial, dando paso a la formación de un nuevo nodo de interés en donde los orígenes, doctrina e ideologías de sus participantes fueron hechos de lado.
 
La inclusión del Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera y del ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle Rosas en la lista de candidatos plurinominales al Senado de la República se vuelven casos paradigmáticos de una mera alianza de intereses.
 
En el caso de los ex panistas y panistas, los principales adversarios de Anaya Cortés, el matrimonio Calderón Zavala, algunos senadores y gobernadores han mantenido su enfrentamiento y han ido, paulatinamente desvelando su apoyo a adversarios del albiazul.
 
Ernesto Cordero, como presidente del Senado de la República ha apoyado a la bancada del PRI; Javier Lozano brincó de un día para otro a ser vocero de Meade Kuribreña; Germán Martínez Cázares se fue con Morena y los gobernadores de Querétaro, Francisco Domínguez, y de Durango, José Rosas Aispuro siguen del lado de la ex pareja presidencial.
 
Los virulentos ataques de ellos a Anaya Cortés, solo confirman un escenario ya antes planteado: “… una candidatura independiente de la señora Zavala de Calderón parece poco viable, pero de concretarse sería percibida como un acto de ambición o un mero pago de favores a algún aliado inconfesable. El momento de ser generosos con su partido y con el país ya se diluyó. ( Mochila Política 25. Cambia el tablero; elección a tercios. 06 de septiembre 2017)
 
Conclusiones
 
El proceso electoral está en un punto de quiebre, del desenlace de la embestida del PRI-Gobierno en contra de Ricardo Anaya podrá deducirse un escenario a dobles o a tercios.
 
Las contenidas diferencias al interior del PRI – Gobierno asoman cada vez más y prenden alertas para advertir que ésta sería la última oportunidad de sobrevivencia del tricolor.
 
Hasta ahora el gran beneficiario de estos episodios ha sido Andrés Manuel López Obrador, quien se mantiene como puntero en las encuestas.


ANEXOS:
Bustillos y la derrota del PRI
geoenlace.net/mochilapolitica/archivo/a4b3b3_322ed94e1f.pdf

-- 
Héctor Moreno Valencia
hmorenov00@gmail.com



Más información

Mochila Política 36 - 28 de febrero 2018 - De familias a nodos: populistas vs tecnopopulistas (I)


Por Héctor Moreno

Los reacomodos de personajes y agrupaciones en las últimas semanas evidencian un signo más de agotamiento del viejo sistema político, pues se han roto los referentes ideológicos como elemento distintivo de cohesión de los grupos de la familia revolucionaria para dar

paso a la vigencia de nodos de interés.

Lo que hace unos meses parecía una reedición de la pugna de hace 30 años entre los representantes del populismo y del neoliberalismo, se ha reconfigurado como un pleito de poder entre dos nodos fortalecidos a base de pragmatismo.

Esto ha sido parte de un proceso de rompimiento desde el 2000, cuando el PRI perdió la elección presidencial y se desfiguraron los esquemas de cohesión a su interior.

Desde entonces, el único grupo que mantuvo cierta coherencia ideológica fue un grupo de liberales revolucionarios, al frente de los cuales se fue consolidando Andrés Manuel López Obrador quien compitió por la presidencia en 2006 y 2012 defendiendo esos principios.

En su tercer intento ha roto con sus orígenes ideológicos frente la necesidad de acumular votos para lograr el triunfo, sin importar las contradictorias visiones de sus aliados, sus historias, sus enfrentamientos anteriores, etcétera.

Ello explica la tan criticada coalición del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) con el Partido del Trabajo y el Partido Encuentro Social. El primero con un claro origen durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari y el segundo surgido bajo el amparo de los grupos de poder en Hidalgo, representados por Miguel Ángel Osorio Chong, en su momento secretario de Gobernación.

Conforme ha avanzado el proceso político – electoral, Morena ha incorporado a disímbolos personajes, desde Tatiana Clouthier, hija del extinto candidato presidencial del PAN, Manuel “El Maquío” Clouthier; Germán Martínez Cázares, ex dirigente nacional del PAN; al cuestionado líder del sindicato minero, Napoleón Gómez Urrutia, a los familiares de la exdirigente magisterial Elba Esther Gordillo, a Nestora Salgado, ex policía de Guerrero, procesada por varios secuestros, así como una larga lista de militantes de otros partidos en distintos estados.

La figura más relevante de toda esa lista es sin duda alguna el ex jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Marcelo Ebrard Casaubón, cuyos orígenes políticos se remontan al grupo del ex presidente Carlos Salinas de Gortari. Ebrard era segundo de abordo de Manuel Camacho Solís.

Una alianza tecno – populista.

La discreta cercanía que Augusto Gómez Villanueva ha desarrollado los últimos años hacia José Antonio Meade Kuribreña permite al echeverrismo plantear una alianza al grupo compacto de Meade.

Gómez Villanueva se formó bajo el amparo del liberalismo aguascalentense dirigido por Enrique Olivares Santana, quien fue el primer embajador de México ante la Santa Sede. En su momento fueron promotores del nacionalismo revolucionario.

La era de mayor proyección política de Gómez Villanueva fue al lado del Presidente Luis Echeverría Álvarez, cuando fue el primer secretario de la Reforma Agraria. Fue una época de invasiones y expropiaciones de tierras, como parte del populismo impulsado por el primer mandatario apoyado en Gómez Villanueva.

De 1982 a 1986, Gómez Villanueva fue embajador de México en Nicaragua, cuando nueve comandantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), gobernaban a través de una Junta. Era tanta la cercanía del gobierno mexicano que a Gómez Villanueva se le conocía como el “décimo comandante”.

Ha aparecido como asesor político de Meade Kuribreña desde hacer varios años y su cercanía ha sido reflejada en distintos momentos públicos y privados.

Junto con el sonorense José Encarnación Alfaro; el tamaulipeco avecindado en Cuernavaca hace 40 años, Jorge Armando Meade Ocaranza ( candidato del PRI a gobernador de Morelos y primo del candidato presidencial ) y José Ramón Martell López operó en la mesa de Estatutos realizada en Campeche para que el tricolor rompiera sus candados legales y abriera las puertas a un candidato ciudadano. (Mochila Política 23. 14 agosto 2017. Asamblea opaca y opacada).

Tras la ceremonia de clausura de dicha Asamblea, Meade Kuribreña salió manejando su camioneta. El lugar del copiloto fue ocupado por Gómez Villanueva, según reportes periodísticos.

Gómez Villanueva, hoy de 89 años, ha mantenido una estrecha relación con el ex Presidente Luis Echeverría Álvarez.

Hace dos años presentó su libro “El Campo que yo conocí”. ‘La tierra, los hombres, la política’, el cual dijo, lo escribió, “para la historia; para dejar una huella de lo que se hizo en los seis años de gobierno del entonces Presidente Luis Echeverría Álvarez, en favor de los campesinos de México”.

El primer ejemplar fue a regalárselo a Echeverría Álvarez a su casa en San Jerónimo, en la Ciudad de México. El grupo reunido para la ocasión fue muy singular:

“Alrededor de la gran mesa redonda con manteles de papel picado de colores, se sentaron el gobernador de Chihuahua César Duarte Jáquez; el Secretario General de la Confederación Nacional Campesina, senador Manuel H. Cota Jiménez; el editor del libro, Miguel Angel Porrúa; el abogado Juan Velázquez; el Lic. Jorge Nuño Jiménez y dos de los hijos del ex Presidente: María Esther Echeverría Zuno y Benito Echeverría Zuno”.

Duarte está prófugo de la justicia y el gobernador de Chihuahua, Javier Corral ha dicho que es protegido del candidato del PRI, José Antonio Meade; Cota Jiménez perdió la elección para gobernador el año pasado y Miguel Ángel Porrúa fue el mismo que le publicó su libro al ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle Rosas, con el que realizó una campaña a nivel nacional (Mochila Política 18. Junio 29, 2017. El Frente, un dardo envenenado I)

Es muy claro cuando Meade presentó en días pasados la lista de su equipo de trabajo, en donde José Ramón Martell aparece como “coordinador de asesoría política” y los asesores políticos son tres: Gómez Villanueva; Heriberto Galindo y Enrique Jackson Ramírez.

Martell López lideró la Alianza Generacional, un grupo al interior del PRI, desde donde polarizaron la 22 Asamblea del PRI el año pasado. (Mochila Política 22. La 22 Asamblea del PRI: un escalón en la ruptura. 02 agosto 2017)

Conclusiones:

La contienda se configura con base a nodos de interés, eso explica que los postulados ideológicos hayan dejado de ser referencia para pasar a un pragmatismo en donde lo primordial es aliarse para la búsqueda del poder. Este es el caso de la postulación de Andrés Manuel López Obrador.?
El echeverrismo trata de forjar una alianza con Meade Kuribreña y el grupo de tecnócratas, cuyo jefe político ha sido Luis Videgaray Caso.

La división, el enfrentamiento social y la corrupción han sido algunos de los saldos que a los mexicanos han dejado esos grupos cuando han estado en el poder.

ANEXOS:

- “El Campo Que Yo Conocí”, Libro De Augusto Gómez Villanueva, Ex Secretario De La Reforma Agraria
geoenlace.net/mochilapolitica/archivo/c2c69f_167c4c3d69.pdf

- Andres Marcelo Sada, por Manuel Clouthier
geoenlace.net/mochilapolitica/archivo/33fd8a_5d3bf41eba.pdf

--
Héctor Moreno Valencia
hmorenov00@gmail.com



Más información

Mochila Política 35 - 19 de febrero 2018 - La incertidumbre

Por Héctor Moreno

Una palabra define hoy el proceso electoral: la incertidumbre.

La pausa en la promoción; los traslados de apoyos de grupos y personajes a los tres principales candidatos presidenciales, la distribución de las candidaturas al Congreso federal y la instalada percepción

de un puntero en las encuestas conforman un escenario de cierre de una etapa del proceso.

Hasta el 29 de marzo –fecha límite de inscripción de candidaturas ante la autoridad electoral – los grupos políticos continuarán con la dinámica de reacomodos registrada las últimas semanas y reflejada, de alguna manera, con las candidaturas a los gobiernos estatales y las primeras listas de candidatos plurinominales al Senado.

Para la coalición Juntos Haremos Historia (Morena, PT y PES), con Andrés Manuel López Obrador como candidato presidencial, se han definido todo tipo de personajes, sin importar prestigios, historias, peso electoral o representatividad de poderes factuales.

Es muy pronto para evaluar si la llegada de todos esos personajes contribuirán a lograr el triunfo de López Obrador y su alianza.

La percepción más extendida es la del pragmatismo ilimitado al tratar de reforzar a quien hoy es percibido en todos los trabajos demoscópicos como el puntero. Esa posición ha sido aprovechada por el equipo de López Obrador, pues en reuniones privadas se comportan ya como seguros ganadores y asumen prácticamente definiciones de “su” futuro gobierno.

Nada para nadie
Sin embargo, las encuestas aplicadas hasta ahora por expertos – en ámbitos privados y públicos – tampoco son definitivos, han mostrado una intención en las preferencias, pero también tienen señales poco exploradas.

Algunos de los datos más relevantes para tomar en cuenta las siguientes semanas son los elevados negativo de López Obrador, en donde también es puntero; la carga para José Antonio Meade de la impopularidad presidencial y su inexperiencia en campañas; y de Ricardo Anaya los negativos sobre su falta de lealtad y su inexperiencia.

Pero quizá el dato más relevante sea el de los indecisos mostrados en las mismas encuestas: en promedio proyectan entre un 25 a un 30 por ciento. Ganar las simpatías en esa franja puede representar una diferencia fundamental.

Para darnos una idea de los votos en juego, la lista nominal de electores es de 87 millones 945 mil votantes, en números cerrados. Los estados con los padrones más numerosos, son: Estado de México, Ciudad de México,  Jalisco, Veracruz, Puebla y Guanajuato.

Algunos modelos desarrollados hasta ahora, con base en las encuestas y resultados de elecciones anteriores, prevén una elección muy cerrada, a tercios, con mínimos porcentajes de diferencia entre las tres coaliciones.

Otros modelos han proyectado hasta el número de senadores por coalición y la de los independientes.

Algunos más consideran, por ejemplo, que se fragmentará el voto para las coaliciones Por México al Frente (PAN, PRD, PMC) y Todos por México (PRI-PVEM-PANAL) al haber logrado acuerdos parciales en las candidaturas estatales, para la coalición Juntos Haremos Historia (Morena, PT, PES) podría sucederle lo contrario, pues ellos sí van coaligados en los nueve estados en donde habrá elecciones para gobernador.

Conclusiones
La difusión de encuestas y modelos se intensificarán conforme el desarrollo de todas las campañas a principios de abril.

De aquí al inicio de las campañas es muy probable que sigan los reacomodos de grupos y personajes, lo cual repercutirá en la confusión hacia los votantes.

Frente a ese panorama se vuelve fundamental ofrecer orientación a los votantes sobre algunos temas fundamentales para reflexionar al momento de emitir el sufragio.

-- 
Héctor Moreno Valencia
hmorenov00@gmail.com



Más información

Mochila Política 34 12 de febrero de 2018




Mochila Política 34
Febrero 12, 2018
La puerta falsa

Por Héctor Moreno

¿Qué es el populismo?

Lea las promesas de Andrés Manuel López Obrador en un solo discurso, el de cierre de su precampaña presidencial por Morena, en Guadalajara, el domingo pasado, ante miles de

personas reunidas en el Monumento a los Niños Héroes:

• Que se va a acabar la “robadera” y va a ahorrar los 500 mil millones de pesos que, año con año, se roban los que están en el poder.

• Que no subirá el IVA. Ni se cobrará en medicinas ni alimentos.

• Que se darán pensiones a todos los adultos mayores.

• Que se dará seguridad social a todos los mexicanos.

• Que no subirá el ISR.

• Que no subirá el agua.

• Que no habrá “gasolinazos”.

• Que los mexicanos ya no emigrarán, por necesidad, a Estados Unidos. “Mi sueño es que se queden con sus familias”.

• Que vendrá un cambio radical en el país.

• Que no será un cambio violento, pero será de raíz ; “no es ambición por el poder”. “Quien quiera un puesto que se vaya al mercado”.

• Que en tres años se dejará de comprar gasolina en el extranjero. Se construirán dos refinerías y se reconstruirá “todo el esquema” en los combustibles.

• Que no se privatizará el IMSS.

• Que no se privatizará el ISSSTE.

• Que no se privatizará el agua.

• Que acabará la corrupción.

• Que habrá aumento de sueldo para maestros.

• Que habrá aumento de sueldo para médicos.

• Que habrá aumento de sueldo para policías.

• Que habrá aumento de sueldo para soldados.

• Que habrá aumento de sueldo para enfermeras.

• Que se otorgarán becas a los jóvenes que no tengan trabajo con 3 mil 600 pesos mensuales para que se capaciten y logren un trabajo mejor. “¡Becarios sí, sicarios no!”.

• Que se acabarán las pensiones de los ex presidentes de la República.

• Que le va a quitar los sueldos de 650 mil pesos mensuales a los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. “Los tienen bien maiceados, no resuelven nada en beneficios de la gente”.

• Que también le va a bajar los sueldos a los diputados federales y a los senadores.

• Que él se reducirá al 50 por ciento el sueldo de lo que hoy percibe Enrique Peña Nieto como Presidente de México.

• Que ya no habrá exámenes de admisión en las universidades públicas y se admitirá a todos los jóvenes.

• Que Donald Trump piense lo de la construcción del muro fronterizo que quiere hacer, porque en México habrá una transformación que permitirá que los mexicanos tengan trabajo y mejor remunerado y ya no quieran irse a Estados Unidos.

• Que cancelará la “mal llamada reforma educativa” que fue hecha para someter a los maestros. El problema de la educación no son los maestros, sino la pobreza, la deserción escolar. Que los niños lleguen con hambre a las escuelas, no es culpa de los maestros.

• Que si un Presidente es honesto, los gobernadores serán honestos.

• Que su gobierno será austero, se acabaran los privilegios y canonjías para quienes ganan elevados sueldos, “que ni Barack Obama lo tenía”. “Vamos a cortar el copete de privilegios”.

• Que no vivirá en Los Pinos y que la Residencia Oficial será utilizada para la cultura y las artes.

• Que venderá todos los aviones y helicópteros con los que cuenta el Gobierno, ya que terminará con el “derroche y los privilegios”.

• Que sus 3 principios son: no mentir, no robar y no traicionar al pueblo.

Y por si a alguien se quedó con dudas, aclaró que esto no es retórica ni discurso de campaña.

www.milenio.com/elecciones-mexico-2018/lenguaje-lapidario-util-justificacion-amlo-cienfuegos-matraquero-meade-milenio_0_1120687947.html
















Mochila Política 33 - 05 febrero 2018 - Los arreglos con Chihuahua benefician más al PRI

Mochila Política 33
05 febrero 2018

Los arreglos con Chihuahua benefician más al PRI

Por Héctor Moreno

El mayor beneficiario de los arreglos entre el gobierno federal y el de Chihuahua es el grupo del presidente Enrique Peña Nieto pues le permite contener una de las disputas más

riesgosas para la sucesión presidencial, la de Miguel Ángel Osorio Chong y Manlio Fabio Beltrones.

Arropa al grupo de Luis Videgaray, José Antonio Meade y José Antonio González Anaya cuyo comportamiento estaba cuestionado al haber sido los tres titulares de la secretaría de Hacienda en los tiempos que habrían abarcado las irregularidades denunciadas por el gobernador Javier Corral.

De acuerdo con lo dicho en las audiencias públicas sobre el caso, recursos públicos fueron desviados para financiar las campañas electorales del PRI en 2016, con el aval de la secretaría de Hacienda. El titular era Videgaray Caso. Meade y González han sido sus sucesores en el cargo.

La resolución legitima políticamente al gobernador Javier Corral Jurado, pues le da la razón en sus demandas y refuerza al precandidato de Por México al Frente, Ricardo Anaya Cortés.

La madeja…

El juego de fuerzas e intereses en algunos hechos políticos pueden leerse más acertadamente cuando determinados personajes aportan elementos inéditos.

En 1986, a mitad del gobierno de Miguel de la Madrid se realizaron elecciones en algunos estados entre ellos, Chihuahua en donde derivaron en un conflicto dentro del cual los panistas marcharon a la Ciudad de México.

Óscar de Lassé Avellana entonces Director de Investigaciones Políticas y Sociales (IPS) de la secretaría de Gobernación (hombre cercano a Manuel Bartlett), narró años después que esa movilización fue utilizada por Carlos Salinas de Gortari y Manuel Camacho Solís [+] para desprestigiar a Bartlett frente al presidente de la Madrid. (Ver anexo).

La IPS era un área de espionaje político, aunque glamorosamente la presumieran como de “inteligencia”.

De Lassé ha sido acusado de haber sido el operador del fraude electoral de 1988 a favor de Carlos Salinas de Gortari.

Una demanda legítima de la oposición quedó enmarcada en las disputas del gabinete de un gobierno priista dentro de la pugna por la sucesión presidencial de esa época. Claro, en ese momento, lo único que se ventilaba en los medios era una bronca entre la oposición y el PRI – Gobierno.

Con esos antecedentes, cuando ahora se asume que el reclamo del gobernador de Chihuahua para acabar con las redes de impunidad del PRI afecta a Manlio Fabio Beltrones y aparecen mensajes cifrados para el ex secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong en medio de una campaña presidencial, el escenario se configura solo.

… y el desenredo

A la cuenta del ex secretario de Gobernación se sumaron en la semana dos hechos más: una de sus allegadas, Nuvia Mayorga Delgado, precandidata al Senado de la República fue involucrada como posible beneficiaria de los sobornos de la empresa brasileña Odebrecht al PRI en 2012, fecha en que ella era presidenta de la Comisión de Presupuesto de ese partido.

Por primera vez, Osorio Chong respondió a una publicación de esta naturaleza en su cuenta de twitter: “¿Con qué intención y quién está detrás de notas como las que hoy publica Reforma? Lo que es claro y cierto es que es tendenciosa y no tengo nada que ver en el tema, como la propia nota lo refleja”.

El segundo acontecimiento fue la difusión de resultados inmediatos en la disminución de índices delictivos a los pocos días de haberse enviado tropas federales a las seis ciudades con los registros más altos. En menos de una semana, de acuerdo con el nuevo titular de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, se contuvo la ola de homicidios en Ciudad Juárez, Chihuahua; Manzanillo y Tecomán en Colima; Los Cabos, Baja California Sur; Cancún, Quintana Roo y en Chilpancingo, Guerrero.

Esto nunca sucedió en los cinco años en que Osorio Chong estuvo como responsable de la seguridad del país.

Los otros días, la PGR realizó una serie de acciones legales en el Caso Chihuahua al multar a funcionarios del gobierno estatal por no atender la petición de trasladar al reo Alejandro Gutiérrez (cercano a Manlio Fabio Beltrones) de un penal estatal a un penal federal; así también detuvo en Quintana Roo a un precandidato del PRD a diputado federal y quien estuviera en el primer tramo del gobierno de Carlos Joaquín González, acusado de un fraude.

Esas acciones, que parecían el endurecimiento de la parte oficial hacia sus adversarios, fueron el escenario en el cual se dieron las negociaciones entre el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete y el gobernador de Chihuahua, Javier Corral.

Los resultados fueron las demandas expuestas por Corral desde el principio:

1.- Que la PGR hará las solicitudes con fines de extradición del ex gobernador César Duarte basadas en 11 órdenes de aprehensión y que la Fiscalía de Chihuahua participará como coadyuvante.

2.- El priista Alejandro Gutiérrez Gutiérrez será trasladado al penal federal número 9 de Ciudad Juárez y la organización Human Rights Watch supervisará la aplicación del Protocolo de Estambul.

Dicho Protocolo es una guía que contiene las líneas básicas con estándares internacionales en derechos humanos para la valoración médica y psicológica de una persona que se presuma o haya sido víctima de tortura o algún mal trato.

Esa aceptación del gobierno de Chihuahua dejó sin efectos las multas que la PGR había emitido para los funcionarios estatales.

3.- Sobre la retención de los recursos, el Gobierno federal se comprometió a depositar esta semana los 900 millones de pesos reclamados y en respuesta, el Gobierno de Chihuahua retirará la controversia constitucional en la materia. Dicha controversia hubiera puesto a la Corte a juzgar la discrecionalidad con que la secretaría de Hacienda maneja el presupuesto.

Con esos resultados, el gobernador Corral Jurado anunció que convocará a realizar en Chihuahua una Asamblea Nacional sobre un nuevo federalismo tributario y también promoverá un movimiento nacional anticorrupción.

Mientras tanto, el ex funcionario de Quintana Roo, Juan Melquiades Vergara Fernández seguirá su proceso en libertad. La acusación está basada en hechos entre particulares.

Conclusiones

El grupo de mayor peso en el PRI-Gobierno sale bien librado del Caso Chihuahua, pues uno de ellos, José Antonio Meade es el precandidato presidencial.

Los acuerdos logrados por el nuevo secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida distensionan el ambiente, a tal grado que Osorio Chong ya empezó, desde la tarde del mismo sábado, una campaña de posicionamiento en redes. Son videos de contenido histórico, breves, donde al final solo aparece su nombre y sin los colores del PRI.

A una semana de terminarse el periodo de precampañas e ir a un receso, el PRI sigue en el proceso de tratar de reunificar grupos. Lograrlo es un asunto de sobrevivencia, como lo dijo su precandidato a gobernador por Morelos, Jorge Armando Meade Ocaranza, primo del precandidato presidencial:

“Si no recuperamos el poder, si no recuperamos lo que hemos perdido, el priismo va a tener un golpe definitivo y no podemos permitirlo, la mejor herencia que vamos a dar ahora es esta unidad”.

Anexos:
De Lasse y Chihuahua
geoenlace.net/mochilapolitica/archivo/dfd56e_40edcf8f9f.pdf

--
Héctor Moreno Valencia
hmorenov00@gmail.com



Más información

Mochila Política 32 / 29 de enero 2018 / El peso de la pugna Osorio - Manlio

Una serie de publicaciones sobre narcotráfico y una ventilada pugna entre el ex secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong y el ex dirigente nacional del tricolor, Manlio Fabio Beltrones Rivera tensan el ambiente electoral y minan el discurso de unidad al interior del priismo y del

gobierno.
Beltrones Rivera no está mencionado como candidato a ningún cargo de elección popular mientras Osorio Chong, se insiste, irá por un escaño en el Senado de la República y sería el coordinador de los priistas en la siguiente Legislatura. Los dos son reconocidos como polos de poder entre los grupos priistas.
Ha sido tal el peso de las diferencias que ha obligado al precandidato priista, José Antonio Meade Kuribreña a invertir tiempo de su precampaña para tomarse fotos con los dos, pero por separado. A uno le organizan un evento en Hermosillo, Sonora, lo colocan en el lugar privilegiado y le dedican líneas del discurso del aún precandidato tricolor; al otro lo ve al día siguiente, en privado, en Pachuca Hidalgo, pero difunden una fotografía de ellos dos solos conversando.
La sombra del asesinato de Luis Donaldo Colosio Murrieta irremediablemente asoma entre el priismo 24 años después cuando se configura un escenario de división con una campaña presidencial que no despega y cae al tercer lugar en las encuestas de preferencias electorales. Aunque actores y circunstancias son distintas, la inquietud se deja sentir.
Mensajes cruzados
Las revelaciones del desvío de recursos públicos desde Chihuahua para financiar las campañas electorales del PRI en el 2016 con el aval de la secretaría de Hacienda y las silenciosas liberaciones de personajes relevantes en la estructura del Cártel de Jalisco Nueva Generación días antes de la salida de Osorio Chong, han colocado al hidalguense como la piedra angular de la división.
La contundencia de los expedientes y declaraciones de los detenidos por el Caso Chihuahua hasta haber provocado que Beltrones Rivera tuviera que ampararse para evitar ser detenido ha sido interpretada como una presión más del ex secretario de Gobernación. En los círculos priistas se ha insistido en que algunos gobiernos estatales cambiaron de partido con ayuda oficial y con ello se detuvieron las aspiraciones presidenciales del sonorense.
Dos experimentados columnistas, Juan Bustillos (amigo desde hace 40 años de Beltrones) y Ramón Alberto Garza dieron cuenta de la pugna en días pasados.
El primero de ellos lo hizo en un tono inusual, en su columna Solo para Iniciados, del diario Impacto, el cual dirige:
“Me explico: en las persecuciones que aquí sufrimos y en las recurrentes crisis que enfrentamos, siempre me repito algunas palabras que, a manera de exhorto, no de consuelo, suele decirme Manlio Fabio Beltrones, mi amigo y compañero de muchas batallas en las casi cuatro décadas que tenemos de conocernos: caemos, pero nos levantamos porque el sabor del polvo no nos gusta.
“Evitando el suelo y el polvo, luchando por defender su buena fama, su incomparable carrera política y hasta su libertad, Manlio enfrenta hoy una de las más graves embestidas de su vida”.
“Pareciera que después de anular sus posibilidades presidenciales, ahora existe la pretensión de someterlo a proceso judicial a fin de impedirle continuar una de las trayectorias parlamentarias más trascendentes de la historia contemporánea de México”.
“Es mera especulación, pero es válido decir que pudo existir una tregua entre enemigos irreconciliables en el gabinete del presidente Peña Nieto para unirse en la causa común de sacarlo de la sucesión priista en la que no tenía rival que pudiera competirle”.
“En cualquier caso, algunas derrotas, por lo menos las de Tamaulipas y Durango, se pueden endosar a enfrentamientos entre colaboradores del más alto nivel del gabinete que se pusieron zancadillas uno a otro, pero también a quienes no vieron o no quisieron percatarse de lo que estaba ocurriendo en Veracruz, Quintana Roo y Chihuahua, por ejemplo”.
“La vida, traducida en las pugnas entre Luis Videgaray y Miguel Osorio Chong, como la falta de vigilancia sobre algunos gobernadores hoy en problemas legales, lo convirtió en el pagano de la mayor debacle electoral del PRI después de la pérdida de la Presidencia en el 2000”.
“A manera de corolario, sólo decir que los artífices de la estrategia para anular o liquidar para siempre a Manlio, no deben olvidar su inveterada convicción de que el suelo no es su sitio preferido y que el sabor del polvo no le gusta, pero tampoco esa condición que le conocemos quienes no hemos dejado de observarlo de cerca desde hace casi cuatro décadas: como amigo puede tener alguna imperfección, pero como enemigo es perfecto, sin duda”, cierra su extenso comentario.
Ramón Alberto Garza fue más allá, en su colaboración diaria en Reporte Índigo, y para encuadrar el tema refirió las pugnas de los noventa entre la mancuerna del ex presidente Luis Echeverría – Fernando Gutiérrez Barrios (jefe y formador de Beltrones) contra el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari:
“Cuando Carlos Salinas de Gortari integró su gabinete a finales de 1988, eligió a un “ajeno” para la secretaría de Gobernación: Fernando Gutiérrez Barrios.
“El veracruzano, eterno hombre fuerte de Luis Echeverría, fue llevado a Bucareli para apaciguar la intranquilidad política que desató el cisma priista de Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo. Solo un echeverrista podría someter a otros echeverristas. Pero Salinas le impuso una condición. Que no usaría su poderosa posición para buscar la candidatura presidencial del PRI en 1994.
“Hasta finales de 1992, Gutiérrez Barrios cumplió más o menos el pacto. Pero conforme se perfilaba que el candidato sería Luis Donaldo Colosio, comenzó a acariciar el sueño de ser el abanderado presidencial impulsado por la vieja clase política priista.
“Salinas frenó esas ambiciones cuando en los primeros días de enero de 1993 Gutiérrez Barrios, a quien por cierto se le vinculaba en extrañas relaciones con el Cártel de Tijuana, fue relevado de Gobernación. En su lugar entró el chiapaneco Patrocinio González Garrido-Canabal.
“Y coincidencia o no, mientras don Fernando despachó en Bucareli el gobierno de Salinas vivió sus mejores días. Expulsado del gabinete, comenzaron las pesadillas”.
Enseguida repasa el asesinato del Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, en donde se vieron involucrados los Arellano Félix; el asesinato de Luis Donaldo Colosio en Tijuana, tierra de los Arellano Félix, el asesinato de José Francisco Ruiz Massieu, entre otros hechos.
“El mensaje de la vieja clase política priista a Salinas era claro. Manos fuera. Y el gobierno de Zedillo acabó confrontado con su antecesor, llevando a la cárcel a su hermano Raúl y obligando a Salinas a vivir en el exilio en Dublín”.
Y remata con una serie de preguntas:
“Viene esta remembranza para intentar responder una pregunta: ¿Alguien sabe algo de Miguel Ángel Osorio Chong? ¿Saben qué está haciendo desde ese día de enero en que fue obligado a mudarse de Bucareli? ¿Estará ocupado en Hidalgo, Chihuahua, Nayarit o Macuspana?”
La respuesta inmediata fueran las visitas de Meade a ambos personajes.
Las suspicacias del narco
Una serie de informaciones publicadas entre el 22 y 30 de enero en el diario Milenio (uno de cuyos propietarios fue sorprendido cuando viajaba un domingo en el helicóptero del Estado Mayor Presidencial con Emilio Gamboa Patrón para ir a jugar golf con el presidente Enrique Peña Nieto) sobre la silenciosa liberación de presuntos cabecillas y operadores del Cártel de Jalisco Nueva Generación enrareció aún más el ambiente.
En año y medio, de acuerdo a la información del rotativo, han sido liberados personajes como Erick Valencia Salazar, El 85; Sergio Kurt Schmidt Sandoval; Julio Alberto Rodríguez Castillo, señalados, respectivamente, como operador; financiero y yerno del líder del Cartel de Jalisco Nueva Generación, Nemesio Oseguera Cervantes, El Mencho.
Además de ellos han sido liberados tres sujetos más quienes participaron en aquellas vendettas en Veracruz y Guadalajara, inscritas en la narrativa oficial del Gobierno de Felipe Calderón como parte de la pugna de los Zetas y el CJNG. Fueron acusados de participar en más de 10 homicidios y en el asesinato de 26 personas cuyos cadáveres fueron abandonados bajo los llamados Arcos del Milenio en Guadalajara en noviembre de 2011.
Entre algunos de los detalles de esas liberaciones, ahora se sabe que aunque altos funcionarios de la secretaría de Gobernación las conocieron con antelación, nada hicieron en términos legales ni las difundieron.
Señalar como una prioridad del Gobierno federal el desmantelamiento del Cártel de Jalisco Nueva Generación por parte del nuevo secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida fue interpretado no solo como un rompimiento con su antecesor, sino una advertencia abierta.
En tan solo seis años, el llamado Cártel de Jalisco Nueva Generación ha pasado a ser el segundo grupo de narcotraficantes más relevante en el país (por eso se le ha llamado el cártel del sexenio) solo después del histórico grupo de Sinaloa, hoy liderado por Ismael El Mayo Zambada y Rafael Caro Quintero.
Conclusiones
Cuando faltan cinco meses para las votaciones y la campaña de su precandidato se estanca en el tercer lugar de las preferencias, las pugnas al interior del PRI asoman con fuerza en algunos medios y con voceros oficiosos reconocidos, lo cual muestra que al interior quedan asuntos relevantes por resolver.
Las anteriores diferencias entre grupos de poder tricolores en una sucesión presidencial terminaron envueltos en una ola de sangre que alcanzó a Luis Donaldo Colosio Murrieta.
La conformación de las listas de candidatos a senadores y diputados federales ayudarán a interpretar mejor si los priistas han encontrado un camino de solución a sus diferencias, o si, por el contrario, se ahondarán.
Anexos:
geoenlace.net/mochilapolitica/archivo/fa2f9b_47887bc7d5.pdf
geoenlace.net/mochilapolitica/archivo/ae13e4_a53d206401.pdf



Más información

Mochila Política 31 / Refundación o extinción / Enero 23, 2018

Mochila Política 31 - Refundación o extinción - Enero 23, 2018

Por Héctor Moreno

Las elecciones de este año representan una oportunidad de refundación para el viejo sistema o un paso hacia su extinción.

Repasar algunos aspectos del contexto y mirar un poco al pasado para entender

el ADN del priismo sirven de referencias para este enfoque.

A cinco meses de las votaciones el escenario muestra condiciones poco favorables para un triunfo creíble del PRI – Gobierno:

* Andrés Manuel López Obrador tiene 21 meses en primer lugar en todas las encuestas sobre preferencias electorales presidenciales. Nuestra primera referencia es la de Grupo Reforma del 17 de abril del 2016.

* La baja credibilidad del Presidente Enrique Peña Nieto, pues apenas 3 de cada 10 mexicanos confían en su Gobierno.

* El descrédito del partido en el Gobierno por la corrupción, exacerbado los últimos meses por los casos de ex gobernadores de distintos puntos de la geografía nacional, sujetos a procesos: Tomás Yarrington Ruvalcaba y Eugenio Hernández Flores, de Tamaulipas; Javier Duarte de Ochoa de Veracruz, César Horacio Duarte Jáquez de Chihuahua; Roberto Borge Marín de Quintana Roo y ahora Roberto Sandoval Castañeda, de Nayarit. Amén de los de Tabasco y Michoacán hoy percibidos como casos lejanos. Numéricamente son más de la mitad del total de los estados que hoy gobierna el tricolor.

* El fracaso del Gobierno de Peña Nieto en materia de seguridad. Baste citar el primer párrafo del comunicado del prensa del Instituto Nacional de Estadística y Geografía del 17 de enero: “De acuerdo con los resultados del decimoctavo levantamiento de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), realizada por el INEGI durante la primera quincena del mes de diciembre de 2017, durante ese mes 75.9% de la población de 18 años y más consideró que vivir en su ciudad es inseguro”. La mayoría de los mexicano tiene miedo.

* Según el Comisionado Nacional de Seguridad, Roberto Sales Heredia el gobierno actual terminará en una cifra de 22 homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes prácticamente igual cuando recibieron hace seis años la Administración del panista Felipe Calderón Hinojosa. Serán seis años perdidos para los mexicanos merced a un gobierno ineficaz.

* La inflación en el 2017 llegó a 6.8 por ciento la más elevada desde hace 16 años.

Bajo ese panorama es difícil asimilar el compromiso de la dirigencia nacional del PRI de obtener 20 millones de votos para asegurar el triunfo el próximo primero de julio.

Esa misma cifra fue ofrecida por el entonces dirigente tricolor, Jorge De la Vega Domínguez en 1988 a su candidato presidencial, Carlos Salinas de Gortari.

La participación ciudadana

Una creciente participación ciudadana en todos los espacios públicos, desde la defensa de la libertad religiosa, el derecho a la vida, los derechos humanos, la transparencia, el combate a la corrupción, los derechos de la víctimas de delitos ha sido uno de los factores clave para los cambios registrados en las últimas décadas en el país.

Para darnos una idea de la repercusión de este factor, recordemos que además de la Presidencia de la República hasta 1970 el Partido Revolucionario Institucional gobernaba a más del 95 por ciento de los mexicanos y hoy gobierna solo 14 estados. Campeche, Coahuila, Colima, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, estado de México, Oaxaca, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala, Yucatán y Zacatecas

El PAN gobierna en once: Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Durango, Guanajuato, Nayarit, Puebla, Querétaro, Tamaulipas y Veracruz); el PRD en cinco: Ciudad de México, Michoacán, Morelos, Quintana Roo y Tabasco. En algunas entidades han sido por coaliciones entre esos partidos.

El Partido Verde Ecologista gobierna Chiapas en coalición con el PRI, y un independiente gobierna Nuevo León.

Se han dado situaciones de permanencia de partidos por largos periodos en algunas entidades, por ejemplo el Partido Acción Nacional gobierna Guanajuato desde 1991 y el Partido de la Revolución Democrática mantiene la hasta hoy jefatura de Gobierno de la Ciudad de México desde 1997.

Por la vía de los independientes hoy Jaime Rodríguez Calderón, El bronco, gobierna Nuevo León; dos municipios importantes, el de Ciudad Juárez y Morelia son presididos por quienes llegaron por la misma vía.

Aunque parece incipiente, a nivel presidencial sería la primera vez que aparecieran candidatos por esa vía en las boletas. En otros niveles se dan fenómenos significativos, es el caso de José Pedro Kumamoto Aguilar, de Jalisco, un joven, quien llegó a ser diputado local y está en la pelea por una senaduría. Hay otros casos.

A nivel federal también han surgido partidos como Nueva Alianza o Encuentro Social y han permanecido otros como el del Trabajo o el Verde Ecologista de México sobrevivientes por las coaliciones con otras fuerzas electorales de mayor peso. Localmente existen partidos en algunas entidades donde el fenómeno ha sido similar.

Todo eso, además de los 12 años de dos periodos presidenciales de los panistas Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa.

El acotamiento del poder presidencial

Aunque breve, es relevante resaltar algunas de las características del poder presidencial en el viejo sistema pues marca en la actualidad el ADN del PRI.

Junto con la legitimidad de las urnas, en el viejo sistema los presidentes priistas gozaban de una serie de facultades metaconstitucionales pero fueron acotadas desde la primera alternancia en la Presidencia.

La verticalidad del poder presidencial les permitía operar políticamente para destituir gobernadores, estadísticamente quienes más ejercieron ese poder fueron los expresidentes Lázaro Cárdenas del Río y Carlos Salinas de Gortari.

El Congreso de la Unión aprobaba una partida secreta para uso discrecional del Presidente de la República y como su nombre lo indica, no tenía obligación de rendir cuentas sobre la misma.

Además de desaparecerla, ahora existe una legislación en materia de transparencia y rendición de cuentas.

El manejo de la economía del país se daba con márgenes relevantes a criterio del Presidente en turno, pues tenía el control político del Congreso de la Unión. Las experiencias populistas de Luis Echeverría Álvarez y José López Portillo son la mejor muestra de ello.

Un punto fundamental era el financiamiento privilegiado a algunos medios de comunicación y el fomento de la corrupción a periodistas, no solo se uniformaba el contenido, se contenían los escándalos y se inducía la interpretación de los hechos.

Así se mantuvo el PRI en el poder durante 71 años, desde 1929 hasta 2000.

De todos estos rasgos autoritarios del viejo sistema existe hoy en día una vasta bibliografía.

El nuevo PRI

Tras doce años de gobiernos panistas, el partido tricolor regresó al poder y conforme ha avanzado el sexenio del Presidente Peña Nieto el desencanto ciudadano se ha visto reflejado en su baja popularidad y en las urnas.

A pesar del cambio del entorno, para el PRI, el Presidente sigue siendo el jefe nato del partido, es decir, tiene el control para designar dirigentes, postular candidatos y dirigir los procesos electorales. Es, de facto, el jefe político.

Por ello la pérdida de votos han sido cargados a su cuenta, como resaltó en su momento Ivonne Ortega en los meses del año pasado cuando trataba de convencer de que competiría en forma independiente por la dirigencia nacional. “Desde el 2012 el partido ha perdido 4.7 millones de votos debido a escándalos y malas estrategias”, llegó a decir.

Al tiempo se ha comprobado que parte de ese desprestigio no ha partido de su actuación, pero sí de algunos ex gobernadores que estaban en funciones cuando él asumió su responsabilidad, los de Chihuahua, Quintana Roo, Veracruz y Nayarit.

Ellos llegaron cuando el PRI era oposición y su lideresa, Beatriz Paredes Rangel acordó un mecanismo con los entonces gobernadores priistas para designar a los candidatos a sucederlos. Quienes ganaron no le debían su poder a Peña Nieto y llegaron a ser presumidos como parte de una nueva generación, el nuevo priismo.

En esa circunstancia lo apoyaron para llegar a la Presidencia; Peña Nieto, a pesar de que se decía en sus círculos cercanos que tenía mala relación con ellos, nada hizo para frenar la corrupción en sus estados.

En otras épocas y circunstancias, el poder presidencial omnímodo hubiera forzado la destitución de cualquiera de ellos, pero hoy eso es prácticamente imposible.

Ahora, en pleno proceso electoral, el PRI y el Presidente, además de su propio desgaste tienen que cargar con el desprestigio de, al menos, cuatro ex gobernadores con quienes coincidió en el tiempo, pero no hizo nada en contra de ellos. Las acciones sobre los cuatro han partido a raíz de la alternancia que se dio en las elecciones locales de 2016.

Con ello, la percepción de complicidad de Peña Nieto con los ex gobernadores va implícita.

Pero el desgaste ha ido más allá, las revelaciones de las redes de poder y el desvío de recursos públicos para financiar las campañas electorales del PRI en 2016 hechas por el gobernador panista de Chihuahua, Javier Corral Jurado pegan en el corazón de la campaña tricolor.

Corral ha documentado un trama completa al grado de tener en la mira a una de las figuras emblemáticas del priismo, Manlio Fabio Beltrones y ha logrado presionado al gobierno federal hasta lograr la petición de extradición de Duarte Jáquez.

El PRI de siempre

Con las reglas del viejo sistema, el Presidente volvió a designar al candidato presidencial del PRI. No hubo sorpresa en la forma ni en la persona, ambas las anticipó.

A diferencia del las viejas reglas de disciplina, ahora el Presidente aguantó el disgusto público de quien era su secretario de Gobernación, el hidalguense Miguel Ángel Osorio Chong quien, desde hace 21 meses, aparecía en la encuestas como el único competitivo frente al resto de los aspirantes.

Osorio, hasta donde se ha filtrado la información, sería candidato al Senado de la República y fungiría como el coordinador de los priistas en la Cámara Alta. Es decir, el Presidente debió negociar.

Sus últimos cambios en el Gabinete permiten ratificar el control del Presidente y su grupo del estado de México, pero también la apertura a otros ante la necesidad de la coyuntura electoral, como es el caso de Eviel Pérez Magaña, designado titular de Sedesol, cuyo reconocimiento es por sus habilidades como operador político.

A la par, la integración del equipo de campaña de José Antonio Meade Kuribreña deja entrever, por un lado, la influencia del Presidente con la designación de Aurelio Nuño Mayer; la de Eruviel Ávila Villegas y, por otro, la consolidación de un grupo de “relevo”, los nuevos tecnócratas metidos a la política liderados por el Canciller Luis Videgaray Caso, entre los cuales se encuentran el propio Meade y otro provenientes de las áreas económicas y de finanzas del Gobierno Federal integrados en el equipo de campaña.

Aquellos grupos y corrientes aparecidos antes de la 22 Asamblea del PRI arropados en un discurso de crítica e inconformidad han desaparecido de la escena pública. El tiempo y la asignación de candidaturas podrán ayudar a dilucidar las causas de su ahora enmudecida conformidad.

Otro de los puntos emblemáticos para el PRI, sobre todo para su dirigente nacional, Enrique Ochoa Reza (declarado confeso admirador del defenestrado Luis Donaldo Colosio) es la postulación del hijo de éste último como candidato a diputado federal por el Partido Movimiento Ciudadano. Ello cuestiona las referencias que el PRI y su candidato hagan de Colosio en el transcurso de la campaña.

Violencia, fuera de control

La inseguridad marcada por una violencia fuera de control será el fracaso que distinguirá al sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto.

Los grupos del narcotráfico y sus legendarios personajes fueron producto de un sistema corrupto y corruptor. Todos ellos –algunos vivos y actuantes en la ilegalidad hasta la fecha – surgieron al amparo del viejo sistema político.

Sócrates Rizzo García, quien fuera muy cercano al ex presidente Carlos Salinas de Gortari, hizo una declaración el 23 de febrero de 2011 en una conferencia ante universitarios, en la que exhibe cómo era la lucha contra el narcotráfico en el viejo sistema.

De acuerdo a las citas textuales aparecidas en medios, el neoleonés fue claro:

* “De alguna manera se tenía resuelto el conflicto del tránsito (de drogas); yo no sé como lo hayan resuelto otros gobiernos, pero había un control y había un estado fuerte y un presidente fuerte y una Procuraduría fuerte y había un control férreo del Ejército y entonces de alguna manera decían ‘tú pasas por aquí, tú por aquí, pero no me toques aquí estos lugares’; algo pasó”.

* “Todo se decidía desde la capital y los gobernadores eran menos independientes”.

* Sin embargo, se desmarcó de ese “control” [fue gobernador de Nuevo León], porque, aclaró, todo se definía desde la Presidencia de la República.

* Desde su perspectiva, “el control” del narcotráfico se perdió con la llegada al Gobierno Federal de mandatarios emanados de Acción Nacional.

* El surgimiento de la narcoviolencia se dio, explicó, cuando la droga ya no sólo iba de paso por el país hacía otras regiones, sino que se quedó en México para el consumo interno

Los grupos delincuenciales no solo no han sido disminuidos, han incrementado y variado sus actividades se han vuelto polifacéticos, se dedican al narcotráfico, al contrabando de armas, al secuestro, a la extorsión y otras más.

Y como justificación del fracaso, antes de dejar la secretaría de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong reprochó una y otra vez la mala actuación de los gobiernos estatales y municipales.

Renato Sales Heredia, Comisionado Nacional de Seguridad ha justificado el fracaso en el combate a la delincuencia por factores externos: la demanda de drogas en Estados Unidos; la mala negociación en Colombia del Presidente Juan Manuel Santos con las FARC; la importación de precursores químicos desde Asia… y el reacomodo de los grupos delincuenciales.

En suma, los culpables son otros, menos quienes asumieron esa responsabilidad en este sexenio.

Mientras al responsable del fracaso, Miguel Ángel Osorio Chong, será premiado con una senaduría y la coordinación de sus compañeros de escaño, las Fuerzas Armadas cargan con el descrédito por su actuación en la lucha contra los grupos delincuenciales.

La aprobación de una Ley de Seguridad Nacional aprobada en el Congreso de la Unión para dotarlas de un marco legal en su actuación en asuntos que no son de su competencia desató una campaña de desprestigio en su contra a nivel nacional e internacional, ante lo cual el Presidente Peña Nieto la envió a la Suprema Corte de Justicia para sea quien diga la última palabra.

Si el Presidente Felipe Calderón dejó a las Fuerzas Armadas incardinadas en una tarea que no era de su competencia con un alto desgaste de credibilidad, el Presidente Peña Nieto las está dejando al garete y en el limbo jurídico.

Conclusiones:

Frente a un escenario adverso –producto de su propio desprestigio e ineficacia forjados en cinco años– el PRI-Gobierno tiene como única alternativa para lograr el triunfo en las elecciones presidenciales repetir el modelo del estado de México y Coahuila: usar todos los recursos del Gobierno para ganar sin importar límites frente a una autoridad electoral complaciente.

Fieles a su ADN los priistas han adoptado las prácticas aprendidas en el viejo sistema, no hubo ni hay una renovación, ni cambio ni nuevas generaciones de priistas, son los mismos, con las mismas viejas prácticas.

El fracaso en el combate a la violencia e impunidad muestra su ineficacia; exhibe las prioridades del Presidente y de su partido al premiar al responsable; incentiva el descrédito a las Fuerzas Armadas y deja, en el mejor de los casos, el país al igual que como lo recibieron.

En un escenario a tercios, el candidato del PRI, José Antonio Meade cae al tercer lugar, con lo cual la disputa sería entre Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya Cortés. Promover e impulsar partidos pequeños o a candidatos presidenciales independientes (como Margarita Zavala de Calderón) podría ser una alternativa para el PRI – Gobierno e intentar pulverizar el voto de las opciones opositoras.

De ganar José Antonio Meade, se abriría la oportunidad para la regresión del viejo sistema autoritario, de perder, sería el inicio de su probable extinción, pues el priismo quedaría de nuevo sin jefe político ni recursos y con una sociedad más exigente y participativa que solo habría necesitado seis años para darse cuenta que el priismo sigue fiel a su ADN.

ANEXOS:

Ley de Seguridad Interior – Publicada en el DOF el 21 de diciembre 2017.
geoenlace.net/mochilapolitica/archivo/8a635d_941906208b.pdf

ENCUESTA NACIONAL DE SEGURIDAD PÚBLICA URBANA. CIFRAS CORRESPONDIENTES A DICIEMBRE DE 2017. INEGI.
geoenlace.net/mochilapolitica/archivo/66b623_243d31e93f.pdf

La elección 2018 en cifras
geoenlace.net/mochilapolitica/archivo/dcc3d5_61ef968868.pdf



Más información

Mochila Política 30 / Noviembre 29, 2017

¿Cuál es el proyecto?

Por Héctor Moreno

La designación de José Antonio Meade Kuribreña como candidato presidencial del grupo del Presidente Enrique Peña Nieto muestra el pragmatismo del viejo sistema frente a un complejo proceso electoral y, a la vez, abre dudas sobre el verdadero

proyecto político del grupo en el poder.

Frente al descrédito de la figura presidencial y la irritación ciudadana por la corrupción y la impunidad, el Presidente optó por una figura irreprochable.

Meade Kuribreña, por su honorabilidad familiar y personal; por su trayectoria profesional y política, incluso por su testimonio como católico puede ser un instrumento utilizado por los grupos del sistema para ganar las elecciones para el PRI y sus aliados, pero ello no necesariamente implica, a futuro, una mejora en la calidad democrática para el país.

Entra como figura central a una disputa por el poder entre dos corrientes del viejo sistema, la de los cardenistas y los callistas. Pero él es un ajeno, de ahí se puede entender su declaración al presentarse en la CTM: “Quería empezar este camino humildemente pidiéndole a la CTM que me haga suyo, que me tenga cerca, que me deje representarlos”.

En la historia de las sucesiones presidenciales en el viejo sistema priísta se registran giros políticos frente a sucesiones complejas. El caso de Manuel Ávila Camacho es uno de ellos. En esa época el país estaba dividido tras el sexenio de Lázaro Cárdenas en el cual se había prolongado la disputa contra el catolicismo y se buscaba imponer el socialismo.

José C. Valadés, en unos textos publicados por la Revista de la Universidad Nacional Autónoma de México, narra detalles interesantes que reflejan la importancia de estas definiciones.

Cuenta que fue a buscar a Ávila Camacho a su casa en Teziutlán, Puebla el día que los diputados y senadores le comunicaron oficialmente que era Presidente electo, y le hizo una entrevista para la publicar en la revista Hoy.

“Cuando le pregunté cuál era su religión, de una manera categórica contestó que la católica, apostólica y romana. Lo dijo con entereza. Ningún otro presidente de México, desde hacía años, tuvo tamaño atrevimiento. Nada me atrae más en un hombre que cuando pronuncia la verdad, aunque ésta sea contraria a mi pensar. Con esa declaración, lo comprendí al instante, Ávila Camacho conquistaría a una parte de los mexicanos cuya inclinación hacia Almazán tenía todos los visos de ser decisiva”.

Cuando regresó a la Ciudad de México a redactar la entrevista se presentó el capitán Waldo Romo Castro, ayudante de Ávila Camacho, a través de él le pedía leer la entrevista antes de ser publicada. Contrario a su proceder habitual, narra Valadés, le dio el escrito, el capitán se lo llevó y horas después se encontraron nuevamente:

“… la única petición que [Ávila Camacho] tenía que hacerme consistía en que cambiara la frase "soy católico" por la de "soy creyente", detalla Valadés.

En su texto anota dos reflexiones:

“Las palabras de Ávila Camacho, pues, fueron causa de una tempestad; y confieso que temí en la flexibilidad del presidente electo. Me equivoqué. Ávila Camacho hizo honor a la verdad”.

“Sin vanidad alguna, digo que la publicación de mi plática con Ávila Camacho reconcilió a éste con un fuerte núcleo popular”.

Ávila Camacho era parte del sistema, militante del PRI, concilió el ambiente político, pero ni las leyes antirreligiosas ni el sistema cambiaron.

A propósito de definiciones

La duda sobre el proyecto político surge fundamentalmente por la aparición del secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray Caso, cinco días antes del viejo ritual priísta, en donde se comportó como jefe político, no como secretario de Estado, al “destapar” a Meade Kuribreña, pero sobre todo al asomar su filiación con el callismo.

Ese día, el 22 de noviembre, tres secretarios de Estado fueron invitados como expositores ante más de cien asistentes a la reunión anual con el cuerpo diplomático acreditado en México. Al presentar a José Antonio Meade, el Canciller Luis Videgaray lo elogió:

“Es para mí un honor presentar a uno de los mexicanos más talentosos y más preparados, con una trayectoria impecable y que ha sido protagonista de las transformaciones y de los éxitos de la política pública en México en las últimas décadas.

“(Meade es) el único mexicano, junto con Plutarco Elías Calles, en haber ocupado cuatro secretarías distintas, en dos gobiernos diferentes, y hoy conduce con gran inteligencia, disciplina y, sobre todo con patriotismo y visión de Estado la política macroeconómica de México.

“Bajo el liderazgo de José Antonio Meade, hoy México tiene rumbo, tiene estabilidad y tiene claridad en las decisiones de política económica.

“Para nadie es un secreto que tengo el privilegio de conocer al secretario desde hace muchos años y puedo ser testigo fiel no solamente de su inteligencia notable, de su extraordinaria preparación y experiencia, sino de sus valores, siendo el más importante de todos la integridad y el patriotismo”.

A pesar del ruido mediático de esas declaraciones de Videgaray, el Presidente Enrique Peña Nieto “destapó” cinco días después en la residencia oficial de Los Pinos a Meade Kuribreña como su candidato presidencial.

Equiparar al entonces secretario de Hacienda con Plutarco Elías Calles, fundador del viejo sistema priísta tiene un significado relevante cuando quien lo hace se ha comportado como jefe político del grupo en el poder.

Plutarco Elías Calles también promovió y dirigió la persecución religiosa en contra del catolicismo, la cual desató la guerra cristera entre 1926 y 1929.

Calles fue electo Presidente en 1924 e hizo un viaje a Alemania acompañado del líder obrero Luis N. Morones en donde se entrevistó con el presidente socialdemócrata Friedrich Ebert.

A lo largo de su existencia, el PRI ha mantenido las relaciones con ese movimiento, incluso desde la década de los noventa del siglo pasado, la Fundación Friedrich Ebert tiene oficinas en México y ayuda a la formación de los nuevos cuadros del priismo.

Representantes del tricolor asistieron por años a las reuniones de la Internacional Socialista (organismo aglutinador de socialistas, laboristas y socialdemócratas de todo el mundo) en calidad de observadores y hasta 2008, Beatriz Paredes Rangel (dirigente nacional priísta) fue electa vicepresidenta de ese organismo, primera vez que el tricolor lograba un nombramiento de ese nivel.

Al amparo de la definición socialdemócrata y bajo el argumento de promover una agenda “progresista”, algunos priístas han impuesto legislaciones sobre temas polarizantes.

El mejor ejemplo es Humberto Moreira Valdés, quien como gobernador de Coahuila impulsó en 2007 la aprobación de la figura del Pacto Civil de Solidaridad, con la cual se autoriza a los ciudadanos a “vivir en sociedad”, sin importar sexo o género. Eufemismo para permitir el llamado matrimonio igualitario.

A diferencia de la Ley de Sociedades de Convivencia (aprobada en 2005 en la Ciudad de México por la mayoría perredista), el Pacto Civil tiene carácter federal, pues tiene reconocimiento en todo el país.

Desde su vigésima Asamblea Nacional Ordinaria, realizada en diciembre de 2008, el PRI se definió ideológicamente dentro la corriente socialdemócrata de los partidos políticos contemporáneos.

Esa definición permanece en la actualidad. Con un rebuscado lenguaje, tras su XXII Asamblea realizada en agosto pasado, el PRI asume:

"Somos un Partido que plantea como postulados fundamentales el nacionalismo, las libertades, la democracia y la justicia social. Con base en ellos, promueve el ejercicio democrático del poder hacia el desarrollo político, económico y social de México, y sostiene una tendencia ideológica que lo vincula a la corriente social demócrata de los partidos políticos contemporáneos, espacio donde asumimos la democracia social en el liberalismo igualitario”.


Y AMLO reitera orígenes

Un día después del destape de José Antonio Meade, el dirigente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador lanzó unas declaraciones en Tacámbaro, Michoacán.

Abrió su discurso con un reconocimiento a doña Amalia Solórzano de Cárdenas; al ex presidente de México Lázaro Cárdenas del Río, y al hijo de ellos, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, a quien definió como “precursor” del movimiento democrático de la actualidad.

Recordó que hace 30 años, Cuauhtémoc Cárdenas tuvo el valor civil de desafiar al régimen autoritario e iniciar este movimiento democrático.

“… por eso hay que recordar a la familia Cárdenas, hacerlo en Tacámbaro es un deber de quienes ahora luchan por la transformación del país.

“¡Que viva doña Amalia! ¡Que viva el general Lázaro Cárdenas! ¡Que viva el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano!”, gritó López Obrador.

Lo que realmente sucedió hace 30 años fue que tras una pugna de casi 20 años al interior del sistema, entre dos corrientes, la cardenista y la callista, tuvo como resultado la escisión de los primeros y el empoderamiento de lo segundos.

Al frente de los primeros el núcleo estaba compuesto por Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, Porfirio Muñoz Ledo, Ifigenia Martínez, Andrés Manuel López Obrador, entre otros.

Carlos Salinas de Gortari era el jefe visible de la otra corriente, acompañado por Manuel Camacho Solís [+], Emilio Lozoya Thalmann, José Francisco Ruiz Massieu [+]; el franco – mexicano, José Córdoba Montoya; Pedro Aspe Armella; Luis Donaldo Colosio Murrieta [+]; Ernesto Zedillo Ponce de León, entre otros.

La pugna entre esas viejas corrientes se vuelve a repetir, solo que ahora la figura central es alguien que no ha militado en esos ambientes.

En ese contexto debe ubicarse la declaración del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong hecha al mismo tiempo en que en Los Pinos se destapaba a José Antonio Meade.

El hidalguense aceptó disciplinadamente la decisión presidencial, pero no acudió a la ceremonia en la residencia oficial, y sí, en cambio, a la misma hora, en otro lugar, inauguró la Conferencia de Internacional sobre manejo de archivos, en donde habló de la importancia que tienen esos fondos documentales como clave de la memoria histórica, porque, dijo, ““es ahí donde podemos entender los procesos que han vivido nuestras sociedades. Es ahí que debemos de aprender de los aciertos, pero también de los errores para no repetirlos”.

Mochila Política 29 / Noviembre 10, 2017

Los ajustes del sistema

Por Héctor Moreno

Desde que el Presidente Enrique Peña Nieto se asumiera – de forma inédita – como jefe de campaña del PRI, el escenario político entró en una línea de flotación en donde el jefe del Ejecutivo trata de ajustar las variables para tener

mejores condiciones y “destapar” al candidato del tricolor.

La persistente y explícita actuación de Peña Nieto, de su gobierno y de su partido ante escenarios adversos como el actual reiteran que está de regreso la peor faceta del PRI, dispuesto a protagonizar una elección de Estado para arrebatar, a cualquier precio, un triunfo electoral como lo hicieron este año en el estado de México y como lo protagonizan en Coahuila.

La tensión política de las semanas anteriores y las venideras – cuando se cumplan los plazos legales – se incrementará en la proporción en que los factores de poder alineen sus fuerzas en la sucesión presidencial 2018.

Entre el cinismo y la medición de fuerzas, el sistema ha colocado la gobernabilidad del país en una franja en donde parece que las situaciones se desbordan o entran en un laberinto de incertidumbre. Buscar escudos contra la corrupción, al mantener en suspenso el proceso para designar al Fiscal General y al Fiscal Anticorrupción o despedir al Fiscal electoral; abrir denodadamente márgenes legales al triunfo del PRI en las elecciones de Coahuila, son algunas muestras.

Si bien cada caso tiene su complejidad, las explicaciones legales y políticas solo dejan en el ciudadano la percepción de oscuros intereses, complicidades con actores desacreditados como los hermanos Moreira o Emilio Lozoya, en el Caso Odebrecht.

Si el sistema se mantiene o endurece algunas posiciones la estabilidad del país podría entrar a una zona de riesgo.

Esta será la variable más importante a seguir los siguientes siete meses y medio

La distracción y el morbo

El calendario electoral marca fechas importantes para el proceso de selección de candidatos presidenciales, pero la fatal es el registro, la cual, de acuerdo a lo hasta ahora establecido podrá realizarse entre el 15 y el 22 de febrero de 2018. La autoridad electoral emitirá sus dictámenes el 29 de marzo, es decir, hasta entonces habrá oficialmente, candidatos a la Presidencia de la República y a otros puestos de elección popular.

De ahí que las especulaciones mediáticas de los últimos días, la del Presidente Peña Nieto al hablar del 14 de diciembre; o la filtración del 27 de noviembre como un día cabalístico para el Presidente (alimentada por Jorge Fernández Menéndez en Excélsior); o los vaivenes del dirigente formal del PRI, Enrique Ochoa Reza de haber anunciado primero que tendrían candidato en enero del 2018 o modificado después a diciembre, alimentan el morbo e incentivan la distracción impulsada desde el sistema.

Para el anecdotario, por fechas, el destape más próximo del PRI se dio con Carlos Salinas de Gortari, un 4 de octubre de 19987 y el más lejano fue con Luis Donaldo Colosio, un 28 de noviembre.

Como la decisión del sistema depende de un solo hombre, de sus circunstancias (las cuales solo él puede valorar) y de su voluntad, solo queda esperar ver el ritual antidemocrático vigente en el PRI desde hace casi un siglo.

Factores y alineaciones

En el escenario, algunos de los principales factores de poder económicos han declarado públicamente su alineamiento con el sistema PRI - Gobierno.

Tras organizar el foro en donde el Presidente se asumió como jefe de campaña y defendió el ritual priista, las familias Hank Rhon – Hank González viejos aliados, anunciaron la fusión de los bancos Interacciones y Banorte, con lo cual tendrán la tercera institución financiera del país.

Miguel Alemán Velasco, militante priista, ex gobernador de Veracruz, organizador del Foro México Cumbre de Negocios – realizado hace unas semanas en San Luis Potosí – criticó en ese evento a Andrés Manuel López Obrador, quien dijo que todo lo ve negativo y todo está mal.

En ese mismo evento, Claudio X. González Laporte, ex presidente del Consejo Coordinador Empresarial (identificado con el ex presidente Carlos Salinas de Gortari) dio públicamente su respaldo al secretario de Hacienda José Antonio Meade para ser candidato del PRI.

Esos pronunciamientos, sumados al de Carlos Slim, quien defendió la presencia del Gobierno en la emergencia ante los sismos, proyectan un alineamiento de algunas de las tradicionales figuras empresariales con el PRI – Gobierno.

En contraste, destaca la detención del ex gobernador de Tamaulipas, Eugenio Javier Hernández Flores el viernes 6 de octubre pasado.

La detención fue producto de una investigación del gobierno estatal, encabezado por el panista Francisco García Cabeza de Vaca y no por autoridades federales, a pesar de que existía una ficha roja de la Interpol desde hace dos años para la localización del priista.

Aunque el gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto conoció desde sus inicios y de primera mano las investigaciones que el gobierno norteamericano desarrollaba contra Tomás Yarrington Ruvalcaba y su grupo –del cual forma parte Eugenio Hernández – en estos cinco años de su mandato no se realizó ninguna acción en su contra.

Cuando Peña Nieto asumió la Presidencia de la República, la DEA en San Antonio, Texas ya había incautado propiedades a Yarrrington y le seguía la pista por su involucramiento con el narcotráfico.

El nuevo caso de otro gobernador del PRI encarcelado y en proceso de extradición a Estados Unidos por acusaciones de lavado de dinero, minimizado por la mayoría de los medios, solo viene a desprestigiar más al actual gobierno y a su partido.
Otros reacomodos en el tablero del Presidente confirman que mantiene intacta su alianza con sus paisanos del estado de México, y no con otros grupos.

En ese marco cabe la designación de Eruviel Ávila como dirigente “interino” del PRI en la Ciudad de México y las declaraciones de Ernesto Nemer, dirigente estatal del PRI en el estado de México al diario La Razón el último día de octubre.

Dos pistas son importantes, de esas declaraciones. La primera es que advierte que primero habrá que esperar los pasos que dará el Frente Ciudadano por México y el segundo es que el escenario sigue abierto

“Creo que todavía faltan muchos elementos que pronto tendremos ya en esta mesa, y que eso nos permitirá hacer una proyección de votos”.

Con la experiencia del estado de México, Nemer se aventura a asegurar que el PRI logrará “carro completo” en las elecciones de 2018.

Pero el factor más complicado para el PRI – Gobierno sigue siendo la reconstrucción en las entidades más dañadas por los sismos del 7 y 19 de septiembre, pues de la inicial postura presidencial de asegurar que ésta se vería en enero o febrero del año entrante, ahora, la realidad lo ha hecho retroceder.

La reconstrucción tardará más de lo previsto, ha admitido el Presidente Enrique Peña Nieto.

Y ese es un factor para el cual no existirá maquillaje ni los presupuestos oficiales para medios podrán encubrir.

Mochila Política 28 / Octubre 16, 2017

EPN alinea fuerzas y define agenda al PRI

Por Héctor Moreno

Después de varias semanas de presiones para alinear fuerzas internas e incidir en la conformación del escenario, el Presidente Enrique Peña Nieto asumió públicamente – de manera inédita – el control de la designación

de su candidato presidencial.

En el foro Impulsando a México. La fortaleza de sus instituciones confrontó las acusaciones de corrupción a su gobierno; defendió y asumió el dedazo como parte del ritual priista; fijó como fecha de referencia del destape el 14 de diciembre y allanó un debate al proponer la elección del Fiscal General de la República para después de los comicios del 2018.

Lo hizo en un ambiente de comodidad, lo cual le permitió erigirse a la vista de todos, propios y extraños, como el gran elector y desatar en el PRI la agenda para destapar a su candidato.

La descripción de algunas de las circunstancias pueden contribuir a ubicar el contexto del reposicionamiento presidencial:

AL INTERIOR

1.- El Presidente hizo sus principales anuncios en un ambiente cómodo, con quienes han sido sus aliados, un evento organizado por el diario El Financiero y el Grupo Financiero Interacciones, propiedad de la familia Hank Rhon, enraizada en Atlacomulco, estado de México e históricamente ligada a los intereses de los gobiernos priistas.

La estirpe Hank, según informes de la Dirección Federal de Seguridad, fueron parte de la protección política para el surgimiento del llamado Cártel del Golfo. (Mochila Política 07. Entra Trump en la sucesión; ahondan pugnas del sistema.11 de abril 2017). Se desconoce si alguna autoridad en México ha abierto alguna indagatoria sobre esas informaciones.

Carlos Hank Rhon es presidente de Grupo Financiero Interacciones y su hijo, Carlos Hank González, lo es de Banorte. “El primer banco concentra 12% de la deuda pública subnacional; el segundo, 24%. Así, la familia Hank es acreedora de la tercera parte de la deuda de estados y municipios de México, superando, en acaparamiento de mercado, a todos los bancos”, según un reportaje de la revista Proceso publicado en mayo de 2017.

Datos publicados por el diario Reforma indican que en 10 años (de 2006 a 2016) otra de la empresas de Carlos Hank Rhon, Grupo Hermes, con sede en el estado de México, ha obtenido contratos por un total de 98 mil millones de pesos, en los periodos en que Enrique Peña Nieto fue gobernador y los que lleva como Presidente de la República.

Peña Nieto y los Hank son identificados como integrantes del llamado Grupo Atlacomulco.

2.- Al interior del sistema se dieron otras señales de alineamiento de fuerzas.

La primera fue la solicitud de licencia por tiempo indefinido del senador del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Pablo Escudero, yerno de Manlio Fabio Beltrones.

La segunda, fue la reunión del Presidente con el coordinador de los senadores del PRI, Emilio Gamboa Patrón el domingo 15 de octubre, de la cual tuvo que dar explicación el legislador al haberse descubierto por Reforma que para asistir a la misma utilizó un helicóptero de la Fuerza Aérea Mexicana, que despegó del Campo Marte, donde atletas mexicanos practicaban para una competencia internacional de tiro con arco.

Trabajamos y jugamos golf (con el Presidente), aceptó Gamboa Patrón, quien fue acompañado ese día por Francisco D. González, presidente ejecutivo de Grupo Milenio. Otra de las empresas de esa familia regia obtuvo en agosto pasado una concesión del Gobierno federal de señal televisiva en el área Metropolitana de la Ciudad de México y también con cobertura en Jalisco.

El gobierno federal también le adjudicó también cinco estaciones de televisión, entre ellas una en Guadalajara y su zona metropolitana. Grupo Milenio ampliará sus plataformas digitales junto con su diario impreso.

Con estas adjudicaciones, el grupo empresarial de la familia González tendrá una cobertura potencial de 45.9 millones de personas en 18 ciudades del país.

3.- El Presidente refrenda a cuatro presidenciables del tricolor (destapados por Emilio Gamboa), así como las pasarelas en las cuales han participado en las últimas semanas, entre las que se encuentran las reuniones con los grupos parlamentarios del PRI y del PVEM; una reciente reunión en Mazatlán con el priismo local.

El mismo evento donde el Presidente mandó sus mensajes participaron los cuatro y al día siguiente estuvieron en una evaluación de los daños de los sismos en Los Pinos ante los medios. Aurelio Nuño Mayer (SEP); Miguel Ángel Osorio Chong (Segob); José Narro Robles (Secretaría de Salud) y José Antonio Meade Kuribreña, secretario de Hacienda son esos cuatro personajes sobre quienes se han dirigido los reflectores.

La sesión del Consejo Político Nacional del PRI, convocada para este viernes, en donde “definirán el método de selección” de candidatos al 2018 es una secuela del posicionamiento presidencial y dará el banderazo final para el destape de su candidato presidencial.

Como lo marca el ADN priista, todo depende de la voluntad del Presidente de la República. Serán sus cálculos, sus tiempos y formas las que marquen el ritual priista.

AL EXTERIOR

1.- El posicionamiento del Presidente Peña Nieto se da una vez que las percepciones ciudadanas volvieron a modificarse y regresaron el escenario de disputa entre Andrés Manuel López Obrador y el candidato del PRI.

Las encuestas publicadas los últimos días en El Universal (puntal de la campaña de la presunta riqueza súbita de Ricardo Anaya, dirigente nacional del PAN) y El Financiero (organizador del evento junto con Grupo Financiero Interacciones) marcan esa tendencia.

La encuesta de Reforma apuntó más a evidenciar que la salida del PAN de la esposa de Calderón afectó poco al Frente Ciudadano por México.

Al interior de Acción Nacional, seguidores de la pareja Calderón Zavala aseguran que en las próximas semanas la popularidad de la ahora independiente crecerá y restará preferencias al blanquiazul.

Queda la sensación de que al Presidente Peña Nieto una disputa electoral con López Obrador le resulta más cómoda.

2.- El Presidente ya asumió una decisión frente a cualquier desenlace de las negociaciones del Tratado del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) tanto en sus plazos como en sus contenidos.

Las presiones del gobierno de Donald Trump en la última ronda de negociaciones lanzaron nubarrones y existe la posibilidad de que el plazo de conversaciones se amplíe hasta los primeros meses del año entrante.

El Presidente reiteró que existe un Plan B en caso de que las negociaciones fracasen para refrendar el TLC.

3.- Junto con la responsabilidad, el Presidente y su equipo ya debieron calcular los riesgos electorales para cumplir con la reconstrucción de los daños causados por los sismos.

El reto implica construir 180 mil viviendas, comparable a una ciudad con un millón de habitantes y el costo subió a 48 mil millones de pesos.

Inevitable en un año electoral citar algunas referencias:

El PRI gobierna en tres de ellos: estado de México, Oaxaca y Guerrero

El PRI es aliado del PVEM, quien gobierna. Chiapas

Puebla es gobernada por una alianza PAN, PT y Nueva Alianza.

El PRD gobierna la Ciudad de México y Morelos.

Frente a una exigencia ciudadana de respuesta rápida – admitida por el Presidente – la centralización de la reconstrucción por parte del gobierno federal se convierte en una apuesta muy alta.

Ciudad de México, estado de México y Puebla son consideradas entre las cinco entidades cuya suma de electores pueden definir una elección presidencial. Las otras dos son Veracruz y Jalisco, en el primero gobierna la coalición PAN-PRD y en el segundo todas las encuestas dan como seguro ganador al Partido Movimiento Ciudadano por un amplio margen sobre el tricolor.

En este marco, el anuncio del Presidente de haber tomado el control de la designación de su sucesor únicamente ratifica el ADN priista, define a un factor relevante del proceso electoral, pero el escenario para la contienda sigue sin definirse, mientras la presión social por la impunidad y la impaciencia por la reconstrucción siguen creciendo.

Mochila Política 26 / 09 octubre 2017

El sistema se abre margen

Por Héctor Moreno

El control y centralización del Gobierno federal para la reconstrucción de los daños provocados por los sismos, el rompimiento cupular en el PAN y el registro de aspirantes independientes a la Presidencia son la respuesta del sistema y sus

aliados al avance del Frente y se abren margen para tratar de recolocarse en el escenario 2018.

Como los tiempos electorales ya corren, el sistema tiene pocas semanas para recuperar credibilidad y sacar al tricolor del tercer lugar en el cual se ubicó en las últimas encuestas en donde el Frente Ciudadano por México (PAN, PRD, PMC) ya despuntaba como favorito.

En ese cuadro se pueden interpretar la celeridad del gobierno de Enrique Peña Nieto por controlar la reconstrucción, ofrecer ayuda económica a los afectados y fijar como un primer plazo de terminación el mes de enero del año entrante, es decir, un mes antes del registro legal para candidatos presidenciales.

A la par, el sistema operó – sin resultados – una serie de presiones a sus opositores hasta que debió hacerse evidente su alianza con el grupo panista del ex presidente Felipe Calderón Hinojosa para modificar el escenario: la renuncia de su esposa, Margarita Zavala a las filas del PAN y la expectativa de su registro como candidata independiente.

Aunque faltan ajustes prácticos en el escenario, la jugada de la familia Calderón Zavala es “percibida como un acto de ambición o un mero pago de favores a algún aliado inconfesable”. (Mochila Política 25. Cambia el tablero;
elección a tercios. Septiembre 06, 2017)

La urgencia de los resultados

Los sismos del 7 y 19 de septiembre abren una oportunidad única al gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto “de dar los mejores resultados en el último año de su gobierno. Para ello requiere de apertura y transparencia en la etapa más difícil y larga: la reconstrucción”. (Mochila Política 26. La reconstrucción política. Septiembre 25, 2017)

Una mirada al calendario electoral puede servir de referencia para encuadrar los plazos fijados institucionalmente por el Presidente Peña Nieto para concretar la reconstrucción, bajo el argumento de alejar ese proceso de las elecciones del año entrante.

Del 15 al 22 de febrero de 2018 se deben registrar ante el INE los candidatos a diputados y senadores de mayoría relativa así como los plurinominales. También se deben registrar los candidatos a la Presidencia de la República.

Es decir, hay un plazo de cuatro meses para que los partidos definan a su candidato y en ese sentido, la postura del dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza ha sido oscilante, pues primero dijo que ellos definirían candidato en enero y después ya no dijo nada.

Uno de los más mencionados como posible candidato tricolor ha sido José Antonio Meade Kuribreña, secretario de Hacienda y Crédito Público, hombre clave para la reconstrucción, pues es el responsable de las finanzas nacionales de donde saldrán los recursos para la encomienda del Gobierno.

De ahí que las apariciones públicas del titular de Hacienda y su cercanía con la pareja Calderón Zavala (también fue secretario de Gabinete en el sexenio 2006 – 2012) generen especulaciones sobre una alianza de un grupo de panistas con el Presidente Peña Nieto.

Un escenario con puntos favorables para el candidato del PRI sería haber logrado con éxito la reconstrucción y amainar la irritación ciudadana frente a la respuesta del Presidente ante el desastre, la cual fue calificada con un 35 por ciento, de acuerdo a la encuesta de Reforma sobre el particular.

Meade Kuribreña no forma parte del primer círculo de Peña Nieto ni ha desarrollado su trayectoria en ese grupo, en contraste con varios de ellos, goza de una buena reputación y su punto de enlace es su sólida amistad desde hace décadas con Luis Videgaray Caso, el hombre fuerte de la Presidencia.



Una orquestada presión

La credibilidad en el Frente Ciudadano por México (FCxM) fue de facto y se colocó en las preferencias electorales tras su formalización y desde distintos puntos se desencadenaron una serie de presiones:

• La investigación publicada en El Universal sobre un presunto y súbito enriquecimiento del dirigente nacional del PAN, Ricardo Anaya Cortés.

• Una campaña de triunfo seguro del candidato del tricolor al gobierno de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme Solís, aún y cuando el proceso sigue en juicio.

• La propuesta del PRI de reformar el artículo 41 de la Constitución para suprimir el financiamiento público a los partidos, así como la eliminación de diputados y senadores plurinominales.

• La impugnación del registro al FCxM en el INE por parte del PRI

• La exigencia de Rafael Moreno Valle, ex gobernador de Puebla por la alianza PAN-PRD; Silvano Aureoles Conejo, gobernador de Michoacán por el PRD y de Margarita Zavala de Calderón de exigir que la elección del candidato presidencial del FCxM fuera por consulta abierta.

Llama la atención la firma de Aureoles Conejo, quien no había participado abiertamente como aspirante del FCxM, pues a pesar de su militancia perredista se conoce su cercanía con Manlio Fabio Beltrones.

De Moreno Valle, todos sus antecedentes lo ligan a los grupos liberales del viejo sistema priista. Fue bajo el impulso y apoyo de Felipe Calderón que cambió su militancia al PAN.

Ese fue el último pretexto de Margarita Zavala de Calderón para renunciar al PAN.

Después de la renuncia de Zavala, una nota más de partitura fue el anuncio del INE de ampliar al 14 de octubre el plazo para el registro de candidatos independientes.


¿Independientes?

Minimizadas sus posibilidades tras las últimas elecciones estatales en junio de este año, los candidatos independientes a la Presidencia de la República resurgieron en medio de este escenario y hasta esta fecha iban 24 anotados.

Destacan dos movimientos: el de María de Jesús Patricio Martínez, candidata del EZLN posicionada como candidata indígena y la declinación de Emilio Álvarez Icaza, ex secretario general de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La candidatura de Patricio Martínez fragmentará los votos útiles de un sector radical más proclive a Andrés Manuel López Obrador.

Esto a pesar que desde hace varios meses ha existido un movimiento de grupos de apoyo a organizaciones armadas a generar un frente hacia el 2018. Entre sus principales promotores ha estado Vidulfo Rosales, uno de los abogados de los padres de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa.

Precisamente, uno de los principales apoyos internacionales que recibió el Caso Ayotzinapa fue el de Álvarez Icaza quien llevó las denuncias de periodistas y activistas a todos los foros mundiales que pudo.

En el anuncio de su declinación como candidato presidencial independiente dijo que apoyaría al FCxM.

¿Qué sigue?

Frente a la consolidación del FCxM la estrategia oficial ha sido la del descrédito de su principal impulsor; la división del PAN en una línea encaminada a fragmentar el voto de sus opositores.

Hasta ahora, la salida de la señora Zavala de Calderón es rompimiento cupular, falta ver si los panistas que la han acompañado también renuncian a su partido y aún más, falta ver la capacidad de influencia de cada uno de ellos para convencer a la militancia de apoyarla en su nueva aventura electoral.

El llamado grupo de senadores rebeldes tienen poco peso en la militancia, no así los gobernadores de Querétaro, Francisco Domínguez y de Durango, José Rosas Aispuro quienes, por el control corporativo del PAN en sus estados, podrían dar otro tipo de respaldos.

Si los militantes panistas insisten en apoyar a la familia Calderón Zavala sin renunciar a sus filas, entonces podrían colocarse naturalmente en un proceso de expulsión.

El ex presidente Calderón Hinojosa perdió su calidad de interlocutor del panismo con el poder y solo le queda la vía de sus leales en el Senado de la República encabezados por Ernesto Cordero.

Quizá lo más importante a dilucidarse las próximas semanas sea la posibilidad de una alianza entre las huestes panistas de la familia Calderón Zavala con un candidato del PRI, que por los antecedentes, la atención se centra en el secretario de Hacienda José Antonio Meade Kuribreña.

Ello implicaría que el proyecto anunciado desde el 23 de julio de 2012, en la fiesta de cumpleaños de la señora Zavala de Calderón en la residencia oficial de Los Pinos para hacerla candidata presidencial (México en Llamas. Anabel Hernández. Editorial Grijalbo), estaría acabado.

Para Andrés Manuel López Obrador la alianza del grupo de calderonistas y la salida de la “señora de Calderón” le legitima su discurso sobre la mafia del poder y le genera simpatías.

El FCxM iniciará en los próximos días una serie de foros de consulta para delinear un proyecto para México y después definirán método de elección de candidatos, entre ellos, el presidencial.

El PAN había fijado el 29 de este mes como fecha para definir el método de selección de su candidato presidencial, pero habrá de subordinarlo al proceso del FCxM.

Y en el PRI, como siempre, esperarán los tiempos y la decisión del Presidente.

Los meses restantes del año podrían dar mayores sorpresas, pues todo indica que el escenario de competencia se definirá hasta enero de 2018.

Mochila Política 25 Septiembre 25, 2017

La reconstrucción política

Por Héctor Moreno

Por la experiencia similar de hace 32 años, una reconstrucción fundamental después de los sismos ocurridos entre el 7 y 19 de septiembre será la política, y se presenta como otra oportunidad para encausar el ánimo ciudadano hacia un

nuevo sistema.

Las señales de divorcio de los ciudadanos con autoridades y políticos quedaron inicialmente en pausa por la emergencia para atender la desgracia causada por los movimiento telúricos, pero conforme han pasado los días las señales de esas diferencias afloraron con violencia.

Una solidaridad ciudadana abrumadora ante la emergencia ha repelido casi naturalmente a los funcionarios, pero ha reconocido y arropado a otros, como es el caso de las fuerzas armadas federales, principalmente a la Marina Armada de México y al Ejército mexicano.

La espontaneidad de miles de personas, en su mayoría jóvenes, para ayudar a los habitantes de muchas de las poblaciones afectadas abre la oportunidad de regenerar la organización social, similar a lo ocurrido tras el terremoto de 1985 en la Ciudad de México.

Algunos de los primeros saldos de esa época se dieron tres años después con la participación y resultados de la elección presidencial de 1988, cuando el Partido Revolución Institucional (PRI) perdió su calidad de “hegemónico” e inició su declive hasta perder la Presidencia de la República doce años después.

Hoy las elecciones están a la vuelta de la esquina, apenas a ocho meses y el descrédito de la autoridad presidencial y de los partidos, la desesperación por la impunidad creciente y la violencia imparable siguen presentes.

La experiencia también tiene coincidencias y circunstancias distintas.

Condiciones y respuestas

En septiembre de 1985 el PRI conservaba su hegemonía con la aplicación de prácticas fraudulentas en los procesos electorales, de hecho en julio se habían realizado elecciones federales intermedias para renovar el Congreso federal y siete gubernaturas, así como elecciones locales de diputados y alcaldías.

La relación con los Estados Unidos estaba tensa, en febrero había ocurrido el asesinato de Enrique “Kiki” Camarena Salazar, de la agencia antidrogas de ese país, la DEA y del piloto mexicano, Alfredo Zavala.

Al paso del tiempo ello derivaría, entre otras cosas, en exhibir a la Dirección Federal de Seguridad como nido de algunos jefes del narcotráfico y de ahí a desaparecerla y crear el hoy Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen).

A su interior, el viejo sistema político se debatía entre las presiones de dos corrientes, una promotora de una economía populista y estatista, la otra, operaba desde el gobierno federal encabezado por Miguel de la Madrid desde donde se impulsaban cambios para insertar al país en un modelo económico abierto ante la creciente globalización.

Ello culminaría con una fractura, al escindirse del sistema y del PRI, la llamada corriente democratizadora encabezada por Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, Porfirio Muñoz Ledo y otras figuras entre las que sobresalía un joven tabasqueño de nombre Andrés Manuel López Obrador, quienes registraron a su propio candidato presidencial para competirle a Carlos Salinas de Gortari.

Esas fuerzas del sistema son las mismas enfrentadas por el poder 32 años después.

El gobierno de Miguel de la Madrid intentaba recomponer la “economía de guerra” heredada por José López Portillo. Era la época de los pactos económicos para sacar a flote la economía y ganar un poco de crédito internacional para sanear las finanzas nacionales. El modelo económico vigente hasta nuestros días puede ser considerado uno de esos saldos.

Una tardía e incierta respuesta del gobierno federal ante la tragedia generó inconformidad ciudadana, y conforme pasaron los meses – fiel a su ADN – el viejo sistema creó las condiciones para corporativizar la participación ciudadana en la reconstrucción de la capital. El gobierno impulsó la creación de comisiones de reconstrucción y designó como responsables a dirigentes partidistas, algunos de los operadores del lado oficial fueron el extinto Manuel Camacho Solís y Marcelo Ebrard.

Por su parte, las organizaciones de izquierda fueron más acertadas, convocaron y cohesionaron a la gente con base en las reivindicaciones. Permanecieron y sus líderes fueron algunos de quienes hicieron posible la alternancia en la capital del país en 1997 a favor del PRD.

Ese cambio, vigente hasta la fecha y el descrédito del PRI y otras fuerzas en la capital, tienen una buena dosis de influencia de los hechos tras el terremoto.

Como colofón de este somero recuento – y no como mera anécdota – en 1985 la comunicación era fundamentalmente a través de medios electrónicos, la radio y la televisión, y de manera importante los diarios impresos. Lejos estaba el país de imaginar la inmediatez de hoy.

Similar al caso de una supuesta niña “Frida Sofía” sobreviviente entre los escombros del colegio Enrique Rébsamen, hace 32 años en un edificio de la Ciudad de México también acaparó la atención la presunta sobrevivencia de un niño, “Monchito”, de entre los escombros. Pero al final, sucedió lo mismo: no existió.

La tecnología ha jugado un papel clave en los hechos recientes y se vuelve paradigmático su uso para la participación ciudadana, y eso explica, en buena medida la generosidad de miles de personas, particularmente, la de los jóvenes.

El uso de las redes contrasta e impide la impuesta visión política homogénea, transmitida en la inmensa mayoría de los medios, principalmente, la televisión.

Escenario desafiante

Ha sido precisamente el manejo de la comunicación un punto neurálgico para evidenciar grandezas y miserias políticas.

Una cadena de errores – mientras no se tenga información más detallada – de parte de Televisa sobre el manejo informativo de un rescate en el colegio Enrique Rébsamen de la Ciudad de México fue enmendada a costa de la credibilidad de la Marina Armada de México.

Si algunas instituciones recuperaron y consolidaron su credibilidad en la tragedia, por la ayuda prestada a la población, han sido las fuerzas armadas, como lo evidenció la encuesta de Reforma: mientras que el desempeño del Presidente y de los gobernadores fue evaluado con un 35 y 36 por ciento, la Marina y el Ejército recibieron los porcentajes más altos con un 86 y 84 por ciento.

Ese reconocimiento contrasta con el ataque a piedras y cohetones de parte grupos encapuchados a las instalaciones del 27 Batallón de Infantería en Iguala, Guerrero en protesta por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Haber permitido esa exhibición de la Marina pega en el ánimo de los uniformados, quienes vuelven a ser sacrificados por decisiones políticas.

Y precisamente quienes hoy cargan con el peso del descrédito son los políticos de todos los partidos. Las reacciones de mucha gente cuando ellos llegan a sitios de desastre ha sido violenta.

Han incluido al Presidente Enrique Peña Nieto; al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; al gobernador de Morelos, Graco Ramírez Garrido y al delegado de Xochimilco, Avelino Méndez.

Mientras los partidos y los políticos sigan ofreciendo respuestas populistas y del corto plazo (donar parte de su sueldo o transferir los últimos recursos de 2017 asignados a los partidos) el enojo ciudadano será mayor.

Las entidades más afectadas por los temblores son gobernadas por políticos de las principales fuerzas: Ciudad de México (PRD); Morelos (PRD), Puebla (PAN-PRD), Oaxaca (PRI-PVEM-PANAL), Chiapas (PVEM-PRI-PANAL) y estado de México (PRI-PVEM-PANAL-PES).

Pero sin duda, esta tragedia se presenta como una oportunidad para el gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto – cuya credibilidad es baja – de dar los mejores resultados en el último año de su gobierno. Para ello requiere de apertura y transparencia en la etapa más difícil y larga: la reconstrucción.

Si el gobierno federal insiste en administrar el proceso de reconstrucción bajo esquemas pasados –como lo intentó Miguel de la Madrid – como el corporativismo o el lucimiento de autoridades y posibles candidatos tricolores, el escenario de fracaso del PRI se puede dar por sentado en 2018.

Los recursos para la reconstrucción aún no se pueden determinar con certeza hasta tener precisión de los daños y ello deberá repercutir en el diseño del presupuesto federal del año entrante, por lo cual todos los partidos estarán bajo la lupa ciudadana en la aprobación de este presupuesto en las cámaras federales.

Si el descrédito de los gobiernos y los partidos ha aflorado frente una ciudadanía desbordada en la solidaridad, esa fuerza deberá encontrar un cauce para participar políticamente y la primera prueba relevante es dentro de algunos meses con el proceso electoral.

Mantener y proyectar esa exigencia ciudadana de eficacia y honestidad puede crear el ambiente social para retomar algunos aspectos fundamentales para la transición, frustrada por el desencanto de los dos sexenios panistas y revertida por la impunidad y corrupción imperante en el sexenio actual.

Quienes optan por el camino de la violencia ya demostraron, con el ataque a la base militar de Iguala, que su agenda no se modifica, sin importar la tragedia y el dolor de miles de mexicanos.

Mochila Política 24 06 de septiembre 2017

Cambia el tablero;
elección a tercios

Por Héctor Moreno Valencia

Un pretendido acto de arrogancia del PRI – Gobierno para imponer por pase automático al Fiscal General de la República detonó un reacomodo de las fuerzas en el tablero y perfiló una elección presidencial a

tercios.

La inercia de una disputa instalada hace seis meses solo entre dos fuerzas PRI – Gobierno vs Andrés Manuel López Obrador – Morena, se quebró.

La legalización del Frente Ciudadano por México (PAN, PRD, PMC) y sus primeras acciones en la Cámara de Diputados avaladas por cientos de organizaciones ciudadanas y personalidades de distintos ámbitos, lo colocaron en la primera línea.

A pesar de la casi unanimidad mediática para exhibir y ahondar las divisiones al interior del PAN, y de las fuertes críticas al FCxM, los primeros ejercicios demoscópicos de un escenario a tercios para el 2018 ubican al PRI como el gran perdedor, pues se va al tercer lugar de las preferencias ciudadanas.

De no suceder algún otro reacomodo extraordinario, lo ocurrido en estas dos últimas semanas definió a alineación de fuerzas para la contienda presidencial del 2018.

Para los tres bloques se abre un periodo para construir una percepción de triunfo y ya iniciado legalmente el proceso electoral (el 8 de septiembre) tendrán hasta el 11 febrero de 2018, cuando vence el plazo para las precampañas internas.

El PRI – Gobierno operó estos últimos días con sus satélites: el Verde Ecologista (PVEM) Nueva Alianza (PANAL) y Partido Encuentro Social (PES) y se ve complejo que esa dependencia se vaya a modificar en los próximos meses. La designación de su candidato presidencial dependerá de los tiempos y movimientos del único elector: el Presidente Enrique Peña Nieto.

Andrés Manuel López Obrador mantuvo su hegemonía personal en el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y su alianza con el Partido del Trabajo. Es el único candidato presidencial en campaña, en calidad de dirigente nacional partidista y juega en el límite de la legalidad electoral.

La cristalización legal del Frente Ciudadano por México, integrado por Acción Nacional (PAN) Movimiento Ciudadano (PMC) y de la Revolución Democrática (PRD) cierra una primera etapa y abre la fase en donde podrán convocar a organizaciones sociales y personalidades a sumarse abiertamente.

Si bien es cierto que el paso lógico es que de todo ello resulte una coalición o alianza con un candidato presidencial único, aún queda por definir un programa de trabajo mínimo, los principios y el proceso de selección.

Al ser la única fuerza que realmente deberá construir una candidatura, de la conducción y apertura de todos estos pasos dependerá su credibilidad y atractivo. Para el FCxM es una oportunidad y el mayor riesgo de exhibición.

Respuesta ambigua

Como parte de una jugada de acomodo de escenarios y en los prolegómenos del Quinto Informe del Presidente Peña Nieto se destapó una escandalo sobre una figura hasta entonces consentida desde el mismo sistema.

La publicación de una investigación en El Universal, el 23 de agosto, sobre un presunto enriquecimiento súbito e inexplicable del dirigente nacional panista Ricardo Anaya Cortés y su familia, sirvió al Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto, a su partido y a la facción panista del ex presidente Felipe Calderón Hinojosa para arrinconarlo.

La jugada cobró sentido con la respuesta de la dirigencia panista: se trataba de una presión para imponer al Procurador General de la República, Raúl Cervantes Andrade como Fiscal General vía el pase automático para los siguientes nueve años para cuidar las espaldas a Peña Nieto.

El primer acuse de recibo se dio en el Senado de la República, en donde Emilio Gamboa Patrón hizo un derroche de fuerza al imponer como presidente de la mesa directiva del Senado al panista Ernesto Cordero Arroyo, fiel al ex presidente Calderón Hinojosa y a su esposa, la aspirante presidencial, Margarita Zavala de Calderón. Otros seguidores de la familia Calderón Zavala apoyaron con sus votos.

Una inesperada reacción de más de 200 organizaciones ciudadanas y personalidades de los más variados y opuestos signos ideológicos en contra de la imposición del PRI – Gobierno irrumpió en el escenario, lo cual fue aprovechado para acelerar la concreción y registro del Frente Ciudadano por México.

Con sus legisladores y los de Morena detuvieron el inicio de los trabajos en la Cámara de Diputados hasta que el PRI hiciera explícito su compromiso de retirar su intención de imponer a Cervantes Andrade como Fiscal.

Hasta ahora, el PRI – Gobierno solo se ha comprometido a cambiar el proceso, pero no a retirar la postulación de Cervantes Andrade, es decir, solo abrió una pausa y habrá que seguir el procedimiento legislativo en ese caso.

Para el Presidente Peña Nieto parece fundamental imponer a un incondicional como Fiscal General antes de designar a su candidato presidencial, para quitarle a éste la acusación de “cuidarle las espaldas”.


Anaya entra a un laberinto

Los dirigentes del PAN y PRD, Ricardo Anaya Cortés y Alejandra Barrales Magdaleno se reposicionaron tras estos hechos.

Una encuesta de Mitofsky publicada el 6 de septiembre en El Economista arroja que sin alianzas, Morena, el PAN y el PRI están hoy en un empate técnico en las preferencias ciudadanas. En ese ejercicio, realizado en agosto, el PAN lidera las preferencias con 19.3 por ciento; Morena queda en segundo sitio con 18.3 y el PRI se va al tercero con 17.5 por ciento.

Pero ya con las alianzas, el Frente PAN-PRD-MC obtiene el 21.2 por ciento; Morena y PT, 16.4 mientras que PRI-PVEM-PANAL-PES caen a un 14.8 por ciento.

Esos números abren una gran expectativa sobre el futuro del frente y seguramente desencadenará una serie de presiones en esa misma proporción.

La coincidencia con la sociedad civil organizada y algunos medios para oponerse a la imposición de Raúl Cervantes como Fiscal, le dan un respaldo variopinto que ningún otro actor político ha suscitado.

Desde el movimiento LGBTTTI, el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro, el Centro de Derechos Humanos de la Montaña, Tlachinollan, A. C. (defensores de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa), el Comité Cerezo hasta la Coparmex, la Asociación Nacional Cívica Femenina, el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal, Movimiento Blanco y la Coordinadora Ciudadana conforman de facto el FCxM.

Aún y cuando el PAN es la fuerza electoral mayoritaria (por votos, entidades gobernadas y población gobernada) no necesariamente el candidato será de sus filas. De hecho, existen una serie de maniobras de parte de grupos liberales para impulsar a Miguel Ángel Mancera Espinosa y a Rafael Moreno Valle a esa posición (Mochila Política 18 y 19).

La emergencia del FCxM tampoco garantiza la candidatura presidencial de Ricardo Anaya Cortés, quien, por lo pronto, deberá esperar si del equipo del Presidente Peña Nieto se deciden a judicializar lo publicado en El Universal y prolongar la batalla del desgaste personal.

El mensaje que pareciera estar mandando el PRI – Sistema es que no quieren a Anaya Cortés en la boleta.

Tanto para el PRD como para Movimiento Ciudadano representa la oportunidad de entrar realmente a esta disputa presidencial.

Las escisiones y desbandas de personalidades y corrientes perredistas hacia las filas de AMLO y Morena han abierto proporcionalmente el margen para que Alejandra Barrales y sus aliados se vuelvan competitivos.

Para Dante Delgado, cuya fuerza electoral se centra en Jalisco y en algunas regiones de Veracruz, el FCxM representa muchas ventajas de abrir espacios a cambio de apoyos de estructuras de las cuales carece su partido.

La acción conjunta en la Cámara de Diputados hizo recordar al PRI su pérdida de hegemonía en ese recinto al igual que hace 20 años.


Pierde la familia Calderón Zavala

Al interior del PAN, la actitud de los fieles senadores de la familia Calderón Zavala al seguir el guión del PRI y sus aliados les concede en el corto plazo un espacio de poder económico – político, les jala reflectores, pero los coloca en calidad de traidores al interior de su partido.

Si la alianza de los panistas con el PRI – Gobierno es producto de compromisos personales por distintas razones o parte de una complicidad entre la familia Calderón Zavala y Peña Nieto hoy sale sobrando, pues aún y cuando permanezcan como militantes, el avance de Anaya los exhibe y margina.

La maniobra de los calderonistas en el Senado (respaldados por los gobernadores de Durango y Querétaro), la tácita justificación pública del ex presidente a sus amigos y la concreción del Frente pondrán a prueba la viabilidad del proyecto de la familia Calderón Zavala y si auténticamente, como muchos de sus seguidores pregonan, el prestigio, honorabilidad y trayectoria de la señora son suficientes para ser candidata presidencial.

En este escenario, una candidatura independiente de la señora Zavala de Calderón parece poco viable, pero de concretarse sería percibida como un acto de ambición o un mero pago de favores a algún aliado inconfesable.

El momento de ser generosos con su partido y con el país ya se diluyó.

AMLO baja a su realidad

Definido como el enemigo a vencer por el Presidente Enrique Peña Nieto y su partido desde marzo de este año, Andrés Manuel López Obrador se ha dedicado a administrar su posición y a comportarse como el único factor de decisión.

La fuerza del FCxM y su alianza con las cientos de organizaciones sociales desbancaron por primera vez en muchos meses a López Obrador en las preferencias ciudadanas.

Las constantes apariciones públicas de López Obrador en escenarios más exigentes en donde sus ambigüedades son mejor evaluadas le seguirá generando un desgaste y es altamente probable que desencantos de sectores como el empresarial, la clase media y algunos actores de peso internacional.

Por ejemplo, su posicionamiento en Estados Unidos de advertir una eventual revisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) si el gana la Presidencia en plena segunda ronda de negociaciones del mismo, abre, por decir lo menos, serias dudas sobre sus reales intenciones.

La imposición de Claudia Sheinbaum como candidata de su partido a la Ciudad de México volvió a exhibir su autoritarismo.

Mantener sus mismas ambiguas posturas en una realidad compleja y en un escenario electoral competido podrían abrir paso al desencanto ciudadano.

PRI – Gobierno asoman las fisuras

Al igual que su 22 Asamblea Nacional, el Quinto Informe del Presidente Enrique Peña Nieto se perdió como oportunidad para el posicionamiento y recuperación de credibilidad de la población.

Entre dos momentos, antes y después del Informe, operados por el mismo personaje, el Senador Emilio Gamboa Patrón se diluyó la bien estructurada campaña mediática para el Informe presidencial.

El primero fue el 25 de agosto, cuando el coordinador de los senadores del PRI, Emilio Gamboa Patrón revivió un guión del viejo ritual priista para designar a su candidato presidencial: posicionó una serie de nombres entre quienes estaría el favorito del Presidente Peña Nieto.

Jugó el juego del tapado, pero sin la línea del destapador. Es decir, se fue por la libre.

En el viejo ritual priista, quien hacía de “destapador” lo hacía siguiendo la línea del Presidente de la República, pues no era desmentido.

Gamboa fue desmentido por el dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza y el senador hasta debió dar justificaciones públicas sobre su proceder.

El segundo momento fue el 31 de agosto al haber operado la elección del panista Ernesto Cordero Arroyo como presidente de la mesa directiva del Senado de la República para el año 2017 – 2018, con los votos del PRI, sus aliados y de cinco senadores blanquiazules.

El desplante de Gamboa Patrón solo encendió los ánimos y públicamente el coordinador de lo diputados federales, el mexiquense César Camacho Quiroz debió pedirle que desistiera de la intención de imponer a Cervantes Andrade como fiscal en “pase automático”.

Por su parte, Miguel Ángel Osorio Chong primero desdeñó la petición de las fracciones opositoras para mediar en el asunto, pero después corrigió y se apuntó.

Todo esto mientras el Presidente Peña Nieto, el canciller Luis Videgaray y Aurelio Nuño atendían la segunda ronda de negociaciones del TLC y viajaban a China en busca de nuevos socios comerciales.


Mochila Política 23 28 agosto 2017

Impunidad y regresión,
huellas del régimen

Por Héctor Moreno

Aún y cuando llega reposicionado a su Quinto Informe de Gobierno y con el control de la designación del candidato presidencial de su partido, el principal legado del régimen de Enrique Peña Nieto es la impunidad y la

regresión democrática.

El priismo regresó con sus viejas prácticas de autoritarismo, corrupción, maquillaje y en cinco años ha mostrado a los ciudadanos la fidelidad a su ADN, con algunas variantes tras doce años de ausencia en el poder.

La disciplina al Presidente dentro del gobierno y del PRI se restauró por completo y reconstruyeron (de manera más sofisticada) un sistema de corrupción con algunos de sus viejos operadores y aliados; impusieron las mismas prácticas autoritarias de siempre en lo político y con ese bagaje se alistan para mantener la Presidencia de la República en 2018.

El despliegue propagandístico de los avances cuantitativos del gobierno federal en estos cinco años; la campaña de exhibición de la riqueza de algunos líderes partidistas; el montaje mediático para el juego del tapado son, sin embargo, esfuerzos en vano frente a una ciudadanía harta de la impunidad y del retroceso político.

La descontrolada y creciente violencia en muchas partes del país así como los casos de corrupción a todos los niveles políticos se han acendrado durante los años de este gobierno.

Si bien las cifras pueden mostrar avances en algunas acciones del Gobierno de Peña Nieto, el enojo y la frustración de la gente pesan más.



El cinismo y la impotencia

A pesar de una percepción generalizada de corrupción en varios casos destacados, el régimen de Peña Nieto los ha procesado únicamente para exonerar a los señalados sin importar el descrédito para su gobierno y la impotencia ciudadana.

Cuatro se han convertido en paradigmáticos:

1.- La desaparición de 43 estudiantes de la Normal Rural Isidro Burgos, conocida como Normal de Ayotzinapa, en Guerrero. De un inicial desdén sobre el caso, el gobierno federal debió atenderlo por la presión extranjera tanto de organizaciones sociales, gobiernos y organismos internacionales.

Diversas investigaciones han evidenciado un operativo cuyas dimensiones rebasan a los cuerpos de seguridad municipales o estatales, así como desviaciones y omisiones en las indagatorias judiciales.

En forma sistemática, las autoridades del gobierno federal han encubierto la verdad de los hechos para exonerarse a ellos mismos y para mantener, sin pruebas, la versión oficial de que fueron asesinados y quemados.

2.- La Casa Blanca. La evidente corrupción entre una empresa constructora cuyos propietarios mantienen una cercanía con el Presidente de la República para beneficiar a la familia de éste último tuvo dos salidas. Primero, inéditamente, responsabilizar del hecho a la esposa del primer mandatario y después, poner a un subordinado a investigar el caso, para, obviamente, exonerar a la familia presidencial.

3.- Pegasus. Un sistema de intervención telefónica para ser utilizado por las áreas de seguridad nacional y de combate al crimen organizado fue adquirido pero después de muchos meses se descubrió que lo destinaron también para intervenir equipos de comunicación de periodistas críticos al régimen y de adversarios políticos.

Las dudas sobre los proveedores y el proceso de asignación del contrato revelan un manto protector incapaz de ser escrudiñado desde fuera del gobierno.


4.- El socavón del Paso Exprés. Una obra de 14.4 kilómetros en donde cada kilómetro costó cerca de 167 millones de pesos y causó dos muertes por fallas técnicas (hoy sabemos) advertidas desde el inicio de los trabajos para su construcción ha sido manejado como un trámite burocrático en donde todos son culpables… menos el titular de la dependencia.

La indignación general por la evidente falla ha sido desdeñada y el Presidente ha dado su respaldo al secretario, quien es parte de su primer círculo.

En los casos en donde se ha abierto un proceso el resultado es el mismo: en el gobierno no hay culpables.

A ello deben sumarse los ex gobernadores y funcionarios de gobiernos del PRI detenidos este año en el extranjero; los fugados; así como las indagatorias de la empresa brasileña Odebrecht en las cuales se señala a un allegado del Presidente Peña Nieto como beneficiario de actos de corrupción a cambio de obras.

El gran fracaso, sin responsables

Una descontrolada e imparable violencia representa el mayor de los fracasos del gobierno del priista Enrique Peña Nieto.

Con la inmensa mayoría de las estadísticas señalando un número de víctimas superior al del sexenio pasado (argumento discusivo recurrente del actual gobierno para diferenciar sus acciones) y con el resurgimiento de prácticas violentas irracionales la política de seguridad del régimen ha quedado exhibida.

Sigue pendiente dotar a las Fuerzas Armadas de un marco legal para sustentar su participación en el combate a la delincuencia organizada, mientras el Presidente y el responsable de la seguridad nacional, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong reclaman a los gobernadores y presidentes municipales, en todos los tonos, su poca participación.

A pesar de ello, Osorio Chong figura como uno de los principales aspirantes para ser candidato presidencial del PRI el año entrante.

La regresión

La derrota del PRI en el año dos mil alentó las posibilidades de cambiar el sistema cerrado, corrupto y autoritario por otro más abierto y democrático.

Las inercias del mismo viejo sistema; las resistencias de diversos factores de poder y las fallas de los gobiernos de los panistas Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa propiciaron el regreso del priismo.

La opacidad, la utilización de recursos públicos para ganar los procesos electorales, la impunidad de algunos funcionarios, la corrupción han vuelto como procesos institucionales y con ellos se aleja la posibilidad de generar un nuevo ánimo de cambio en el país.

La praxis política del priismo es la misma: sin definición ideológica o doctrinal, pero usada a modo para las conveniencias de los grupos (el caso de Manlio Fabio Beltrones quien ahora advierte que el PRI no se debe correr a la derecha); la justicia selectiva; las medidas funcionales para el momento y los montajes escénicos para ganar simpatías o adeptos.

De esto último es claro que el Presidente de la República tomó el control completo de su partido tras la 22 Asamblea Nacional, lo cual le permitirá designar al candidato presidencial del PRI. Toda la parafernalia en torno al juego del tapado del tricolor se ha desgastado ante una sociedad cada vez más abierta, pero los priistas mantienen sus rituales de la única manera que saben hacerlo.

Enrique Peña Nieto podrá volver a mostrar avances cuantitativos en su penúltimo informe de Gobierno, pero los saldos de su gestión, la impunidad y la regresión, quedan instalados en el ánimo ciudadano. Al tiempo.

Mochila Política 22 14 agosto 2017

Asamblea opaca y opacada

Por Héctor Moreno Valencia

Las mentadas de madre publicadas en la pantalla durante la transmisión en vivo (vía Periscope) del mensaje del Presidente Enrique Peña durante la 22 Asamblea Nacional del PRI reflejan lo sucedido: una escenografía de lujo sin

credibilidad, opacada por el enojo ciudadano y los escándalos.

Las ofensas aparecieron en pantalla apenas inició el discurso de Peña Nieto y duraron hasta el final de su intervención: “ratas”, “rata! rata! rata”; “#elPRInopuede”; “este wey vendio Pemex”; “la cultura del narco invade la sociedad”; “gato de trump”; “el cartel de atlacomulco”; “Nada más que paguen y no nos chinguen. Ya con eso”; “Pasaba por aquí nada mas para decirles que chinguen a su madre todos…”; “Actor de crímenes y corrupción”; “todos digan chingue su madre el pri”; “Faltan 43 Peña”; “Todos los priistas Chinguen a su madre”; “chingue a su madre el pri”; “Chtpm”; “socavon ayotzinapa”; “aplauden muy awebo”; “fura pendejosaurios”; “lamentablemente para México la mafia esta mejor organizada que el pueblo”; “No me grites pendejo!!! Ese discurso populista ya no va…”

Por los resultados, la asamblea le permitió al Presidente Peña Nieto y su grupo descarrilar al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong y tomar el control para designar al candidato presidencial. Nada fuera de lo esperado.

El posicionamiento mediático del tricolor se vio opacado, una vez más, por información proveniente de gobiernos extranjeros, sobre dos escándalos de corrupción, los cuales pegaron en la frágil credibilidad del Gobierno federal y de su partido.

Las acusaciones del Departamento de Estado norteamericano en contra del cantante Julión Álvarez y el futbolista, Rafael Márquez, capitán de la selección mexicana de formar parte de una red de lavado de dinero proveniente del narcotráfico dirigida desde Guadalajara pega de lleno en la estructura priista, mientras la revelaciones sobre el soborno de 10 millones de dólares entregados por la constructora brasileña Odebrecht a Emilio Lozoya Austin desde inicios de 2012 durante la campaña presidencial del entonces candidato priista, Enrique Peña Nieto a cambio de una obra en Pemex, pega, una vez más, en el centro de la credibilidad presidencial.

Dúctiles críticos

Precedidos de una gran atención mediática, los líderes de la llamada Alianza Generacional volcaron de críticos a convertirse en los principales promotores del cambio de estatutos del tricolor para admitir un simpatizante como candidato presidencial el año entrante.

José Encarnación Alfaro; el tamaulipeco avecindado en Cuernavaca hace 40 años, Jorge Meade Ocaranza (primo del secretario de Hacienda y Crédito Público); José Ramón Martell López, al lado de Augusto Gómez Villanueva (forjado y proyectado por el ex presidente Luis Echeverría) fueron quienes encabezaron el debate y redactaron la propuesta para abrir la posibilidad a simpatizantes.

Si su propuesta original se concreta, entonces la dedicatoria completa sería para abrirle otro frente a las aspiraciones del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

En la mesa de Estatutos realizada en Campeche, 16 militantes hicieron propuestas para reformar el penúltimo párrafo del artículo 166 de sus Estatutos. Una vez puestos de acuerdo todos ellos, se leyó en la tribuna la redacción final:

“… conforme a lo dispuesto en la Ley de la materia, la Comisión Política Permanente que corresponda podrá autorizar la participación en el proceso de postulación de candidaturas a cargos de elección popular a ciudadanas y ciudadanos simpatizantes, cuando su prestigio, fama pública señalen que se encuentran en un nivel de reconocimiento y aceptación, que están en condición competitiva para ganar. En tratándose de ciudadanas y ciudadanos simpatizantes que aspiren a las diputaciones de las legislaturas estatales o integrantes de ayuntamientos o de las alcaldías de la Ciudad de México, el acuerdo lo deberá emitir el Consejo Político de la entidad que corresponda y con autorización del presidente del Comité Ejecutivo Nacional”.

Contrastada con la redacción original de dicho artículo, dejaron fuera una condición: “… cuando su prestigio, fama pública, además de los estudios demoscópicos, señalen que se encuentran en un nivel de reconocimiento y aceptación superior al de los militantes que aspiren al mismo cargo.”

Con esa redacción se viene abajo la principal carta de Osorio Chong, quien hasta ahora ha aparecido como el priista mejor posicionado en todas las encuestas conocidas sobre posibles candidatos presidenciales.

Sin embargo, los dictámenes ofrecidos en la página de internet del CEN del PRI, no reflejan la propuesta aprobada. (VER ANEXO)

La cercanía de Gómez Villanueva y de Martell López con el secretario de Hacienda, José Antonio Meade Kuribreña, así como la aparición de éste último en la Asamblea, alimentaron aún más la especulación sobre sus posibilidades como candidato presidencial.

El padre del secretario de Hacienda, Dionisio Alfredo Meade García León Avellaneda es militante del PRI desde hace 45 años, con una larga trayectoria en las áreas financieras del sector público y fue subsecretario de Enlace Legislativo de la secretaría de Gobernación, invitado por el entonces titular, Carlos Abascal Carranza. Goza de buen prestigio y reconocimiento en el ámbito político.

Otras dos reformas relevantes aprobadas en la Asamblea del PRI fueron los requisitos para los aspirantes a cargos de elección popular para entregar la documentación en donde acrediten patrimonio y fama pública, la cual fue diseñada por el senador Arturo Zamora Jiménez, secretario general de la CNOP. (VER ANEXO).

Esta propuesta fue promovida desde semanas atrás por Enrique Ochoa Reza como uno de los legados de esta Asamblea.

La segunda son las modificaciones para evitar las carreras parlamentarias reservadas a la cúpula partidista, quienes alternaban ser legisladores locales o federales plurinominales ininterrumpidamente. Este mecanismo, utilizado durante décadas como una forma de compensación del viejo sistema a personajes funcionales fue utilizado después por líderes sindicales, o personajes sobrevivientes a la derrota priista del año dos mil.

José Luis Lamadrid Souza, María Esther Scherman Leaño; Carlos Romero Deschamps, Manlio Fabio Beltrones Rivera y Emilio Gamboa Patrón han sido de los personajes beneficiados con esas facilidades ideadas en el viejo sistema.

Falta la autorización de las autoridades electorales a las modificaciones estatutarias aprobadas y también el acatamiento a la norma de parte de alguno de los hasta hoy beneficiarios.

Otra vez, la corrupción

El 10 de agosto, último de los días de las mesas de debate del PRI, la Oficina de Control de Bienes de Extranjeros del Departamento del Tesoro de EU (OFAC por sus siglas en inglés) incluyó al jugador del Atlas, Rafael Márquez Álvarez y al cantante Julio César Álvarez Montelongo, Julión Álvarez, como lavanderos de un grupo del narcotráfico asentado en Jalisco y dirigido por Raúl Flores Hernández, El Tío.

Flores Hernández, por la información difundida, forma parte de una especie de operadores de grupos delincuenciales, quienes establecen y estrechan relaciones con personajes del mundo político y del espectáculo para sus fines particulares.

Sobre este último personaje, resaltan sus relaciones a través de su primo, el extinto priista Félix Flores Gómez (quien fuera dirigente de la Federación de Estudiantes de Guadalajara, la FEG); con un hermano de éste último y queda por esclarecer su participación en la campaña de Enrique Alfaro en 2012 por la gubernatura del estado.

Además, la madre del futbolista, Rosa Alicia Álvarez Piñón, es actual diputada federal por distrito 5 de Michoacán, por el Partido Verde Ecologista de México. Su militancia original es en el PRI, donde, desde 2005 fue secretaria del Comité Directivo Municipal de Zamora, cuna de la familia. En su curriculum aparece como
vicepresidenta de la Liga Mexicana de Futbol Femenil.

Hernández Flores desarrolló una serie de negocios en el futbol con Márquez Álvarez y otros jugadores.

El segundo caso estalló el 13 de agosto, un día después de concluida la Asamblea priista.

El diario brasileño O´Globo, la revista Proceso y el portal Aristegui Noticias publicaron que la empresa brasileña Odebrecht habría sobornado con 10 millones de dólares a Emilio Lozoya Austin, desde inicios de 2012 cuando era parte del equipo de campaña del entonces candidato presidencial priista, Enrique Peña Nieto a cambio de a cambio de ganar una licitación de 115 millones para hacer obras en la refinería de Tula, Hidalgo, una vez ganada la Presidencia.

Lozoya ha negado categóricamente los hechos, pero su abogado, el ex fiscal de hierro, Javier Coello Trejo hizo una singulares declaraciones a la revista Proceso:

“Si a Emilio Lozoya le acreditan que él recibió el dinero, está dispuesto a ir a la cárcel si es necesario. Pero no recibió. Ahora, qué fácil es depositar en una cuenta y luego ¿por qué no le dan seguimiento a esa cuenta? Que le den seguimiento. Alguien sacó el dinero, ¿quién lo sacó? No quiero hablar de más. Yo lo único que les digo es que mi cliente y mi amigo no recibió un solo peso. Él me lo ha dicho, me lo ha jurado y me lo ha probado”.

Hay quienes recuerdan que la responsable de finanzas de la campaña de Peña Nieto fue la hoy Directora General de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, Nuvia Mayorga Delgado, cercana al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.


















TEXTOS ACTUALES Y PROPUESTAS DE MODIFICACION TRAS EL DEBATE EN LA MESA DE ESTATUTOS, SEGÚN EL DOCUMENTO SUBIDO A LA PAGINA OFICIAL DEL PRI EL 12 DE AGOSTO PASADO

TEXTO VIGENTE MODIFICADO
ART. 166. IX. Para los casos de Presidente de la República, Gobernador y Jefe de Gobierno del Distrito Federal se requerirá acreditar la calidad de cuadro, con diez años de militancia partidaria.
ART. 181 IX. Para los casos de quienes aspiren a asumir la Presidencia de la República, una Gubernatura y la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México se requerirá acreditar la calidad de cuadro, con diez años de militancia partidaria.
PARRAFO XVI
Conforme a lo dispuesto en la ley de la materia, la Comisión Política Permanente, podrá aprobar la participación en el proceso de la postulación de candidatos al Congreso de la Unión, a gobernadores y Jefe de Gobierno del Distrito Federal, a ciudadanos simpatizantes, cuando su prestigio, fama pública, además de los estudios demoscópicos, señalen que se encuentran en un nivel de reconocimiento y aceptación superior al de los militantes que aspiren al mismo cargo. En tratándose de ciudadanos simpatizantes que aspiren a Diputados Locales, Asambleístas, Ayuntamientos y Jefes Delegacionales, el acuerdo lo emitirá el Consejo Político Estatal o del Distrito Federal según corresponda, con autorización del Comité Ejecutivo Nacional.
PÁRRAFO XVI
Conforme a lo dispuesto en la ley de la materia, la Comisión Política Permanente, podrá aprobar la participación en el proceso de la postulación de candidaturas al Congreso de la Unión, a gubernaturas y a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, a ciudadanas y ciudadanos simpatizantes, cuando su prestigio, fama pública, además de los estudios demoscópicos, señalen que se encuentran en un nivel de reconocimiento y aceptación superior al de los militantes que aspiren al mismo cargo. En tratándose de ciudadanas y ciudadanos simpatizantes que aspiren a diputaciones en las Legislaturas de las entidades federativas o a integrantes de los Ayuntamientos o de las Alcaldías de la Ciudad de México, el acuerdo lo emitirá el Consejo Político de la entidad federativa correspondiente, con autorización del Comité Ejecutivo Nacional.










SIN CORRESPONDIENTE Artículo 182. Además de los requisitos señalados en el artículo anterior, se deberá acompañar a la solicitud de registro de la o el aspirante en los procesos de postulación de candidaturas a cargos de elección popular, copias certificadas expedidas por las autoridades competentes de los documentos siguientes:
I. La constancia de haber cumplido con la presentación de la declaración inicial de situación patrimonial o modificación de la misma o, en su caso, de conclusión del cargo, de quienes se desempeñen o se hubieren desempeñado en funciones del servicio público; y
II. La constancia de haber cumplido con la presentación de la declaración fiscal del último ejercicio, en su condición de contribuyente.
También deberá entregar, debidamente suscritos, en los formatos que autorice la convocatoria correspondiente, los documentos siguientes:
I. La manifestación, bajo protesta de decir verdad, de que no tiene ningún conflicto de interés pendiente de sustanciar;
II. La manifestación, bajo protesta de decir verdad, de no haber sido procesada o procesado en el fuero federal o en el fuero común por delito intencional patrimonial o vinculado con cualquier ilícito que la ley considere delincuencia organizada; y
III. La manifestación de su disposición para someterse a los exámenes que prevea el Código de Ética Partidaria.

Fuente: Página oficial del Partido Revolucionario Institucional, consultada el 12 de agosto de 2017.

Mochila Política 20 Julio 18, 2017

Fracaso en seguridad
inhabilita a Osorio

Por Héctor Moreno

El fracaso del gobierno federal en seguridad hace inviable al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong para ser candidato presidencial del PRI en el 2018.

El crecimiento de la impunidad – reflejado en el avance

de todo tipo de delitos en muchas partes del país – genera una mala percepción sobre los resultados del Gobierno de Enrique Peña Nieto y opaca los puntos buenos en la materia.

La Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) reveló esta semana que, durante junio de 2017, 74.9 por ciento de la población de 18 años y más consideró como “inseguro” vivir en su ciudad.

Además el escenario en torno al secretario de Gobernación presenta condiciones difíciles de cambiar, a pesar de ser el aspirante del tricolor más reconocido en las encuestas publicadas por los medios.

El desgaste de haber reasumido el mando de la seguridad en el país le ha atraído reflectores a Osorio Chong, al ser una demanda vital en prácticamente todo el país, pero a la vez, los resultados negativos han pasado a su cuenta y a la del Presidente.

En algunos casos la inconformidad ciudadana se ha trasladado completamente a la figura de Peña Nieto.

Claroscuros

Convertida en bandera principal de la actual Administración, la coordinación de las instituciones federales en materia de seguridad (contrastante con la división causada por el ex secretario de Seguridad, Genaro García Luna en el sexenio anterior) arrojó resultados que al paso del tiempo se han opacado.

La creación de un mando militar especial, por ejemplo, en La Laguna, arrojó saldos positivos además por la plena cooperación de las autoridades locales de Durango. En su tercer Informe, el Presidente Peña Nieto puso a Durango como ejemplo de disminución de delitos como consecuencia, entre otras cosas, de dicha coordinación.

Pero los cálculos políticos para actuar en contra de determinados personajes también han tenido un peso y han generado molestias en otras instancias de seguridad nacional.

En Michoacán las acciones de las fuerzas armadas se vieron truncadas por las negociaciones políticas con grupos armados y vinculados a la delincuencia organizada.

Un caso destacado fue el del líder de los llamados grupos de autodefensa (en realidad grupos armados al servicio de narcotraficantes) José Manuel Mireles, a quien el Gobierno federal cobijó, apoyó, posteriormente detuvo, logró su encarcelamiento y recientemente fue liberado… para volver a delinquir.

José Manuel Mireles, quien presume públicamente su pertenencia a la masonería, es muy allegado a Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, en cuyo gobierno estatal (mediados de los ochenta) fue subsecretario de Salud.

La presumida coordinación también ha tenido fracasos rotundos, como en Tamaulipas, en donde hace tres años el Gabinete de Seguridad Nacional, encabezado por Miguel Ángel Osorio Chong, prometió a los sectores sociales una estrategia integral de seguridad y los resultados fueron negativos.

México no en paz

De las cinco metas del Plan Nacional de Desarrollo 2013 – 2018 del Gobierno de Enrique Peña Nieto, la primera es “Un México en Paz” y para alcanzarla se prevé la coordinación de las instancias federales en materia de seguridad con la estatales y municipales.

Se contempla ese apoyo para contener las actividades del narcotráfico – definido como el principal reto a la seguridad nacional – hasta que las instancias estatales y municipales asuman el control de estas actividades.

Esa premisa ha sido condición desde el inicio del sexenio del Presidente Felipe Calderón en 2006 y en todo el sexenio fue una constante para apoyar en reconstruir la confianza ciudadana en las corporaciones de seguridad municipales y estatales.

En ese rubro el Gobierno del Presidente Peña Nieto se ha topado, al igual que el del Presidente Felipe Calderón, con la resistencia de los gobiernos estatales y municipales para limpiar y profesionalizar sus corporaciones de seguridad.

Los reclamos de Calderón Hinojosa en su quinto año de Gobierno a los gobernadores por la lentitud en la limpieza de sus corporaciones, después de dos años de haberse aprobado la Ley de Seguridad Nacional, son los mismos en el mismo año de Gobierno del Presidente Peña Nieto quien ha pedido a los gobernadores “jalar parejo” en materia de seguridad.

La profesionalización de las policías locales fue definido desde el sexenio anterior como una de las condiciones para el retorno de las fuerzas armadas a los cuarteles, de donde salieron desde 2004 bajo el mandato del Presidente Vicente Fox Quesada y no han vuelto.

Parte fundamental del reclamo del Gobierno federal a los estados y municipios ha sido la falta de aprovechamiento de los recursos disponibles para reforzar sus políticas.

Según datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública en 2017 se encuentran disponibles 4 mil 514 millones de pesos y solo se han usado mil 407, es decir, apenas el 15 por ciento. Esto mientras los principales delitos registran alzas inéditas en algunos rubros.

En 10 años, de 2006 a 2016, el gobierno federal ha aportado 128 mil millones de pesos a los estados para mejorar la seguridad, sin que se registraran avances sostenidos en el combate a la delincuencia, de acuerdo a un reporte del Instituto Belisario Domínguez, del Senado de la República.

En mayo pasado, Osorio Chong pidió a los gobiernos estatales “que dejen a un lado ocurrencias” y reclamó que no se siga un plan definido.

Sigue pasos de Calderón

Parte de los cambios iniciados en el sexenio de Calderón Hinojosa y mantenidos en el actual ha sido la reforma y consolidación de la Policía Federal.

En términos numéricos, en el sexenio anterior pasó de unos seis a 30 mil hombres y fue la dependencia a la cual se le asignaron las mayores partidas presupuestales en todo el sexenio calderonista.

Políticamente terminó desprestigiada, pues la opacidad y corrupción exhibida de su titular, Genaro García Luna y de su equipo más cercano arrastró al propio Calderón Hinojosa.

En este sexenio, Osorio Chong la ha definido como una policía de élite, con reconocimiento mundial y “respetada” por la sociedad mexicana.

Según el Comisionado de la PF, Manelich Castilla Cravioto, de 2013 a 2017 la corporación incrementó en 10 puntos la confianza ciudadana y siete la percepción de eficacia.



Deuda legal con
las fuerzas armadas

Desde el sexenio pasado, las fuerzas armadas han pedido reiteradamente a las fuerzas políticas un marco jurídico adecuado para su actuación en asuntos de combate al narcotráfico.

La petición es reglamentar la fracción sexta del artículo 89 constitucional, en donde se atribuyen facultades al Presidente de la República (comandante supremo) de emplear a las fuerzas armadas para la defensa exterior y seguridad interior. El tema del narcotráfico dejó de ser un problema de seguridad pública para convertirse en otro de seguridad interior.

Hasta hoy, las propuestas del sexenio anterior y del actual (mando único policial y ley de seguridad interior) están en la congeladora del Congreso de la Unión.

En diciembre de 2016, el General Secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos mostró el hartazgo de las fuerzas armadas: ¿Qué quieren los mexicanos que hagan las Fuerzas Armadas?, ¿quieren que estemos en los cuarteles? Adelante, yo sería el primero en levantar, no una, las dos manos para que nos vayamos a hacer nuestras tareas constitucionales. Nosotros no pedimos estar ahí (en la calle), no nos sentimos a gusto, ninguno de los que estamos aquí estudiamos para perseguir delincuentes, nuestra profesión es otra y se está desnaturalizando, estamos haciendo funciones que no nos corresponden porque no hay quien las haga o no tienen esa capacidad. Hoy leí en el periódico: El colmo: los soldados cuidando escuelas en Guerrero. Ahí se les dejo”, les dijo a los reporteros.

“Lo que nosotros hemos insistido y propuesto es que se hagan las leyes reglamentarias, porque del artículo 89, fracción VI, constitucional, hasta abajo no hay una sola ley que hable de seguridad interior; entonces, nosotros decimos: hagan la ley. Creo que eso es lo que debe hacerse. La seguridad interior no es responsabilidad de la Defensa Nacional ni de Marina, es responsabilidad de la Secretaría de Gobernación, que es quien debe estar insistiendo en que esta ley se promulgue, pero tampoco hay prisa y no ha habido prisa en muchos años para eso y los que estamos enfrentando problemas somos nosotros”.

Uno de los principales señalamientos sobre la actuación del Ejército ha sido la acusación de haber desaparecido a los 43 normalistas de Ayotzinapa en septiembre de 2014, en unos hechos no solo no esclarecidos hasta ahora, sino manipulados por las instancias del Gobierno federal.

La secretaría de Gobernación ha quedado únicamente como instancia de diálogo y promotora de la intervención de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a través de un grupo interdisciplinario de extranjeros (GIEI), lo cual solo ha prolongado el descrédito a las fuerzas armadas a nivel internacional.

Opacidad

Una de las características del área de seguridad ha sido la opacidad con la cual se ha conducido en este sexenio.

Ejemplo paradigmático de ello ha sido la definición de 122 “objetivos prioritarios” a detener relacionados con el narcotráfico, sin ningún argumento, sin justificación y sin dar a conocer los nombres.

Con esa discrecionalidad, el Gobierno federal ha incluido en esa lista a detenidos por narcotráfico cuando ha sido políticamente conveniente.

Algunos obvios, como Joaquín El Chapo Guzmán Loera, han salido y entrado de la lista, ante una incredulidad generalizada de la población por su captura, fuga y recaptura.

Su captura y recaptura, proyectados como grandes logros, no dieron sin embargo, suficientes puntos de credibilidad al Gobierno del Presidente Peña Nieto.

Aislado en su partido

Algunas de las circunstancias en torno al secretario de Gobernación vuelven inviable su postulación como candidato del tricolor.

La primera es que la dirigencia nacional del PRI está en control del Presidente y de su grupo del estado de México, liderado por el hoy Canciller, Luis Videgaray Caso.

Otros es que sus actuaciones en los comicios del año pasado le han abierto serias diferencias con el ex dirigente nacional tricolor, Manlio Fabio Beltrones y con el actual, Enrique Ochoa Reza.

A seis meses del destape del candidato priista (según lo informado por su dirigente nacional), al secretario de Gobernación se le ve lejana posibilidad, a menos que las corrientes al interior del tricolor generen una fractura y abran un espacio no contemplado.

Mochila Política 21 02 agosto 2017

La 22 Asamblea del PRI:
un escalón en la ruptura

Por Héctor Moreno Valencia

EL PRI

No es ni nuevo, ni viejo, sólo demuestra una gran capacidad de reinvención. No muta de ADN, sino más bien de piel, de forma, de expresión corpórea, de manera de llevar adelante su vocación de

poder en correspondencia con los nuevos escenarios sin renunciar a su naturaleza más íntima, forjada en la consolidación institucional de la Revolución: el realismo político propio de un partido nacido desde el poder, con la misión de administrarlo y conservarlo.

José Alberto Aguilar Iñárritu
Integrante de Alianza Generacional

1.- El retroceso. La pugna de los grupos del viejo sistema

La pugna por la sucesión presidencial entre el actual grupo en el poder, el del Presidente Enrique Peña Nieto y el de Andrés Manuel López Obrador es un indicativo del retroceso político del país, al tratarse de los representantes de las mismas corrientes protagonistas del rompimiento del sistema hace 30 años.

Regresan al primer plano de la escena política nacional, tras dos sexenios panistas en los cuales no se generaron las condiciones para una esperada transición y tras cinco años de un sexenio priista infectado por la irritación ciudadana.

Hace tres décadas se rompió el pacto de poder establecido desde la fundación del viejo sistema político (la simbiosis gobierno – partido eran sus principales instrumentos) y tuvo distintos ingredientes, como diferencias ideológicas, por control del instrumento diseñado para dirimir las diferencias, el PRI, y por la designación del candidato presidencial.

Dos grandes bloques quedaron conformados para disputar el poder, en el fondo se confrontaron dos proyectos para la Nación.

Postuladores del nacionalismo revolucionario, neocardenistas, opositores al modelo neoliberal, abandonaron las filas del tricolor, armaron un frente y postularon a Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano como su candidato presidencial. Posteriormente fundaron el PRD y cuando reunieron suficiente fuerza fundaron su propio partido: Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), ahora bajo el liderazgo de Andrés Manuel López Obrador.

Esta sería su segunda gran confrontación con sus ex aliados corporativos.

Primero perdieron la elección presidencial con Carlos Salinas de Gortari quien tuvo un enfrentamiento con su sucesor, Ernesto Zedillo Ponce de León. En ese periodo de realineamiento de fuerzas, los nacionalistas revolucionarios se aliaron con Zedillo y lograron desde entonces el gobierno de la capital del país (1997); enfrentaron a Roberto Madrazo Pintado (respaldado por Carlos Salinas de Gortari y Carlos Hank González) por la gubernatura de Tabasco aliados con Ernesto Zedillo y fueron parte de las fracciones que tomaron el control mayoritario de la Cámara de Diputados.

Con un nuevo gobierno del PRI, marcado por la corrupción y el autoritarismo, será una reedición de la pugna iniciada en la década de los ochenta; sin posibilidad de rehacer el pacto del viejo sistema y cada uno con distintos aliados.

2.- La fachada ideológica

A lo largo de su historia –iniciada en 1929 como Partido Nacional Revolucionario, después como Partido de la Revolución Mexicana y finalmente como Partido Revolucionario Institucional – la Declaración de Principios del tricolor ha oscilado de acuerdo al pensamiento o al interés del grupo en el poder.

Hasta 1982, el PRI se definía en sus documentos básicos como un partido nacional revolucionario.

Esa definición fue impulsada en la VII Asamblea Nacional, presidida por Jesús Reyes Heroles, celebrada del 19 al 21 de octubre de 1972, en los inicios del régimen de Luis Echeverría:

“Reprobamos toda forma de dominación imperialista, sea política, económica, militar, ideológica o culturalmente; declaramos que somos nacionalistas, con un nacionalismo revolucionario que combate por igual las hegemonías internas o externas... el nacionalismo revolucionario es el camino para la liberación de los pueblos oprimidos y dominados”, decía esencialmente la declaración de principios.

Sirvió de fundamento al Plan de Gobierno de José López Portillo de 1976 a 1982.

El fracaso del estatismo, impulsado por Echeverría y López Portillo, desembocó en una crisis económica en el país, caracterizada por Miguel de la Madrid como “economía de guerra” al inicio de su sexenio y fue necesario aplicar otro modelo dentro del cual se revirtieron las medidas aplicadas por sus antecesores.

Por eso López Portillo llegó a autodefinirse como el “último Presidente de la Revolución”.

Para lograr esos cambios, De la Madrid promovió el ascenso de una nueva generación de políticos formados en las áreas técnicas del gobierno y no en las filas del partido.

Los nacionalistas revolucionarios se atrincheraron en las estructuras del tricolor, presionaron y lograron llevar hasta la Constitución una serie de definiciones cercanas al nacionalismo revolucionario.

Así se comenzó a hablar de los “tecnoburócratas” o “tecnócratas” en el poder, seguidores del neoliberalismo económico y de los dinosaurios, identificados posteriormente como seguidores del nacionalismo revolucionario o neocardenistas.

Con la llegada de Carlos Salinas de Gortari a la Presidencia se iniciaron una serie de cambios de su partido, dirigidos por Luis Donaldo Colosio, tanto en su estructura, pero sobre todo en su operación. La simbiosis partido-gobierno se aplicó en todo el país durante los tres primeros años de su mandato, a través del Programa Nacional de Solidaridad (Pronasol), cuya estructura y resultados lo convirtieron en el principal gestor de las demandas ciudadanas. Así es cómo en las elecciones federales intermedias de 1991 el PRI logró una recuperación y alcanzó el 61 por ciento de los votos.

Y al año siguiente, el 5 de marzo de 1992, en el festejo del 68 aniversario del PRI, el Presidente Salinas de Gortari redefinió el perfil político – ideológico de su gobierno y de su partido: el liberalismo social.

La reforma de la Revolución fue uno de sus postulados claves.

“Hoy la reforma de la Revolución da vigencia y relevancia presente al liberalismo social que garantiza a nuestra idea histórica del país. Lo hace para realizar los fines de soberanía, justicia, libertad y democracia. Construimos aquí una nueva visión de la Revolución para nuestros tiempos, orgullosos del pasado pero que no se sujeta a sus medios”.

“Dos tesis se enfrentan entre sí: una que no termina de declinar y otra que poca vigencia tendrá al nacer. Es el choque entre el estatismo absorbente y el neoliberalismo posesivo. Ni uno ni otro responden al proyecto de reforma de la Revolución; ni los nuevos reaccionarios que promueven el estatismo ni tampoco el neoliberalismo enarbola nuestras luchas, ni sintetiza nuestras ideas, ni guía nuestras decisiones”.

Con esas ambiguas definiciones buscó enterrar al nacionalismo revolucionario y fueron asumidas en la XV Asamblea Nacional realizada en mayo de 1992.

Cuatro años después, y como parte de la pugna del Presidente Ernesto Zedillo con su antecesor, se volvieron a modificar los principios del tricolor.

Del 19 al 21 de septiembre de 1996, el PRI celebró su XVII Asamblea, bajo la presidencia de Santiago Oñate Laborde, y destacaron dos acuerdos, el primero, eliminaron el liberalismo social y lo volvieron a sustituir por el nacionalismo revolucionario en sus documentos básicos.

Esto fue interpretado como un avance de los priistas inconformes tanto con la ideología como la conducción de su partido.

El segundo, a los candidatos a las gubernaturas y a la Presidencia de la República les pusieron como requisito una militancia mínima de 10 años; haber ocupado un puesto de elección popular y un puesto en la dirigencia del partido.

Esos son los llamados “candados” vigentes hasta la fecha.

Tras perder la Presidencia, en el 2002, el priismo eligió a Roberto Madrazo y a Elba Esther Gordillo como presidente y secretario general. Ambos eran identificados con Carlos Salinas de Gortari.

Tres años después, el PRI solicitó su ingreso a la Internacional Socialista como miembro de pleno derecho. Hasta ese entonces el tricolor había participado únicamente como observador.

En la XIX Asamblea, efectuada del 2 al 4 de marzo del 2005, todavía con Madrazo Pintado como dirigente, el partido cambió nuevamente su ideología: se pronunció por la democracia social.

La XX Asamblea Nacional del PRI se efectuó el 23 de agosto del 2008, siendo su dirigente nacional Beatriz Paredes Rangel, formada en los grupos del echeverrismo.

Entonces, el PRI se asumió en su declaración de principios como socialdemócrata:

“Somos el partido que ha impulsado la construcción del México moderno. Nos reconocemos en los principios que guiaron a la Independencia de México, a la Reforma y a la Revolución Mexicana, mismos que definieron la Constitución de 1917 como fuentes de nuestro nacionalismo. A lo largo de nuestra historia, hemos sabido identificar las necesidades y aspiraciones de nuestro pueblo y hemos construido las instituciones que han encauzado el desarrollo económico y social de la Nación, dándole estabilidad política y paz institucional. De cara a los desafíos del siglo XXI, ratificamos nuestros principios fundamentales, actualizamos nuestra agenda partidista y renovamos el compromiso de seguir abanderando las mejores causas de México.

“Somos el partido que, orgulloso de los principios ideológicos de la Revolución Mexicana, promueve la modernización de México con democracia y justicia social. Por eso nos inscribimos en la corriente socialdemócrata de los partidos políticos contemporáneos”.

Además se adhirió a los principios de la Internacional Socialista y de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina (Copppal), una asociación creada por el mismo sector nacionalista revolucionario del PRI en 1979, bajo la presidencia de Gustavo Carbajal Moreno.

La XXI Asamblea Nacional Ordinaria del PRI, celebrada el 21 de marzo del 2013, efectuada tras el retorno del PRI a la Presidencia de la República y con otro mexiquense en la dirigencia nacional del tricolor, César Camacho Quiroz, ratificó la ideología socialdemócrata en todos sus puntos y es la vigente.

3.- Aliados, fracciones y personajes

Producto de la fractura del viejo sistema los grupos se escindieron y se desdibujaron ideológicamente, salvo el de Andrés Manuel López Obrador que, a grandes rasgos, conserva su espíritu nacionalista revolucionario, aderezado con propuestas poco claras y descalificativos permanentes a sus adversarios.

Uno de los saldos de la fractura fue la fragmentación de los grupos bajo diversos logotipos, entre los cuales, el PRI ha permanecido como el relevante.

El control de la dirigencia nacional del tricolor por el grupo del Presidente Enrique Peña Nieto les permite el control legal del proceso interno para designar al candidato presidencial y al resto de quienes participarán en los comicios del año entrante.

Pero llegan a la 22 Asamblea con varios factores de peso:

1.- La baja calificación del Presidente de la República, sin antecedente. Ese ha sido un factor para los resultados de los dos años anteriores.

Ni en los peores momentos del tricolor habían tenido tan malos resultados.

Cuando perdieron la presidencia frente al PAN en 2000, los priistas gobernaban 19 estados y en mil 300 municipios de los 2 mil 427 existentes en el país, es decir, poco más de la mitad.

Cuando cayeron al tercer lugar de la votación presidencial en 2006, los priistas mantuvieron 17 gubernaturas.

Con el actual gobierno de Enrique Peña Nieto pasaron de 22 gubernaturas en 2016 a 14 en 2017, es decir, han perdido la confianza de una tercera parte del electorado mexicano

2.- Una extendida inconformidad al interior del PRI por la cerrazón del grupo del estado de México en la conducción del partido. En 2018 se habrán de designar poco más de tres mil candidatos.

Peña Nieto recuperó de facto la facultad extra legal del viejo sistema de ser el fiel de la balanza en la designación de candidatos y, a pesar de resistencias de algunos gobernadores, la mayoría de los perdedores recibieron su venia.

Por eso la bandera de terminar con el dedazo, planteada por personajes como Manlio Fabio Beltrones, Francisco Rojas Gutiérrez, José Antonio Kuri, Ivonne Ortega, María de los Ángeles Moreno, Francisco Labastida Ochoa ha encontrado eco en las bases del tricolor.

Por eso se dio el resurgimiento de corrientes al interior del tricolor, como Alianza Generacional, dirigida por militantes surgidos de las filas echeverristas o Democracia Interna, liderada por el gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz Ortiz; la Fundación Alternativa de César Augusto Santiago Ramírez

Además la reaparición del ex presidente Luis Echeverría Álvarez con actividades políticas, desde su casa, a sus 95 años de edad.

A esa larga lista de inconformes se suma el ex dirigente nacional, Humberto Moreira Valdez, artífice del triunfo de Peña Nieto en el 2012, quien incluso ya fue expulsado del tricolor.

3.- Los riesgos de una nueva fractura. Pospuestas para realizarse 8 y 9 de agosto, las cinco mesas de discusión de los grandes temas, la de mayor atracción será la de Campeche donde habrán de discutirse los estatutos, pues ahí se espera la definición de mantener o quitar los candados impuestos desde 1996 en la XVII Asamblea, en una rebelión similar al interior de ese partido.

Al ser Campeche la sede, se proyecta al gobernador Alejandro Moreno, parte de esta nueva generación de gobernantes priistas.

Aunque no ha sido tema de debate, la definición ideológica del PRI podría hallar resistencia entre algunos personajes de la llamada Alianza Generacional.

4.- La definición de las alianzas. Algunos de los nuevos partidos satélite del sistema, Partido Verde Ecologista de México, Partido Nueva Alianza y el Partido Encuentro Social revisan su relación con el tricolor.

Solo el Partido del Trabajo ya definió su alianza con Morena, de Andrés Manuel López Obrador.

Tanto el PVEM como el PT fueron partidos impulsados y formados durante los primeros años del sexenio de Carlos Salinas de Gortari, formaron parte de los nuevos aliados tras la fractura de 1988. Las raíces de ambos se hunden en alianzas de las viejas corrientes del sistema.

Envuelto en una pugna interna y con una votación a la baja, el PVEM revisa si mantendrá la alianza con el tricolor el año entrante.

El Partido Movimiento Ciudadano, formado de otro desprendimiento de las corrientes del sistema, no ha definido su posición aliancista, ni siquiera en Jalisco, su único bastión.

Al interior del PRI la disputa principal será por el método de designación de candidatos, no por definiciones ideológicas.

Una definición fundamental serán las condiciones de transparencia y rendición de cuentas de sus candidatos, si realmente buscan responder a la irritación ciudadana.

Si el grupo del estado de México procesa adecuadamente las exigencias al interior, entonces podrá mostrar el rostro de un PRI dispuesto a ahondar la ruptura con los viejos grupos alineados con Andrés Manuel López Obrador.


Mochila Política 19 13 de julio 2017

Reeditan la pugna

Por Héctor Moreno Valencia

La insistencia del hoy senador del Partido del Trabajo, Manuel Bartlett Díaz para deslegitimar la Presidencia de Carlos Salinas de Gortari, electo en 1988, va más allá del anecdotario, busca colocarlo en el tablero actual como el flanco más

impopular y débil del priismo.

Reedita una pugna iniciada hace 30 años entre dos de las principales corrientes que actuaban al interior del priismo, la cual derivó en el resquebrajamiento del viejo sistema político.

Son los populistas aglutinados en torno al proyecto de Andrés Manuel López Obrador (herencia en su momento de los cardenistas escindidos del sistema) en contra del grupo de los llamados neoliberales, quienes, al inicio de la década de los ochenta dieron un giro ideológico – político para insertar al país en la globalización, liderados por Carlos Salinas de Gortari.

En las cuatro elecciones presidenciales posteriores a1988 postularon desde el PRD como candidatos a Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano y a López Obrador, y cuando dicho partido dejó de tener la presencia competitiva, lo abandonaron y crearon el hoy Partido Movimiento de Regeneración Nacional.

La alternancia en la Presidencia de la República, la fragmentación del poder en los tres niveles de gobierno ha implicado reacomodos en donde algunos personajes destacados han cambiado de agrupación para instalarse donde les sea más funcional a los intereses de grupo, sin importar ideologías o rencillas.

Solo de esa manera se entiende la presencia de Manuel Bartlett como Senador del Partido del Trabajo o la salida de algunas figuras del PRD; o el retiro de Cuauhtémoc Cárdenas o el retorno de Ifigenia Martínez como pretendida artífice de la “unidad de todas las izquierdas” rumbo al 2018.


Mismas raíces, mismo diferendo

El retorno al poder del viejo sistema ha traído consigo lo peor de sí mismo: la corrupción, la opacidad, el autoritarismo… y los pleitos entre las distintas corrientes.

Si antaño los grupos del sistema escogían para actuar determinadas organizaciones por identidad ideológica o compatibilidad de formas, hoy en día, la fragmentación del poder y la apertura social los ha colocado en la necesidad de actuar en desde cualquier instancia, siempre y cuando sea funcional.

Entender y evaluar actuaciones de algunos personajes requiere, la mayoría de las veces, de ubicar orígenes y trayectorias.

Bajo esa perspectiva, los últimos días asistimos a una reedición del pleito de dos de los grupos más influyentes del viejo sistema: la de los neocardenistas o populistas contra los neoliberales, visible y abierto desde mediado de la década de los ochenta por la sucesión presidencial.

Si en esas épocas el escenario de disputa se circunscribía al Partido Revolucionario Institucional (PRI) era porque así lo habían diseñado desde su fundación los grupos de la llamada familia revolucionaria: era un partido diseñado para mantener el poder y dirimir civilizadamente las diferencias.

Hasta la década de los ochentas esa pax política se rompió cuando los llamados cardenistas, impulsores del llamado nacionalismo revolucionario se vieron desplazados y disputaron entre 1986 a 1988 al entonces Presidente Miguel de la Madrid la designación del candidato presidencial.

Para las elecciones del seis de julio de ese año, se enfrentaron en dos bloques. Los neoliberales, a bordo del PRI postularon a Salinas de Gortari y todas las demás corrientes inconformes se sumaron en un frente con varios partidos para postular a Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

Una tercera figura, la del panista Manuel de Jesús Clouthier del Rincón, El Maquío, un empresario sinaloense, con una carismática figura y lenguaje llano emergió para cerrar la elección en un escenario competido entre tres fuerzas.


El secretario de Gobernación y presidente de la Comisión Federal Electoral era Manuel Bartlett Díaz, quien de facto era el responsable de la política en el país y de derecho, de las elecciones; el candidato opositor era Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, postulado bajo las siglas del llamado Frente Democrático Nacional (FDN), en el cual se aglutinaban los viejos partidos satélites del sistema: Partido Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM); Partido Popular Socialista (PPS); Partido del Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional (PFCRN) y el Partido Mexicano Socialista (PMS); Carlos Salinas de Gortari era el candidato oficial designado por Miguel de la Madrid.

La elección se realizó bajo los mismos parámetros de la vieja tradición del sistema (acarreo de votante; compra de conciencias, etcétera) y el día de las votaciones, la información con los resultados distritales dejó de fluir y el dirigente nacional del PRI, Jorge de la Vega Domínguez declaró como ganador a Salinas de Gortari sin ofrecer una sola cifra.

Esa ausencia de información fue bautizada como la “caída” del sistema por el panista Diego Fernández de Cevallos y desde entonces se había dado por hecho que ese fue el punto nodal para un gran fraude electoral y que el operador había sido Bartlett Díaz.

Para los cardenistas, aglutinados inicialmente en el FDN y posteriormente en el PRD, fue un golpe de estado técnico, definición labrada por Porfirio Muñoz Ledo.

Desde entonces, Carlos Salinas de Gortari ha sido el principal enemigo del cardenismo y después de López Obrador. Mordazmente lo ha llamado el innombrable y el jefe de la mafia en el poder.

Escenario 2018,
igual a 1988

En algunos rasgos el escenario electoral para el 2018 tiene semejanzas con el de hace 30 años y eso permite vislumbrar la reedición de pleitos añejos.

Hay tres fuerzas reales en disputa, aglutinadas en distintos partidos.






Al interior del priismo, el Presidente Enrique Peña Nieto y el grupo del estado de México se han pertrechado en el poder del Gobierno federal y en el control de la dirigencia nacional del tricolor para impulsar a su candidato presidencial.

Grupos, corrientes y personalidades del priismo han disentido y se han aglutinado para disputar el control del proceso de selección de las candidaturas al 2018, primordialmente la de la Presidencia de la República; para exigir respeto a la militancia y terminar con la improvisación y autoritarismo de la dirigencia del partido.

Entre ellos destacan figuras como Manlio Fabio Beltrones; Ulises Ruiz Ortiz, los echeverristas José Ramón Martell, José Encarnación Alfaro, Hugo Díaz Thomé; ex gobernadores como Ivonne Ortega Pacheco; el ex gobernador de Campeche Antonio González Curi; personalidades como Carlos Rojas Gutiérrez, fundador del Pronasol en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari o César Augusto Santiago Ramírez, experto electoral del tricolor.

Del otro lado se encuentra Andrés Manuel López Obrador, dirigente nacional de Morena, único candidato presidencial viable de esa organización y puntero en todas las encuestas publicadas hasta hoy. Para muchos es el enemigo a vencer, a pesar de no contar ni con un partido totalmente integrado, ni con estructura electoral.

En una tercera posición, los dirigentes nacionales del PAN y del PRD han insistido en integrar un frente amplio opositor, el cual está verdaderamente tripulado por grupos liberales, provenientes del viejo sistema, enfocados a influir en los escenarios para que Rafael Moreno Valle o Miguel Ángel Mancera Espinosa sean los candidatos producto de ese bloque.

Al igual que en 1988, la figura del frente opositor se alza como alternativa para volver a sacar al PRI de Los Pinos.

La diferencia es que el Frente de hace 30 años se hizo con los llamados partidos satélite, enraizados en grupos y corrientes del mismo sistema, los cuales eran instrumentos de lucha y no requerían más que una orden para alinearse.


Ahora, la dirigencia del PAN se ha embarcado en una tarea donde se desdibuja su identidad y solo forman parte de un juego más sofisticado. El PRD tiene todo por ganar dentro de ese llamado Frente.

De mantenerse las fuerzas en esta inercia, la verdadera contienda presidencial en el 2018 será entre quien resulte triunfador en el PRI y el actual dirigente de Morena.

Por ello, desde ahora, éste último ha emprendido una campaña en contra de Carlos Salinas de Gortari.

Primero fue Manuel Bartlett al apuntar que la ausencia del flujo de información de los resultados distritales sólo había sido temporal, que no había tal “sistema”; que a Salinas de Gortari lo legitimaron los panistas Felipe Calderón Hinojosa y Diego Fernández de Cevallos tras una negociación y que él, en realidad, no sabía si Salinas había triunfado realmente o no.

Después fue el propio López Obrador en una entrevista con Reforma en donde insistió en calificar a Salinas de Gortari como el jefe de la mafia en el poder, y en la misma incluyó a los ex presidentes Vicente Fox Quesada y Felipe Caderón Hinojosa, ambo del PAN, así como al empresario Roberto Hernández de Banamex.

Ese es su verdadero enemigo, no el frente opositor. Es la reedición de un pleito entre las corrientes del viejo sistema iniciado hace 30 años, también por una disputa presidencial.

Mochila Política 18 Julio 04, 2017

El Frente, un dardo envenenado (II)

Por Héctor Moreno

Dentro del abanico de posibilidades para elegir un candidato presidencial del frente opositor impulsado por las dirigencias del Partido Acción Nacional y del Partido de la Revolución Democrática, Miguel Ángel Mancera Espinosa, jefe

de Gobierno de la Ciudad de México es ya una de las cartas más fuertes.

Pero al igual que Rafael Moreno Valle Rosas no es panista, Mancera Espinosa no es perredista, pero, al igual que el ex gobernador de Puebla es impulsado por una corriente liberal – masónica, con personajes del echeverrismo, con influencia en diversos partidos y una agenda propia.

Su carrera en el sector público ha sido corta, pero de largos alcances, inició como asesor de Marcelo Ebrard Casaubón era secretario de Seguridad Pública del Distrito Federal en 2002.

En lo político se ha ganado una reputación de eficaz y honesto, reconocida incluso por Andrés Manuel López Obrador, el hoy dirigente nacional de Morena y potencial adversario en las urnas.

Llegó al Gobierno de la Ciudad de México, en calidad de ciudadano postulado por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y ha mantenido algunas de los rasgos distintivos del proyecto perredista para la capital del país, como el impulso a la ideología de género: uniones entre personas del mismo sexo, adopción de menores en esas relaciones, entre otras.

En lo personal ha llevado una vida discreta y alejada de escándalos.

Es decir, Mancera Espinosa ha sido un producto electoral finamente preparado, con dos soportes, uno visible, la llamado corriente de Los Chuchos al interior del PRD y otra, priista, menos visible, pero con nexos hacia el interior del viejo sistema político.


De las entrañas
del viejo sistema

Unos meses antes de las elecciones para jefe de Gobierno en el 2012, donde competirían Beatriz Paredes Rangel, del PRI y Miguel Ángel Mancera Espinosa, postulado por PRD, PT y Movimiento Ciudadano, el dirigente priista en la capital del país, Manuel Jiménez Guzmán anunció su respaldo y voto de los masones para la coalición.

En diciembre de 2013 Jiménez Guzmán fue llamado al gobierno del Distrito Federal como director ejecutivo de Mensaje Gubernamental, por lo cual, hay quien lo considera el principal ideólogo de Mancera Espinosa.

Jiménez Guzmán ha permanecido en las filas del PRI, partido en el cual milita desde que tenía 13 años, cuando era líder estudiantil en la secundaria, de acuerdo a su perfil oficial.

Formado en el echeverrismo (su carrera inició como líder juvenil del tricolor en el Distrito Federal en 1973) y ha sido en diversas ocasiones diputado federal y asambleísta por ese partido hasta acumular 27 años de experiencia.

Pero su labor más relevante ha sido como dirigente de una sociedad de masones fruto de una división (la critican llamándola espuria), desde donde ha tejido una serie de relaciones en sitios de poder en el país.

Jiménez Guzmán es, quizá, el personaje más relevante del primer círculo del jefe de gobierno de la Ciudad de México.

Después de varias décadas de trabajo en las logias, hoy ostenta varios cargos:

Presidente de Laica Internacional, una organización surgida a mediados del 2013, tras la reforma al artículo 24 Constitucional sobre la laicidad del Estado mexicano, integrada por 65 organizaciones masónicas y con respaldo internacional para enfrentar los avances de la jerarquía eclesiástica.

Presidente de Avanzada Liberal Democrática, Asociación Política Nacional, una organización fundada en el año 2000, aglutinadora de los liberales mexicanos y base de un presunto partido político próximo a fundar por la masonería.

Ex Gran Maestro de la Gran Logia Valle de México.

Ex presidente de la zona I de la Confederación Masónica Interamericana Past

Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo de México

Coordinada por Jiménez Guzmán, Influencia de la Masonería en la Constitución de 1917, es una obra editada recientemente por el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM) como parte de la conmemoración oficial del Gobierno federal por los 100 años de la Carta Magna.

Los vasos comunicantes

Desde sus posiciones en la masonería, Jiménez Guzmán ha sumado aliados de distinta índole.

En junio de 2011, el entonces dirigente nacional del PRI, Humberto Moreira Valdés, masón grado 33, llamó a los liberales a una mayor participación política en el tricolor en un evento organizado por Jiménez Guzmán.

Hoy, el profesor Humberto Moreira Valdés está expulsado del PRI; mantiene una alianza implícita con Andrés Manuel López Obrador, dirigente y precandidato presidencial de Morena. Además incentiva mediáticamente un pleito con su hermano Rubén, su sucesor en el gobierno de Coahuila.

Ligas hacia Movimiento Ciudadano

El pasado 24 de junio, en el puerto de Veracruz inició el XVIII Congreso Nacional de Avanzada Liberal Democrática, presidida por Jiménez Guzmán e inaugurada por el presidente municipal Ramón Poo Gil, hijo de Gerardo Poo Ulibarri, cercano a Dante Delgado Rannauro, fundador del Partido Movimiento Ciudadano.

La fundación de dicho partido, entonces llamado Convergencia se dió en medio de un rompimiento de los grupos del ex presidente Carlos Salinas de Gortari y de su sucesor, Ernesto Zedillo Ponce de León en la segunda mitad de los noventa. La mayoría de los personajes de esa trama política están actuantes después de 20 años.

Gerardo Poo Ulibarri fue presidente municipal de Veracruz de 1985 a 1988.
Al terminar su periodo fue invitado por el gobernador interino de Veracruz, Dante Delgado Rannauro a su gabinete, como secretario de Finanzas y Planeación. Su gestión terminó en 1992. El gobernador entrante fue Patricio Chirinos y su secretario general de gobierno era Miguel Ángel Yunes Linares, el hoy gobernador.

En diciembre de 1996, Delgado Rannauro, Poo Ulibarri y otro funcionario más fueron encarcelados bajo la acusación de peculado, abuso de autoridad e incumplimiento o abandono del deber legal. Mediante un Amparo salieron libres un año después.

Hoy Gerardo Poo (hijo de Poo Ulibarri), priista, apoyó el evento del líder masón, Manuel Jiménez Guzmán y en sesión solemne de Cabildo nombró visitantes distinguidos a los participantes en la reunión. Hoy el gobernador es Miguel Ángel Yunes Linares.

Entre los asistentes al Congreso Nacional de Avanzada Liberal Democrática estuvieron personajes destacados como el diputado federal, Manuel de Jesús Espino Barrientos; el ex secretario de Educación, Fausto Alzati Araiza; Manuel Granados Covarrubias, titular de la Consejería Jurídica y de Servicios Legales del gobierno de la Ciudad de México, quien llevó la representación personal de Mancera Espinosa.

Además, Beatriz Pagés Llergo Rebollar, Directora de la Revista Siempre!, ex diputada federal, diputada constituyente de la Ciudad de México y Secretaria de Cultura del CEN del PRI; Rosario Guerra, ex priista, hoy militante del Partido Encuentro Social; Emilio Álvarez Icaza Longoria, ex secretario de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y aspirante presidencial independiente; Jorge Gaviño Ambriz, masón y director del Sistema de Transporte Colectivo (Metro) de la Ciudad de México.

Sobresalió particularmente la presencia de Luis Maldonado Venegas, actual diputado federal por el PRD, quien lo mismo transitó como funcionario con Emilio Chuayffet Chemor cuando era secretario de Gobernación en el sexenio de Ernesto Zedillo Ponce de León; fungió como director adjunto de CISEN; que igual fundó Convergencia (hoy Movimiento Ciudadano) con Dante Delgado Rannauro; y que llegó a ser secretario de gobierno con Moreno Valle en Puebla.

Es el actual presidente de la Academia Nacional de Historia y Geografía, recinto histórico de la intelectualidad liberal, en donde destacan Jorge Nuño Jiménez, director general del Centro de Estudios Económicos y Sociales del Tercer Mundo, quien tiene 46 años colaborando con el ex Presidente Luis Echeverría y su principal defensor político (Mochila Política 17. Junio 21, 2017
Reaparece Echeverría; crecen las tensiones)

Maldonado Venegas, surgido de los recintos del liberalismo del viejo sistema político mexicano ha sido uno de los operadores finos de Moreno Valle para abrirle espacios de negociación con fuerzas políticas distintas al PAN.

Su zigzagueante y exitosa carrera política le ha permitido cabildear a favor de la postulación de Moreno Valle.

Los liberales impulsan a dos candidatos distintos bajo el mismo esquema de coalición y amparados en las corrientes y siglas de varios partidos, incluyendo al PRI.

Los Chuchos
se suben al tren

Mientras tanto, después de una reunión de tres días en Oaxtepec, Morelos
la corriente perredista Nueva Izquierda, Los Chuchos (sus líderes son Jesús Ortega y Jesús Zambrano) acordó impulsar un candidato presidencial ciudadano rumbo al 2018.

Avalaron a su dirigencia nacional, encabezada por Alejandra Barrales (alineada con esta corriente y con Miguel Mancera Espinosa) a crear el Frente Amplio Democrático, excepto con Morena y el PRI.

Su definición frente a López Obrador la dio Jesús Ortega, de acuerdo a la nota del diario El Universal:

“Al régimen político, presidencialista, autoritario, concentrador del poder e ineficaz para resolver los problemas de México lo representa el PRI, pero también Andrés Manuel López Obrador. Por eso nuestra lucha no es contra un individuo o contra un partido en específico, es contra el régimen que es obsoleto, incapaz y que va a seguir siendo obsoleto, aunque se vista de Morena”.


Con esos apoyos, Miguel Mancera prácticamente arrancó su campaña el 2 de julio en Acapulco, Guerrero en donde unos 3 mil integrantes de la Coalición de Organizaciones Democráticas, Urbanas y Campesinas estuvieron en su evento.

A Mancera lo acompañaron su Jefe de Gabinete, Luis Serna, y Manuel Granados Covarrubias, el consejero jurídico del gobierno, el mismo que llevó su representación personal al evento de la masonería en Veracruz.

Mochila Política 17 Junio 29, 2017

El Frente, un dardo envenenado (I)

Por Héctor Moreno

La formación de un frente amplio, impulsado por los dirigentes del PAN y del PRD, es un dardo envenenado, finamente preparado para dividir a los partidos de oposición, colocarlos en un callejón sin salida y abrir márgenes de

maniobra al PRI – Gobierno para refrendarse en la Presidencia de la República el próximo año.

Las razones son ajenas a un debate de índole doctrinal o ideológico.

La única razón esgrimida hasta ahora es volver a sacar al PRI de Los Pinos.

La impopularidad del gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto no ha sido suficiente, hasta ahora, para derrotar ampliamente en las urnas a su partido, a pesar de los deseos y propaganda de López Obrador.

Por otro lado, Andrés Manuel López Obrador sigue empecinado en aliarse solo con el Partido del Trabajo y automáticamente se colocó fuera de este frente opositor. A pesar del crecimiento de votos a favor de Morena los dos últimos años, su falta de estructura y fuerza territorial permiten vislumbrar difícil su triunfo.

Del lado de los promotores del frente opositor, Ricardo Anaya y Alejandra Barrales están cabildeando la participación de todos los partidos de oposición; organizaciones sociales; académicas; empresariales, intelectuales, etcétera.

Sin una afirmación de por medio, la expectativa generalizada es que el candidato presidencial surgido de ese movimiento pueda ser del PAN o del PRD.

Sin embargo, los grupos actuantes al interior de los dos principales partidos de oposición han radicalizado posturas y existen amenazas, de ambos lados, de retirar el apoyo si el candidato presidencial surgido de esa alianza no es alguien cercano a sus intereses o a su gusto.

Es al interior del PRD donde más se han radicalizado las posturas; mientras que en el PAN parecen haber salvado una primera barrera, tras un debate interno entre su dirigencia nacional.

Si el frente amplio opositor fracasara, el desgaste de las fuerzas políticas participantes deberá remontar para tratar de reagruparse cada uno por separado y entrar de lleno a la contienda, cuyo inicio legal es en el mes de septiembre, es decir, dentro de tres meses.

Pero mientras el proceso de integración del frente avanza, los dos principales partidos pierden, pues ante la carencia de figuras destacadas entre sus militantes, las únicas cartas con mayores posibilidades de asumir una candidatura consensuada son: Miguel Ángel Mancera Espinosa, jefe de Gobierno de la Ciudad de México y Rafael Moreno Valle Rosas, ex gobernador de Puebla.

Ni uno es perredista, ni el otro es panista, ambos vienen apadrinados por grupos del viejo sistema. El caso de Moreno Valle es más contundente.


Moreno Valle,
origen es destino

Conforme avanzan las negociaciones para conformar un frente opositor, al interior del PAN la figura del ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle Rosas se mantiene como la única opción para acercar a gradualistas actuantes tanto en el blanquiazul como en el partido del sol azteca.

El origen familiar y de grupo político de Moreno Valle remite marcadamente a los grupos del viejo sistema priista.

Su abuelo, Rafael Moreno Valle, formado en el grupo de Ávila Camacho, fue doctor y militar; médico de cabecera del Presidente Gustavo Díaz Ordaz, quien le compensó la lealtad, primero, al designarlo secretario de Salud, y después, al enviarlo como candidato del PRI al Gobierno de Puebla, cargo en el cual duró solo tres años (de 1969 a 1972) pues renunció ante la presión del entonces Presidente Luis Echeverría Álvarez.

El secretario de ese gobernador Moreno Valle era el entonces joven, Melquiades Morales Flores, quien, décadas después, apadrinó políticamente al Rafael Moreno Valle Rosas desde inicios de los años noventa para construirle una carrera política. Así fue diputado federal (donde se ligó al grupo de la maestra Elba Esther Gordillo; a Roberto Campa Cifrián, Miguel Ángel Yunes Linares, entre otros); fue diputado local.

En 2006, el presidente nacional del PAN, Manuel Espino hizo una alianza con la entonces lideresa del SNTE, Elba Esther Gordillo para impulsar la candidatura presidencial de Felipe Calderón Hinojosa. La candidatura de Moreno Valle Rosas al Senado de la República bajo las siglas del albiazul, se dio en ese contexto.

Moreno Valle no ha negado su relación con la maestra Gordillo.

Otras versiones resaltan la amistad entre Moreno Valle Rosas con José Cabalán Macari, dirigente estatal del Partido Nueva Alianza y su primo, Jorge Kahwagi Macari, entonces dirigente nacional del mismo partido, como el medio a través del cual se tejió su relación con Elba Esther Gordillo.

En 2010, impulsado por el Presidente Calderón Hinojosa, Moreno Valle fue candidato al gobierno de Puebla, registrado por la alianza Compromiso por Puebla, conformada por los partidos Acción Nacional, Convergencia (hoy Movimiento Ciudadano); Partido de la Revolución Democrática y Partido Nueva Alianza. Ganó las elecciones.

Ya instalado en el gobierno ejerció una persecución en contra de un grupo de panistas e incrustó en su estructura diversos liberales provenientes del viejo sistema y actuantes en distintas fuerzas políticas.

Destaca el caso de Luis Maldonado Venegas, quien lo mismo transitó como funcionario con Emilio Chuayffet Chemor cuando era secretario de Gobernación en el sexenio de Ernesto Zedillo Ponce de León; fungió como director adjunto de CISEN; que igual fundó Convergencia (hoy Movimiento Ciudadano) con Dante Delgado Rannauro; y que llegó a ser secretario de gobierno con Moreno Valle en Puebla. Actualmente es diputado federal por el PRD.

Es el actual presidente de la Academia Nacional de Historia y Geografía, recinto histórico de la intelectualidad liberal, en donde destacan Jorge Nuño Jiménez, director general del Centro de Estudios Económicos y Sociales del Tercer Mundo, quien tiene 46 años colaborando con el ex Presidente Luis Echeverría y su principal defensor político (Mochila Política 17. Junio 21, 2017
Reaparece Echeverría; crecen las tensiones); José Elías Romero Apis, hombre cercano al empresario Olegario Vázquez Raña; Julio Camelo Martínez y Juan Carlos Sánchez Magallán, entre otros.

Junto a Maldonado Venegas aparecen dos personajes, quienes han sido sus suplentes las dos ocasiones que ha sido diputado federal. El primero es Roberto Sergio Morales Noble, perredista, contrario a Los Chuchos y la actual lideresa de ese partido, Alejandra Barrientos.

El otro es Felipe Rogelio Vizcaíno Álvarez, cuyos orígenes en la política se remontan a la organización Línea Proletaria fundada por Adolfo Orive Berlinguer, y quien fuera jefe de asesores de Francisco Labastida Ochoa, durante su época como secretario de Gobernación en el sexenio de Ernesto Zedillo.

Otro hilo conductor de Moreno Valle hacia el viejo sistema, es la relación con el priista y empresario Jorge Kahwagi Gastine, quien en 1964 inició su carrera política como secretario adjunto del Presidente Gustavo Díaz Ordaz. El titular de la secretaría de la Presidencia era Emilio Martínez Manatou.

En los primeros dos años del sexenio del Presidente Carlos Salinas fue presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra). En su libro, México, un paso difícil a la modernidad, Carlos Salinas de Gortari definió a Kahwagi Gastine como “un empresario modernizador y comprometido con la estrategia de cambios”.

Su compromiso con el priismo era público. El 28 de febrero 1991, nació Cambio XXI Fundación Mexicana, dentro de la estructura del PRI, el cual era dirigido por Luis Donaldo Colosio. Entre los fundadores de dicha organización figuraban tres empresarios: Gilberto Borja Navarrete, de Grupo ICA, hoy rescatado por el gobierno federal; Jorge Kahwagi Gastine y Miguel Ángel Porrúa.

Este último es quien le editó a Moreno Valle Rosas el libro que le ha servido para su actual precampaña presidencial en el PAN.

En 1996, se le cambió el nombre a esa agrupación y desde entonces quedó registrada como Fundación Colosio.

Kahwagi Gastine es padre de Jorge Kahwagi Macari, actor, boxeador, diputado federal y dirigente nacional del Partido Nueva Alianza. Hay quienes atribuyen esos logros a la estrecha cercanía del padre con la profesora Gordillo Morales.

Su primo, José Cabalan Macari fue parte del gabinete de Moreno Valle Rosas en el gobierno de Puebla. Como detalle, Cabalán Macari fue modelo de videoclips de cantantes como Paulina Rubio y Luis Miguel. Hoy es militante del Partido Acción Nacional.

Aún hay más ligas mantenidas y operantes hacia el priismo.

Como secretario de Educación en Puebla, Luis Maldonado Venegas importó a un equipo policiaco – político cuyo padrino es Eduardo Bours Castelo, ex presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y ex gobernador de Sonora.

El 24 de febrero de 2012 tomo posesión como Subsecretario de Planeación, Evaluación e Innovación Educativa de la SEP poblana, Francisco Figueroa Souquet. Oficialmente se difundió un boletín con una serie de atributos en cargos menores y de asesor en el gobierno federal y sector privado.

El único dato que no mencionaron fue su actividad policial en Sonora bajo el gobierno de su jefe político, Eduardo Bours Castelo, a quien acompaña desde 1997 cuando fue presidente del CCE.

Durante el sexenio de Bours, Figueroa Souquet se desempeñó como director de la Policía Estatal Investigadora y después como secretario Ejecutivo de Seguridad Pública Estatal hasta el fin de sexenio en 2009.

Ese mismo año, junto con Sergio Zaragoza Sicre, ex director de Telemax, el canal de televisión del gobierno de Sonora y Jorge Alberto Castaños Celaya ex coordinador Ejecutivo de Análisis y Prospectiva, fundó la empresa Botón Rojo, la cual, con versiones periodísticas no desmentidas, asesoró a Javier Duarte de Ochoa, cuando era gobernador de Veracruz.

Actualmente es jefe de Gabinete y Estrategia Gubernamental en el municipio de Hermosillo, gobernado desde el año pasado por el priista Manuel Ignacio Acosta Gutiérrez, El Maloro.



Éste es el auténtico Rafael Moreno Valle Rosas, una pieza del viejo sistema priista, incrustado en el panismo a invitación del ex presidente Felipe Calderón Hinojosa, de quien es hoy su adversario político... por lo menos en la escenografía panista.

Mochila Política 16- Junio 21, 2017

Reaparece Echeverría; crecen las tensiones
Por Héctor Moreno

Una escalonada aparición mediática del ex presidente Luis Echeverría Álvarez y la reunión de priistas inconformes lanzada por dos discípulos suyos, José Ramón Martell López y José Encarnación Alfaro marcan abiertamente

los grupos en disputa por la designación del candidato presidencial del tricolor.

El grupo del Presidente Enrique Peña Nieto (en control del gobierno federal y la dirigencia nacional del PRI) y una alianza de inconformes de distintos grupos, convocados por los echeverristas han roto lanzas públicamente, como sucediera hace 23 años.

Inusitadamente, el jueves 15 de junio, a través del portal de El Universal se dio cuenta de la presencia del ex mandatario como testigo de honor en la firma de un convenio académico entre el Centro de Estudios Económicos y Sociales del Tercer Mundo y el Centro de Estudios Superiores de Veracruz (Cesuver).

Echeverría Álvarez, de 95 años, firmó en calidad de presidente del Consejo Directivo del Ceestem –inaugurado durante su sexenio – y el coronel Jorge Nuño Jiménez (su principal colaborador y defensor político) firmó en calidad de director general de dicho Centro.

Nuño Jiménez, colaborador del diario Excélsior, y miembro de la Academia Nacional de Historia y Geografía, A.C. ha desarrollado una trayectoria en esos ambientes académicos.

Por parte del Cesuver firmó su director, Armando Notario Iparrea.

De acuerdo a esa versión, el convenio incluye colaboración entre ambas instituciones para impulsar el desarrollo cultura, político y económico.

El detalle fue que la firma del evento se había realizado una semana atrás, el jueves 8 de junio, en el despacho de la residencia del ex presidente, en San Jerónimo Lídice, en la Ciudad de México.

Liberales vs populistas

Días después, el jueves 22, el coronel Nuño Jiménez (quien colabora con Echeverría desde hace 47 años) daría una conferencia en el Instituto de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM) para hablar de las aportaciones del gobierno de Luis Echeverría (1970 a 1976).

En una entrevista con el diario Excélsior, el 21 de junio, titulada: “Echeverría no fue un populista”, el coronel defendió su jefe: “… difiere de quienes califican al ex Presidente de la República como un populista, pues dice que sus decisiones como crear instituciones de educación media superior y superior respondieron a la necesidad imperiosa de traducir la Revolución en Gobierno”.

Reiteradamente, tanto el Presidente Enrique Peña Nieto desde el gobierno federal, como Enrique Ochoa Reza desde la dirigencia nacional del PRI han definido a los populistas como el enemigo a vencer en las elecciones del próximo año.

En la ceremonia del 88 aniversario del PRI, 4 de marzo pasado, el Presidente Enrique Peña Nieto fue enfático en su discurso:

“Lo que se estará decidiendo en las urnas éste y el próximo año es, literalmente, el futuro de México… la disputa por el futuro del país ya está presente y se siente en todo el territorio nacional.” (Mochila Política 02, marzo 07, 2017. Alinea fuerzas el Presidente; Osorio Chong, disminuido)

Mediáticamente se ha identificado al dirigente nacional del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador como el destinatario de esos mensajes, al ser el precandidato mejor perfilado en todas las encuestas publicadas sobre un posible triunfador en 2018.

El sexenio de Echeverría Álvarez estuvo marcado por la estatización de la economía; una abierta disputa con el sector empresarial; un acercamiento con las corrientes internacionales socialistas y por asesinatos de destacadas figuras empresariales y políticas de todos los signos. Entre los analistas hay un consenso en calificar su periodo como populista.

Ya en 1994, tras el asesinato del entonces candidato presidencial, Luis Donaldo Colosio Murrieta, el ex presidente Echeverría Álvarez había tratado de imponer a un candidato de sus lealtades, de acuerdo con una denuncia pública del entonces Presidente Carlos Salinas de Gortari.

Desde entonces, ambos personajes han mantenido esa disputa política.

Alianza de inconformes

El 17 de junio, bajo las siglas de la Alianza Generacional, el potosino José Ramón Martell López y José Encarnación Alfaro Cázares, convocaron a una reunión en donde se congregaron priistas de diversas corrientes e inconformes con la dirigencia nacional de su partido.

Martell López inició su carrera como asesor en la Presidencia de la República en 1976, cuando tenía 21 años de edad. Era el sexenio de Luis Echeverría Álvarez.
Alfaro Cázares, quien fundó en 1976, a los 18 años de edad, la Asociación Nacional de Valores Juveniles es un político cercano a Manlio Fabio Beltrones.

En un salón del Hotel Casablanca de la Ciudad de México, unos 90 priistas, hoy fuera de la posiciones de poder en el gobierno y en las estructuras de su partido criticaron el desempeño del dirigente Luis Ochoa Reza y exigieron condiciones distintas para la selección del próximo candidato presidencial.

Los inconformes ya habían enviado dos cartas al dirigente nacional del tricolor, una septiembre del año pasado y en junio de este año, firmada por militantes afines a distintos grupos. (Ver listado anexo).

En las misiva de junio, firmada como Democracia Interna critican a la dirigencia por los resultados electorales, piden la renuncia de Ochoa Reza y hacen una serie de propuestas a discutirse en la 22 Asamblea Nacional del PRI, a realizarse el 12 de agosto, entre las cuales destacan:

1. Que el método para elegir a la candidata o candidato a la Presidencia de la República sea la consulta directa a militantes y simpatizantes con urnas que se instalen en todo el país.

2. Consulta directa para elegir a los candidatos a diputados y senadores de mayoría relativa.

3. Establecer como requisito para postularse a la Presidencia de México o al gobierno de un Estado el haber ocupado un cargo de elección popular de mayoría relativa.

4. Establecer la independencia absoluta del PRI del Presidente de la República y de los gobiernos estatales y municipales.

5. Para ser presidente del CEN del PRI haber tenido un cargo de elección popular por mayoría relativa, lo mismo los dirigentes de los sectores y organizaciones del partido

6. Aunque no existe en los Estatutos prohibición expresa para que el Presidente del CEN pueda competir por la candidatura por la Presidencia de México, consideramos que si coincidimos en la necesidad de que dicha candidatura sea motivo de una consulta a la militancia y simpatizantes y en la libertad que deben gozar para expresar su interés por competir sin sujetarse a la rígida disciplina del viejo PRI, que obliga a esperar al momento que la cúpula determine, deberá establecerse con claridad que no es impedimento para competir por la candidatura a la Presidencia de México el ser Presidente del CEN y fijar el momento en que deba separarse del cargo para poder hacerlo.

7. Para ser candidato a la Presidencia de México es indispensable garantizar militancia, compromiso con nuestro proyecto de nación y experiencia en la administración pública. La inexperiencia y la falta de compromiso de gobernantes surgidos de nuestras filas dieron paso a la Generación de la Vergüenza. Por ello Democracia Interna no coincide con quienes pretenden retirar de nuestros estatutos el requisito de diez años mínimos de militancia

En pocas palabras, le disputan al Presidente Enrique Peña Nieto la designación del candidato presidencial.

En la reunión del 17 de junio los argumentos fueron similares.

Destaca la participación de la ex gobernadora de Yucatán, ex secretaria general del tricolor y ex diputada federal, Ivonne Ortega fue una de las más claras en su diagnóstico: "Desde el 2012, se han llevado 24 procesos electorales. Y en ese camino hemos perdido más de 4 millones de votos. Entramos con 20 gobernadores. Hoy tenemos 14 gobernadores. La militancia nos ha dado la espalda o no ha salido a votar. Y todo porque no es escuchada".

Ortega Pacheco ha iniciado recorridos por todo el país en donde convoca a recuperar al PRI y ha reiterado que buscará inscribirse como precandidata presidencial cuando se publique la convocatoria de su partido.

La respuesta

El mismo jueves 15, de acuerdo a la columna de Carlos Loret de Mola, titulada “El Presidente con sus gladiadores”, el Presidente Enrique Peña Nieto invitó a comer a la residencia oficial de Los Pinos a los gobernadores priistas y los habría alineado en la disputa por la sucesión presidencial.

La respuesta oficial del tricolor la dio el secretario general de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP), Arturo Zamora Jiménez: “Son políticos de café que se reunieron a criticar y a dañar a nuestro partido. No representan al priismo nacional, sobre todo porque sus palabras están expresadas desde la frustración”.

El grupo del Presidente Enrique Peña Nieto asumió el control de la dirigencia nacional del tricolor desde marzo pasado y dejó fuera a una serie de grupos y personalidades inconformes, quienes aliados tratan de disputar la designación del candidato presidencial.

Algunos de los personajes de la alianza opositora al Presidente Enrique Peña Nieto han firmado las dos cartas en contra del dirigente nacional del PRI, Luis Ochoa Reza y participaron en la reunión del 17 de junio.

...

Descargue el documento completo aqui:



Más información

Mochila Política 15 - Junio 13, 2016

A prueba, la estabilidad del país.
Por Héctor Moreno

A partir de hoy, el país vivirá 382 días en los cuales la estabilidad será puesta a prueba desde el mismo poder, pues el PRI – Gobierno ha pateado los avances en la apertura democrática de las últimas décadas y se apresta a dar

la batalla por la sucesión presidencial con la aplicación de las mismas viejas y corruptas prácticas políticas.

Arrinconado por su propio descrédito entre la mayoría de la población, el grupo del Presidente Enrique Peña Nieto (quien tiene bajo su control el Gobierno federal y la dirigencia nacional del tricolor) se ha impuesto al interior de las corrientes de su partido y a la oposición partidaria con prácticas fraudulentas con olor a los años ochenta del siglo pasado.

En aquellos años el viejo sistema del PRI – Gobierno aún era casi monopólico en el poder; el Presidente gozaba de discrecionales facultades metaconstitucionales en casi todas las áreas de la vida del país; la estructura vertical del poder y la disciplina a su interior eran casi inapelables.

A su retorno al poder, después de 12 años, han aplicado las mismas prácticas sin considerar a una sociedad más abierta, más organizada, más informada, pero sobre todo, con poderes legales limitados y sin una disciplina partidaria como antaño.

Así, el PRI – Gobierno se convierte en el principal factor de riesgo para la estabilidad del país de aquí al 1 de julio de 2018 cuando se realicen las votaciones para elegir al próximo Presidente de la República.

La ejecución de su candidato presidencial, Luis Donaldo Colosio Murrieta, en plena campaña, el 23 de marzo de 1994 – la única en 66 años – es referencia obligada para aquilatar los riesgos para el país por la obstinada disputa para mantener el poder sin el respeto a reglas democráticas.


Distribución del poder

De las tres gubernaturas en disputa, solo Nayarit ha quedado definida; las otras dos, Coahuila y estado de México serán dirimidas en tribunales y un plazo legal para definirlas puede ser el 16 de agosto, fecha fatal del cómputo de las elecciones.

El triunfo de la alianza PAN – PRD en la mayorías de las elecciones municipales en Veracruz confirman su triunfo del año pasado por la gubernatura.

Dando por supuesto el triunfo del PRI en el estado de México y dejando en suspenso el resultado en Coahuila, la distribución territorial del poder en el país durante el sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto lleva a varias conclusiones:

1.- El PRI gobierna en 13 entidades (reiteremos el suspenso en Coahuila).

2.- De 2016 a 2017 habría pasado de 22 a 13 entidades gobernadas, es decir, habrá perdido la confianza de una tercera parte del electorado mexicano.

3.- Es la cifra de gobiernos estatales más baja en su historia.

4.- El PAN y aliados gobiernan, hasta ahora, en 12 entidades, cifra ni siquiera alcanzada en los gobiernos de los presidentes Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa.

5.- El PAN pasó de gobernar 18 a casi 42 millones de personas en dos años.

6.- El PRD bajo sus propias siglas tiene 4 gobernadores.

7.- En alianza con el PAN ha ganado otros 5 gobierno estatales

Es decir, las preferencias electorales en el país están divididas, primero, a favor de alianzas del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y Partido Nueva Alianza (PANAL); segundo, a favor del Partido Acción Nacional (PAN); tercero, por la alianza Partido Acción Nacional y Partido de la Revolución Democrática (PAN-PRD); y cuarto, por el Partido de la Revolución Democrática.



Más información

Mochila Política 14 - 04 junio 2017

Ganan con lo peor del PRI.
Por Héctor Moreno

El triunfo del PRI – Gobierno en el estado de México – con una clara operación de Estado – y la detención del ex gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge Ángulo configuran un escenario en donde el gobierno del Presidente Enrique Peña

Nieto puede optar por el endurecimiento.

Como era previsible, los resultados de esta elección y los tiempos legales para el inicio de la elección presidencial (en septiembre de este año) aceleran la configuración de los escenarios políticos.

De ratificarse el triunfo del PRI – Gobierno en el estado de México (tierra del Presidente y de su grupo), y al ser el actor principal, es importante dar una primera referencia sobre esos resultados.

La aplicación de una operación de Estado para ganar las elecciones en el estado de México a cualquier precio manda una señal grave para la gobernabilidad y un precedente de alto riesgo para las elecciones presidenciales de 2018.

Utilizar en escenarios electorales adversos los recursos y programas públicos sin el menor pudor; enviar a las estructuras de los gobiernos estatales y federales (incluyendo los titulares de las dependencias) a coaccionar el voto a favor de los tricolores evidencia el retorno de la peor faceta del PRI.

Para darnos una idea del costo que tuvo para el PRI – Gobierno la elección en el estado de México (a reserva de conocer los resultados oficiales en Coahuila) vale resaltar un dato aportado esta noche.

En la mesa de análisis de Televisa, Leo Zuckermann ofreció un dato, que a su vez le transmitió Ulises Beltrán de su exit pool del estado de México: un 14 por ciento de los encuestados dijo haber recibido dinero por votar a favor del PRI. Eso significaría cerca de un millón y medio de personas.

Esto es, según BGC Beltrán, Juárez y Asociados Investigación, el PRI compró un millón y medio de votos en el estado de México.

En perspectiva, marca un precedente peligroso hacia las elecciones presidenciales y estatales programadas para julio del 2018.

El PRI logró un triunfo que no podrá convertir en capital político en el 2018, a menos que utilice las mismas prácticas corruptas aplicadas en las elecciones de este domingo en el estado de México.

De acuerdo al conteo rápido del Instituto Electoral del Estado de México dado a conocer a las 21:15 de esta noche, el candidato del PRI lleva una ventaja de casi dos puntos a la abanderada del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Las estadísticas señalan:
Alfredo Del Mazo Maza : 32.75 – 33.59
Delfina Gómez Álvarez : 30.73 – 31.53
Juan Zepeda : 17.06 – 18.28
Josefina Vázquez Mota : 10.99 – 11.57
Oscar González Yañez : 1.03 – 1.13
Teresa Castell : 2.15 - 2.27

Para el equipo técnico responsable del conteo rápido hay una “diferencia significativa” entre el primer y segundo lugar.

De la muestra pedida de1,818 casillas llegaron 1,347, es decir, un 74.1% de la muestra total. Con base en ello, se pudo establecer que el nivel de participación fue de entre 53.3 y 54.1 por ciento.

La confiabilidad del conteo es de un 95 por ciento.

Fue el único de los tres estados en donde se elegía gobernador en donde se dio una máxima publicidad al conteo rápido y con ello el priismo legitimó su triunfo.

Pero la detención del ex gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge Ángulo en Panamá anunciada a la medianoche, pega nuevamente en la credibilidad y legitimidad del priismo.

Son dos los ex gobernadores priistas a quienes Enrique Peña Nieto calificó como una “nueva generación” quienes se encuentran detenidos en el extranjero: Javier Duarte de Ochoa, ex gobernador de Veracruz, en Guatemala y ahora éste.

César Duarte Jaquez, ex gobernador de Chihuahua, sigue prófugo.

Por lo pronto, extraoficialmente se anunció que el Presidente Enrique Peña Nieto,
al regresar de Guatemala, tiene prevista el jueves 8 de junio una visita de trabajo en el Estado de México para supervisar los trabajos de rehabilitación del Emisor Poniente.

Como era previsible, la oposición hizo una puntual denuncia de una elección de Estado, pero no todos ellos pierden.

Más allá de la ruta jurídica o política del proceso en el estado de México, para Andrés Manuel López Obrador y Morena significa una victoria. Es más, hay quien opina que su mejor escenario es no ganar para consolidar su posición anti sistema y economizar los costos del ejercicio del gobierno con Delfina Gómez.

Para el Partido de la Revolución Democrática los resultados de la alianza con el PAN para gobernador en Nayarit y para algunas presidencias municipales en Veracruz lo recolocan en el escenario para el 2018.

La llamada izquierda democrática libra una lucha por sobrevivir. Quieren conservar el partido y tener un candidato presidencial – Miguel Mancera- para materializar la "vía matemática" que verbalizó su dirigente nacional, Alejandra Barrales y sentarse a la mesa del 2018 a exigir su derecho de tanto con el argumento que las minorías deciden el rumbo. Buscarían no perder el bastión de la Ciudad de México, aunque esto se ve difícil ante la fuerza progresiva de Morena.

PAN, un triunfo externo;
conflicto mayor en puerta

En el caso del Partido Acción Nacional (PAN), de confirmarse sus triunfos en Coahuila y Nayarit, habrá de reforzar sus procesos internos con el objetivo primordial de lograr la unidad.

La alianza con el PRD en Nayarit y en Veracruz será una buena referencia para abrir la posibilidad de una alianza para 2018.

En el PAN en reto es administrar su proceso interno y definir con la mayor unidad posible a su candidato o candidata. Un acuerdo que hoy se ve muy complicado.



Más información

Mochila Política 13 - Mayo 31, 2017

4 de junio: la antesala.
Por Héctor Moreno Valencia

Cualquier resultado de las votaciones del domingo 4 de junio tiene dos desenlaces asegurados: el único perdedor será el sistema PRI-Gobierno y quien saldrá fortalecido será el Partido Acción Nacional.

Aún si el Presidente Enrique

Peña Nieto con todo el aparato del PRI – Gobierno retienen la gubernatura del estado de México abonarán a su descrédito. Sería un triunfo sin dignidad y no podrían transformarlo en un activo para las elecciones presidenciales del 2018.

Los resultados electorales de hace un año – 5 de junio de 2016 – muestran claramente el rechazo de la ciudadanía a un PRI – Gobierno a quien se le dio la oportunidad de volver al poder, pero ha sido incapaz de entender y asumir su responsabilidad política frente a una sociedad más abierta, participativa y exigente.

Esa inconformidad generó nuevamente un voto de esperanza al Partido Acción Nacional quien obtuvo siete de las 12 gubernaturas en juego, algunas de ellas en alianza o coalición con otros partidos.

Para las elecciones de este 4 de junio, las previsiones de triunfo en Nayarit y Coahuila para Acción Nacional refrendan la tendencia de las preferencias ciudadanas.

Si Andrés Manuel López Obrador y su Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) lograran el triunfo en el estado de México, sin duda alguna tendría un gran significado, pero insuficiente para asegurar sea el camino definitivo a la Presidencia de la República.


PRI, su sobrevivencia

El PRI es un partido creado desde el poder para mantener el poder, con base en reglas no escritas y con la corrupción como un elemento fundamental para lograr sus objetivos.

El PRI es una coalición de intereses, no tiene principios ideológicos, no hay debate abierto, todas sus decisiones fundamentales son en grupos cerrados, privilegio de unos cuántos quienes recurren sistemáticamente a juegos de máscaras para esconder su reales intenciones. Eso le da estabilidad interna al grupo en el poder.

Por eso sus actos y declaraciones requieren una cierta interpretación, decodificación con base en sus gestos, ritos todo aquello digno de ser interpretado como una señal.

Con la vuelta al poder de Enrique Peña Nieto y su desenvolvimiento de estos cuatro años se constata la permanencia de su ADN político.

Bajo esa perspectiva se entiende la puesta en práctica de una operación del PRI-Gobierno en la cual se volcaron –según las denuncias periodísticas – prácticamente funcionarios de los tres niveles de gobierno y estructuras partidistas de casi todo el país y un uso de recursos públicos incuantificables.

Para el Presidente y su grupo (con el cual controla la dirigencia nacional del PRI) el estado de México, su bastión, representa la insignia para mantener unido su partido rumbo a la elección presidencial.

La preocupación se enfatiza en sus propios discursos.

El PRI, “como nunca antes” estará a prueba, advirtió Alfredo Del Mazo Maza, candidato a la gubernatura ante 14 gobernadores, secretarios del Gabinete federal; un centenar de diputados federales y 36 senadores asistentes a su cierre de campaña en Toluca, el pasado 28 de mayo

“Todo lo que hemos construido está en juego; de nuestro triunfo depende el futuro del país y del priismo. Está en nuestras manos seguir trabajando por lo que hemos logrado, por los que menos tienen”, enfatizó.

Característico del grupo del estado de México ha sido su protagonismo excluyente y tampoco fue la excepción en el discurso de su candidato a gobernador: “Aquí, en Toluca, empieza una nueva historia para el estado, para el priísmo nacional”.

Como parte de esa escenografía, el hombre más fuerte del Gabinete y del grupo del estado de México, el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, dio un paso al lado en la carrera presidencial.

En dos ocasiones – seis de abril en Washington y 26 de mayo en la Ciudad de México – Videgaray Caso ha asegurado que no buscará ser candidato presidencial del tricolor en 2018.

“¿Quiere ser candidato presidencial?”, le preguntó un reportero en la primera ocasión. “No”, contestó el Canciller.

“¿Le gustaría ser candidato presidencial del PRI?”, le insistió. “No y no quiero”, reiteró Videgaray.

En la segunda ocasión abundó un poco más sobre la misma pregunta:

"No, definitivamente no, es una decisión personal, es lo correcto, es lo que conviene al país, sin duda, al trabajo diplomático de México", respondió.

"Tengo una militancia de la que estoy muy orgulloso pero no ejerzo, estoy dedicado a ser canciller, tengo mi militancia guardada en un cajón. El otro día me preguntaron y dije: porque no, ya no, porque no, porque no. Les voy a repetir lo mismo".

"Es una decisión personal. Creo además que dado el contexto de la política exterior mexicana, nuestra relación con Estados Unidos, el canciller tiene que dedicarse de tiempo completo a esto y mantener, además, neutralidad política. Además todos ustedes saben que yo tengo una militancia política de la cual me siento muy orgulloso, pero es una militancia que no ejerzo en mis funciones de canciller".

"Es algo a lo que en otras etapas de mi vida, es una actividad a la que yo he tenido el privilegio de participar: fui coordinador de la campaña del Presidente de la República, fui coordinador de la campaña del actual gobernador del Estado de México, pero hoy no estoy en eso", aseguró.

Al igual que en 2016, el dato más relevante sigue siendo la falta de credibilidad en el Presidente Enrique Peña Nieto: solo dos de cada 10 le creen, según la última encuesta del diario Reforma, publicada este día.

Estadísticamente, el PRI gobierna actualmente en 15 entidades y en el mejor escenario tras el 4 de junio (de ganar el estado de México), quedaría en 13, la cifra más baja de su historia.

De 2016 a 2017 habría pasado de 22 a 13 entidades gobernadas, es decir, habrá perdido la confianza de una tercera parte del electorado mexicano.

Además, por los escándalos de corrupción, en Coahuila, los hermanos Humberto y Rubén Moreira, así como Roberto Sandoval, de Nayarit pasarían a la creciente lista de priistas perseguidos legalmente.

El PRI lucha por su sobrevivencia.

PAN, el retorno al poder

De cumplirse los pronósticos de triunfo en Coahuila y Nayarit para la alianza encabezada por el PAN, este partido pasaría a gobernar a 13 entidades, algo inédito en la vida del blanquiazul.

Las elecciones municipales de Veracruz podrán refrendar el triunfo del blanquiazul del año pasado y abonarán a su candidato en la elección para gobernador el año entrante.

Para Acción Nacional, los orígenes de los gobernadores pueden desdibujarlo frente al electorado.

En el escenario del triunfo en esas dos entidades, de quienes serían los 13 gobernadores, ocho podrían ser considerados “de sangre azul”:

Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, Coahuila, Chihuahua, Guanajuato, Querétaro y Tamaulipas.

Cuatro más tienen formación, amigos y praxis priísta: Durango, Puebla, Quintana Roo y Veracruz.

El de Nayarit no ha tenido ningún cargo de elección popular ni experiencia en la función pública.

En este escenario de resurgimiento, el PAN tendrá muchas y diversas corrientes en su interior con marcados intereses. Un primer desafío será lograr una cohesión sin una pérdida de identidad.

Al tener una segunda oportunidad se convierte en el eje de las alianzas, en las cuales debe contemplarse una con el PRI, bajo la misma premisa de frenar el populismo de López Obrador y Morena.

Una primera presión para la dirigencia nacional blanquiazul será de un grupo de gobernadores (Baja California Sur, Tamaulipas, Durango, Coahuila, Querétaro, todos ex senadores) considerados “calderonistas”, quienes deberán definir su apuesta política por Margarita Zavala, esposa del ex mandatario, o de algún otro contendiente.

La gala de la praxis de Rafael Moreno Valle Rosas, ex gobernador de Puebla, en la carrera por la postulación presidencial lo aleja de las auténticas corrientes panistas, pero, a la vez, lo coloca en una franja de entendimiento con grupos del sistema PRI – Gobierno.

Por eso será importante monitorear a los diversos grupos al interior del PRI, sus fortalezas y sus alianzas.

La radicalidad de López Obrador y Morena en contra del priismo con todo su sello puede ser un buen espejo en donde el PAN podría reflexionar antes de ceder en términos, principios y doctrina. Los votantes quieren partidos y candidatos definidos, no acomodaticios a los vientos.


Andrés Manuel,
última oportunidad

Fiel a su instinto político, Andrés Manuel López Obrador ha jugado la carta del estado de México en una apuesta para desprestigiar al sistema PRI – Gobierno, victimizarse y granjear simpatías con miras a la presidencial del 2018.

Por eso en las últimas semanas, López Obrador dirigió sus esfuerzos en exhibir la operación del PRI – Gobierno en el estado de México para abonarle a su desprestigio.

Si su candidata, Delfina Gómez gana la elección mexiquense, entonces su golpe de imagen crecerá y abollará al priismo en la misma proporción, pero en términos numéricos no le será suficiente para llegar a la Presidencia.

El margen de diferencia se vuelve el punto central de la elección en el estado de México para contaminar o no las votaciones del 2018.

Sería la primera gubernatura para Morena y un buen referente de ánimo para sus simpatizantes, pero en términos de respaldo se quedará prácticamente solo, pues a excepción del Partido del Trabajo no existe hoy algún otro partido dispuesto a aliarse junto con él.

Incluso hasta el EZLN –como lo anunciaron en diciembre pasado – ya eligió a su candidata presidencial, lo cual representa competirle a un sector de fieles en común.

Con el PRD la alianza se antoja poco menos que probable y al interior de este partido, de sus cuatro gobernadores (Ciudad de México, Michoacán, Morelos y Tabasco) únicamente Miguel Mancera tiene perfil real para competir.

Andrés Manuel, fiel a su instinto político, va solo y es su última oportunidad.



Más información

Mochila Política 12 - Mayo 23, 2017

Ensayan escenarios.
Por Héctor Moreno Valencia

La incertidumbre de los resultados electorales del 4 de junio próximo ha llevado a los grupos y dirigencias de partidos a ensayar escenarios para la sucesión presidencial con diversas propuestas de frentes y alianzas.

Implica una

medición de fuerzas sobre el eje principal de las votaciones a efectuarse dentro de 12 días: el estado de México; sobre las experiencias de los diversos grupos en distintos momentos electorales y la correlación de fuerzas al interior de las estructuras de los partidos.

Los últimos días el ambiente sobre las campañas se ha enrarecido con la publicación de documentos sobre la presunta riqueza de candidatos; la inusitada filtración de encuestas electorales atribuidas a la Presidencia de la República y al Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen).

Aunado a ello, las denuncias y acciones legales por presuntos actos de corrupción desde áreas de gobierno, tanto de Morena como del PRI (las cuales alcanzan hasta el Presidente de la República) hacen prever un ambiente polarizado en los cierres de campaña, lo cual deberá ocurrir los tres últimos días de mayo.

Aunque son esperadas con un manto de incredulidad, legalmente, la última semana todavía podrían publicarse las encuestas con los sondeos previos a las votaciones.

En ese escenario gravitan los reacomodos de grupos y personalidades del sistema PRI- Gobierno; las llamadas del dirigente nacional del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador a una alineamiento de todas las fuerzas de izquierda a favor suyo; la convocatoria de los dirigentes nacionales del PAN y del PRD a formar un frente amplio hacia el 2018.

La premisa es asumida implícitamente: nadie podrá ganar solo la Presidencia.

PRI: recuento de daños
y alineación de grupos

Asumido el control de la dirigencia nacional del Partido Revolucionario Institucional aliado con figuras del salinismo, el grupo del Presidente Enrique Peña Nieto ha trabajado para la definición de uno de los suyos como candidato presidencial tricolor (Mochila Política 02, marzo 07 de 2017) y dentro de ese proceso se ubica la 22 asamblea nacional ordinaria programada para el sábado 12 de agosto.

Para el partido en el poder es una espacio para evaluar los resultados de las elecciones en el estado de México; Coahuila, Nayarit y Veracruz; representa una oportunidad para ajustar la estructura partidista hacia el 2018; revisar –como se hace en cada ocasión de éstas – la declaración de principios, el programa de acción y los estatutos.

Aunque muy desgastada la marca PRI, principalmente por su asociación a la corrupción, no existen hasta ahora indicios de un cambio de denominación. Quizá los resultados de junio sean una referencia para una revisión de esa magnitud.

De ello mismo podría depender si el PRI “destapa” (fiel a su viejo estilo) a su candidato presidencial, que si bien no puede iniciar ninguna acción legal de campaña dado que constitucionalmente el periodo se abre en septiembre, sí le permitirá al partido en el poder ganar semanas de una campaña disfrazada.

Ya en dos ocasiones anteriores, el PRI ha lanzado candidatos presidenciales en esos eventos, primero fue en la Segunda Asamblea Nacional Ordinaria, realizada del 5 al 7 de febrero de 1953 en donde se designó a Adolfo Ruiz Cortines como candidato a la Presidencia de la República.

La otra fue durante la Octava Asamblea Nacional Ordinaria, el 25 de septiembre de 1975, cuando los tricolores destaparon a José López Portillo como candidato presidencial.

En los dos casos, las circunstancias fueron totalmente distintas y en ninguna de las dos ocasiones peligraba la supremacía del PRI.

Desde la designación de Carlos Salinas de Gortari hasta Enrique Peña Nieto, los destapes del PRI han ocurrido entre la primera semana de octubre y los últimos días de noviembre. Los tiempos del destape son producto de la interpretación coyuntural de quien tradicionalmente ha tomado la decisión en ese partido: el Presidente de la República.

Las excepciones han sido las de Roberto Madrazo Pintado en 2005 y la de Enrique Peña Nieto en 2011, cuando los presidentes del país eran los panistas Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa.

Fiel a su ADN, el PRI esperará la decisión del Presidente Enrique Peña Nieto.

De no ocurrir ninguna sorpresa, el tricolor decidirá formalizar una alianza electoral con sus aliados de los últimos años: el Partido Verde Ecologista de México (PVEM); el Partido Nueva Alianza (Panal) y el Partido Encuentro Social (PES).

Hasta ahora ha sido el grupo del Presidente quien ha conducido la política desde el gobierno y desde el partido, y bajo esa premisa es difícil prever la designación de un candidato presidencial extraño a esa corriente.

Fueron los primeros en anunciar sus pasos posteriores a las votaciones del 4 de julio.

Una vieja alianza populista

En dos ocasiones durante las última semanas, el dirigente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador ha llamado a las organizaciones de izquierda, a las escindidas del propio sistema, a formar un frente alrededor de él y de su partido.

Tras dirigir por casi 20 años el Partido de la Revolución Democrática, los grupos liberales escindidos del sistema en 1988, fundaron el Movimiento de Regeneración Nacional; tres años después lo registraron como partido político y dese ahí empiezan a reagruparse (Mochila 05, Marzo 28, 2017 ).

Algunos grupos y personajes del PRD son seguidores de esa corriente ex priistas; el Partido Movimiento Ciudadano es una expresión más de un corriente de ex priistas inconformes con el manejo del poder y que hoy su principal fuerza están en Jalisco, en donde previsiblemente ganarán la gubernatura con la postulación de Enrique Alfaro Ramírez, alcalde de Guadalajara.

Un actor menor, pero también, afín del viejo sistema es el Partido del Trabajo, cuya mejor época pasó durante el sexenio del Presidente Carlos Salinas de Gortari, merced a la amistad y coincidencia política entre el mandatario y el dirigente de ese partido, Alberto Anaya.

En los últimos años, el PT ha oscilado su lealtad de acuerdo a los arreglos del momento con gobernantes y candidatos.

Es decir, López Obrador vuelve a convocar a una gran alianza a los viejos grupos populistas (llamados neocardenistas en los ochentas y noventas) e inconformes del sistema.

Casi 30 años después de su salida del viejo sistema se reedita la pugna ideológica por el proyecto de Nación entre esas dos corrientes: populistas y liberales.

Con los años, López Obrador ha sumado otros activos, y hoy, cuando su figura se realza frente al desencanto de gobiernos priistas y panistas, juega con toda su fuerza su tercera intentona por la Presidencia de la República.

Para el sistema PRI-Gobierno y para el resto de las fuerzas políticas es el adversario a derrotar.

Una tercera vía

Un tercer frente promovido fundamentalmente por los grupos de la izquierda histórica actuantes en el PRD y por la dirigencia del PAN también lanzaron una primera llamada a agruparse en torno a un frente amplio opositor.

Aunque mediáticamente se ha insistido en un desliz de los jóvenes dirigentes de ambos partidos al anunciar ese frente, en realidad dos días antes, Alejandra Barrales, lideresa nacional del PRD ya había abierto el tema de sus negociaciones con el albiazul.

Aun y cuando las experiencias de alianzas electorales entre ambos partidos no han resultado satisfactorias cuando han logrado triunfos, el motor parece ser el mismo: echar al PRI del poder e impedir el avance del populismo liderado por López Obrador.


Impulsadas por el entonces Presidente Felipe Calderón Hinojosa, las alianzas PAN-PRD se hicieron de tres gubernaturas en 2010: Puebla, con el priista Rafael Moreno Valle; Oaxaca con Gabino Cué Monteagudo y Sinaloa, con el priista, Mario López Valdez.

Salvo en Puebla en donde ganó una corriente de priistas empaquetados en color azul, el PAN repitió su triunfo el año pasado.

Otras tres experiencias del 2016 sirven de antecedente para la propuesta: los triunfos en Durango; Veracruz y Quintana Roo, en donde ganaron tres priistas bajo las siglas de la alianza PAN-PRD. La influencia de ambos partidos en los gobiernos queda reducida a su mínima expresión.

Para el 4 de junio solo van en alianza en Nayarit, con Antonio Echavarría, hijo del ex mandatario del mismo nombre, quien llegó a esa posición con una alianza similar. El escenario les es favorable.

Tanto PAN como PRD atraviesan por una etapa de confrontaciones entre sus distintos grupos y corrientes por la candidatura presidencial.

Al interior del PRD, la figura del Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera parece no tener competencia, pero el control de las estructuras partidistas en diversos movimientos lo descolocan frecuentemente como posible abanderado.

Mancera no está afiliado al PRD y eso le abre margen para abrir fronteras y diálogos con agrupaciones y personalidades menos fundamentalistas como con las cuales se confronta hoy.

Al interior del PAN las pugnas con el ex presidente Felipe Calderón se ahondan conforme se acerca la definición de su candidato presidencial; emergieron dos aspirantes más, los ex gobernadores y senadores, Ernesto Ruffo Appel y Juan Carlos Romero Hicks.

La propuesta de un frente amplio para 2018 puede ser la vía para explorar desde una alianza funcional para vigilancia de casillas y del proceso legal hasta la posibilidad de postular un candidato más allá de sus grupos y corrientes.


Otro frente… independiente

Una vez hecha pública la declinación de Jorge Castañeda a favor del senador Armando Ríos Piter, éste se ha dedicado a abrir negociaciones para conformar un frente de aspirantes independientes, como Jaime Rodríguez Calderón, El bronco, gobernador de Nuevo León; el periodista Pedro Ferriz de Con; el ex dirigente de Cencos y ex secretario de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Emilio Álvarez Icaza y hasta con José Gerardo Rodolfo Fernández Noroña.

El Jaguar se independizó de la bancada del PRD, pero su cercanía con el grupo del secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, tejida como egresados ambos del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) ha despertado suspicacias en algunos actores.

Sean uno o varios los independientes, quizá el reto mayor no sea formar un frente, sino pasar la primera prueba de fuego legal: reunir un millón 200 mil firmas entre octubre de 2017 y enero de 2018 para respaldar sus aspiraciones.

Aún así están en la cancha…



Más información

Mochila Política 11 - Mayo 16, 2017

Realidad al límite.
Por Héctor Moreno

Las expresiones de la violencia fuera de control; el creciente desprestigio internacional de figuras priistas por casos de corrupción; las fracturas al interior del sistema priista y la incertidumbre sobre los resultados electorales del 4 de junio

colocan al país en una realidad al límite.

A 19 días de las elecciones estatales en Coahuila, estado de México, Nayarit y Veracruz se percibe una espiral de indignación, temor y desconcierto a pesar de los esfuerzos gubernamentales por insertar en los medios una agenda de participación democrática y desarrollo. La realidad gana los espacios por fuerza propia.

Bajo esa óptica se interpreta una pequeña inserción en la parte baja de la portada del diario Reforma del 16 de mayo, titulada El valor de la libertad, con una breve introducción: precio diario de periódicos independientes que no reciben apoyos gubernamentales y enlista los costos (en pesos) de algunos impresos extranjeros. Al final de la lista coloca su propio costo: 20 pesos.

El costo del resto de los periódicos de la Ciudad de México oscila entre 3 y 15; la mayoría cuestan 10 pesos.

El fracaso del sexenio

La espiral de impunidad, reflejada en estadísticas y confirmada por hechos muestra con claridad el fracaso de la política de seguridad del gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto, cuando falta todavía año y medio a su gestión.

Cifras oficiales indican al inicio de este año un total de 79 mil 344 homicidios dolosos; hay casi 5 mil 700 secuestros; se contabilizan más de 13 mil desaparecidos y más de 600 cuerpos en fosas clandestinas.

La percepción se ha reforzado las últimas semanas con los enfrentamientos entre el Ejército y ladrones de ductos de Pemex (huachicoleros), con saldo de varios muertos de ambos lados, con el agravante de una presunta ejecución extrajudicial de un delincuente a manos de un soldado.

Las imágenes (grabadas en videocámaras bajo control de los delincuentes) fueron filtradas y se dirigen a trabar la decisión de mantener en la calle a las fuerzas federales para enfrentar a la delincuencia organizada, las cuales son las únicas actuantes frente a la omisión de la mayoría de los cuerpos de seguridad estatales y municipales.

Las constantes ejecuciones, asesinatos, enfrentamientos a balazos entre grupos de la delincuencia organizada y con fuerzas federales en Guerrero, Tamaulipas y Sinaloa se han ido incorporando como parte del paisaje cotidiano ante el fracaso de la estrategia oficial para combatirlos.

Los asesinatos de dos personajes en dos de esas entidades, Miriam Elizabeth Rodríguez Martínez, activista y líder del Colectivo de Desaparecidos en San Fernando, Tamaulipas y el periodista Jesús Javier Valdéz Cárdenas, fundador del semanario Río Doce de Culiacán desataron la indignación social.

En respuesta al asesinato de la activista, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong encabezó, otra vez, una reunión del Gabinete de Seguridad y el gobernador del estado con la asistencia de representantes de la sociedad.

El resultado fue el mismo que en junio de 2014 cuando Osorio Chong encabezó una reunión similar: la sociedad no les cree, como asentaron declaraciones de dirigentes empresariales asistentes a las reuniones.

El periodista y escritor, Valdéz Cárdenas, hombre de prestigio y simpatías en el gremio periodístico por su valor en la cobertura de temas del narcotráfico fue el sexto periodista asesinado en lo que va del año y las reacciones en México y en el extranjero vuelven a desprestigiar al gobierno de Peña Nieto.

A las protestas callejeras de los periodistas en algunas ciudades se sumó un inusitado paro laboral en varios medios digitales.

En ese ambiente de indignación se perpetró un atentado con arma blanca contra un sacerdote mientras oficiaba misa en la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México. Conocer la identidad del agresor y las causas del hecho serán una buena pauta para entender el suceso y dimensionarlo.

Las alcantarillas se saturan

A pesar de los esfuerzos oficiales (tanto del Gobierno como del PRI) por equiparar la corrupción como un mal de gobiernos y partidos de todos los colores, el cauce legal de casos en donde aparecen figuras priistas parece tener saturados los ductos político – legales del sistema.

Tres casos ventilados en el extranjero:

1.- En Brasil, Marcelo Odebrecht, el ex presidente de la constructora Odebrecht podría revelar este jueves las redes de corrupción tejidas en México por su empresa para ganar contratos en Pemex y hasta ahora el nombre del ex director de esa paraestatal, Emilio Lozoya Austin es el más mencionado en ese caso.

2.- En España, las autoridades judiciales descubrieron una red de la empresa constructora OHL, desde cuya filial en México se habrían destinado recursos para corromper a funcionarios de aquel país. Hace unos días, en México, integrantes de la iniciativa Ahora presentaron una queja ante el Instituto Nacional Electoral (INE) contra de Alfredo del Mazo Maza, candidato del PRI a la gubernatura del Estado México, por el presunto financiamiento de su campaña con recursos ilícitos de dicha empresa.

Emilio Álvarez Icaza, ex secretario de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y aspirante presidencial independiente, encabezó la denuncia y aseguró que presentaron pruebas documentales de que el Gobierno del Estado de México autorizó a OHL ampliaciones para explotar las concesiones carreteras, a cambio de que financiaran la campaña de Del Mazo.

3.- Familiares del ex gobernador de Coahuila, Humberto Moreira están investigados en Estados Unidos por haber manejado más de 60 millones de dólares entre 2013 y 2016 en Mónaco y en Islas Caimán, de acuerdo a lo publicado por Reforma.

Al estilo de su aliado Andrés Manuel López Obrador, el ex gobernador Moreira grabó un video de unos cinco minutos la noche previa a la publicación del diario para hacer gala de información anticipada, en donde desmiente al diario y amenaza con demandar.

Tres más en curso en el ámbito nacional:

El ex gobernador de Chihuahua César Duarte Jáquez sigue prófugo mientras las autoridades de la Fiscalía del estado detienen a algunos de los involucrados en hechos de corrupción en su sexenio.

En Quintana Roo, dos ex funcionarios del gobierno de Roberto Borge Ángulo fueron detenidos, también por denuncias de corrupción. Uno quedó preso; la otra funcionaria alcanzó fianza.

El 17 de abril pasado, diversas personalidades de Nayarit interpusieron demanda en la Procuraduría General de la República (PGR) por el presunto enriquecimiento inexplicable del actual gobernador, Roberto Sandoval Castañeda.

La exhibición del gobernante hace cinco años de un rancho de su propiedad, llamado El Ensueño, en el municipio de San Blas, en donde aparentemente desarrolló negocios con el ex gobernador de Chihuahua, César Duarte, alimentan las sospechas.

Dicho gobernador ya está en la mira, desde la detención del Fiscal en funciones, Edgar Veytia por el gobierno norteamericano, acusado y procesado por narcotráfico en aquel país.

La delgada línea
de las elecciones

Conforme se acerca el 4 de junio, los escenarios políticos perfilan con mayor claridad las alianzas y fracturas, pero no el resultado de las votaciones.

Han cobrado tal significado esas elecciones – particularmente las del estado de México, cuna del grupo en el poder – que las alianzas y rompimientos serán referencia obligada para todas las fuerzas políticas interesadas en influir en el escenario de la elección presidencial.


De ahí la relevancia de las alianzas del dirigente nacional del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador con el ex gobernador de Coahuila, Humberto Moreira Valdéz y con el grupo magisterial del estado de México afín a la cautiva Elba Esther Gordillo, pues ambos representan fracturas importantes al interior del sistema PRI – Gobierno.

Moreira Valdéz representa a un grupo de liberales cuyo poder se manifestó cuando fue dirigente nacional del PRI, desde donde impulsó a la llamada “nueva generación” de priistas, entre quienes está el hoy Presidente de la República.

Tras la publicación de Reforma, sobre las cuentas de familiares de Moreira en Mónaco e Islas Caimán, el dirigente nacional del tricolor, Enrique Ochoa Reza pidió se le investigara. Ese parece ser apenas el comienzo.

En el caso de la alianza de López Obrador con la sección 36 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), la cual aglutina a más de 90 mil profesores, ésta podría ser la fuerza necesaria para inclinar la balanza a su favor en las elecciones del estado de México.

Ya en 2006, por una negociación entre el entonces dirigente nacional del PAN, Manuel Espino Barrientos y la profesora Elba Esther Gordillo Morales, el candidato albiazul, Felipe Calderón Hinojosa pudo ganar la Presidencia con un mínimo de diferencia sobre López Obrador.

La actual alianza AMLO-SNTE, podría explicar el ultimátum lanzado hace unos días por el tabasqueño a formar un frente amplio de izquierda hacia 2018, pues es altamente probable que para esas fechas, ya se hubiera concretado dicha alianza.

Un tercer frente al interior del sistema PRI – Gobierno es la llamada corriente Democracia Interna, entre quienes figuran el ex gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz Ortiz y César Augusto Santiago Ramírez, quienes pugnan porque el candidato presidencial sea electo por voto directo de los militantes y simpatizantes en todo el país.

Ante ello, el sistema se va cerrando, las presiones aumentan y la realidad se ve forzada… casi a su límite.



Más información

Mochila Política 10 - Mayo 09, 2017

Gobierno de coalición, ¿llamada de emergencia?.
Por Héctor Moreno

Conforme se asoman fisuras en el sistema PRI – Gobierno y las preferencias electorales para junio abren mayores posibilidades de triunfos opositores, las propuestas de formar gobiernos de coalición se transforman en una

llamada de emergencia para la gobernabilidad del país.

Hasta ahora, los jefes de las dos fuerzas electorales principales, el Presidente Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador, presidente del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) han rechazado públicamente esa posibilidad.

El rechazo es parte de la lógica de su enfrentamiento, es un todo o nada, pues el principio de un gobierno de coalición es compartir el poder para lograr una mayor base de apoyo, legitimarse y darle al país una nueva etapa democrática.

Las principales propuestas las han planteado Manlio Fabio Beltrones Rivera, ex dirigente nacional del PRI y Marco Antonio Adame Castillo, ex gobernador de Morelos y actual secretario de Relaciones Internacionales del CEN del PAN.

Las resistencias de los otros actores podrían ser influenciadas por los reacomodos de grupos y personalidades en torno a la sucesión presidencial del próximo año y las tendencias para los comicios del 4 de junio.

Dos ejemplos de los reacomodos, son, primero, las reapariciones públicas del principal impulsor de los gobiernos de coalición al interior del PRI, Manlio Fabio Beltrones Rivera en eventos organizados por perredistas.

El otro, es el llamado de Rafael Ochoa Guzmán, ex líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) entre 2001 y 2011 a los maestros para votar por Delfina Gómez, candidata de Morena al gobierno del estado de México.

Y dijo –según la nota del diario Reforma – de parte de quien hacía la convocatoria: de Elba Esther Gordillo Morales, hoy presa.

Aunado a ello, las recientes encuestas sobre las elecciones en el estado de México muestran a un candidato del PRI, Alfredo Del Mazo rebasado por la candidata de Morena; en otras se registra un empate técnico; los indecisos son casi un tercio y los que “nunca votarían” por el PRI tienen un peso importante.

Pero si los resultados del 4 de junio fueran el detonante para impulsar cambios legales, entonces la oportunidad se habrá perdido porque el 31 de mayo es el límite para realizar reformas en materia electoral aplicables a los comicios de 2018, el cual formalmente inicia en septiembre de este año.



Más información

Mochila Política 9 - Mayo 03, 2017

Dámaso, El Chapo Guzmán y sus redes políticas
Por Héctor Moreno

Con la detención de Dámaso López Núñez, El licenciado, por parte de la Policía Federal y del Ejército, se movió una pieza más del reacomodo en el llamado Cártel de Sinaloa, con lo cual, la familia de Joaquín El

Chapo Guzmán consolida su preeminencia en esa organización.

A pesar de la estridencia oficial sobre su captura y la de las filtraciones para colocarlo en la categoría de “los” importantes, la historia de su incursión al mundo del narcotráfico a través de conductos políticos evidencia su peso como un alfil dentro de un mundo en donde la política y unos cuantos delincuentes son quienes realmente mandan.

Su perfil como un buen segundo de a bordo del Chapo Guzmán, su pretendido valor por las presuntas acciones armadas en contra de la familia de éste último, tienen importancia limitada si al final carece de una red de protección política y de seguridad.

Durante los dos últimos sexenios – el del Presidente Felipe Calderón Hinojosa (PAN) y el actual – el combate a los distintos grupos del narcotráfico ha marcado una línea consistente: la sobrevivencia del grupo de Sinaloa, con sus líderes y familias tradicionales.

Bajo esa óptica se entiende que en los últimos tres meses, las operaciones de las fuerzas armadas federales del gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto han descolocado a los grupos delincuenciales opositores a las tradicionales familias controladoras del grupo de Sinaloa (Mochila Política 10. Rescate del Cártel de Sinaloa. 27 de febrero 2017)

Tras la detención y extradición del Chapo Guzmán, al interior de esa organización tres grupos se disputaban ese lugar:

a) Dámaso López Núñez, El licenciado y su hijo, el Minilic, Dámaso López Serrano

b) Aureliano, El Guano, Guzmán Loera (hermano de Joaquín) y sus sobrinos Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar

c) Ismael El Mayo Zambada García y uno de sus hijos, conocido como El Flaco.

La captura de López Núñez – a quien extrañamente las autoridades culpan de haber pretendido una alianza con el Cártel de Jalisco Nueva Generación – revalida un regla no escrita en los grupos criminales: los lazos familiares están por encima de los compadres o los amigos.

Heredas al hijo, no al compadre, pareciera ser el mensaje, pues El licenciado, a decir de las versiones filtradas en algunos medios impresos, es compadre del Chapo Guzmán. Varias versiones periodísticas y semioficiales lo daban como seguro sucesor.

Pero El licenciado, desde su incursión al mundo de los narcos, fue un alfil.

De amistades políticas

En algunos medios se revelaron nuevos datos sobre la trayectoria inicial de Dámaso López como policía y su labor de acercamiento y apoyo a Joaquín El Chapo Guzmán hasta ayudarlo a fugarse de la prisión federal de máxima seguridad en Puente Grande, Jalisco en enero de 2001.

De lo más sobresaliente de esos pedazos de historia, sustentados en documentos oficiales, son las pistas de un grupo de políticos sinaloenses priistas con influencia en el gobierno del Presidente Ernesto Zedillo Ponce de León (1994 – 2000), quienes crearon las condiciones para acercar al Licenciado con El Chapo.

Según esos documentos, El licenciado trabajó en la Policía Judicial de Sinaloa desde 1991 hasta el 16 de marzo de 1998 cuando entró a trabajar como subdirector de Seguridad Interna en el Centro Federal de Rehabilitación Psicosocial en el municipio de Ciudad Ayala, Morelos. Este centro penitenciario depende de la secretaría de Gobernación.

Un año después, en febrero de 1999, con todo y su plaza, López Núñez fue comisionado al Centro Federal de Readaptación Social número 2, de Puente Grande, Jalisco por un paisano suyo, Marco Antonio Zazueta Félix, entonces director general de Prevención y Readaptación Social de la secretaría de Gobernación.

Esa gestión hizo posible que El licenciado entrara en contacto con El Chapo Guzmán para controlar el penal y desde entonces preparar las condiciones para su fuga, ocurrida el 19 de enero de 2001.

En 1999 el secretario de Gobernación era el sinaloense, Francisco Labastida Ochoa y el abogado Zazueta Félix era y seguiría siendo un hombre muy cercano a él.

Cuando Labastida Ochoa fue gobernador de Sinaloa (1987-1992), Zazueta Félix lo acompañó como director de Gobierno en 1989; fue director técnico de la Comisión Estatal Electoral.

En el gobierno federal, Zazueta Félix tuvo varios cargos, pero los más destacados fueron por su cercanía con otro sinaloense, Carlos Fernando Almada López, quien, entre 1994 y 1995 fue director corporativo de Petróleos Mexicanos y ahí llevó a Zazueta Félix como director jurídico.

Carlos F. Almada fue vocero del Presidente Ernesto Zedillo Ponce de León, entre 1996 y 1997 y designó a Zazueta Félix como Coordinador de Asesores de la Oficina de Comunicación Social de la Presidencia de la República.

De ahí, Zazueta Félix reapareció como director general de Prevención y Readaptación Social de la secretaría de Gobernación. En el organigrama, el subsecretario del área era el hidalguense Jesús Murillo Karam.

Cuando su paisano, Francisco Labastida Ochoa fue candidato presidencial del PRI en el año dos mil, Zazueta Félix se fue de subsecretario de Elecciones del
Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI, así como representante de ese partido ante el IFE.

En el 2001, el gobierno del Presidente Vicente Fox Quesada (panista) interpuso una denuncia ante la Procuraduría General de la República por el presunto desvío de recursos de Pemex por un monto de mil 500 millones de pesos a la campaña de Labastida Ochoa en el dos mil. Ese fue el llamado Pemexgate.

Dentro de ese caso, Carlos F. Almada fue uno de los varios ex funcionarios de Pemex contra quienes se libró orden de aprehensión en octubre de 2002.

El abogado defensor de los involucrados en el Pemexgate fue Marco Antonio Zazueta Félix. Algunos de los testigos protegidos de la PGR revelaron que habían trabajado con Zazueta Félix en la Presidencia de la República, en Gobernación, en el PRI y cuando fue representante ante el IFE.

Tres años después, Zazueta Félix fue secretario de Seguridad Pública con el gobernador de Sinaloa, Jesús Aguilar Padilla (amigo y socio de Jesús Vizcarra Calderón, propietario de SuKarne, el ganadero y productor de carne bovina más importante de México) y asesor de la campaña de Mario López Valdez en 2010.

Zazueta Félix fue realmente el instrumentador de la relación de Dámaso López Núñez con El Chapo Guzmán y a partir de ahí, éste se convirtió en el brazo derecho de quien fuera considerado por la DEA como el capo número uno del mundo.

La relación del grupo de Joaquín El Chapo Guzmán con Labastida Ochoa la terminó de perfilar otro hombre del hampa.

Pablo Tostado Félix, enemigo acérrimo del grupo del Chapo Guzmán, detenido primero en Querétaro; después en Guanajuato por el presunto secuestro de la esposa de otro presunto lavandero sinaloense, declaró ante los juzgados lo que sabía del involucramiento de políticos y narcotraficantes en Sinaloa.

Reveló que un supuesto empresario de nombre Manuel Beltrán Arredondo (compadre de El Chapo Guzmán) era una pieza relevante en ese eje:

"Para tener una idea del poder de Manuel Beltrán, él es compadre de Francisco Labastida Ochoa y le pagaron la campaña. Juan S. Millán pagó la campaña de Labastida con dinero de Manuel y de su hijo Julio Beltrán Quintero. El
narcotráfico paga las campañas y tienen un enorme cobijo y protección", según cita el periodista Alejandro Gutiérrez, en su libro Narcotráfico, el gran desafío de Calderón, publicado por editorial Planeta.

Por eso, Dámaso López Núñez, El licenciado, era una pieza más del engranaje.

Los otros actores relevantes han desaparecido de la escena o han cambiado de posición:

Francisco Labastida Ochoa fue senador hasta 2012.

Marco Antonio Zazueta Félix abandonó las filas del PRI después de más de 30 años de militancia y, gustosos, los del Partido Acción Nacional (PAN) lo recibieron y hasta lo nombraron su representante legal ante las autoridades electorales en el proceso de 2016 en que la gubernatura regresó a las siglas del PRI con Quirino Ordaz Coppel.

Manuel Beltrán Arredondo, sus hijos, y hermanos fueron asesinados gradualmente.

Pablo Tostado Félix fue hallado muerto el 7 de mayo de 2009 en el penal estatal de Durango tras un motín. Fue el único muerto. Estaba colgado y tenía un balazo a la altura del pecho. Oficialmente se suicidó.

Joaquín Archivaldo El Chapo Guzmán Loera está preso en Estados Unidos y bajo proceso en Nueva York.

Pero a sus hijos y a sus hermanos se les abrió el margen para seguir al frente de la aún considerada la organización del narcotráfico más importante de México y Estados Unidos.



Más información

Mochila Política 8 - Abril 26, 2017

Avanzan Morena y PAN; PRI – Gobierno desespera.
Por Héctor Moreno

Conforme el respaldo popular se perfila hacia Morena o el PAN en las preferencias electorales para las votaciones del 4 de junio, el PRI – Gobierno se atrinchera y desde diversos puntos del tablero endurece postura en la

ruta de la sucesión presidencial.

Hasta las formas empiezan a perderse en el debate público.

Un par de frases registradas por los medios, dejan entrever un grado de desesperación en puntos neurálgicos del poder.

“No hay chile que les embone. Si no los agarramos, porque no los agarramos; si los agarramos, porque los agarramos”, les dijo el Presidente Enrique Peña Nieto a los reporteros al término de la ceremonia de toma de nota a Carlos Aceves del Olmo como presidente del Congreso del Trabajo. 

Así respondió, fuera de grabadoras, a las críticas de las detenciones de los ex gobernadores Tomás Yarrington Ruvalcaba y Javier Duarte de Ochoa.

Unos días después, el presidente de la mesa directiva del Senado de la República, Pablo Escudero Morales, yerno de Manlio Fabio Beltrones, reclamó a quienes habían criticado el decreto emitido por la Procuraduría General de la República para regular a la fiscalía anticorrupción… que no existe, porque los legisladores no han designado a su titular.

“…quienes critican el Acuerdo A/029/17 emitido por la Procuraduría General de la República (PGR) respecto a las atribuciones de la Fiscalía Especializada en Delitos relacionados con Hechos de Corrupción lo hacen por ignorancia o mala fe”, dijo el senador del Partido Verde Ecologista de México (PVEM).

La PGR, precisó, simplemente armonizó diversos ordenamientos legales sobre la nueva figura.

Esa fue su respuesta al diario Reforma que ese día su titular principal fue: “Agandalla PGR a nueva fiscalía”.

Imposiciones e indefiniciones

Y es que en los últimos días, como mayoría, el PRI ha impuesto decisiones o ha omitido impulsar otras sobre temas relevantes.

Inexplicablemente la mayoría priista y sus aliados impusieron en el Senado de la República la designación de la joven Paloma Merodio Gómez como integrante de la Junta de Gobierno del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Es la vicepresidenta del organismo.

En la Cámara de Diputados exoneraron de un juicio político al ex director de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya Thalman por su participación en el escándalo internacional de corrupción y sobornos alrededor de la firma brasileña Odebrecht.

Mientras tanto, la secretaría de la Función Pública anuncia que sancionó a varios funcionarios de Pemex, pero omite dar los nombres y las faltas cometidas por los mismos.

En suspenso quedan la aprobación de la Ley de Seguridad interior; la designación del fiscal anticorrupción, entre otros temas.

La operación política del Gobierno en el estado de México no está dando resultados, las encuestas ubican a la profesora Delfina Gómez, candidata del Partido Movimiento de Regeneración Nacional como puntera en las preferencias ciudadanas. Ya rebasó al priista Alfredo del Mazo Maza.

En Coahuila, ya empataron los candidatos del PAN, Guillermo Anaya Llamas y el del PRI, Miguel Ángel Riquelme Solís

Debate de tres bandas

La alianza López Obrador – Humberto Moreira cerró una pinza sobre el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa y lo exhibió como un político corrupto, de doble moral.

El guiño del dirigente de Morena al ex líder nacional del PRI (Mochila Política 16, 11 de abril 2017) les permitió a ambos abrir un debate desde Coahuila, pero con alcances en el primer nivel de la política nacional.

López Obrador mostró un documento oficial de una oficina de la PGR emitido un par de meses antes de terminar el sexenio del panista, en el cual se exonera al ex gobernador de Coahuila de diversos delitos graves.

Humberto Moreira se lanzó contra el ex presidente con un video en el cual lo tilda de borracho, ratero y mentiroso.
Calderón Hinojosa no supo precisar si el documento exhibido por López Obrador era real o no.

López Obrador y Humberto Moreira avanzan cada uno en sus carriles, con la exhibición a Calderón Hinojosa pegan en la campaña de su esposa, Margarita Zavala, aspirante a la candidatura presidencial panista.

Por lo pronto, el PRI ya corrió el trámite de formalizar la expulsión de Humberto Moreira de su filas.



Más información

Mochila Política 7 - Abril 19, 2017

Duarte, el distractor.
Por Héctor Moreno

Con ocho días de diferencia; con la misma táctica de captura y difusión usada por los norteamericanos e italianos en la aprehensión de Tomás Yarrington, el gobierno mexicano presumió la captura del ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte de

Ochoa la cual se ha ido configurando como una jugada distractora.

El gobierno federal coloca la captura de Duarte en un carril paralelo al proceso legal de Yarrington y podrá ser explotado mediáticamente en la medida en tanto cuanto sirva para minimizar los efectos previsibles al sistema por el caso del tamaulipeco.

Si bien el gobierno conoce ambos casos, solo el del veracruzano está en su control.

Con Las detenciones del fiscal en funciones de Nayarit, Edgar Veytia Cambero el 29 de marzo en San Diego, California y del ex gobernador de Tamaulipas, Tomás Jesús Yarrington Ruvalcaba en Florencia, Italia, el 9 de abril, el gobierno estadounidense se está haciendo de información sobre la cobertura política al narcotráfico de parte de gobiernos y personajes priistas. (Mochila Política 16)

Mientras Duarte de Ochoa está acusado principalmente de formar una red de corrupción para de desviar recursos oficiales, sobre Yarrington Ruvalcaba y Veytia Cambero pesan acusaciones de dirigir, encubrir y desarrollar actividades de delincuencia organizada, como narcotráfico.

Esa es la diferencia fundamental y eso marca la importancia de los casos.

Una copia
Javier Duarte de Ochoa fue capturado el sábado 15 de abril en un lugar de descanso de Guatemala, en un operativo de la Policía de ese país, en el cual intervinieron policías mexicanos, a quienes intencionalmente se les tomaron videos y fotografías de espaldas, en donde se leía Agencia de Investigación Criminal.

En el caso de Yarrington Ruvalcaba, se muestra claramente el operativo donde aparecen los policías italianos y una toma donde aparece un policía de una agencia norteamericana (ICE) como participante dentro del mismo.

Ambos operativos fueron nocturnos.

La difusión de la captura corrió cargo del gobierno mexicano y en ella resaltó el papel de colaboración internacional con las autoridades guatemaltecas de parte de los organismos de inteligencia del gobierno mexicano.

En el caso de Yarrington fueron las autoridades italianas quienes al día siguiente de la captura clarificaron que su detención fue a petición del gobierno norteamericano y confirmó que agentes de ese país habían estado presentes. Nunca mencionaron al gobierno mexicano.

Triunfos expropiados
El 17 de abril, la Fiscalía General de Guatemala aseguró al portal sin embargo, que actuó conforme a la ley al compás de las solicitudes del Gobierno de México y que Javier Duarte de Ochoa no pudo ser detenido antes porque no existía una solicitud de aprehensión para extradición por parte de la Procuraduría General de la República (PGR).

“El Ministerio Público de Guatemala recibió el 15 de abril una nota verbal canalizada a través de la embajada de México acreditada en Guatemala. En esa nota el Gobierno de los Estados Unidos Mexicanos nos pedía la aprehensión provisional con miras a una solicitud formal de extradición, o sea a México, del señor Javier Duarte de Ochoa de nacionalidad mexicana. De tal manera que antes del 15 de abril el Ministerio Público de Guatemala no podía actuar en función de extradición porque no había una solicitud. No se había recibido esta nota verbal del Gobierno de los Estados Unidos Mexicanos”, precisó a sin embargo, la fiscal Thelma Aldana Hernández.

El mismo portal publicó al día siguiente una entrevista con un ex ministro de Relaciones Exteriores de ese país.

“Javier Duarte de Ochoa pudo haber sido expulsado de Guatemala a México de inmediato debido a su irregular situación migratoria, en vez de ser sometido al proceso de extradición, apuntó el ex Ministro de Relaciones Exteriores de ese país, Gabriel Orellana Rojas.

“Me temo que hubo un interés, no lo descarto, de parte de las autoridades mexicanas, de que la captura se hiciera con base a la orden internacional [de PGR] y toda la parafernalia que rodea estos casos. Hemos visto que hay una carga política muy grande, y un interés de algunos sectores de tomar [a Duarte] esto como un trofeo de cacería”.

“No hubiera sido lo mismo que lo expulsaran por indocumentado del país [Guatemala]. Sino que había que hacer todo un asunto sobre la captura”, dijo el ex alto funcionario.

El ejemplo fue la primera detención de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, El Chapo Guzmán, ocurrida en junio de 1993, cuando era perseguido por la PGR tras verse involucrado en el asesinato del Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, el 24 de mayo de ese año en el aeropuerto internacional de Guadalajara, Jalisco. El mismo día de su detención fue entregado a las autoridades mexicanas, sin proceso de extradición de por medio.

Quien lo recibió fue el coronel Jorge Carrillo Olea, entonces coordinador de la lucha antidrogas. El Procurador General de la República era el extinto Jorge Carpizo McGregor.

Hasta ahora, solo con la información difundida en medios por las autoridades guatemaltecas y mexicanas, existen cuatro versiones sobre cómo ocurrió la detención de Duarte de Ochoa.

En ese ambiente sembrado de dudas, el Presidente Enrique Peña Nieto, el lunes 17 de abril, durante la ceremonia de toma de nota y de protesta de la nueva directiva del Congreso del Trabajo realizada en Los Pinos, dijo que las capturas de Yarrington y Duarte representan un signo claro del combate contra la impunidad que ha emprendido el gobierno de la República.

“Por ello, quienes quebrantan la ley deben responder por sus actos. Independientemente de lo que determine el Poder Judicial, estas detenciones son un mensaje firme y contundente del Estado mexicano contra la impunidad”, dijo el Presidente. Felicitó a las agencias, unidades de inteligencia, seguridad y procuración de justicia, por su profesionalismo y compromiso con el país.

Mientras tanto, un gran jurado en Estados Unidos dictaminó un tercer cargo criminal contra el ex gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández Flores, sucesor de Yarrington y prófugo de la justicia norteamericana desde 2015.



Más información

Mochila Política 6 - abril 11, 2017

Entra Trump en la sucesión; ahondan pugnas del sistema
Por Héctor Moreno Valencia

Las acciones del gobierno del presidente norteamericano Donald Trump en contra del narcotráfico en menos de 15 días y un guiño de Andrés Manuel López Obrador al ex dirigente nacional del PRI, Humberto

Moreira ahondan las dificultades y dividen más a las corrientes del viejo sistema por la sucesión presidencial.

Con Las detenciones del fiscal en funciones de Nayarit, Edgar Veytia el 29 de marzo en San Diego, California y del ex gobernador de Tamaulipas, Tomás Jesús Yarrington Ruvalcaba en Florencia, Italia, el 9 de abril, el gobierno estadounidense se está haciendo de información sobre la cobertura política al narcotráfico de parte de gobiernos y personajes priistas.

La detención del Fiscal de Nayarit ocurrió cuatro días antes del arranque de las campañas a gobernador.

La detención más relevante, la de Yarrington Ruvalcaba pega a uno de los enclaves de poder fáctico del viejo sistema, Tamaulipas, desde donde las diversas corrientes hicieron la piedra angular para fundar el Partido Nacional Revolucionario (hoy PRI) hasta convertirlo en un territorio casi totalmente impune para el contrabando de alcohol, mercancías y drogas.

La vida política de Tamaulipas es una especie de caja negra del viejo sistema político priista.

Paralelamente a los embates de Estados Unidos, el ex dirigente nacional del PRI, Humberto Moreira Valdés en un debate con el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa abrió una alianza de facto con Andrés Manuel López Obrador, al asegurar que el panista se había robado la elección de 2006.

"Como dijo Humberto Moreira, en 2006 nos robaron la presidencia", refirió López Obrador el domingo 9 de abril, al encabezar la firma del Acuerdo de Unidad para la Prosperidad del Pueblo y el Renacimiento de México, en el Monumento a la Revolución.

Moreira Valdés está prácticamente expulsado de las filas del PRI, al haber aceptado una candidatura a diputado local plurinominal en Coahuila por el Partido Joven, pero con su declaración legitima a quien hoy es considerado el adversario a derrotar por el priismo y el gobierno del Presidente Peña Nieto.

Su figura, como impulsor de una generación de gobernadores priistas como Roberto Borge Angulo, de Quintana Roo; Jorge Aristóteles Sandoval García, de Jalisco; de su hermano Rubén Moreira Valdés, de Coahuila y de la candidatura presidencial de Enrique Peña Nieto, y como líder de un grupo de liberales en el país ahonda las diferencias entre las corrientes del viejo sistema.

Una caja negra

A lo largo de décadas, los grupos del viejo sistema hicieron de Tamaulipas un territorio donde casi desapareció la línea de lo legal con lo ilegal, según lo demuestran archivos de la extinta Dirección Federal de Seguridad y diversos estudios académicos.

Uno de los artífices de la fundación del sistema fue Emilio Portes Gil, quien fundó en 1924 el Partido Socialista Fronterizo.

“Pero su rol definitivo ocurrió tras el asesinato de Obregón, quien había sido electo presidente de la República por segunda ocasión en 1928. Portes Gil, que fungió como Secretario de Gobernación con Calles, asumió como interino hasta 1930. Siendo presidente fundó junto con Calles el Partido Nacional Revolucionario, antecesor del PRI. Carlos Antonio Flores Pérez, el investigador del Ciesas, dice que el PNR fue una copia al carbón del Partido Socialista Fronterizo, una estructura “esencialmente dominada de manera personalista, a partir de camarillas políticas”, narra Ignacio Alvarado Álvarez, en un trabajo titulado, “Tamaulipas y el Estado Mafioso”, publicado en enero de 2014.

Durante décadas, en dicho estado se gestó y desarrolló el contrabando de mercancías y drogas bajo la protección de los grupos políticos, bajo la jefatura de Juan Nepomuceno Guerra. Primero fueron los nacionalistas revolucionarios con Portes Gil; después, el alemanismo lo controló por décadas.

De acuerdo con Carlos Antonio Flores Pérez, en un trabajo publicado en el Boletín Criminológico, del Instituto Andaluz Interuniversitario de Criminología, en mayo del 2010, titulado “La protección política en los orígenes del Cártel del Golfo”, desde la década de los 60 y 70 se conformó un grupo con Emilio Martínez Manatou; Carlos Hank González; el sinaloense Leopoldo Sánchez Celis, Oscar Flores Sánchez, ex gobernador de Chihuahua y otros más.

“Un memorándum de la DFS, fechado en agosto de 1962, y firmado por su propio titular, el coronel Manuel Rangel Escamilla, refiere una reunión entre los ex Presidentes Emilio Portes Gil, Lázaro Cárdenas y Alfonso Ruiz Cortines, donde el primero había afirmado que, sobre la sucesión en Tamaulipas, el Ministro de Industria y Comercio de entonces, Raúl Salinas Lozano apoyaba a Emilio Martínez Manatou para la candidatura”, señala el estudio de Flores Pérez.

“Años más tarde, entre los personajes cercanos a Martínez Manatou, que apoyaron sus aspiraciones presidenciales en 1970, se contaba también Carlos Hank González, ex titular de la Compañía Nacional de Subsistencias Populares (CONASUPO), ex gobernador del estado de México, regente del D.F. y anterior compañero de legislatura de aquél. Hank González tenía estrecha relación con Raúl Salinas Lozano, según documentos de la DFS, con quien compartía intereses en varios negocios que, según esta corporación, eran prácticamente propiedad de un pariente del segundo, el general Bonifacio Salinas Leal, cuyo encargado era el ahijado de éste, Roberto González Barrera, consuegro de Carlos Hank”, puntualiza.

“Años más tarde, un documento del Centro de inteligencia antinarcóticos del ejército mexicano, cuyos extractos circularon en la prensa del país en 1997, y al cual tuvo acceso el autor, señalaba presuntos vínculos de Hank, Salinas Lozano y González Barrera con el Cártel del Golfo. Incluso involucraba también a Carlos y Raúl Salinas de Gortari, siendo éste último sujeto a proceso judicial en el país por presunto blanqueo de capitales proveniente del narcotráfico. Estuvo también 10 años preso por la autoría intelectual del asesinato de José Francisco Ruiz Massieu, su cuñado. En 2005, los tribunales mexicanos lo exculparon”, señala.

Precisamente bajo este último grupo quedó el control político de Tamaulipas, pues a la llegada de Carlos Salinas de Gortari a la Presidencia de la República coincide con la consolidación y auge del llamado Cártel del Golfo, entonces liderado por Juan García Ábrego, sobrino de Nepomuceno Guerra, el contrabandista protegido por décadas por el sistema.

Bajo ese contexto emerge de las filas del PRI Tomás Jesús Yarrington Ruvalcaba, un hombre de familia humilde, a cuyo padre se le recuerda como administrador del panteón municipal de Matamoros, cuna de la familia.

Yarrington Ruvalcaba es electo diputado federal a la LV Legislatura al Congreso de la Unión, de 1991 a 1994, cuando Luis Donaldo Colosio era dirigente nacional del PRI; Yarrington pidió licencia para ser electo alcalde de Matamoros de 1993 a 1995 y fue gobernador del estado del 1 de enero de 1999 al 31 de diciembre de 2004.

El gobierno norteamericano lo buscaba por sus nexos con los cárteles mexicanos desde que era alcalde de Matamoros; por su asociación para delinquir, por tráfico internacional de drogas, lavado de dinero, fraude bancario y evasión fiscal en Texas, por inversiones para desarrollos inmobiliarios, como un centro comercial en San Antonio, llamado La Cantera.

Uno de sus principales operadores fue Eduardo Cayetano García Puebla, quien durante su sexenio fungió como coordinador de asesores, de acuerdo a las denuncias de testigos contenidas en el expediente judicial. García Puebla es recordado como uno de los grandes corruptores de periodistas de la Ciudad de México en la década de los ochenta.

Su sucesor en el gobierno de Tamaulipas, Eugenio Hernández Flores también es prófugo de la justicia norteamericana.

Existen denuncias públicas en las cuales se ha involucrado a Yarrington en el asesinato del entonces candidato del PRI a la gubernatura, Rodolfo Torre Cantú, en junio de 2010, junto con Eduardo Costilla Sánchez “El Coss”, uno de los jefes del Cártel del Golfo, por haberse negado a cubrir el lavado de dinero de ese grupo delictivo, según acusó la PGR .

El candidato sustituto y ganador de la contienda fue Egidio Torre Cantú (hermano del asesinado), quien entre sus actos públicos como gobernante inauguró una calle con el nombre de Juan Nepomuceno Guerra y elogió públicamente al ex gobernador Eugenio Hernández Flores.

Para 2016, el candidato del PRI a la gubernatura fue Baltazar Hinojosa Ochoa, a la sazón, secretario de Organización del CEN del PRI, dirigido por Manlio Fabio Beltrones Rivera, cercano a la familia Salinas de Gortari. Hinojosa fue secretario de Desarrollo Social y de Educación y posteriormente fue alcalde de Matamoros, bajo el liderazgo de Tomás Yarrington.

El triunfo del panista Francisco García Cabeza de Vaca en junio de 2016, que cortó el monopolio de ese grupo político, sumado a la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos en noviembre del año pasado crearon condiciones distintas para investigar a los ex gobernadores priistas.

La complicidad...



Más información

Mochila política 5 - Abril 4, 2017

PRI – Gobierno, desacreditado en el arranque de las campañas.
Por Héctor Moreno

Desacreditado dentro y fuera del país por incapacidad política, por la corrupción y nexos con el narcotráfico, el PRI – Gobierno endurece su posición cuando inician esta semana las elecciones

estatales en Coahuila, estado de México y Nayarit.

El descrédito les pega en diversos frentes, el principal es el Presidente de la República, a quien los priistas insisten en presumir como su principal activo.

En su encuesta de enero, Reforma registró que un 86 por ciento desaprueba el trabajo del Presidente de la República, mientras que sólo un 12 por ciento lo aprueba.

La encuesta de Mitofsky, publicada por El Economista, en febrero 20, da como saldo de aprobación un 17 por ciento contra un 77 por ciento de desaprobación del Presidente de la República.

En el comparativo de El Economista, en el mismo periodo contra los cuatro anteriores presidentes, Peña Nieto es el peor evaluado.

Carlos Salinas de Gortari era calificado con un 77 por ciento de aprobación contra un 16 por ciento de aprobación (exactamente al revés de Peña Nieto).

Ernesto Zedillo Ponce de León tenía un 51 por ciento de aprobación contra un 40 por ciento de desaprobación.

Vicente Fox Quesada tenía una calificación aprobatoria del 62 por ciento contra un 36 por ciento de desaprobación.

Y Felipe Calderón Hinojosa era aprobado por el 52 por ciento contra un 46 por ciento de desaprobación.

La más reciente, difundida a fines de marzo, elaborada por Grupo de Economistas Asociados – Indagaciones y Soluciones Avanzadas (GEA-ISA) señala que un 77 por ciento de los mexicanos desaprueba la gestión del Presidente Enrique Peña Nieto.

En el mismo periodo, los presidentes Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa tenían una aprobación de 45 y 48 por ciento, respectivamente.

En su comunicado del 29 de marzo, GEA-ISA resumió su encuesta:

“Al comenzar el quinto año de gobierno del Presidente Enrique Peña
Nieto, la evaluación ciudadana continúa deteriorándose.
 
“La evaluación llegó a su nivel mínimo en el sexenio: 19%
aprueba su gestión, contra 77% que la reprueba.
 
“Su credibilidad también está en los niveles mínimos del
sexenio: sólo 5% le cree mucho al Presidente; 63% no le cree
nada.
 
“La percepción generalizada es que el país va en un mal
rumbo económico y político”.

Gobernadores en fuga

El segundo flanco de descrédito se compone de tres ex gobernadores prófugos, todos ellos del PRI: Tomás Yarrington Ruvalcaba, ex gobernador de Tamaulipas; Javier Duarte de Ochoa, ex gobernador de Veracruz y César Duarte Jaquez, ex gobernador de Chihuahua.

Ninguno de los tres ha sido investigado por los mismos priistas.

El primero está perseguido por la Drug Enforcement Administration (DEA) y la información del caso la tenía Peña Nieto desde antes de iniciar su sexenio.

A Yarrington lo persiguen por considerarlo narcotraficante.

Los otros dos están procesados por los gobiernos estatales de alternancia que llegaron al poder en las elecciones de junio pasado y la ficha de ambos ya fue girada a todo el mundo por la Interpol.

Jefe del narcotráfico
con cara de fiscal

El tercer flanco de descrédito es el del Fiscal de Nayarit, Edgar Veytia es el más emblemático de todos, pues estaba en funciones cuando fue detenido en días pasados por el gobierno de los Estados Unidos cuando intentaba cruzar a ese país.

En 2013, el gobernador Roberto Sandoval promovió y logró que el Congreso local le autorizara un marco legal a la Fiscalía con amplios poderes y desde entonces Veytia se dedicó a la venta de drogas en México y en Estados Unidos, de acuerdo a la acusación en su contra en Nueva York.

A “Diablo”, “Eepp”, “Lic. Veytia” la fiscalía pide se le decomisen bienes o fondos equivalentes a 250 millones de dólares. Para dar una idea de la dimensión del caso, a Benjamín Arellano Félix, señalado como jefe de esa banda, un juez de Estados Unidos le impuso una multa de 150 millones de pesos.

Es decir, lo están equiparando a los grandes jefes del narcotráfico.

Durante cinco años fue el responsable de la seguridad en uno de los estados considerados como santuario de refugio de narcotraficantes y ninguna autoridad federal detectó su auténtica actividad delincuencial.

Nayarit se convirtió en su periodo en el lugar de control y mando de un grupo de sinaloenses contrarios al grupo de Ismael El Mayo Zambada y Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Eran liderados por Isidro Meza Flores El Chapo Isidro y Juan Francisco Patrón Sánchez, El H2, éste último abatido por la Marina en febrero pasado en Tepic. (Mochila Política 10, febrero 27, 2017. Rescate del Cártel de Sinaloa).


Durante su gestión pública, los índices de violencia en la entidad se abatieron y merecieron un amplio reconocimiento público. De facto, instaló una pax narca.

La detención de Veytia ocurrió el 29 de marzo, apenas a cuatro días de que iniciarán las campañas en su estado. Como encargado, el gobernador designó a Carlos Alberto Rodríguez Valdéz, quien fuera secretario de Veytia.

Corrupción en ruedas

El lunes 27 de marzo, Reforma publicó que entre 2005 y 2008, el hoy dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza obtuvo permisos para 18 taxis en el municipio de San Nicolás, Nuevo León. Vivía entre el Distrito Federal y Líbano.

Dos días después, Salvador Camarena, en su columna La Feria, que se publica en El Financiero, amplió la información y exhibió la opacidad del comportamiento del político:

“… algunos datos, contradictorios, tomados de las declaraciones patrimoniales de Ochoa Reza consultables en Declaranet, y de otros documentos que él ha emitido. Juzguen ustedes las inconsistencias.

“1) En la declaración patrimonial de 2013 manifiesta tener 28 placas de taxi en Monterrey, 76 placas de taxi en el Distrito Federal y cinco en Puebla. Total: 109 placas. Las poblanas reporta haberlas adquirido en 01/01/2009. Las demás tienen fecha de 01/01/2000. Nótese que 1999 fue admitido para estudiar en Nueva York. Así que lidiaba con taxis y estudios de posgrado.

“2) Declaración patrimonial 2014. Declara tener 109 placas de taxi. Fecha 01/01/2000. Ya no da detalles de lugares de las placas ni fechas dispares.

“3) Declaración patrimonial 2015. Declara 110 placas. Fecha 01/01/2000. Una nueva placa misma fecha.

“4) Declaración patrimonial 2016. Reporta 50 placas de taxi. Sí, 60 menos que el año anterior. No hay detalle sobre ingresos por esa ¿venta? De hecho, en agosto pasado se le cuestionó sobre por qué vendió 60 placas el último año, y a la letra contestó: “nunca he vendido 60 placas en un año”. (Entrevista con MCCI)

“5) En su 3de3 reporta 50 vehículos (Nissan), pero no menciona las placas.

“Y ahora, Reforma dice que compró 18 placas en Nuevo León entre 2005 y 2008”.

Endurecimiento, la respuesta

Las artimañas del viejo sistema han sido la respuesta a ese panorama adverso, de distintas formas y modos.

Una muestra se ha concentrado en el estado de México, en donde al candidato priista, Alfredo del Mazo Maza le han impuesto al equipo responsable de la campaña y desde el mismo gobierno federal han montado otra campaña electoral en paralelo.

Ha incluido el uso de programas sociales; campañas de promoción de obras; funcionarios federales de primer nivel en giras planeadas para buscar réditos electorales y posicionamientos que rayan en el cinismo.

No ha habido una sola respuesta clara a los señalamientos de corrupción de los ex gobernadores, a la baja popularidad presidencial ni mucho menos a la detención del ex fiscal.

Ya lo había anunciado Enrique Ochoa Reza en el festejo del 88 aniversario: El PRI está orgulloso de su labor (de Peña Nieto) como Presidente de la República”, “vamos a ganar tres de tres elecciones para gobernador”.

“La experiencia nos enseña que es un gran error subestimar al PRI”, retó.

Y nuevamente, el PRI está demostrando de qué está hecho.



Más información

Mochila Política 4 - Marzo 28, 2017

Arrancan las campañas; el PAN se sube a la mesa.
Por Héctor Moreno

Cuando parecía que las campañas electorales arrancarían bajo una disputa solo entre el PRI – Gobierno contra Andrés Manuel López Obrador, el PAN subió la apuesta con la liberación de la orden de aprehensión

contra el ex gobernador de Chihuahua, César Duarte Jaquez y la demanda en contra del coordinador de campaña del tricolor en el estado de México, Ernesto Nemer.

Durante el último mes, el PRI – Gobierno definió y asumió públicamente que su disputa por la Presidencia será contra Andrés Manuel López Obrador y hacia allá dirigió todas sus baterías.

Al margen de la polémica, el Partido Acción Nacional reaccionó de último momento con acciones legales desde el gobierno de Chihuahua, a cargo de Javier Corral, y de un grupo de senadores.

En este marco, el próximo domingo 2 de abril arrancan las campañas por la gubernatura en Coahuila y Nayarit; el lunes 3 inician las del estado de México.

Reeditar 1988

Desde el festejo del 88 aniversario del partido oficial (3 de marzo), el Presidente Enrique Peña Nieto y su equipo articularon un discurso centrado en los riesgos del populismo ante los avances del liberalismo, un lenguaje similar al utilizado en 1988 cuando se dio el rompimiento al interior del sistema con la salida de los cardenistas, dirigidos por Cuauhtémoc Cárdenas para enfrentar a los liberales, encabezados por Carlos Salinas de Gortari.

En ese entonces, los desertores del PRI se aliaron con la izquierda existente en el país y compitieron bajo las siglas del Frente Democrático Nacional (FDN) y en 1989 fundaron el Partido de la Revolución Democrática.

Por su parte, el PAN emergía con su candidato presidencial, Manuel de Jesús Clouthier del Rincón, “Maquío”, como una tercera fuerza en la disputa.

Casi 30 años después, desde el PRI – Gobierno se reedita la pugna ideológica por el proyecto de Nación entre dos corrientes del viejo sistema: populistas y liberales.

El PAN está sumergido en una dinámica de enfrentamientos entre su dirigencia nacional y el ex presidente Felipe Calderón, sin que hasta ahora pueda definirse claramente quién será su candidato a la Presidencia de la República.

Los populistas del viejo sistema, dirigidos por Andrés Manuel López Obrador fundaron desde 2011 una asociación civil llamada Movimiento de Regeneración Nacional, el cual obtuvo registro como partido apenas en 2014, y desde ahí están desfondando al PRD que se encuentra atrapado entre los grupos de izquierda que aún prevalecen.

En todas las encuestas públicas –incluida una de la Presidencia de la República – y publicada hace unos días en varios medios de la Ciudad de México, López Obrador aparece como el puntero en la carrera presidencial.
Por eso, el PRI – Gobierno enfocó sus discursos en contra del populismo y a responder cada declaración del dirigente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador.

“El perro del mal”

Durante todo el mes de marzo, el Presidente Enrique Peña Nieto y su equipo alinearon sus discursos en tres temas principales en contra de López Obrador: la defensa de las Fuerzas Armadas; los riesgos de retroceso económico que representa el populismo y el fracaso de la recién anunciada reforma educativa si López Obrador gana la Presidencia de la República el próximo año.

Para el PRI – Gobierno, está claro, el PAN no representa el enemigo a vencer.

En el primer tema, inicialmente fue el secretario de Marina, Almirante Vidal Soberón quien enfrentó a López Obrador por las acusaciones de haber matado a menores de edad en un operativo realizado en Tepic; después fue el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong el vocero para responder las críticas del dirigente de Moreno a las Fuerzas Armadas y, de manera inusual, el general José Carlos Beltrán, director de Derechos Humanos de la Defensa Naciona salió también a la polémica política.

El jefe de las Fuerzas Armadas es el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto y solo con su autorización pudo haberse dado una conferencia de prensa en ese tenor.

Todavía el martes 18 de marzo, el Presidente Peña Nieto encabezó una inusual reunión con miles de miembros de las Fuerzas Armadas y sus familias en el Campo Militar número 1, de la Ciudad de México.

Peña Nieto volvió a criticar a quienes descalifican los valores de las Fuerzas Armadas, “por ignorancia o por dolo”.

El mensaje presidencial fue transmitido en vivo a las otras 11 regiones militares del país a donde se calcula fue visto por unos 86 mil 534 efectivos, de acuerdo a notas periodísticas.

La 80 Convención Bancaria efectuada en Acapulco sirvió de marco para que el Presidente Peña Nieto y el director del Banco de México, Agustín Carstens advirtieran de los riesgos económicos del populismo.

En la defensa del nuevo modelo educativo ha correspondido al secretario del ramo, Aurelio Nuño Mayer salir a advertir que estaría en riesgo su aplicación si López Obrador gana las elecciones presidencial del año entrante.

Al viejo estilo

Al más viejo estilo del sistema, el PRI – Gobierno ha desplegado en el estado de México una serie de caravanas de dependencias del Gobierno federal para entregar cualquier tipo de ayuda a los habitantes de la entidad bajo el pretexto de programas de ayuda social.

La única acción legal emprendida hasta ahora ha sido contra familiares de Josefina Vázquez Mota, candidata del Partido Acción Nacional en esa entidad por presunto lavado de dinero.

El PAN se sube a la mesa

Dos acciones legales, la liberación de la orden de aprehensión por delitos del fuero común, en contra del ex gobernador de Chihuahua, César Daurte Jaquez y en contra de Ernesto Nemer, coordinador de la campaña del candidato del PRI en el estado de México, Alfredo del Mazo recolocaron a PAN en el debate político.

El gobernador Javier Corral Jurado (en medio de presiones por el asesinato de la periodista Miroslava Breach, corresponsal de La Jornada en Chihuahua), anunció que su antecesor ya era prófugo de la justicia, acusado de dirigir una red de corrupción, diseñada como delincuencia organizada, para enriquecimiento desde el gobierno estatal.

Ese mismo día, un grupo de senadores del PAN acusaron penalmente a a Ernesto Nemer, coordinador general de la campaña del PRI a la gubernatura en el Estado de México, de acosar y hostigar a Maximiliano Cárdenas Denham, uno de los 23 aspirantes a la Fiscalía Anticorrupción.

Los legisladores señalaron que Cárdenas se inscribió dentro del proceso de selección mientras laboraba en la Procuraduría Federal del Consumidor, de la cual era titular Nemer. El priista hostigó al aspirante hasta obligarlo a denunciar, según los senadores del albiazul.

Estas acciones marcarán el tono de las campañas de este año, cuyos resultados se espera influyan en el ánimo del electorado cuando en 2018 se renueve la Presidencia de la República

Arrancan
El domingo 2 de abril, en Coahuila y Nayarit arrancan las campañas electorales a gobernador. En esas entidades los candidatos ya están registrados ante las autoridades electorales.

En el estado de México falta todavía por definir al candidato del Partido de la Revolución Democrática.



Más información

Mochila Política 3 - Marzo 15, 2017

La elección del verdugo.
Por Héctor Moreno

Por emblemática para el grupo en el poder, la elección del estado de México se convierte en un laboratorio para la sucesión presidencial, pues el Presidente Enrique Peña Nieto se juega la supremacía de su grupo y el riesgo de elegir al

verdugo político del priismo en el 2018.

Un escenario de triunfo le abriría margen para operar al interior del sistema la designación de su sucesor, en un escenario adverso podría aliarse con un tercero para inclinar la balanza en las elecciones presidenciales del año entrante.

Es decir, el triunfo de Josefina Vázquez Mota en el estado de México le abre posibilidad de aliarse con el Partido Acción Nacional para tratar de evitar el triunfo de Andrés Manuel López Obrador, definido ya como el enemigo a vencer.

Pero si Delfina Gómez, candidata del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) se alza con el triunfo, entonces se reduciría el margen del Presidente y su grupo al interior del sistema y de las posibilidades de impedir el triunfo del tabasqueño.

Con un escenario de intención de voto adverso al PRI en el estado de México, el Presidente ha asumido el control al designar a su candidato; al copar con mexiquenses y aliados las posiciones de la dirigencia nacional tricolor y reforzar la presencia del gobierno federal con operaciones electoreras, como la entrega de apoyos y despensas a la población.

Esas acciones cierran la puerta a otras corrientes y actores priistas, como el gobernador Eruviel Ávila Villegas.

Ceder el espacio de un triunfo en el estado de México a alguien fuera de su grupo es ceder la candidatura presidencial.

Las elecciones a realizarse en Coahuila y Nayarit, así como las municipales en Veracruz tienen otro significado en el contexto general.



Más información

Mochila Política 2 - Marzo 07, 2017

Alinea fuerzas el Presidente; Osorio Chong, disminuido.
Por Héctor Moreno

Aliados con el salinismo, el Presidente Enrique Peña Nieto y su grupo del estado de México tomaron las riendas del Partido Revolucionario Institucional para dirigir la elección del candidato presidencial y dejar

de lado al secretario de Gobernación, al hidalguense, Miguel Ángel Osorio Chong.

Los movimientos al interior de la estructura de la CNOP; de la del PRI; los reconocimientos entregados en el festejo del 88 aniversario del tricolor y el cambio en la dirección del DIF nacional marcan la pauta de los pasos seguidos por el Presidente y su grupo para tomar el control político de los meses previos a la designación de su candidato presidencial.

Visto así, el festejo de los 88 años del PRI fue el escenario para restaurar alianzas internas, con un discurso para la coyuntura, con llamados reiterados a la unidad.

La entrega de la presea Plutarco Elías Calles (máxima distinción dentro del PRI) a Manlio Fabio Beltrones Rivera está cargada de significados en la raigambre de los grupos del viejo sistema.

Elías Calles, sonorense, fue el caudillo fundador del viejo sistema político, dentro del cual el partido jugaba un papel fundamental, lograba equilibrios, compensaciones y estabilidad política.

Manlio Fabio Beltrones, sonorense, fiel salinista, fue uno de las dos figuras con un papel determinante en los dos sexenios de gobiernos emanados del PAN (el otro es Emilio Gamboa Patrón) y por ello estaba posicionado en el 2012 como un contendiente, pero al final cedió a la candidatura del entonces gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto. Su paso por la dirigencia nacional del PRI quedó marcada por la derrota en siete de 12 gubernaturas el año pasado, tras lo cual, se alejó del grupo en el poder.



Más información

Mochila Política 1 - Febrero 27, 2017

Rescate del Cártel de Sinaloa.
Por Héctor Moreno

Justo cuando al interior del Cártel de Sinaloa se da un enfrentamiento armado por asumir el vacío dejado por Joaquín El chapo Guzmán y sus adversarios territoriales los embisten, el gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto opera para

abrirle margen, como si se tratara de una operación de rescate.

Con ello se dañan estructuras criminales operantes en algunos territorios del Pacífico mexicano (lo cual es un acierto) y a la vez se acota la disputa al interior del grupo tradicional sinaloense.

Al interior del llamado Cártel de Sinaloa se mantiene la dinámica de disputa por ocupar el lugar de Joaquín El Chapo Guzmán Loera iniciada por sus hijos desde su segunda reaprehensión.

Un factor clave es la discreta retirada de su compadre, Ismael El Mayo Zambada García, por un problema de salud.

Al interior de esa organización se aprecian tres grupos:

a) Dámaso López Núñez El licenciado y su hijo, el Minilic, Dámaso López Serrano

b) Aureliano, El Guano, Guzmán Loera e Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar

c) Ismael El Mayo Zambada García y uno de sus hijos, conocido como El Flaco.

Tres elementos distinguen la pugna al interior del Cártel, de otras ocurridas en otros tiempos:

El primero es el rompimiento de los lazos familiares, considerado como uno de los factores claves de cohesión al interior de los grupos de narcotraficantes desde el surgimiento de la primera gran organización de ese tipo, los Herrera, de Durango, en la década de los años cincuenta del siglo pasado.

Los vínculos familiares son uno de los puntos clave de los pactos de silencio entre los grupos delincuenciales.

El segundo es la pérdida del anonimato y el traslado de las diferencias al debate público.

La secrecía, bajo la cual se tejió la protección político – policíaca para los narcotraficantes en el viejo sistema y por la cual los nombres de los jefes del narcotráfico se guardaban, son características ajenas a estas nuevas generaciones.

El tercero –en gran medida causa de los dos anteriores- es la irrupción de nuevas generaciones de delincuentes quienes tratan de asumir la conducción de los grupos a los cuales pertenecen.

Por eso resulta relevante el involucramiento de personajes como Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar, y de su primo Jesús Alfredo Beltrán Guzmán, El Mochomito.

Los dos primeros se han vuelto protagonistas de hechos violentos al interior y al exterior del Cártel, bajo la protección de su padre y de su tío, Aureliano Guzmán.

Ya desde inicios del 2015, en el gobierno federal y en la agencia antidrogas de Estados Unidos, DEA, se tenía claro el diagnóstico: una pugna entre los hijos de los lideres tradicionales y los subalternos con mayor experiencia en el negocio.

En términos llanos: los hijos del Chapo Guzmán contra Dámaso López Núñez, El licenciado.



Más información


Eventos Pasados



Videos

NO RENUNCIARÉ A SEGOB PARA BUSCAR LA PRESIDENCIA EN 2018; OSORIO CHONG

Publicado el 4 may. 2017 Entrevistado por Ciro Gomez Leyva, habla de sus aspiraciones y de la detención de "EL LICENCIADO"

Será positiva la alianza PAN-PRD: Ernesto Ruffo / Primera Emisión

Publicado el 15 jun. 2017 Imagen Radio. Ernesto Ruffo Appel, el primer gobernador panista en la historia de México, habló sobre la posible alianza del PAN y PRD rumbo a las elecciones presidenciales de 2018. 15 de junio 2017

Rafael Moreno Valle presenta su libro ‘La Fuerza del Cambio’ - Despierta con Loret

Publicado el 26 abr. 2017 En el estudio de Despierta con Loret, Rafael Moreno Valle habla de su nuevo libro ‘La Fuerza del Cambio’, que contiene un perfil autobiográfico sobre su familia, su carrera educativa y su trayectoria en el sector privado y público.

Conversatorio del Canciller Luis Videgaray con Andres Oppenheimer

Publicado el 30 may. 2017 SRE Mex. Anfitrión: Luis Frenk en Universidad de Miami.

PAN se debilita como opción para 2018: Margarita Zavala

Publicado el 7 jun. 2017 La aspirante panista a la Presidencia de la República, Margarita Zavala, aseguró que su partido se debilita como opción política para el 2018, frente al crecimiento de sus adversarios, luego de los resultados de la jornada electoral del domingo, de los que responsabilizó al líder nacional, Ricardo Anaya. “El PAN se está debilitando como la opción real de cambio para 2018 y mientras tanto nuestros adversarios se fortalecen y eso se vio en las elecciones este domingo. Que no haya duda, los triunfos fueron logrados con un enorme esfuerzo de los militantes, los ciudadanos, candidatos y candidatas que dieron la batalla y la ganaron. Pero el Estado de México es la gran derrota posible. Ricardo Anaya es el responsable directo”, destacó.

Manlio Fabio Beltrones - Entrevista en ADN Opinión

Publicado el 10 abr. 2017 Azteca Opinión presenta un programa especial dónde “No hay un lugar común” en la conversación entre el priísta Manlio Fabio Beltrones y el periodista Ricardo Raphael, quien cuestiona desde los ámbitos privado y público a un político de amplia trayectoria en las instituciones mexicanas.

Elecciones Estado de México 2017 | López Obrador: "No Aceptaremos los Resultados!"

Publicado el 4 jun. 2017 Después de los resultados de las elecciones del Estado de México 2017, López Obrador dice: "No aceptaremos los resultados!" De acuerdo a los conteos rápidos, el PRI ganaría las elecciones del Estado de México 2017. Obviamente López Obrador tiene otra información... Así lo hace ver en su video, en el que asegura que todo es una estrategia del PRI para evitar que Delfina Gómez, candidata de MORENA, obtenga la gobernatura del Estado de México. ¿Cuáles serán los resultados finales?

Juan Carlos Romero Hicks habla de su aspiración presidencial - Despierta con Loret

Publicado el 8 may. 2017. Juan Carlos Romero Hicks habla en Despierta con Loret sobre su destape como aspirante a la Presidencia de México.