Mochila Politica

Tabla de Búsqueda

Mochila Política 108 - Febrero 25, 2020 - Año 4 - Rebasan a AMLO por la izquierda.

Por Héctor Moreno

En un cambio de táctica para presionar al Presidente Andrés Manuel López Obrador y generar mayores simpatías, el movimiento feminista radical puso la defensa de las mujeres ante la violencia como su prioridad, pero sin abandonar sus exigencias de legalización del aborto y uniones entre personas del mismo sexo.

Abrieron una convocatoria a un paro de mujeres para exigir un freno a la violencia para el próximo 9 de marzo y los últimos días un sinnúmero de

actores sociales y políticos se han sumado.

La incapacidad, enojo y desprecio de López Obrador y su gobierno (autodefinido de izquierda) por las exigencias del movimiento radical feminista lo tienen colocado frente a una opinión pública irritada y sin respuesta frente al fenómeno.

La auténtica izquierda radical, con apoyos internacionales, lo rebasó.

Sorprendidas y desesperadas

La polarización por convocatoria al paro del 9 de marzo permite definir con mayor claridad los grupos de presión actuantes y los grupos de respaldo.

El movimiento feminista radical inició desde noviembre del año pasado una serie de protestas en la Universidad Nacional Autónoma de México para exigir freno a la violencia de género y a los feminicidios. Desde el día 4 de ese mes las Mujeres Organizadas de la Facultad de Filosofía y Letras (MOFFyL) mantienen tomado ese plantel y en las semanas el movimiento se fue ampliando

A finales de enero, el EZLN organizó varias reuniones por su 26 aniversario en los territorios bajo su control, una de las cuales fue con miles de feministas nacionales y extranjeras para coordinar acciones. Hubo registros de que tan solo en logística para este evento, los zapatistas aseguran haber gastado más de 120 mil pesos.

Diversas informaciones publicadas coinciden en afirmar que hubo participantes extranjeras; hubo consumo de drogas; no se permitió la entrada a ningún varón adulto y el discurso oficial fue de identificación plena con las radicales.
En redes sociales y en portales de poca visibilidad o para consumo propio de grupos radicales quedó registrada la participación de líderes del movimiento feminista radical de la UNAM y semanas después las acciones violentas en la máxima casa de estudios fueron calificadas por el rector Enrique Graue como desestabilizadoras.

El Presidente López Obrador acusó una mano negra detrás del movimiento, pero sin identificar a los titiriteros. Luego acusó a los conservadores.

Tres desafortunados asesinatos de mujeres ocurridos las últimas semanas, el último de una menor, encendieron una indignación generalizada y con ese clima a su favor las feministas radicales lanzaron la convocatoria al paro del 9 de marzo para exigir que cese la violencia.

Esa convocatoria ha sido respondida favorablemente por muchas instituciones, sectores y personalidades principalmente por la indignación ante la violencia, la impunidad que llegó a límites insospechado con el asesinato de la menor Fátima a manos de una pareja.

Es altamente probable que en una actitud pragmática muchos de esos actores respaldaran al movimiento al ver a López Obrador contra las cuerdas en términos de popularidad, pero sin deslindarse de las demandas de fondo de las feministas radicales. Asumieron lo políticamente correcto.

Las feministas radicales al verse desbordadas, han reiterado que su exigencia de fondo es la legalización del aborto, las uniones entre personas del mismo sexo y la difusión de la llamada ideología de género. Han rechazado los respaldos de lo que ellas llaman “la derecha”.

Una nueva protesta violenta de las feministas radicales (encapuchadas y con el pañuelo verde al cuello) el domingo 23 de febrero terminó en destrozos e incendios a la sede del Poder Judicial en Hermosillo, Sonora.

Al interior del Gabinete, solo la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero ha asumido una actitud de apoyo a la convocatoria. Ella ha sido la principal promotora de esos grupos y ha encabezado sus demandas desde antes de que llegar al Gobierno.

En síntesis: la presunta defensa de las mujeres en contra de la violencia es una táctica para ganar mayores simpatías y presionar a López Obrador.

En síntesis: es inobjetable la exigencia ciudadana de frenar la violencia en general, la que sufren todos los días hombres y mujeres y por eso la convocatoria al paro del 9M ha encontrado tanto respaldo social.

Las feministas radicales no han cambiado ni cambiarán ni sus objetivos ni sus tácticas violentas de lucha, ya lo demostraron en Hermosillo el domingo pasado, en donde aparecen con el torso desnudo y la leyenda “aborto legal” escrita en sus cuerpos.

El Presidente López Obrador no ha dado una respuesta, solo ha dicho que no cambiará sus convicciones por el movimiento radical feminista y peor aún, no tiene estructura para responder, su partido Morena, está en medio de un pleito y en la indefinición absoluta.

La izquierda internacional y el EZLN aliados con feministas radicales y con respaldo político desde el gobierno federal tienen al Presidente López Obrador contra las cuerdas mediáticas, solo una auténtica participación ciudadana podrá responder a las reales exigencias de la sociedad mexicana a favor de la paz y la unidad.

Se trata de ofrecer propuestas alternas para construir la paz, que convoquen a la unidad de hombres, mujeres y familias enteras. De hecho hay ya varias propuestas que comienzan a circular en redes, generadas en distintas ciudades, México, Puebla, Guadalajara.

Hay quienes proponen: "conmigo si cuenten ese día, vamos a ayudar a quienes lo necesitan"; otros promueven postales con una mujer embarazada y le leyenda; “ni una más desde el seno materno”.

Las fuerzas más sanas de la sociedad están en posibilidad de hcaer del paro del 9M una auténtica protesta por la violencia y no dejar en manos de grupos feministas radicales y violentos una manipulación del tema.


Ahora puedes encontrar la Mochila Política en:

www.indicadoresdeimpacto.wixsite.com/indicadoresdeimpacto
www.angulopolitico.com www.dvox.co
www.diarionuevavision.com www.mochilapolitica.com
www.algrano.com.mx www.pasaporteinformativo.mx



Más información

Mochila Política 107 - Febrero 25, 2020 - Año 4 - “Querida Amazonía” y las 3 derrotas de Amerindia.

Por Diego Hernández

“Querida Amazonia”, del Papa Francisco, ha frustrado buena parte de las expectativas de Amerindia, la más amplia y bien articulada red de teólogos de la liberación en América Latina, y le ha impuesto, al menos, tres derrotas.

Los dos primeros descalabros, y de mayor impacto mediático, son que el Papa no aprobó ni la ordenación sacerdotal de hombres casados, ni la de mujeres al diaconado (numerales: 90, 100, 101 y 103).

Pero además, el Pontífice

rechazó que la misión de la Iglesia sea resolver las cuestiones sociales, ecológicas o políticas. Éstas, son importantes y deben ser atendidas por sus laicos, y no directamente por los ministros ordenados o por misioneros, que deben, ante todo, anunciar a Cristo.

Esta es la tercera derrota de Amerindia (numerales 62, 63, 64 y 65).

Las dos primeras bloquean - al menos temporalmente - el avance de una agenda de reformas hacia el interior de la Iglesia que también es impulsado en amplia escala y de forma agresiva por la Conferencia Episcopal Alemana.

La tercera coloca un freno al abordaje que parte del clero latinoamericano da a su acción pastoral, y que contribuyó a la progresiva disminución de católicos, al aumento de “evangélicos”, y al avance político de organizaciones y partidos de izquierda en la región.

Una vasta red “liberacionista”

Amerindia lleva cuarenta años impulsando una reforma radical en la Iglesia Católica en Latinoamérica a partir de la teología de la liberación.

Han trabajado de forma organizada, disciplinada, sistemática, vinculando y “hermanando” a centenas. Gracias a ellos, la teología de la liberación no murió luego de la implosión del comunismo y de que Roma arremetió contra la corriente en las décadas de ochenta y noventa.

Clave de su éxito es que es una “red” y actua como tal: flexible, ágil, capilar, de estructura simple, de fácil adhesión, bastante heterogénea. Opera con el criterio de sumar, no restar. Ha trabajado para ganarse el respaldo de parte de la jerarquía y han intentado sistemáticamente incidir en las asambleas de obispos de la región.

En 1979 estuvieron en Puebla, durante la III Conferencia General del Episcopado Latinoamericano (Celam); en 1992, en Santo Domingo, para el IV Celam; en 1997, en Roma, para el Sínodo para América; en 2007, en Aparecida, para el V Celam.

Su modus operandi en esos eventos fue siempre el mismo: montaban un “cuartel general” en local, organizaban eventos paralelos con la participación de organizaciones religiosas y políticas de izquierda, y creaban narrativas de presión sobre la jerarquía con un buen uso de la comunicación.

Y, sobre todo, sus teólogos asesoraban y escribían las intervenciones de algunos de los obispos que participaban de esas asambleas.

Durante años su actuación fue semiclandestina. En la III Celam de Puebla operaron en una casa ubicada en la calle Washinton #14 y usaron el servicio de lavandería para entregar las intervenciones en secreto a los prelados.

En la IV Celam de Santo Domingo repitieron el modelo de generar un grupo de contenidos y otro que dentro de la sala de prensa del evento promovían a quienes les eran afines.

En la V Celam de Aparecida actuaron por primera vez abiertamente, con el respaldo del presidente del encuentro y la inconformidad de otros obispos. Eran poco más de 30 teólogos operando desde la Casa Sao Canisio.

Dentro del Sínodo

El año pasado, por lo menos 7 de sus miembros estuvieron presentes en la sala del Sínodo: los brasileños Paulo Suess, Agenor Brighenti, Justino Sarmento y Roberto Malvezzi; el mexicano Eleazar López Hernández; el argentino Carlos María Galli; y el español radicado en Bolivia, Víctor Codina.

De estos nombres, tres son de gran peso por su intenso activismo: Suess, por décadas secretario general y eterno asesor del Consejo Indigenista Misionero (Cimi), vinculado a la Conferencia de Obispos de Brasil; López Hernández, principal exponente de la “teología índia” en México; y Víctor Codina, un liberacionista “histórico” contemporáneo de Gustavo Gutiérrez.

Además, dos prelados, que guardan estrechos vínculos con la red, desempeñaron un papel destacado en la conducción y articulaciones de la asamblea: el cardenal Claudio Hummes, arzobispo emérito de Sao Paulo y relator del Sínodo; y Erwin Krautler, obispo emérito de Xingu, Brasil.

Amerindia publicó “Hacia el Sínodo Panamazónico - Desafíos y Aportes” y “Perspectivas de Sinodalidad - Hacia una Iglesia con Rostro Amazónico”, en junio y septiembre de 2019, respectivamente. Buena parte de las propuestas allí registradas están en el instrumentum laboris para la asamblea.

Amerindia colaboró estrechamente con los trabajos que durante cuatro años realizó la Red Eclesial Panamazónica (REPAN) para convencer al Papa de convocar un Sínodo para esa región. El primer pedido lo hizo el obispo Krautler en 2014 durante una entrevista con el Pontífice en el Vaticano. Francisco lo convocó en 2017.

La REPAN integra a todas las diócesis de esa macroregión y es dirigida por los cardenales Hummes y Pedro Barreto, arzobispo de Huancayo, Perú. Todo ese trabajo fue financiado, en gran parte, por Adveniat, una fundación de ayuda a la Iglesia en Latinoamérica de los obispos alemanes.

Este vinculó no es irrelevante pues la Conferencia Episcopal Alemana está inmersa en un “proceso sinodal” que preocupa a Roma, y, curiosamente, pide también la ordenación de hombres casados y de mujeres al diaconado.

El presidente de Adveniat, Miguel Heinz, y el cardenal Reinhard Marx, presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, también estuvieron presentes en el aula sinodal.

Durante el Sínodo, Amerindia reprodujo su modus operandi: montaron una amplia agenda de actividades alternas - algunas de ellas con claro matiz político - , erigieron como centro simbólico de “operaciones” la Tienda de la Casa Común, de forma similar a la que montaron como Tienda de los Mártires, en Aparecia, en 2007.

Además, organizaron un “via crucis de los mártires” en el que se recordaba, entre otros, al sindicalista y activista Chico Mendes, metieron una imagen de “Pachamama” a la Basílica de San Pedro y a la Iglesia de Santa Maria en Traspontina, y organizaron la renovación del Pacto de las Catacumbas.

Este último acto fue propuesto por un miembro destacado de la red, Oscar Beozzo, coordinador del Centro Ecuménico de Servicios a la Evangelización y la Educación Popular (CESEP), de Sao Paulo, impedido de participar en Roma a causa de un cáncer que le aqueja.

A pesar de la ostensiva articulación y de contar con un posicionamiento que difícilmente podrían haber soñado hace 40 años, Amerindia no consiguió imponer tres tópicos prioritarios de su agenda, que cayeron por tierra con 8 párrafos escritos por Francisco.


Ahora puedes encontrar la Mochila Política en:

www.indicadoresdeimpacto.wixsite.com/indicadoresdeimpacto
www.angulopolitico.com www.dvox.co
www.diarionuevavision.com www.mochilapolitica.com
www.algrano.com.mx www.pasaporteinformativo.mx



Más información

Mochila Política 106 - Febrero 14, 2020 - Año 4 - Lula y las maniobras del Grupo de Puebla.

Por Diego Hernández

La foto del Papa Francisco con Luiz Inácio “Lula” da Silva en la Casa Santa Marta exhibe una maniobra de la izquierda latinoamericana aglutinada en el Grupo de Puebla para recuperar terreno y volver a legitimar a su figura más desprestigiada.

Lula fue juzgado y condenado por corrupción y lavado de dinero. Ya fue declarado culpable en dos procesos cuyas penas suman poco más de 25 años de prisión y puede viajar gracias a una determinación del Supremo

Tribunal Federal que en noviembre de 2019 le permitió enfrentar en libertad el resto de los procesos.

Hay por lo menos otros 6 procesos en su contra, en uno de ellos se le acusa de formar y liderar una organización criminal desde el interior de la estructura gubernamental, es decir, delincuencia organizada.

En Brasil la reunión causó una gran polémica.

Una maniobra de largo aliento

Independientemente de las razones - estrictamente religiosas o no - que hayan llevado al Papa Francisco a recibir a “Lula” en el Vaticano a pesar de su peculiar situación legal, es un hecho que la tentativa de vincular ambas personalidades no es nueva.

Durante el periodo en que “Lula” estuvo en la prisión, sus aliados montaron la campaña “Lula Libre” y como parte de la misma, en por lo menos cuatro ocasiones, intentaron “subir al barco” a Francisco.

En junio de 2018 el Partido de los trabajadores (PT) divulgó que el activista argentino y miembro del Pontificio Consejo Justicia y Paz, Juan Grabois, le entregó al preso un rosario enviado por el Pontífice, la oficina de prensa de la Santa Sede, primero, lo negó categóricamente y, luego, publicó un desmentido más ameno.

En julio y agosto de 2018 aliados de “Lula” se encontraron con el Papa Francisco y le entregaron material de la campaña (un libro, una camisa). Se tomaron fotos y fueron ampliamente divulgadas. El exministro de relaciones exteriores, Celso Amorim, estuvo presente en por lo menos una ocasión. Así como el superior general de los jesuitas: el venezolano Arturo Sosa Abascal.

En mayo de 2019 Francisco le envió a “Lula” una carta en la que le manifiesta su "proximidad espiritual" y le pide que no se desanime por las pruebas que ha pasado, especialmente por muerte de su esposa y un hermano. El PT destacó una parte de la carta donde el Papa escribe "el bien vencerá la mentira y la salvación vencerá la condenación", la frase se refería a la Pascua y la sigla la aplicó a la situación legal de su fundador.

En esta articulación con Roma ha ayudado, además de Grabois y Amorim, el “teólogo” brasileño Leonardo Boff; Leonardo Adolfo Pérez Esquivel, premio Nobel de la Paz y connotado laico vinculado a los sectores más activos y radicales de la teología de la liberación, Alberto Fernández, exministro argentino de la era Kirchner y hoy presidente de Argentina, y Carlos Ominami, exministro del gobierno de Patricio Aylwin, en Chile.

La maniobra de la foto
La foto de “Lula” y el Papa juntos dio la vuelta al mundo. Fue tomada por Ricardo Stuckert, fotografo particular del político brasileño. Da Silva quería asegurarse que hubiera un adecuado registro del momento y lo divulgó inmediatamente en su cuenta de Twitter. También dio una breve rueda de prensa en las instalaciones de una central sindical italiana. La Santa Sede no se manifestó ni publicó nada.

De hecho, el encuentro aconteció fuera de la agenda oficial de Francisco. No aparece en las audiencias ofrecidas ese dia. Fue por tanto, una reunión informal y personal. Por eso no había fotógrafos del Vaticano. Y aconteció en la “casa” del Papa, el Hotel santa Marta, a las 15:49, hora local, y duró menos de una hora.

Prácticamente todos los grandes medios de comunicación del mundo divulgaron la reunión, y algunos, como The New York Times, titularon la nota así: "Lula recibe la bendición de Francisco". Todos levantaron la narrativa que Lula ofreció en la rueda de prensa: el Papa lo queria ver para hablar sobre como combatió la pobreza, conversaron sobre economia, ecologia y como "hacer este mundo más justo". Negó que hablaran de Bolsonaro.

En Brasil el PT, y todas sus organizaciones y medios de comunicación satélites, divulgaron el encuentro como la reunión de "dos grandes líderes mundiales" para tratar sobre "el hambre y la intolerancia".

El PT nació y creció con el respaldo abierto de un amplio sector de la iglesia Católica. Su parto aconteció en el más tradicional colegio católico de São Paulo hace 40 años y entre sus fundadores una vertiente muy sólida y numerosa la constituían militantes de la teologia de la liberación. La sigla se tornó uno de los mayores partidos del país, porque cada comunidad eclesial de base, en cada poblado del país, fundó un centro petista.

La maniobra del Grupo de Puebla

El PT y Lula están acostumbrados a instrumentalizar a Iglesia y ese espíritu es manifiesto en el viaje del reo a Roma. Pero esta reunión fue articulada por operadores internacionales. Destacan dos, ambos fuera del ámbito eclesial: Alberto Fernandez y Carlos Ominani.

El argentino y el chileno estuvieron presentes en el encuentro del exministro brasileño de relaciones exteriores, Celso Amorim con el Papa en agosto de 2018. Le entregaron a Francisco un ejemplar del libro “La Verdad Vencerá”, un conjunto de entrevistas donde Da Silva defiende su inocencia e insiste en la narrativa de que es un perseguido político.

Fernandez fue quien consiguió que el Pontífice abriera su agenda para “Lula”. El mismo dijo el 31 de enero pasado, luego de su encuentro como presidente electo con Francisco. Y en menos de 15 días aconteció.

Fernández y Ominami son cofundadores del llamado Grupo de Puebla, una plataforma política latinoamericana de izquierdas, también llamada Progresivamente.

Es grupo es percibido como una reformulación del Foro de Sao Paulo con el cual se alejan de Venezuela y Cuba. Entre sus objetivos declarados están frenar el avance de la derecha y el conservadurismo en la región y reconquistar el gobierno del Rio Bravo a la Patagonia.

Entre los fundadores de la plataforma están -además de “Lula” y su sucedora Dilma Roussef -, Cuauhtemoc Cárdenas, Yeidckol Polevnsky, presidenta de Morena en funciones; la priista Beatriz Paredes Rangel; el ex senador del PRD, Carlos Sotelo, entre otros.

En los antecedentes de la fundación del Grupo de Puebla está un encuentro realizado en Buenos Aires en 2015, el Foro Internacional Emancipación e Igualdad, en el que fue expositor Cárdenas, y también, Marcelo Sánchez Sorondo, responsable de la Pontifícia Académia para las Ciencias Sociales. allí se esbozaron buena parte de las banderas del Grupo de Puebla.

Al año siguiente Sánchez Sorondo organizó en Roma el primer encuentro de "movimientos sociales" con el Papa Francisco. Todas las organizaciones sociales y políticas más radicales de izquierda estaban presentes. Y hoy, el prelado es quien les abre las puertas el Vaticano. Fue él quien le celebró a Fernandez una misa en la tumba de San Pedro antes de su encuentro con el Papa.

Sería interesante saber si, en su paso por la Ciudad Eterna, “Lula” se encontró con el obispo.


Ahora puedes encontrar la Mochila Política en:

www.indicadoresdeimpacto.wixsite.com/indicadoresdeimpacto
www.angulopolitico.com www.dvox.co
www.diarionuevavision.com www.mochilapolitica.com
www.algrano.com.mx www.pasaporteinformativo.mx



Más información

Mochila Política 105 - Año 4 - Febrero 7, 2020 - Las presiones a López Obrador.

Por Héctor Moreno

A poco más de un año de ejercicio de Gobierno, el movimiento que Andrés Manuel López Obrador formó para llegar a la Presidencia comienza a tener puntos de quiebre.

Y sus diferencias con otras auténticas fuerzas de izquierda se han acelerado las últimas semanas.

Hasta ahora son por lo menos tres frentes desde donde los radicales presionan a López Obrador:

El primero es la alianza entre grupos liberales, con influencia en bancadas del Congreso federal y

en varios estados del país.

Desde antes de iniciar la Administración lopezobradorista dichos grupos comenzaron a presionar por la legalización del aborto, la eutanasia y las drogas, ellos son los promotores de la cultura de la muerte.

Recién electa como senadora, Olga Sánchez Cordero se comprometió a impulsar esos temas y una vez como secretaria de Gobernación ha insistido sobre los mismos, y a decir de algunos diputados locales, ella misma ha presionado en algunas entidades en donde estos temas se han debatido.

Sus intentos han fracasado y las llamadas de atención públicas del Presidente López Obrador hacia algunas de las acciones de Sánchez Cordero se perciben como señales de tensión.

Quitarle la facultad del manejo de la política migratoria; relegar de la agenda presidencial la legalización de las drogas y frenar los intentos de exigir al INE la transferencia de más de 80 millones de datos biométricos del padrón electoral son algunas de esas llamadas de atención.

Y en los últimos dos meses, por la presión de organizaciones ciudadanas, se han contenido iniciativas en congresos locales enfocadas a legalizar el aborto y las uniones entre personas del mismo sexo (estado de México, Ciudad de México, Sinaloa, Veracruz) y en el Congreso federal se contuvo también la presentación del Nuevo Código Penal en el cual se legalizaba el aborto.

La respuesta ha sido inmediata, esta corriente revivió en la Cámara de Diputados una iniciativa para legalizar el aborto firmada por decenas de diputados de Morena y buscan llevarla al pleno en este periodo ordinario de sesiones.

Vale la pena recordar que Sánchez Cordero pertenece desde hace años a una agrupación llamada República Laica –de corte jacobino- en donde participan Alejandro Encinas, subsecretario de Gobernación; Santiago Nieto, de la Unidad de Inteligencia Financiera; Patricia Mercado, histórica proabortista hoy senador por Movimiento Ciudadano; Roberto Blancarte, articulista de La Jornada; Beatriz Pagés, directora de la revista Siempre! Este grupo mantiene una alianza con la Luz del Mundo desde hace varios años.

El segundo frente es la escalada de presiones desde el EZLN y grupos afines.

En diversos momentos, el EZLN ha externado su oposición al gobierno de López Obrador (a quien llaman el capataz, porque los patrones son los capitalistas); le han mentado la madre y en diciembre realizaron una serie de reuniones en sus territorios ocupados para definir acciones de resistencia junto con otros aliados. (Mochila Política 101. Y no, no son iguales; la izquierda contra AMLO. Año 4. Enero 11, 2020)

Del 26 al 29 de diciembre pasado organizaron el segundo Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan, con alrededor de 5 mil participantes, de unos 49 países, entre ellas la cantante Mon Laferte. “Durante tres días compartieron dolores, experiencias y alegrías; fortalecieron sus redes de solidaridad y tomaron acuerdos para seguir luchando contra el patriarcado”.

Muchas de esas organizaciones actúan en la UNAM y fueron ellas, quienes bajo el pretexto de la violencia de género y de su lucha en contra del patriarcado expandieron la toma violenta de instalaciones estudiantiles y crearon las condiciones para que otros grupos se sumen al movimiento.

Algunas voces desde la Universidad insisten en cubrirlas, como el presidente del Tribunal Universitario, Eduardo López-Betancourt, quien asegura que ellas “no son violentas” y acusa a otros grupos que son criminales, con el rostro tapado, con equipo para destruir sierras eléctricas y martillos.

Una de las herencias del EZLN a estas organizaciones de activistas radicales –tácitamente aceptada por el viejo y el nuevo régimen – fue amparar sus actos de violencia con rostro cubierto, ya sea con paliacates, pañuelos o pasamontañas.

Por eso, tanto el Presidente como el rector de la UNAM, Enrique Graue han denunciado “mano negra” en el movimiento e intentos de desestabilización.

Ya anunciaron su siguiente paso: la realización del Encuentro Nacional Feminista en Jalapa, Veracruz, entre el 7 y 8 de febrero, en donde esperan más de dos mil asistentes de 22 estados.

Otro escenario en donde actúan estas mismas fuerzas es en Morena.

Prácticamente han quedado dos bandos: el de los radicales, bolivarianos y el de Cuauhtémoc Cárdenas con Yeidckol Polevnsky cuya génesis es la corriente nacional revolucionaria del viejo príismo.

Pero esa es otra historia y todavía el desenlace es incierto.

Hasta ahora el Presidente López Obrador ha resistido las presiones más allá de preferencias personales o imposición ideológica en algunos temas.

Pero la mejor lección es que la participación organizada de los ciudadanos ha jugado un papel fundamental en la definición de estos temas.


Ahora puedes encontrar la Mochila Política en:

www.indicadoresdeimpacto.wixsite.com/indicadoresdeimpacto
www.angulopolitico.com www.dvox.co
www.diarionuevavision.com www.mochilapolitica.com
www.algrano.com.mx www.pasaporteinformativo.mx



Más información

Mochila Política 104 - Enero 31, 2020 - Sinaloa, el relevo generacional.

Por Héctor Moreno

El trato diferenciado del gobierno de Andrés Manuel López Obrador al Cártel de Sinaloa, exhibe no solo protección, forma parte de una estrategia de relevo generacional dentro de esa organización.

Quienes fueron durante décadas las figuras de esa y otras organizaciones criminales han desaparecido de la escena y solo dos sobreviven: Mario Ismael “El mayo” Zambada García y Rafael Caro Quintero.

Mientras el primero de ellos es considerado el jefe de

Sinaloa, del segundo se divide claramente su actuación en dos etapas (antes y después de la cárcel) en donde es señalado como abierto enemigo de la DEA y ésta ubica sus operaciones en Sonora.

Ellos dos han trascendido una supuesta guerra oficial en contra de grupos del narcotráfico los últimos sexenios, cuyos saldos se ven claramente en el descabezamiento, fragmentación de organizaciones como los Valencia, la Familia Michoacana, el Cártel del Golfo, los Beltrán Leyva, Los Arellano Félix.

Pero el grupo originario de Sinaloa se ha mantenido, sus líneas de mando siguen bajo control de las familias de mayor poder a su interior y una línea de relevo ha comenzado a trazarse claramente.

Los Herrera, el modelo

La necesidad de una vinculación más fuerte que lo legal, por tratarse de actividades ilícitas ha sido una de las características fundamentales para la sobrevivencia de algunas organizaciones criminales. La consanguinidad es una condición para la complicidad en esos grupos.

En la época reciente, fueron los Herrera en Durango quienes funcionaron bajo este modelo para traficar heroína desde los años 50 hasta los 80 del siglo pasado.

Bajo la jefatura de Jaime Herrera Nevarez, operaron lo que las autoridades norteamericanas y posteriormente la DEA denominaron el “freeway Durango-Chicago” de la heroína.

Según el expediente de las autoridades norteamericanas (en México no fueron perseguidos) se trataba de una organización en la cual solo admitían familiares; eran sigilosos en su actuar; solo se dedicaban a traficar heroína, sus ganancias la reinvirtieron en nuestro país y no hay registro de matanzas o asesinatos.

La estructura se fragmentó, de su fundador casi nada se sabe (nunca fue detenido).

Posteriormente surgieron los Félix Gallardo; los Caro Quintero; los Carrillo Fuentes; los Arellano Félix; los Beltrán Leyva, Los Coronel Villarreal, los Guzmán Loera y etcétera.

A todos ellos les tocó todo el proceso de cambio de pasar de un sistema hegemónico en donde el narcotráfico era un negocio para ciertos sectores políticos y se le trataba como una enfermedad bajo control.

Por la complejidad del fenómeno del narcotráfico es difícil asegurar que existe un capo de capos o un jefe de jefes. Han sobrevivido algunos.

Los herederos

De esa generación de los años ochenta y del grupo predominante, el de Sinaloa, solo está vigente “El Mayo” Zambada, quien –según la versión oficial- hoy es un hombre de 72 años y alrededor de él se encuentran los parientes de otros de sus contemporáneos.

El Mayo es el jefe de ese clan, pero existen otros grupos (producto de la fragmentación de los últimos años) que se mueven con su propia estructura y su propia lógica.

En ese contexto, se percibe con claridad el trato diferenciado del gobierno de López Obrador a Sinaloa y el combate a otros grupos.

Mientras a un pariente de Caro Quintero lo detienen con un operativo militar impecable (Ver Video en Rio Doce youtu.be/XgwlkT-4BeA, a Ovidio lo liberan bajo el pretexto de un desastroso operativo de la Guardia Nacional.

Y la difusión de la boda de Giselle Guzmán Salazar en Culiacán con Edgar Cázares, sobrino de Blanca Margarita Cázares, La Emperatriz, señalada cómo parte del grupo del Mayo Zambada, confirma que al paso del tiempo han procurado estrechar esas relaciones entre las familias inmersas en esos ambientes.

Ha sido un proceso de varios años y entre los nombres publicados de esa nueva generación aparecen varios apellidos conocidos.

En marzo de 2017, de la cárcel de Aguaruto en Sinaloa (llamado Centro estatal de las Consecuencias Jurídicas del Delito) se fugaron cinco reos de alta peligrosidad y otros personajes del Cártel de Sinaloa. El más destacado era Juan José Esparragoza Monzón, alias El negro o El azulito.

Está identificado como hijo de Juan José Esparragoza Moreno, El azul, de ahí su apodo.

Los hermanos Jesús Alfredo; Archivaldo Iván Guzmán Salazar y Ovidio Guzmán López a quienes el gobierno norteamericano les concede “un papel significativo en el cártel”. Ninguno de ellos es mayor de 40 años.

Jesús Vicente Zambada Niebla, Vicentillo, (hijo del MayoZambada) está procesado en Estados Unidos y después de haber colaborado con las autoridades norteamericanas cumple una condena que ya casi llega a su fin. Por lo que se prevé, le darán otra identidad a él y a su familia y podría quedarse a vivir en Estados Unidos.

Hay otro cuyo rastro se pierde, Vicente Carrillo Leyva, hijo de Amado Carrillo Fuentes.

A diferencia de sus padres, esta generación ya fue criada en ese ambiente; algunos tienen estudios y varios de ellos están directamente involucrados en trasiego de drogas. Hoy, por lo que sabe, son el relevo generacional.


Ahora puedes encontrar la Mochila Política en:

www.indicadoresdeimpacto.wixsite.com/indicadoresdeimpacto

www.angulopolitico.com

www.dvox.co

www.diarionuevavision.com

www.mochilapolitica.com

www.algrano.com.mx

www.pasaporteinformativo.mx



Más información

Mochila Política 103 - Enero 27, 2020 - Año 4 - Morena, el golpe interno.

Por Héctor Moreno

Si algo deja el VI Congreso Nacional Extraordinario de Morena celebrado este domingo es el rompimiento interno al primer nivel entre el Gobierno y su partido; y la definición de dos bandos: el de Yeidckol Polevnsky contra todos los demás.

La operación para recuperar el control del partido partió de un desafío legal a las autoridades electorales al convocar a un evento previamente desautorizado; la alianza de prácticamente todas las corrientes opositoras; la

designación temporal de una dirigencia nacional y la amenaza de presionar a las autoridades electorales si no se les autoriza.

Técnicamente es un golpe interno.

La presidenta del Consejo Nacional, Bertha Luján perfiló la profundidad de la división y la técnica del golpe para suplantar a Yeidckol Polevnsky (Citlalia del Carmen Ibañez Camacho).

La nota de La Jornada es ilustrativa:

“Además, la presidenta del Consejo Nacional, Bertha Luján, reveló que Polevnsky incumplió un acuerdo político.

“Precisó: Hubo por ahí un árbitro que nos sentó (a ella y a Yeidckol) a la mesa y ahí salió un acuerdo de unidad para emitir una sola convocatoria, firmada por ambas, y quedaban sin efecto los congresos emitidos por el CEN y el consejo, y convocar a uno solo para atender la sentencia del tribunal. Sin embargo, agregó, esperaron hasta el último momento que Polevnsky ratificara la convocatoria.

“Luján explicó que Yeidckol sí les envió un documento con observaciones sobre la imposibilidad de realizar el congreso. Querían que no se realizara, pero nos adelantamos y acreditamos la firma de 141 consejeros, de manera que si se anula, tenemos más de la mitad convocando”.

Aunque confuso en muchos de sus términos, el Congreso designó a nuevos funcionarios en la dirigencia nacional interina (para unos 4-5 meses), entre los cuales destacan desde personajes de las corrientes ideológicas más radicales hasta militantes nuevos y hasta adversarios de López Obrador.

La designación de Alfonso Ramírez Cuéllar como presidente interino concede un lugar a una corriente que desde la época de Luis Echeverría tripula organizaciones campesinas para intermediar millonarios recursos del presupuesto federal.

Ramírez Cuéllar, fundador y dirigente hasta hace poco de la Coordinadora Nacional Plan de Ayala (CNPA) ha hecho mancuerna durante décadas con José Narro Céspedes, quien ha dirigido la Unidad Democrática Nacional y la dirigencia nacional del Partido del Trabajo.

Narro Céspedes llegó a admitir en 2008 que bajo su presidencia, el PT estrechó las relaciones con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que en ese entonces era un grupo de narcotraficantes amparados en una guerrilla de inspiración marxista y que durante 15 años siguieron una tradición de enviar jóvenes mexicanos a adoctrinarse en Cuba, Venezuela y Colombia.

Cuéllar y Narro fueron quienes respaldaron y promovieron a las organizaciones que hace unas semanas, a nombre de productores del campo- presionaron con movilizaciones en el Palacio Legislativo de San Lázaro para conseguir presupuesto.

La respuesta del Presidente López Obrador ha sido de crítica y de negativa a las demandas de esos grupos en particular.

Hoy, Ramírez Cuéllar fue designado dirigente del partido de López Obrador.

El Congreso buscó darle la vuelta a la sanción de las autoridades electorales, al relevar integrantes de su dirigencia nacional electos desde 2015 y que han permanecido desde entonces. Ese año, López Obrador era presidente y Polevnsky secretaria general.

En noviembre de 2017, López Obrador se separó de su cargo para ser candidato presidencial y Polevnsky, secretaria general, asumió desde entonces las funciones de presidenta.

Se mantuvo a 11 integrantes del CEN electo en 2015; designó a otros y mantuvo a Polevnsky como secretaria general.

La lista de nombres de los designados es poco clara, pero entre algunos de ellos destaca la diputada federal por el estado de México Xóchitl Nashielly Zagal Ramírez formada al interior de un grupo llamados Los Puros, liderados por Daniel Serrano Palacios, un operador del ala ideológica radical de Morena.

Enrique Dussel, uno de los principales defensores y promotores de la llamada teología de la liberación, que iría a la cartera de Formación Política; Estudios y Proyecto de Nación, habría quedado a cargo de Janix Liliana Castro Muñoz, de cuya trayectoria se conoce que es enfermera, activista en Oaxaca y que se unió a López Obrador en 2006 en el bloqueo de Paseo de la Reforma tras perder las elecciones; Mexicanos en el Exterior quedó a cargo de Martha García Alvarado, activista de Morena en Los Ángeles, California.

La cartera de Indígenas y Campesinos quedó a cargo de Edi Margarita Soriano, consejera nacional de Morena en Morelos desde 2015, ex secretaria de Mujeres en Morena Morelos y quien firma desplegados como presidenta de una organización que se llama Mujeres por la Cuarta Revolución Social A.C.

Los mensajes de los dirigentes denotan una urgencia por recuperar el control del partido, pues se acercan los tiempos para las definiciones de las candidaturas federales en 2021.

Pero la decisión final de esta disputa ya no está en Morena, los bandos han judicializado el caso desde octubre pasado y las autoridades electorales instruyeron a la dirigencia a renovar su padrón de militantes y reafiliar a sus militantes antes de realizar cualquier otro movimiento.

Por ello y como cierre de la táctica golpisa, Bertha Luján, presidenta del Consejo y aspirante a la dirigencia nacional pidió unidad a los asistentes, advirtió que las las decisiones del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) son “políticamente cuestionables”, “son inatacables y nos dejan sin ningún recurso jurídico para podernos defender”.

“Necesitamos movilizarnos y hacer presión para que el tribunal deje de emitir impugnaciones políticamente cuestionables, porque el hecho de buscar hasta debajo de las piedras un motivo para cancelarlo tiene que ver con el dolo, y tiene que ver con una intervención interina”, lanzó Luján.

Están desesperados.

¿Qué sigue para Morena?

Lo primero es que debe esperar una nueva resolución del Trife que avale o no el golpe técnico del fin de semana.

De no avalarlo, se podrían esperar movilizaciones para presionar al Trife, como lo advirtió Luján.

En el fondo se disputan el presupuesto de este año, más de mil 653 millones de pesos y la posibilidad de controlar las candidaturas al 2021 (Mochila Política 102. Morena: el dinero, la marca y el riesgo del naufragio).

Si el Trife resuelve a favor de Polevnsky y se cubren los plazos legales para la reafiliación, definición de estructura (dirigencias estatales, municipales y distritales del partido), a ella le correspondería dirigir el proceso de la elección federal de próximo año.

Si Yeidckol gana el pleito legal entonces ella y Cuauhtémoc Cárdenas cobran fuerza y obligaría a López Obrador a negociar candidaturas y posiciones. Quizá Porfirio Muñoz Ledo analiza los mismos escenarios para decidir si se queda o se aventura de nuevo con Cárdenas Solórzano.

Para quienes quedarían fuera resulta legalmente impensable formar un nuevo partido, quizá lo más aventurado sería que todos se trasladaran a cualquiera de los nuevos partidos satélites, el PT, el PVEM o el PES.

Lo contrario, sería el naufragio.



Ahora puedes encontrar la Mochila Política en:

www.indicadoresdeimpacto.wixsite.com/indicadoresdeimpacto

www.angulopolitico.com

www.dvox.co

www.diarionuevavision.com

www.mochilapolitica.com

www.algrano.com.mx

www.pasaporteinformativo.mx



Más información

Mochila Política 102 - Enero 21, 2020 - Año 4 - Morena: el dinero, la marca y el riesgo del naufragio.

Por Héctor Moreno

La disputa por Morena entra a su fase de definición en varios niveles:

Es un pleito por dinero. El presupuesto autorizado por la autoridad electoral para Morena este año es de mil 653 millones de pesos.

Es un pleito por una marca con un solo producto: López Obrador. La transición de movimiento a partido sigue sin definirse y en muchas entidades Morena no tiene estructura.

Es un pleito por la sucesión de López Obrador: quien controle Morena definirá los

candidatos para las elecciones federales de 2021 en las que se renovarán la Cámara de Diputados; 15 gobiernos estatales; 29 congresos locales y cerca de 2 mil ayuntamientos.

Los tiempos apremian, pues restan ocho meses (septiembre) para el inicio legal del proceso federal del próximo año.

Por eso las posiciones se han enconado nuevamente y la fecha del siguiente round quedó marcada: domingo 26 de enero.

Bertha Luján, presidenta del Consejo Nacional convocó ese día a un Congreso Nacional Extraordinario para definir la permanencia de la actual dirigencia nacional encabezada por Yeidckol Polevnsky, secretaria general del partido en funciones de presidente desde noviembre de 2017.

Buscarían implementar una dirigencia interina.

El punto es que en los estatutos de Morena no existe la figura de “dirigencia interina”.

Pero el asunto –más allá de los recursos legales que pudieran presentarse e influir en el tiempo de resolución de los pleitos- implica directamente al gobierno del Presidente López Obrador, lo cual pone una complicación más al tema.

Para hacer un poco de historia reciente. El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) mandó a Morena a actualizar su padrón de militantes e iniciar la reafiliación, antes de hacer cualquier otro movimiento interno.

Públicamente, Polevnsky ha denunciado que esos padrones los tiene bajo control Gabriel García Hernández quien es coordinador de los súperdelegados estatales del gobierno federal y que analiza la posibilidad de interponer una denuncia ante la Secretaría de la Función Pública por el mal uso de esos padrones.

Es decir, el real control de Morena está en la Presidencia de la República.

La amenaza de Polevnsky va dirigida al corazón del gobierno de López Obrador: la corrupción.

Además, la actual dirigente se ha burlado públicamente de sus enemigos, por dos razones. La primera, porque el presupuesto aprobado por el Instituto Nacional Electoral para Morena es de mil 653 millones de pesos, y la segunda es que ella, en su calidad de dirigente, renunció al 75 por ciento de ese financiamiento.

“El interés es el dinero; eso se muestra muy claro. Por eso tienen tanta prisa y tanta urgencia (en sacarme). Ganamos la Presidencia sin tener tanto dinero… ¿para qué quieren tanto dinero?”.

Una marca sin estructura

Al no tener estructura, el control de Morena se convierte prácticamente en el control y asignación de las candidaturas para 2021. Se trata una marca que fue muy exitosa en 2018 por la aparición de López Obrador en las boletas y la inercia le permitió triunfos en 2019.

Hay estados en donde Morena no tiene estructura: Durango, Jalisco, Quintana Roo, Sinaloa y Tlaxcala. En estas dos últimas entidades habrá elección para gobernador en 2021.

Si Morena no cumple los procesos legales para elegir a esos dirigentes estatales, entonces será el dirigente nacional del partido quien tenga facultad para designarlos.

Así las cosas, si el domingo 26 de enero Bertha Luján y su grupo (Héctor Díaz Polanco, Martí Batrés, Claudia Sheinbaum, Irma Eréndira Sandoval, John Ackerman, entre otros) imponen su voluntad, entonces Polevnsky podrá recurrir legalmente el asunto al Trife.

Yeidckol Polevnsky tiene como aliados a algunos dirigentes estatales, como el de Querétaro y Puebla, al gobernador de esta última entidad, Miguel Barbosa y una figura de peso nacional e internacional: Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

Esa alianza y fortaleza se refleja en la convocatoria del llamado Grupo de Puebla en meses pasados en donde alertaron a una presunta campaña de la ultraderecha en contra de los gobiernos populares en América Latina.

El grupo que domine Morena hacia el 2021 se convertirá en el principal aliado de López Obrador… o en su principal opositor.

Por historia, afinidad ideológica, pero sobre todo, por obediencia el grupo de Bertha Luján parece el más favorecido por López Obrador.

El domingo 26 empieza la cuenta regresiva.


Ahora puedes encontrar la Mochila Política en:


www.indicadoresdeimpacto.wixsite.com/indicadoresdeimpacto

www.angulopolitico.com

www.dvox.co

www.diarionuevavision.com

www.mochilapolitica.com

www.algrano.com.mx

www.pasaporteinformativo.mx



Más información

Mochila Política 101 - Año 4 - Enero 11, 2020 - Y no, no son iguales; la izquierda contra AMLO.

Por Héctor Moreno

Tras un año de abiertas diferencias, la izquierda liderada por el EZLN decidió articular esfuerzos locales e internacionales para confrontar este año al régimen de Andrés Manuel López Obrador.

Durante un año los posicionamientos de uno y otro lado fueron cerrados, desde el “chinga tu madre” del EZLN a López Obrador hasta la respuesta del Presidente de deslindarse de ellos: “… siguen sin aceptar, que no somos iguales y que tenemos convicciones y que

venimos de la lucha opositora.” (Mochila Política 83
Año 3. Julio 1, 2019. AMLO manda dos mensajes; uno, “por si me tuviese que ir”)

Después de 26 años, los encapuchados mantienen su postura de víctimas de un sistema en donde “el mandón” es el gran capital y López Obrador es solo “el capataz”, como sus antecesores. Para ellos, la guerra contra el neoliberalismo se ha profundizado con este gobierno.

Por eso, en diciembre realizaron una serie de eventos en los territorios bajo su control en Chiapas y en donde mostraron una fuerza bélica de unos 2 mil jóvenes armados; anunciaron que radicalizarán su lucha contra tres proyectos: el Tren Maya, el Corredor Transístmico y el Proyecto Integral Morelos.

Coordinarán esfuerzos con las feministas radicales de otros países.

Buscarán alianzas con organizaciones separatistas de otras partes del mundo.

El ensayo separatista

Desde diciembre de 1994 y bajo la sombra de negociaciones oscuras, el EZLN ha tomado territorios enteros bajo su control político-militar para materializar su lucha de resistencia, acompañado de un coro de apoyo de figuras y organizaciones nacionales e internacionales.

En forma paralela a las divisiones territoriales institucionales, han creado centros políticos de coordinación regional, llamados caracoles a los que denominan Centros de Resistencia Autónoma y Rebeldía Zapatista (CRAREZ) y han “formado” municipios propios, a los cuales llaman Municipios Autónomos Rebeldes Zapatistas (MAREZ). En ellos, sólo reconocen como autoridad a las llamadas Juntas de Buen Gobierno.

Lo único que parece claro para definir el control territorial es que usan criterios afinidad ideológica y miltancia en el EZLN. Geográficamente es un corredor que en uno de sus extremos colinda con Guatemala.

Fue en agosto de 2019 cuando anunciaron la creación de más caracoles y municipios autónomos.

Hasta el Presidente López Obrador les dio la bienvenida y anunció que el EZLN había asumido el control de 11 nuevos territorios pertenecientes a ocho municipios de Chiapas.

En el fondo, el juego del nuevo lenguaje esconde la realidad. Mientras que López Obrador dice que los territorios bajo control del EZLN están en ocho municipios constitucionales, aquellos señalan más de 14. Chiapas tiene en total 118 municipios.

La organización separatista, según información de medios, tiene bajo control 12 caracoles y 31 municipios autónomos.

Los fans del EZLN han definido que con esta acción se han ganado “un lugar en la historia justo al lado de las comunas, de los sóviets”.

Este año, anunciaron buscarán ser sede de una reunión con otros movimientos separatistas de diversas partes del mundo.

Estructura, aliados y luchas

El EZLN ha mantenido control, organicidad, formación ideológica, formación de cuadros (Rafael Sebastián Guillén Vicente “Marcos” ahora autollamado “Galeano” dejó las montañas desde hace lustros); cuenta con apoyos internacionales y promoción en medios y redes digitales.

Por eso a sus eventos restringen el ingreso solo a grupos y periodistas afines.

En diciembre del año pasado – de acuerdo con información publicada en redes y en medios impresos por algunos asistentes – el EZLN efectuó en sus territorios cinco eventos político-culturales en donde destacaron la asistencia de extranjeros y la capacidad logística, lo cual solo se logra con un fuerte financiamiento económico.

Su Combo por la vida: diciembre de resistencia y rebeldía, inició del del 7 al 14 de diciembre, con la segunda edición del Festival de Cine Puy Ta Cuxlejalic.

Del 15 al 20 efectuaron el primer CompArte de Danza Báilate otro mundo.
Del 18 al 20, el Congreso Nacional Indígena (CNI)-Concejo Indígena de Gobierno (CIG) y EZLN realizaron su Cuarta Asamblea Nacional.

Los días 21 y 22 fue el Foro en Defensa del Territorio y la Madre Tierra, con la participación de 921 personas de 24 países y 25 estados. Participaron unas 50 organizaciones de México, Ecuador, Colombia, Chile y Kurdistán. Se identificaron puntos de articulación y estrategias comunes de resistencia, según lo publicado.

Del 26 al 29 organizaron el segundo Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan, con alrededor de 5 mil participantes, de unos 49 países, entre ellas la cantante Mon Laferte. “Durante tres días compartieron dolores, experiencias y alegrías; fortalecieron sus redes de solidaridad y tomaron acuerdos para seguir luchando contra el patriarcado”.

El 31 de diciembre y 1° de enero de 2020, fue el 26 aniversario del inicio de la guerra contra el olvido.

Daniela Pastrana, ex dirigente de la Red Periodistas de a Pie, describió en su crónica sobre este evento:

“Este año hay dos eventos políticos: uno por la tarde, inusual, donde el subcomandante Moisés lee el pronunciamiento de la comandancia general del EZLN y se presenta la fuerza militar (integrada por unos 2 mil milicianos casi adolescentes)”.
piedepagina.mx/estan-dispuestos-los-malos-gobiernos-a-desaparecernos/

Como escribió Raúl Romero en La Jornada: “Ninguna fuerza política en México, y muy pocas en el mundo, son capaces de garantizar la infraestructura necesaria para la realización de estas actividades”.

Lo dicho: Andrés Manuel López Obrador es un producto del viejo sistema priísta, es un liberal revolucionario, no es un hombre de izquierda y ha sido la misma izquierda histórica quien se ha encargado de ubicarlo y ahora lo enfrentará.


Ahora puedes encontrar la Mochila Política en:

www.indicadoresdeimpacto.wixsite.com/indicadoresdeimpacto
www.angulopolitico.com www.dvox.co
www.diarionuevavision.com www.mochilapolitica.com
www.algrano.com.mx www.pasaporteinformativo.mx



Más información

Mochila Política 100 - Diciembre 30, 2019 - Los factores del 2020 (III) La participación y unidad ciudadana.

Por Héctor Moreno

En unos meses el país pasó de vivir una elección democrática a lidiar con un gobierno con actitudes autoritarias, de culto a la personalidad y prejuicios, empeñado en aplicar un proyecto ideologizado, excluyente y que no resuelve los problemas de fondo que vive el país.

Se ha dedicado a destruir parte del andamiaje del viejo sistema y ha mantenido aquello que le sirve para consolidar uno nuevo en donde se repiten historias, corruptelas para mantenerse en el

poder.

A un año del gobierno de Andrés Manuel López Obrador las promesas hechas en su campaña siguen sin cumplirse, las justificaciones diarias sobre las herencias del modelo neoliberal como origen de todos los males; las resistencias de sus adversarios, los conservadores han comenzado a generar cierto desencanto.

Primero aseguró que los primeros frutos de sus planes sociales se verían en seis meses; después que a fines de este año y ahora pide un año más de gracia.

Frente a sus fracasos y la realidad adversa ha asumido un control de daños en el discurso, una administración de las promesas, de la esperanza.

Ello ha causado una reacción natural en ciertos sectores de la sociedad que han buscado formas de expresar su inconformidad con el nuevo gobierno y el régimen que pretende implantar.

Esas movilizaciones para mostrar inconformidad con el Presidente han servido para desahogo, pero corren el riesgo de generar pesimismo y derrotismo al no lograr cambios en el gobierno, por lo mismo pueden radicalizarse más.

Muchos ciudadanos mantienen la esperanza de que una vez destruido lo que hicieron los gobiernos anteriores habrá progreso y se acabará la corrupción. Su peso se ve en las encuestas.

Ciertos líderes e instituciones de sectores importantes han optado por la negociación con el Presidente, con la esperanza de influir.

Se han incrementado las críticas serias de líderes y comunicadores y algunas campañas en redes sociales.

Pero hasta ahora esos esfuerzos han sido aislados, han prevalecido protagonismos y no se ha dado un esfuerzo serio, coordinado en la búsqueda de un gobierno que promueva la unidad, que construya con todos los sectores y que promueva una mayor participación ciudadana.

La participación ciudadana ha sido y será un factor fundamental en el 2020.

El objetivo estratégico será generar un efectivo contrapeso cívico, político y de opinión pública, con firmeza, que haga viable una mejor sociedad y un mejor gobierno.

Solo de esa manera se podrá hacer frente al desencanto, desilusión y enojo cuando los pésimos resultados en materia económica y de seguridad afecten a quienes han radicalizado su apoyo con una fe casi ciega en las promesas de bienestar e igualdad.

Hace falta generar sinergia entre las organizaciones ciudadanas, compartir una visión en conjunto, coordinar acciones con respeto a la naturaleza e identidad de cada una de las asociaciones participantes.

Es necesario motivar la participación de los jóvenes, proyectar líderes de diversos sectores.

Igualmente importante será buscar alianzas con organizaciones ciudadanas de otros países en donde los referentes políticos sean similares al del gobierno lopezobradorista e internacionalizar los temas comunes.

Con los personajes y organizaciones sociales simpatizantes y promotoras del proyecto de López Obrador se debe mantener una actitud de diálogo; no generar ni aceptar conflictos; darles información e intentar convencer de que el mal gobierno nos afecta a todos.

Se debe promover la creación de una alternativa democrática capaz de gestionar un mejor futuro.

Solo una organización ciudadana, fuerte, unida logrará influir para que los diputados locales y federales que sean electos en 2021 trabajen contra el autoritarismo, el centralismo y la manipulación ideológica.


Ahora puedes encontrar la Mochila Política en:

www.indicadoresdeimpacto.wixsite.com/indicadoresdeimpacto

www.angulopolitico.com

www.dvox.co

www.diarionuevavision.com

www.mochilapolitica.com

www.algrano.com.mx

www.pasaporteinformativo.mx



Más información

Mochila Política 99 - Diciembre 30, 2019 - Año 3 - Los factores del 2020 (II) Trump, la economía y el narco.

Por Héctor Moreno

Pocas veces había sido tan previsible la influencia de un gobierno estadounidense sobre las definiciones de un gobierno mexicano.

No es un asunto de confrontación ideológica sino de control y permanencia en el poder.

De uno y de otro lado.

Para el Presidente Andrés Manuel López Obrador representa una oportunidad de avanzar en la resolución de los dos principales problemas de México: la economía y el combate a la delincuencia organizada.

El fracaso

del actual gobierno en esas dos materias es más que evidente: el país se encuentra estancado y la violencia crece día con día.

Para el Presidente Donald Trump representa la posibilidad de reelegirse cuatro años más.

Atrapados en el calendario electoral

El tratado México, Estados Unidos, Canadá (T-MEC) apenas inicia su proceso de aprobación en los congresos de los tres países y, de no suceder un imprevisto más, podría culminar en abril de 2020.

En Estados Unidos, la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes aprobó en días pasados un juicio político en contra del Presidente Trump, el cual podría ser votado en el Senado en febrero del año entrante.

Todos los pronósticos indican que el juicio se detendrá ahí al no contar con una mayoría calificada para ser aprobado.

Se supone que después de ese proceso, el Senado norteamericano podría entrar al debate y aprobación del T-MEC.

A la par, entre enero y abril habrán de realizarse las elecciones primarias en los partidos para elegir candidatos.

De acuerdo al calendario oficial, podría ser en abril que el Parlamento canadiense apruebe el T-MEC.

En el verano, durante los meses de julio y agosto se deberán realizar las convenciones nacionales para elegir candidatos presidenciales. Los siguientes dos meses, septiembre y octubre la atención se centrará en los debates entre los candidatos presidenciales.

Y será en noviembre cuando se realicen las votaciones.

Los temas de la relación bilateral con México que sirvan para ganar votos serán incluidos en la agenda de las campañas, tanto del Presidente Trump como de quien resulte candidato por parte de los demócratas.

Ya este año Trump dio muestras al amenazar con la aplicación de aranceles si México no daba muestras palpables de frenar la migración a Estados Unidos. El gobierno de López Obrador ha cumplido con creces la demanda norteamericana.

Otra muestra fue la coincidencia del anuncio de la aprobación del T-MEC con la silenciosa salida de Evo Morales de México donde estaba asilado con medidas de seguridad como de Jefe de Estado y permisos para promover la insurgencia en Bolivia, de donde salió tras las protestas por haber implementado un fraude electoral para promover su cuarta elección.

Habrá que estar atentos a la alineación de la política exterior del gobierno lopezobradorista hacia América Latina.

Pero Trump tiene ahora una carta para presionar aún más al gobierno de López Obrador.

Los secretos del narco

Mucha de la información sobre las redes de protección política al narcotráfico es conocida en México en distintos ámbitos de la seguridad, al igual que la que tiene ahora el gobierno norteamericano.

La diferencia es que en aquel país se ha judicializado y en México no. López Obrador ha mantenido el pacto de impunidad con los actores del viejo sistema.

Algunos de los procesos en contra de capos del narcotráfico – iniciados desde el anterior gobierno de Barack Obama – y las detenciones de otros políticos involucrados en los dos últimos años colocan a México en un claroscuro frente a su vecino.

Los alcances de esa información solo pueden ser conocidos por el gobierno estadounidense y podrá ser usada a sus enteros intereses, lo cual abre una duda sobre la vulnerabilidad a la soberanía nacional.

Y así como los gobiernos anteriores pudieron tener un grado de responsabilidad también el de López Obrador deberá asumir el suyo, pues no solo no se ha combatido eficazmente a las bandas de narcotraficantes, tampoco se ha hecho nada para perseguir realmente a la estructura que les da cobertura política.

La liberación de Ovidio Guzmán en Culiacán y la inacción sobre Genaro García Luna son representativos de la actitud del gobierno lopezobradorista frente a la delincuencia organizada.

Solo que al segundo se vio obligado a abrirle investigaciones unez vez que fue detenido en Texas.

Las acciones de López Obrador contra esos dos personajes (Ovidio y García Luna) son consecuencia de los procesos legales a varios integrantes del llamado Cártel de Sinaloa en Estados Unidos quienes los han involucrado como cómplices.

Además de ellos, el gobierno de Donald Trump acumula información sobre la cobertura política al narcotráfico con las detenciones del ex fiscal de Nayarit, Edgar Veytia y del ex gobernador de Tamaulipas, Tomás Jesús Yarrington Ruvalcaba.

A ello debe agregarse, según denuncias oficiales, César Duarte Jáquez, ex gobernador de Chihuahua está escondido en ese país.

Podría ser hasta las campañas presidenciales de 2020 en Estados Unidos cuando tengamos indicios si la información de esas detenciones fue útil y necesaria para Donald Trump.

O si la reservaron para mejor ocasión.


Ahora puedes encontrar la Mochila Política en:

www.indicadoresdeimpacto.wixsite.com/indicadoresdeimpacto

www.angulopolitico.com

www.dvox.co

www.diarionuevavision.com

www.mochilapolitica.com

www.algrano.com.mx

www.pasaporteinformativo.mx



Más información

Mochila Política 98 - Diciembre 30, 2019 - Año 3 - Los factores del 2020 (I) Morena: el 2021 o el naufragio.

Por Hector Moreno

Morena, el principal instrumento del Presidente Andrés Manuel López Obrador y su grupo para permanecer en el poder se puede convertir en el principal factor de descomposición para perder el poder.

O refrendan en 2021 o naufragan en el intento.

La complejidad de intereses – reflejo de los variados y disímbolos grupos actuantes en su interior – mantiene estancado el proceso formal de convertir el Movimiento de Regeneración Nacional en un partido político y

de no solucionarlo a tiempo tendría repercusiones en conservar la mayoría del Congreso federal en el 2021 y en algunos congresos locales.

Su futuro está amarrado al éxito del gobierno de López Obrador y los augurios tampoco son prometedores.

El complejo panorama económico para 2020 y la tendencia al fracaso en combatir la violencia y la inseguridad dejan sin banderas al partido en el poder.

Hasta ahora, Morena no solo no ha servido para dirimir las diferencias entre las facciones y grupos que soportaron la llegada de López Obrador al poder en 2018, por el contrario, las ha potencializado y podría naufragar en ese mar de diferencias y ambiciones de personajes y grupos.

La formalidad y los riesgos

Formalizar al movimiento como un partido – con normatividad, procedimientos y procesos democráticos – y la dependencia de López Obrador son los dos factores que determinarán este año el futuro de Morena.

Fue un proyecto finamente labrado desde 2006 por López Obrador y un grupo de afines quienes lo acompañaron en la Jefatura del Gobierno de la Ciudad de México, al cual dotaron de ideología, agenda, activistas, presupuesto y organicidad el cual formalizaron como partido en 2014 como Movimiento de Regeneración Nacional.

Para consolidar su proyecto debieron firmar pactos y alianzas con factores del viejo régimen priísta como varias secciones magisteriales bajo control de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación; con grupos armados como el de José Manuel Mireles y Nestora Salgado; organizaciones campesinas y personajes de ese viejo régimen.

Uno de esos personajes fue Citlali Ibañez Camacho (Yeidckol Polevnsky) a quien López Obrador dejó como presidenta interina de Morena, tras ser postulado candidato presidencial. Ella misma admitió públicamente su cambio de nombre en un afán de desligarse de su origen de la familia Ávila Camacho.

El estilo personal autoritario y su arrastre popular permitieron a López Obrador manejar a Morena como un receptor de toda clase de inconformidades y armar un gran frente con el que pudo soportar su triunfo en 2018.

Pero ahora las pugnas de esos grupos al interior de Morena impiden su transformación como partido y las apuestas se elevan en la medida en que se acercan las definiciones para el proceso electoral federal intermedio de 2021.

Yeidckol Polevnsky ha usado todos los recursos legales para posponer la renovación de la dirigencia nacional y de todas las dirigencias estatales de Morena, lo cual debió suceder el 20 de noviembre de 2019.

Además, se ha aliado con Cuauhtémoc Cárdenas con quien promovió la creación del Grupo Puebla en donde aglutinan a una serie de personajes liberales y de la izquierda latinoamericana y quienes han convocado a una cruzada en contra de una supuesta embestida de la ultraderecha en contra de López Obrador.

Ello le ha costado descalificaciones de sus compañeros de partido y la exhibición de haber sido beneficiaria del gobierno del priista Enrique Peña Nieto quien le condonó el pago de 16 millones de pesos de impuestos.

Con el viento en contra mantuvo la candidatura de Miguel Barbosa a la gubernatura de Puebla y posicionó el primer triunfo de Morena sin la figura de López Obrador en las boletas electorales.

Del otro lado está un grupo muy cercano a López Obrador con Bertha Luján, Martí Batrés y Héctor Díaz Polanco quienes, aliados con Marcelo Ebrard, Ricardo Monreal y Mario Delgado buscan arrebatar el control de Polevnsky.

La razón por la cual no se han renovado las dirigencias nacional y estatales de Morena es por el padrón de militantes.

El futuro en juego

Inicialmente el acuerdo al interior del partido era renovar las dirigencias el 20 de noviembre, para lo cual se realizaron elecciones distritales, algunas de las cuales terminaron a balazos, como en Jalisco. Ese proceso evidenció anomalías en el padrón de militantes de Morena.

Ante las impugnaciones por ese proceso, los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (Trife) resolvieron el 30 de octubre dejar sin efectos el padrón de Morena, el cual está actualizado al 20 de noviembre de 2017, anularon la convocatoria de renovación de las dirigencias y todos los actos derivados de la misma.

El grupo de Bertha Luján, actual presidenta del Consejo Nacional de Morena, convocó en días pasados a la sesión del VI Congreso Nacional Extraordinario para el 26 de enero de 2020 en el que se definirá dirigencia nacional y el método de elección.

Pero Yeidckol Polevnsky reviró y aseguró que legalmente la renovación de la dirigencia nacional de Morena se realizará hasta diciembre de 2020.

Morena firmó con el INE un convenio para utilizar la aplicación de ese instituto para iniciar en enero la actualización de su padrón de militantes, como lo ordenó el Trife.

Ese proceso inicial podría tardar tres meses; posteriormente el INE tendría que validar ese registro y autorizar la credencialización de quienes queden formalmente inscritos en el padrón de Morena y hasta entonces podría iniciar el proceso de renovación de las dirigencias nacional y estatales del partido.

Si ese proceso se cumple, Polevnsky será formalmente la dirigente nacional de Morena y tocará a ella y sus aliados definir las candidaturas federales y locales de 2021.

Además de la renovación de los 500 diputados federales y del Senado de la República, estarán en juego 15 gubernaturas; diputados locales en 27 entidades y se renovarán ayuntamientos en 28 entidades.

Solo en dos entidades no habrá procesos electorales: estado de México y Durango.

¿Dónde están los padrones de los afiliados a Morena y cómo se les podrá reafiliar?

Están en la oficina de Gabriel García Hernández, coordinador de los delegados estatales federales y responsable de la aplicación de los programas sociales en los estados.

Es decir, están en poder del Presidente Andrés Manuel López Obrador, y a través de sus programas clientelares Jóvenes Construyendo el Futuro; Sembrando Vida; Pensiones a los adultos mayores, etcétera buscará mantener ese control en 2020 aliado con Bertha Luján, Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal.

Ahora puedes encontrar la Mochila Política en:

www.indicadoresdeimpacto.wixsite.com/indicadoresdeimpacto

www.angulopolitico.com

www.dvox.co

www.diarionuevavision.com

www.mochilapolitica.com

www.algrano.com.mx

www.pasaporteinformativo.mx



Más información

Mochila Política 97 - Diciembre 10, 2019 - Año 3 - García Luna, acierto… de Trump.

Por Héctor Moreno

Con toda certeza, el arresto del ex secretario de Seguridad, Genaro García Luna es una buena noticia para México.

García Luna simboliza una de las más importantes redes de protección política y policiaca de la delincuencia organizada en el país.

El acierto de la detención de García Luna es un acierto… del gobierno estadounidense de Donald Trump que tendrá diferentes repercusiones en México.

De acuerdo con los documentos oficiales del gobierno

norteamericano, a García Luna se le investiga por asuntos delincuenciales desde 2001.

La cacería sobre García Luna fue permanente desde que dejó su cargo en 2012 como secretario de Seguridad del gobierno de Felipe Calderón.

La noticia se da en un proceso de relación del gobierno del Presidente López Obrador en la cual ha ido cediendo a las exigencias del gobierno de Trump.

Trump alineó a López Obrador en materia de migración; alineó a López Obrador en el modelo económico con la firma del T-MEC y ahora lo alinea con la detención de Genaro García Luna.

A esto se refería Cuauhtémoc Cárdenas cuando dio su opinión sobre la relación México – EU en su entrevista con El País.

P. ¿Qué piensa de la hostilidad de Donald Trump hacia México, sobre todo si logra un segundo mandato?
R. Se me hace muy grave que tenga esa actitud hacia un país vecino que ha sido incluso sumamente cordial con él y con su Gobierno. Ojalá no llegue…

Si bien la detención de García Luna puede ser usada por el gobierno lopezobradorista para reforzar su discurso contra la corrupción y el pasado, la realidad es que su gobierno no hizo nada para investigarlo ni detenerlo.

Para Felipe Calderón este golpe puede significar no solo el fin de su ambición política, lo coloca en una franja de incertidumbre como a ningún otro expresidente de México, pese a todas las denuncias sobre corrupción e impunidad, hechas en su sexenio, Calderón Hinojosa defendió y presumió a García Luna como un gran policía.

La primera parte del juicio -en la Corte de Nueva York- podría llevarse al menos un año, lo cual significa que todo 2020 se mantendrá la expectativa mediática sobre el caso y en ese escenario, 2021 sería el año de sentencia.

El matrimonio Calderón Zavala podrían ver naufragar muy pronto su proyecto de un nuevo partido político.

Para el PAN también significa un problema, pues sus dirigentes (César Nava y Germán Martínez Cázares) nunca se atrevieron a cuestionar los métodos de García Luna.

Quizá los únicos favorecidos con esta detención sean el Cártel de Sinaloa y su hoy único e indiscutible jefe: Ismael El Mayo Zambada García.
García Luna está detenido hoy por los testimonios de su hermano Reynaldo El Rey Zambada y su hijo Vicente Zambada Niebla sobre la entrega de millones de dólares en efectivo a García Luna por parte del Cártel de Sinaloa.

Pero sin duda alguna, quien más gana en este juego es Donaldo Trump, pues con estas acciones puede presumir un combate real y efectivo a las redes políticas de protección al narcotráfico y eso lo enfila hacia el proceso donde buscará su reelección.

Ahora puedes encontrar la Mochila Política en:

www.indicadoresdeimpacto.wixsite.com/indicadoresdeimpacto

www.angulopolitico.com

www.dvox.co

www.diarionuevavision.com

www.mochilapolitica.com

www.algrano.com.mx

www.pasaporteinformativo.mx



Más información

Mochila Política 96 - Diciembre 06, 2019 - Año 3 - AMLO su ansiedad política y la realidad económica.

Por Héctor Moreno

En su primer año de gobierno, Andrés Manuel López Obrador solo ha hecho lo prometido: avanzar su proyecto ideológico, la construcción de una “nueva patria”.

Lo ha hecho con el viejo molde del priísmo al hacer un binomio de partido-gobierno, en donde solo la figura presidencial concede márgenes de maniobra al resto de sus seguidores, define y combate a sus opositores con una narrativa única y excluyente de quienes no piensan y asumen sus

posicionamientos.

Para lograrlo ha hecho equilibrios políticos con algunos de los principales factores de poder, como los grandes empresarios; el Ejército, la delincuencia organizada. Ha matizado posiciones, lenguaje, actitudes y les ha abierto espacios para acercarlos a su proyecto.

Frente a la crisis económica, el Presidente cambió discurso y actitud hacia los grandes empresarios, les dejó de llamar “minoría rapaz” (como los calificó en su discurso de toma posesión), ahora los define como necesarios para el país, acuerda proyectos de inversión y hasta se ofrece para arbitrar sus diferencias legales.

De calificar al Ejército como instrumento represor del Estado y prometer regresarlo a los cuarteles ha pasado a concederles un lugar privilegiado con base en recursos económicos fuera del presupuesto legal y reconocerles su lealtad en el combate al crimen.

Pero también les ha amarrado las manos en el combate a la delincuencia organizada e incluso reconocerles cuando han sido objeto de humillaciones de parte de grupos delincuenciales.

Como parte de ese cuadro de entendimiento con los factores de poder se puede interpretar la baja de resultados en todas las estadísticas de decomisos de drogas y combate al narcotráfico, así como su política de abrazos no balazos.

La liberación de Ovidio Guzmán – en un operativo hasta hoy inexplicable – solo fortaleció al Cártel de Sinaloa, al igual que en los últimos tres sexenios.

Fiel a su origen priísta se ha definido nacionalista y de izquierda y para mantener esa imagen ha hecho también equilibrios en la política exterior al cobijar a la izquierda radical sudamericana y mostrar colaboración con el gobierno estadounidense de Donald Trump.

A pesar de ello, el movimiento izquierdista internacional lo ha confrontado y denunciado como parte del mismo viejo sistema.

En esa tesitura se entienden las violentas protestas de las feministas radicales, las críticas del EZLN y su distancia de Nicolás Maduro y el Foro de Sao Paulo.

El que una fracción de Morena se identifique con el Foro y presione para que el partido y el gobierno de López Obrador asuman sus postulados no han pasado hasta ahora de ser eso, presiones.

La ansiedad histórica

Autodenominarse la “cuarta transformación” de México es una mentira, las otras tres fueron catalogadas como tales por los académicos después de sucedidas, no antes de realizarse ni en su pleno desarrollo.

Llanamente, fueron colocadas así en el juicio de la historia de México. Algunos de esos procesos llevaron décadas desde su inicio hasta su fin y sus consecuencias fueron variables y diversas para el país.

Autoerigir un proyecto ideológico político como parte de las grandes transformaciones del país; mostrar una ansiedad en su aplicación -bajo inspiración y lenguajes decimonónicos- evidencian la ambición por auto colocarse en la Historia con desprecio a quienes no comparten su visión, sean simples ciudadanos, políticos o historiadores.

Esa ansiedad por aplicar “rápido, muy rápido los cambios políticos y sociales” fue advertida por el mismo López Obrador en su discurso de toma de posesión el 1 de diciembre, “para que si en el futuro nuestros adversarios, que no nuestros enemigos, nos vencen, les cueste mucho trabajo dar marcha atrás a lo que ya habremos de conseguir”.

“Como dirían los liberales del siglo XIX, los liberales mexicanos, que no sea fácil retrogradar”.

En esa inspiración se pueden encontrar explicaciones para entender sus prioridades, de las cuales la estrategia del Bienestar es el núcleo central para garantizar clientela electoral.

Por segundo año consecutivo – a pesar del estancamiento económico y de los pésimos escenarios para México en el 2020 – los proyectos clientelares (Jóvenes Construyendo el Futuro; Sembrando Vida; Pensiones a los adultos mayores, etcétera) son los únicos con un presupuesto garantizado para seguir funcionando.

Para que no sea fácil “retrogradarlos” ya envió una iniciativa para insertarlos en la Constitución y concederles categoría de obligatorios.

La mejor muestra es que en la disputa por la renovación de la dirigencia de Morena, su dirigente “interina”, Yeidckol Polevnsky ha denunciado que el auténtico padrón de afiliados al partido lo tiene Gabriel García Hernández, jefe de los súperdelegados federales y cercanísimo a López Obrador.

Aunque tiene avances en ese sentido, al Presidente López Obrador no le ha sido ni le será fácil concretar sus planes. Inicialmente dio un plazo de seis meses para que todos los programas sociales estuvieran funcionando; luego anunció que sería hasta cumplir su primer año como gobierno y ahora pidió un plazo de un año más.

Ni de izquierda ni estadista

Paradójicamente quien mejor ha definido a López Obrador es Cuauhtémoc Cárdenas, con quien mantiene diferencias desde hace tiempo.

Precisas las preguntas y las respuestas en una breve entrevista publicada el 5 de diciembre en el diario español El País, Cárdenas Solórzano dimensionó a López Obrador y su gobierno:

P. ¿Está de acuerdo con la nueva política migratoria de las autoridades mexicanas?
R. Estoy en desacuerdo con que México haga el trabajo sucio para Estados Unidos.

P. ¿Coincide con López Obrador en que España debe pedir perdón por la Conquista?
R. El pasado no se modifica, lo que sucedió, sucedió. La interpretación que hacemos hoy del pasado no es la misma que hace 40 o 50 años y seguramente es muy distinta a cómo se veía hace 150 años. Los españoles y los mexicanos de hoy no son los mismos que los de 1500, ni la manera de ver el mundo es ahora la misma. Pretender con una declaración actual cambiar el pasado, pues ni lo cambia ni sucede nada. De lo ocurrido 500 o 1.000 años atrás no podemos echar la culpa a nadie.

P. ¿Qué piensa de la hostilidad de Donald Trump hacia México, sobre todo si logra un segundo mandato?
R. Se me hace muy grave que tenga esa actitud hacia un país vecino que ha sido incluso sumamente cordial con él y con su Gobierno. Ojalá no llegue…

P. ¿México podría estar ante otro sexenio perdido?
R. Eso es lo que pensamos muchos. Espero que no.

P. ¿Es Morena la izquierda de México?
R. No lo veo. No conozco cuáles son las propuestas de Morena para elevar el crecimiento económico o para hacerlo sostenido y a largo plazo. Ni conozco sus propuestas respecto a la política exterior ni para reducir la desigualdad. No sé dónde esté Morena desde el punto de vista ideológico.

P. ¿Dónde estaría entonces la izquierda mexicana?
R. Hay muchas izquierdas. Es muy difícil decir quién está en la izquierda y quién no. No veo una izquierda organizada en este momento, ni a ningún político importante ubicado en lo que yo llamaría izquierda.

P. ¿Qué piensa sobre que el presidente López Obrador se declare cardenista?
R. Lo que yo llamaría cardenismo sería una lucha permanente por el rescate, ampliación y ejercicio efectivo de la soberanía del país, por la elevación de los niveles de vida de la gente, por una política internacional que buscase la equidad en las relaciones. No lo veo. No veo que nadie esté al mismo nivel que los personajes que aparecen en el emblema de Morena: Hidalgo, Morelos, Juárez y Lázaro Cárdenas.

López Obrador no es de izquierda es un priista que busca restaurar el viejo modelo clientelar, populista.

Hasta ahora solo dos cosas parecen poder frenar su proyecto: la crisis económica que se avecina para el país y una organización ciudadana capaz de construir una alternativa social con una narrativa de futuro e incluyente.


Ahora puedes encontrar la Mochila Política en:

www.indicadoresdeimpacto.wixsite.com/indicadoresdeimpacto

www.angulopolitico.com

www.dvox.co

www.diarionuevavision.com

www.mochilapolitica.com

www.algrano.com.mx

www.pasaporteinformativo.mx



Más información

Mochila Política 95 - 14 noviembre 2019 - Año 3 - Del fracaso electoral a la restauración violenta.

Por Luis Losada y Diego Hernández

Los resultados electorales en España el domingo 10 y las violentas movilizaciones en varias ciudades sudamericanas son facetas de un mismo proceso en donde avanzan electoralmente las alternativas al populismo radical de izquierda y éste, en respuesta, desata la violencia para recuperar terreno.

En una primera revisión los perdedores son Pedro Sánchez y el PSOE en España, que permanece estancado, así como la coalición de izquierdistas y

corruptos radicales que han ido perdiendo el poder acumulado la década pasada en América: Nicolás Maduro; Evo Morales, Lula, Correa.

Con una serie de apoyos a líderes populistas y radicales en cuatro países del continente, Andrés Manuel López Obrador comenzó a rebasar a Nicolás Maduro en el liderazgo de esa corriente, además con un estilo menos estruendoso y sin un discurso beligerante hacia Estados Unidos.

Lo que han ido perdiendo en las urnas, los radicales populistas sudamericanos buscan ahora restaurarlo por la violencia, en tanto el indicativo español avanza a la derecha.

La derecha rompe el mapa

La principal novedad de las elecciones del pasado domingo es el fuerte crecimiento de la derecha encarnada en un partido como VOX que hace un año no tenía presencia en las instituciones.

Su fuerte crecimiento amenaza al establishment porque sus objetivos políticos son la supresión de las autonomías (para efectos de entendimiento, son como los estados en México) e ilegalizar a los partidos nacionalistas cuyo objetivo es romper la unidad nacional.

Los 50 diputados alcanzados por VOX, más del doble de los obtenidos el pasado mes de abril, les permitirá además presentar recursos de inconstitucionalidad cada vez que el gobierno o el parlamento aprueben leyes o medidas libertarias.

La otra gran novedad es la quiebra solemne de Ciudadanos, un partido de nuevo cuño, virgen creado por el establishment para evitar que Podemos alcanzará el poder con su discurso regenerador y transversal.

La gran derrota de Ciudadanos ya se ha cobrado la cabeza de su líder, que no sólo abandona la presidencia sino también su escaño de diputado. Al menos el dueño del partido veleta ha tenido dignidad en el último minuto.

Por lo demás, la situación de bloqueo permanece inalterada. Para ser presidente se necesita el apoyo de 176 diputados.

Así que caben dos posibilidades, igual que en abril. O el PSOE logra el apoyo de Iglesias y de los nacionalistas o consigue la abstención del Partido Popular.

Tengo para mí que intentará el gobierno Frankestein que él llama “peogredista”, pues sabe que siempre podrá contar con el comodín del Partido Popular.

Casado ya se ofreció en la noche electoral a facilitar una investidura socialista… sin Pedro Sánchez. Obviamente esto es imposible, así que el día después volvemos a la casilla de inicio.

¿Qué quiere el Ibex y Bruselas? Una gran coalición a la alemana. Nada de comunistas en el gobierno generando más inestabilidad.

Está por ver que, Iglesias, el Coletas sepa leer los signos de los tiempos

Ahora, la violencia

Si la primera década del siglo fue la del ascenso al poder en Sudamérica de los regímenes dictatoriales, corruptos, populistas y radicales de izquierda, en la segunda hemos atestiguado su desmoronamiento electoral.

Ahora buscan una restauración por la fuerza.

Conformada por Hugo Chávez (Venezuela); Evo Morales (Bolivia); Luz Inacio Lula (Brasil), Néstor Kirchner (Argentina) la izquierda radical buscó imponer su propio modelo económico y potenciarlo globalmente aliada con China y Rusia, pero su corrupción ideológica y económica, la ausencia de algunos de ellos (por muerte natural) ha dejado secuelas de atraso y encono social.

Para justificar sus modelos populistas impusieron ocurrencias ideológicas como el socialismo del siglo XXI en donde mezclaban “filosofía” del Che Guevara con la doctrina de la Madre Teresa de Calcuta; o los ritos paganos impulsados por teólogos de la liberación como Leonardo Boff que desembocan en absurdos como la Pachamama.

Fincaron su prestigio en la corrupción, como el caso de Chávez y Nicolás Maduro que convirtieron al Ejército de su país prácticamente en un grupo delincuencial; Lula que pasó a prisión por recibir sobornos o los Kirchner, y las insistentes versiones de los nexos de Evo Morales con su participación en el tráfico de coca.

Los desenlaces en diversos países les han sido adversos electoralmente como en Ecuador, Paraguay, Brasil, Colombia. A la par, el desprestigio del dictador Nicolás Maduro y su aislamiento por parte de la comunidad internacional redujeron sus espacios de poder.

En ese marco, las violentas protestas en Ecuador y Chile -donde han llegado al grado de atentar contra templos católicos en Valparaíso y Santiago- reivindicadas por Maduro, parecen ser el medio para tratar de regresar al poder.

Una de las piezas de ese cuadro, la salida de Evo Morales -empecinado en permanecer en el poder a través de un fraude electoral- significaba el completo desprestigio del último de los líderes de esa primera generación de radicales de izquierda.

Quien ha encontrado una veta de oportunidad y la ha aprovechado es el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador al exportar a El Salvador sus programas clientelares; al ofrecer asilo a los fieles de Rafael Correa inspiradores de las violentas protestas en Ecuador; al ofrecer respaldo a Alberto Fernández de Argentina, pero sobre todo al asilar a Evo Morales y preservarle una imagen de víctima.

Lo ha hecho alejado del estridente discurso antiimperialista de Maduro, pues debe hacer un equilibrio toda vez que tiene enfrente la aprobación del nuevo tratado de libre comercio con Canadá y Estados Unidos.

Y eso aumenta la incertidumbre sobre el rumbo del gobierno de la Cuarta Transformación.


Ahora puedes encontrar la Mochila Política en:

www.indicadoresdeimpacto.wixsite.com/indicadoresdeimpacto

www.angulopolitico.com
www.dvox.co

www.diarionuevavision.com

www.mochilapolitica.com

www.algrano.com.mx

www.pasaporteinformativo.mx



Más información

Mochila Política 94 - Octubre 25, 2019 - Año 3 - La indignación militar contra López Obrador.

Por Héctor Moreno

La indignación contenida durante varios meses entre las filas castrenses por diferir de fondo en decisiones del Presidente Andrés Manuel López Obrador, finalmente afloró tras la orden de liberar a Ovidio Guzmán López en el operativo realizado el 17 de octubre en Culiacán, Sinaloa.

Eso ha llevado al país a vivir una situación inédita en donde la institucionalidad de las Fuerzas Armadas ha sido colocada en un tenor no visto desde principios del siglo

pasado.

“Nos sentimos agraviados como mexicanos y ofendidos como soldados”, dijo el General de División en retiro, Demetrio Gaytán Ochoa en un desayuno del secretario Luis Crescencio Sandoval el martes 22 de octubre en el salón República de la secretaría de la Defensa Nacional con decenas de generales.

“No podemos soslayar - advirtió el ex subsecretario de la Defensa a nombre de los invitados-, que el hoy titular del Ejecutivo ha sido empoderado legal y legítimamente.

“Sin embargo, es también una verdad inocultable, que los frágiles mecanismos de contrapeso existentes han permitido un fortalecimiento del Ejecutivo, que viene propiciando decisiones estratégicas que no han convencido a todos, para decirlo con suavidad”.

Al final, Gaytán Ochoa hizo un llamado a cerrar filas en torno al titular de la Sedena, aunque no se conoce la respuesta oficial que éste haya dado ese día.

El acto, realizado a cinco días de lo ocurrido en Sinaloa, para encaminado a cerrar un ciclo de desencuentros, diferencias y acallamiento de voces críticas en las filas castrenses.

Desconciertos, críticas
y acallamiento

Según militares de carrera, la primera sorpresa fue la designación como secretario de la Defensa del más joven de los generales de División, que no solo rompió una tradición no escrita, sino que provocó desconcierto y enojo en la llamada cúpula castrense.

El recelo hacia López Obrador lo había provocado ya durante su campaña con una serie de en contra de las Fuerzas Armadas y se fue consolidando en muchas filas conforme se dieron algunas decisiones como la constitución de la Guardia Nacional; la decisión de dotar de recursos al Ejército fuera de la Ley, como los negocios inmobiliarios en Santa Fe o la tarea de construcción del aeropuerto de Santa Lucía, base estratégica en los planes de defensa nacional.

Ya en funciones, el Presidente también declaró que si de él dependiera, desaparecería a todo el Ejército.

El nivel de críticas al Presidente, Jefe de las Fuerzas Armadas fue de tal nivel, que en junio de este año se filtró una orden del Jefe de Estado Mayor de la Sedena para acallar las críticas al Presidente López Obrador.

El memorándum interno ordena a los militares en retiro, “que eviten hacer cualquier tipo de manifestación dolosa (sic) en contra del C. Presidente de la República a través de redes sociales o cualquier otro medio de comunicación…”

politica.expansion.mx/mexico/2019/06/15/piden-a-militares-en-retiro-abstenerse-de-hacer-comentarios-contra-amlo

Al mes siguiente, en julio, en redes y después en algunos medios se publicó una carta del general de División en retiro, Sergio Aponte Polito en el que denunció un resentimiento hacia las instituciones militares y llamó a la unidad, “a fin de contrarrestar con oportunidad y de manera pacífica las acciones de quienes desean desaparecer a las Fuerzas Armadas de México”.

Y remató con una advertencia: “si no nos unimos y nos apoyamos mutuamente, mañana estaremos arrepentidos y lamentándonos de lo que no pudimos defender como soldados y marinos mexicanos”.

La alerta ciudadana

El martes 15 de octubre -dos días antes de los hechos en Sinaloa- diversas organizaciones ciudadanas, entregaron en las oficinas presidenciales una carta abierta a López Obrador en la cuales expresaron su respeto y apoyo a las Fuerzas Armadas, “porque se necesitan para la seguridad ciudadana y porque la ciudadanía confía en el Ejército, Fuerza Aérea y en la Marina para construir la paz”.

www.seguridadjusticiaypaz.org.mx/sala-de-prensa/1580-carta-abierta-al-c-presidente-de-los-estados-unidos-mexicanos

En la misma, le expresaron su respaldo para un cambio en la estrategia de seguridad.

“El problema de la 4T es que se está nulificando la eficacia de las Fuerzas Armadas y por tanto la defensa de la seguridad ciudadana, al desmoralizar a los militares y deteriorar su prestigio ante la sociedad. Se ordena a los militares en la Guardia Nacional y a quienes aún permanecen en el Ejército, no ser proactivos contra los grupos criminales que desangran y expolian al país; y no responder a las agresiones de civiles, movidos por esos mismos grupos criminales”, se afirmaba en esa carta.

“Durante su gobierno se han producido al menos 12 agresiones de civiles desarmados contra militares que, por obediencia, toleran privación de la libertad, humillaciones, golpizas y hasta el despojo de sus armas de cargo. La no acción y las omisiones no han desprestigiado a los militares sino al gobierno”.

Dos días después, la humillación a los militares fue más que evidente en Culiacán y por eso cobran relevancia las palabras de Gaytán Ochoa cuando dijo que la situación actual les inquieta, les ofende eventualmente, pero sobre todo les preocupa, “toda vez que cada uno de los aquí presentes fuimos formados con valores axiológicos sólidos que chocan con las formas con que hoy se conduce al país”.

Y remató:

“Aquí no estamos soslayando la situación real. ¿Quién aquí ignora que el Alto Mando enfrenta, desde lo institucional, a un grupo de “halcones” que podrían llevar a México al caos y a un verdadero estado fallido?”.

Solo un cambio en la estrategia de seguridad con una amplia participación ciudadana podrá marcar un nuevo rumbo para el país, de lo contrario, las advertencias ya fueron lanzadas desde las mismas filas castrenses.


Ahora puedes encontrar la Mochila Política en:

www.indicadoresdeimpacto.wixsite.com/indicadoresdeimpacto

www.angulopolitico.com

www.dvox.co

www.diarionuevavision.com

www.mochilapolitica.com

www.algrano.com.mx

www.pasaporteinformativo.mx



Más información

Mochila Política 93 - Octubre 19, 2019 - Año 3 - Populismo autoritario con aroma de PRI.

Por Héctor Moreno

Acciones y reacciones del Presidente Andrés Manuel López Obrador frente a diversos hechos permiten delinear y diferenciar el populismo autoritario que busca instaurar en México.

Sus críticos buscan equipararlo a Hugo Chávez [+]; a Nicolás Maduro otros a Luis Inacio Lula de Brasil; algunos más a Evo Morales de Bolivia y los más sofisticados con el primer PSOE de Felipe González de España.

López Obrador puede ser todos y ninguno, lo que quiere decir que

está construyendo su propio modelo populista, estatista y clientelar pues no es un izquierdista, es un ente del viejo sistema, inspirado en el nacionalismo revolucionario y con prácticas priístas, a las cuales se afianza conforme transcurren los meses.

Descalifica, reta ironiza…

Hay días en que el Presidente refleja muy buen humor en sus conferencias, normalmente es cuando confunde sus victorias políticas con el bienestar del país.

Descalifica, se burla, reta, ironiza y en la del miércoles 16 de octubre -por ejemplo, no le faltaban motivos, pues los últimos días había descarrilado a varios adversarios con la misma praxis de la presidencia imperial que tanto dice combatir.

En su prisa por desmontar el modelo neoliberal, privatizador, a través de “cambios profundos y pacíficos” lanza advertencias, mensajes sutiles que bien a bien no se sabe si son producto de su euforia o son calculados desplantes desde su cenáculo de poder.

Ese talante asomó en los casos de la renuncia del Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Eduardo Medina Mora y de la remoción de Carlos Romero Deschamps, quien tenía 26 años al frente del sindicato petrolero.

En esos casos asomó la utilización de la Unidad de Inteligencia Financiera como instrumento y por eso se dio el lujo de equiparar los casos.

“Hay denuncias presentadas ante la Fiscalía General… si él (Romero Deschamps) quiere dejar el cargo para enfrentar su asunto, como lo hizo el Ministro (Eduardo) Medina Mora… pienso que el que tiene una denuncia de este tipo y al mismo tiempo está a cargo de un sindicato…, lo mejor es no involucrar a las instituciones. Que se asuma de manera personal y se resuelva”.

Lo mismo sucedió con el Magistrado que había avalado los amparos en contra de la construcción del aeropuerto de Santa Lucía.

Jorge Camero fue suspendido el lunes 14 de octubre por su presunta participación en una red de corrupción. Lo relevante es que fue el Presidente López Obrador quien, desde el viernes 11, reveló la información, que se suponía, era reservada a los órganos de investigación del Poder Judicial.

“Tengo entendido que se trata de un depósito de 80 millones de pesos. Estas cosas, de ser ciertas, no se pueden tolerar”, dijo ese viernes López Obrador.

Y se justifica de un modo similar recurrentemente en sus conferencias matutinas:

“Nosotros dijimos que no íbamos a iniciar una persecución en contra de nadie, porque se acostumbraba hacer eso, para legitimarse. Dijimos que no íbamos a iniciar ninguna investigación”.

El Estado, para todo
y para todos

Es un presidente que se empeña en mostrar su creencia en el estado benefactor para resolver los problemas que le abonen a ganar simpatizantes y fieles.

Además de que le sirve para otros fines, encargó la construcción del aeropuerto de Santa Lucía al Ejército; compró pipas y encargó al Ejército el proceso de contratación y distribución de la gasolina; fundó una empresa estatal subordinada a Manuel Bartlett en la CFE para dotar de internet a su principal proyecto populista, el del bienestar; fundó una empresa estatal para intervenir en los precios de garantía de productos del campo; las iniciativas para legalizar la marihuana de parte de Morena proponen crear una empresa estatal para generarle ingresos al gobierno por la venta de esa droga.

En su inspiración de justicia social no aparecen citas a Marx o a Lenin, o a Castro, o al Che Guevara pero sí a Lázaro Cárdenas; a Emiliano Zapata o al infaltable Benito Juárez íconos forjados desde los cénaculos del viejo sistema priísta.

Excluyente y amenazador

Como Presidente, López Obrador sabe que sin la participación empresarial el país no sobrevive en lo económico y hace selectivos esfuerzos por recuperar su confianza… pero en lo político los arrincona, los excluye.

En su discurso perfila su interés de fondo: necesitamos su dinero, pero los queremos fuera de lo social y de lo político.

Lo dice reiteradamente en sus conferencias, el punto nodal del neoliberalismo destructor del país fue la privatización, por eso en su gobierno los empresarios cumplen,

“(…) con el solo hecho de invertir , producir, crear empleos, pagarle bien a sus trabajadores, y pagar impuestos con eso su aportación al desarrollo es fundamental. Si además de eso quieren hacer filantropía, pues adelante, pero eso no deja de ser un añadido. Eso le corresponde al Estado, el Estado tiene que cumplir su responsabilidad social, apoyar a la gente humilde, a la gente pobre, que garantice el derecho a la salud, a la educación al bienestar (…)”.

Ese fue uno de los principios de los socialistas - populistas liderados por Lázaro Cárdenas en los años treinta del siglo pasado, atacar a la propiedad privada y resguardar el monopolio político para la naciente élite revolucionaria tricolor.

Ese es el mismo que busca imponer López Obrador casi un siglo después.


Ahora puedes encontrar la Mochila Política en:

www.indicadoresdeimpacto.wixsite.com/indicadoresdeimpacto

www.angulopolitico.com
www.dvox.co

www.diarionuevavision.com

www.mochilapolitica.com

www.algrano.com.mx

www.pasaporteinformativo.mx



Más información

Mochila Política 92 - Septiembre 19, 2019 - Año 3 - Ayotzinapa, el cruce de caminos.

Por Héctor Moreno

Resolver a fondo el caso de los 43 normalistas desaparecidos, representa para el Presidente Andrés Manuel López Obrador la disyuntiva de romper su pacto de impunidad con Enrique Peña Nieto o romper su alianza con quienes le ayudaron a usufructuar el caso.

El tiempo transcurrido y la manipulación de las indagatorias vuelven una tarea ardua y compleja descifrar el doble crimen: la desaparición y el encubrimiento tejido desde el núcleo de poder del ex presidente

Peña Nieto.

Para López Obrador, una vez desacreditada la “verdad histórica” inicia la cuenta regresiva, no pueden pasar otros seis años sin que se esclarezca el crimen desde el cual -nacional e internacionalmente- se forjó el derrumbe del último gobierno priísta.

Al viejo estilo

Por el grado de impunidad, la desaparición de los 43 normalistas levantó una indignación nacional e internacional impulsada por grupos ligados al progresismo italiano y a organizaciones financiadas por George Soros, y dio paso a un clamor de justicia. (Mochila Política 46. Junio 09, 2018. Ayotzinapa, dardo envenenado y la oportunidad de Anaya)

Eso generó ya una dimensión social y política del asunto, y que aún no se resuelve, es decir, los hechos criminales no han quedado siquiera esclarecidos, no se sabe, a ciencia cierta qué pasó.

Pero una segunda dimensión de criminalidad fue inducida desde las áreas de seguridad del gobierno federal con las indagatorias a cargo de la secretaría de Marina y de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) a cargo de Tomás Zerón de Lucio, amigo personal del entonces Presidente Enrique Peña Nieto.
Al viejo estilo en las indagatorias se violaron protocolos, procedimientos, se ajustaron declaraciones de inculpados con guiones similares, todo con tal de sostener la versión “histórica” de Jesús Murillo Karam.

Es decir – como en el Caso Posadas – la autoridad primero dio una conclusión convenientemente política al régimen y después las indagatorias se encaminaron a “cuadrar” legalmente el caso. Es decir, construyeron la verdad del caso, “por consenso”, pero además un “consenso” arrancado a base de torturas.

Esa ha sido la génesis de las decisiones de los jueces federales para liberar a los inculpados, basta con leer la resolución – de más de 700 páginas – del primer tribunal colegiado del decimonoveno circuito, con sede en Tamaulipas en que ordena reponer el procedimiento del Caso Ayotzinapa y crear una Comisión para la Verdad y la Justicia.

Los razonamientos del juez que liberó a “El Gil” son prácticamente los mismos.
Aquí se puede leer la sentencia:
aristeguinoticias.com/wp-content/uploads/2019/09/Sentencia-Gil-testada_compressed.pdf

Así de simple o así de compleja es la discusión de los últimos días tras la liberación de varios de los detenidos inculpados en la desaparición de los normalistas.

De un lado, el viejo régimen que defiende la versión de Murillo Karam, descalifica a los juzgadores y cuestiona al gobierno de López Obrador.

Ha sido a través de dos vocerías, Milenio, cuyo dueño se vio beneficiado con varias concesiones televisivas y fue sorprendido un domingo usando los helicópteros de la Fuerza Aérea para ir a jugar golf con Peña Nieto y Emilio Gamboa; y Grupo Imagen, cuyo presidente tiene una amistad que data de años con Peña Nieto y fue el concesionario de la tercera cadena televisiva nacional.

Se han dado tiempos y espacios a las versiones de ese grupo, incluso se ha informado de un Amparo de Zerón de Lucio.

Es decir, hay una respuesta articulada, con argumentos, voceros y medios en tiempo oportuno a las decisiones judiciales. Eso no se había visto ni en el caso Odebrecht ni en el caso Juan Collado ni en el de Rosario Robles.

Y por el otro, Olga Sánchez Cordero, Alejandro Encinas y Vidulfo Rosales, integrante del Centro de Derechos Humanos de la Montaña, Tlachinollan, Guerrero y abogado de los padres de los normalistas desaparecidos quienes han impulsado la Comisión de la Verdad, el regreso del GIEI y han mantenido viva la exigencia de justicia.

La disyuntiva

Si el Gobierno de López Obrador decide ir a fondo deberá clarificar, por ejemplo, las acciones de elementos de la Marina que aparecen como investigadores e incluso, en el expediente Ayotzinapa, se citan los nombres de quienes fueron los presuntos torturadores y deberá investigar al hombre en quien Peña Nieto más confiaba los asuntos de seguridad, Zerón de Lucio.

En ese caso, López Obrador podría quedar entrampado en su propia acusación de que la corrupción a determinados niveles solo ocurría con el consentimiento del Presidente de la República.

Pero si las investigaciones se estancan o no concluyen, entonces López Obrador quedará en deuda con una serie de redes político – clericales nacionales e internacionales con quienes, desde marzo de 2017 impulsó un debate para inculpar al Ejército Mexicano en el Caso Ayotzinapa.

Libera, una de las principales organizaciones extranjeras de esa campaña, hunde sus raíces en cardenales y obispos promotores de la teología de la liberación y opositores a la doctrina papal, en los años 60 y 70 del siglo pasado.

Entre ellos figuraban el arzobispo de Milán, Cardenal Michele Pellegrino, llamado el sacerdote obrero; Dom Helder Camara, arzobispo de Olinda-Recife, en Brasil, impulsor de la teología de la liberación en América; el cardenal belga Leo Jozef Suenens, arzobispo de Malines-Bruxelles, quien junto con el cardenal Franz König de Viena, en 1968, se opusieron a la doctrina del Papa Paulo VI en la encíclica Humanae Vite en contra del uso de anticonceptivos.

Esas redes político – clericales tienen como objetivo la creación de un Tribunal Penal Especial para México por el Caso Ayotzinapa.

La inmensa mayoría de las organizaciones mexicanas incrustadas en esa estrategia fueron soporte de la candidatura de López Obrador en 2018.

El tiempo dirá.


Ahora puedes encontrar la Mochila Política en:

www.indicadoresdeimpacto.wixsite.com/indicadoresdeimpacto

www.angulopolitico.com

www.dvox.co

www.diarionuevavision.com

www.mochilapolitica.com

www.algrano.com.mx

www.pasaporteinformativo.mx



Más información

Mochila Política 91 - 11 de septiembre 2019- Año 3 - La priízación de Morena.

Por Héctor Moreno

Igual como se hacía en el régimen priísta, el Presidente Andrés Manuel López Obrador ha comenzado a usar sus dos instrumentos principales, el Gobierno y su partido, para hacer valer jefatura y garantizar recursos para su proyecto político-ideológico.

Al interior del partido impuso orden en la disputa por la dirigencia nacional de Morena, escenificada en la estructura del partido y en los grupos parlamentarios, tanto del Senado como de la Cámara de

Diputados.

En el Gobierno blindó el presupuesto para el funcionamiento de su programa clientelar: Bienestar.

López Obrador repite el modelo del viejo régimen en donde el Presidente, su círculo más cercano en el Gobierno y el partido (del cual era denominado el “jefe nato”) eran el núcleo central del sistema.

Era un modelo en donde el mandatario hacía uso de facultades legales y metaconstitucionales para sus proyectos. Hacía equilibrios con las corrientes políticas y los factores de poder.

Ahora, la figura presidencial se mantiene con parte sus facultades metaconstitucionales: es el jefe “moral” del partido; único e indiscutible; lo alinea a sus proyectos, define reglas del juego e influye para designar al dirigente.

El partido cambió de nombre, antes era el PRI, ahora es Morena; algunos de sus más experimentados cuadros provienen de épocas del tricolor: Marcelo Ebrard; Porfirio Muñoz Ledo; Ricardo Monreal; Javier Jiménez Espriú; Esteban Moctezuma Barragán; Olga Sánchez Cordero; Manuel Bartlett y otros.

López Obrador abrevó su formación ideológica de una de las corrientes de ese viejo régimen: el nacionalismo revolucionario y las principales definiciones de su gobierno se ajustan a ese modelo, el cual tiene como ruta el populismo.

Así como el grupo de Peña Nieto se distinguió por haber reinstaurado un sistema de corrupción para beneficio de unos cuantos, López Obrador y su grupo trabajan para imponer un proyecto ideológico para mantenerse en el poder el mayor tiempo posible.

Repiten lo aprendido: la praxis priísta.

Las pistas y el telón de fondo

Durante las últimas semanas el Presidente lidió con una fuerza interna – cohesionada por su adhesión al movimiento bolivariano iniciado por Hugo Chávez y continuado por Nicolás Maduro – que les disputó mayores espacios de poder en el Poder Legislativo y por la dirigencia del partido/movimiento.

El senador Martí Batrés, apoyado por John Ackerman, su esposa, Irma Eréndira Sandoval, secretaria de la Función Pública, y por Héctor Díaz Polanco, presidente de la Comisión de Honestidad y Justicia de Morena, así como la diputada federal Dolores Padierna fueron quienes públicamente encabezaron estos movimientos.

Además de su fortaleza, López Obrador se alió con Ricardo Monreal y Mario Delgado, coordinadores de Morena en el Senado y en la Cámara de Diputados.

En el primer caso, Monreal logró una votación mayoritaria de su grupo para evitar la reelección de Batrés como presidente del Senado y colocar a una senadora afin. La pugna fue leída como parte de la disputa por la dirigencia nacional de Morena, por lo que el Presidente amenazó con abandonar el partido.

Al interior de Morena, Díaz Polanco dio una “victoria moral” a Batrés, para que no saliera tan raspado del proceso en la fracción senatorial.

Para hacer un control de daños, el Presidente López Obrador determinó que será a través de una encuesta como se elegirá, en dos meses más, al nuevo dirigente de Morena.

En la Cámara de Diputados se jugaban otros asuntos de Estado.

De la estabilidad en la Cámara de Diputados dependía el escenario para generar confianza de inversionistas en el presupuesto del año entrante, así como la concreción de su reforma educativa con la aprobación de las tres leyes secundarias.

Por eso buscaban dar una señal de apertura democrática y su afán de encontrar un interlocutor respetable y confiable.

Pero Dolores Padierna encabezó un movimiento encaminado a dejar la presidencia en manos de Morena los dos años restantes de la Legislatura y con ello abrió otro frente a Presidente López Obrador.

Bajo esas variables el mundo estuvo al revés. Morena reconoció al panista, ex gobernador de Morelos, Marco Antonio Adame como el más indicado, pero al interior del CEN del PAN lo interpretaron públicamente como “una intromisión” en decisiones internas.

Morena votó en contra las dos primeras ternas y avaló la tercera, en la cual Adame Castillo, repite como vicepresidente de la mesa directiva. Morena buscaba un garante político y lo encontró en el morelense.

López Obrador mantuvo el control de las fracciones, logró dar estabilidad a la presentación del presupuesto; Mario Delgado se anotó puntos para la dirigencia de Morena y Monreal se afianzó en su camino al 2024.

La segunda pista fue la presentación del presupuesto y su contenido.

El dato más relevante es que el único gasto garantizado para el año entrante – en un presupuesto muy castigado en muchos rubros – es el destinado a los planes clientelares definidos por López Obrador desde el inicio de su Administración: los del Bienestar.

Un total de 257 mil millones de pesos (2.8 por ciento más que el de 2019) serán asignados a las becas Benito Juárez; a adultos mayores; a Jóvenes Construyendo el Futuro y otros más.

Para dimensionar el alcance del plan, primero debe funcionar la red de internet con la paraestatal dependiente de la CFE (Manuel Bartlett) y en una etapa siguiente se pretenden instalar 13 mil Centros Integradores en todo el territorio nacional, en los cuales habrá una sucursal del Banco del Bienestar, en donde se ofrecerán otro tipo de servicios a las comunidades.

Estos centros se ubicarán en 266 regiones y serán operados por los súperdelegados, quienes a su vez, dependerán de Gabriel García Hernández quien trabaja directamente con el Presidente López Obrador.

Así, López Obrador ha comenzado la refundación del viejo sistema, por eso hace uso de su fuerza como jefe del Gobierno y jefe “nato” e indiscutible del partido para alinear los dos aparatos con miras a permanecer en el poder.

Si en ese escenario las dirigencias de los partidos opositores mantienen su conducción caciquil y grupal, se reafirma la organización ciudadana como el contrapeso a la estrategia lopezobradorista.


Ahora puedes encontrar la Mochila Política en:

www.indicadoresdeimpacto.wixsite.com/indicadoresdeimpacto

www.angulopolitico.com

www.dvox.co

www.diarionuevavision.com

www.mochilapolitica.com

www.algrano.com.mx

www.pasaporteinformativo.mx



Más información

Mochila Política 90 - 01 septiembre 2019 - Año 3 - AMLO rehace alianzas; mantiene proyecto ideológico.

Por Héctor Moreno

Con un cambio de discurso notable en su primer informe de Gobierno, el Presidente Andrés Manuel López Obrador evidencia una recomposición de alianzas con factores de poder y deja en claro que seguirá adelante con su proyecto ideológico populista.

Una parte importante de su mensaje fue para recuperar la confianza de los inversionistas y para avisar que mantendrá su proyecto, pese a todo.

Insistió en su idea de derrumbar el anterior régimen con su plan:

acabar con la corrupción y la impunidad.

A diferencia de sus discursos del 1 de diciembre y del 1 de julio, hoy se mostró sereno, sin alzar la voz y dio un giro radical en su relación con el sector empresarial, no solo con agradecimientos, reconocimientos sino como un medio de generar confianza en los inversionistas.

Reiteró su alianza con los gobiernos de Estado Unidos y Canadá para la firma del Tratado de Libre Comercio.

A la vez, trató de hacer un equilibrio con su proyecto ideológico-político, dentro del cual se encuadra su estrategia de seguridad nacional y con ello su reconocimiento a las Fuerzas Armadas.

En la primera parte de su mensaje, el Presidente hizo un resumen sobre sus acciones para desmontar una estructura política basada en la corrupción y la impunidad: el huachicoleo del robo de combustibles y el huachicoleo de condonación de impuestos a grandes contribuyentes; la reducción del 50 por ciento en los gastos de publicidad, y otros más.

Y parece lanzar una advertencia a Enrique Peña Nieto cuando aseguró que algunos de los delitos más graves, como el huachicoleo (en sus dos versiones) se hacían con el visto bueno del Presidente.

E insistió en que en los 36 años del neoliberalismo en el país predominó “la más inmunda corrupción pública y privada”.

Sin duda el giro más importante fue el reconocimiento y agradecimiento al sector empresarial y a su secretario de Hacienda.

La participación de la iniciativa privada, dijo el Presidente, es necesaria, indispensable y es una realidad.

Agradeció la colaboración de Carlos Slim, así como la colaboración de Carlos Salazar y Antonio del Valle, presidentes del Consejo Coordinador Empresarial y del Consejo Mexicano de Negocios por su intermediación para solucionar el conflicto de los gasoductos.

También hizo un equilibrio al reconocer la postura “firme y propositiva” de Manuel Bartlett, director de la Comisión Federal de Electricidad, en la resolución del caso.

También agradeció y reconoció a los empresarios y fundaciones que han participado en las subastas de bienes decomisados, particularmente a Bremer, quien adquirió la casa de Zhenli Ye Gon, pues con ese dinero se becó a los deportistas que ganaron medallas en los Juegos Panamericanos.

Aunque conceptualmente tuvo un giro importante, “la paz es fruto de la justicia”, el Presidente López Obrador insistió en colocar su estrategia de seguridad nacional como parte de la política social.

Además de reiterar su reconocimiento a las fuerzas armadas tuvo el gesto de hacer lo mismo con los gobernadores, con quienes dijo, “no tenemos diferencias en este tema, estamos unidos”.

Para el Presidente, la entrega de recursos en forma directa al pueblo, es lo que logrará empleos permanentes, mejor redistribución de la riqueza, evitará la corrupción y atacará las causas de la violencia.

“Se acabó la guerra de exterminio contra la delincuencia organizada”, volvió a sentenciar.

Bajo esa perspectiva se entiende la defensa de sus prácticas populistas, que bajo el nombre de Bienestar empieza a crear estructuras (una secretaría, un banco, el sector salud, universidades, etcétera) y procedimientos, que al final del día le darán una base popular. Una clientela electoral, pues.

Sin embargo, hay que temas que quedaron sin ser abordados: los reclamos del EZLN y sus aliados internacionales; la reforma educativa, el contenido de la nueva educación, así como las presiones de algunos grupos de Morena interesados en legalizar el aborto, las drogas y la eutanasia.

El Presidente sigue en el afán de desmontar el régimen pasado; lanza advertencia a Peña Nieto; muestra esfuerzos por generar confianza entre los inversionistas con un nuevo lenguaje, pero no cede un milímetro en su proyecto cultura, ideológico y político.


Ahora puedes encontrar la Mochila Política en:

www.indicadoresdeimpacto.wixsite.com/indicadoresdeimpacto

www.angulopolitico.com

www.dvox.co

www.diarionuevavision.com

www.mochilapolitica.com

www.algrano.com.mx

www.pasaporteinformativo.mx



Más información

Mochila Política 89 - Agosto 29, 2019 - Año 3 - Sánchez Cordero, la masonería y las deudas de AMLO.

Por Héctor Moreno

Una presunta indiscreción de Olga Sánchez Cordero terminó por sabotear el pago de deudas políticas del Presidente López Obrador a la masonería michoacana y a Cuauhtémoc Cárdenas.

Ese es el telón de fondo al revelarse las negociaciones de la secretaría de Gobernación con grupos armados de Guerrero, Michoacán y Tamaulipas como parte de la estrategia para construir la paz.

Al ser exhibida la negociación con grupos delincuenciales, López Obrador ordenó

terminar con esos encuentros.

Aunque el asunto tiene varias aristas complicadas, el punto mediático inducido desde Gobernación fue en Michoacán.

Al único personaje al cual, aparentemente le cumplieron, fue a José Manuel Mireles Valverde, masón, con antecedentes penales por narcotráfico, aliado de grupos delincuenciales a través de su grupo de “autodefensas”, cuyo padrino político ha sido Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano desde hace 30 años.

Mireles y la hermandad armada

Mireles Valverde (24 de octubre de 1958, Tepalcatepec, Michoacán) tiene un pasado poco claro. Es médico de profesión.

Un perfil elaborado por Luis Hernández Navarro asegura que Milreles militó en el PRI, en el PRD y en el Partido Alternativa Socialdemócrata.

En 1984 fue director del Hospital de Tepalcatepec y en 1985 fue secretario de Deportes en el gobierno de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

En 1988 fue detenido en Tepalcatepec en posesión de 86 kilos de marihuana; en 1991 fue sentenciado a 7 años de prisión, a pagar una multa de 50 mil pesos y unos años después abandonó la cárcel.

Luego se fue a vivir 10 años a Estados Unidos. En Fresno, California ejercía su profesión, pero estuvo preso 90 días por carecer de un permiso oficial para ejercer en esa localidad.

Reapareció en el PRD bajo el cobijo del grupo de Cuauhtémoc Cárdenas.

En 2006 el PRD en Michoacán incluyó a Mireles y a Talía del Carmen Vázquez Alatorre como candidatos a diputados plurinominales; Selene (hermana de Talía) fue suplente del senador Silvano Aureoles Conejo.

Cuando Leonel Godoy (cercano a Cuauhtémoc Cárdenas) fue gobernador en 2008, a las hermanas Vázquez Alatorre también les fue muy bien. Selene fue secretaria de Política Social y Talía fue subsecretaria de Atracción de Inversiones.

Godoy Rangel fue testigo de la boda de Talía en 2009 con Iván Peña Nader.

Mireles ha contado que en 2007 regresó a Tepalcatepec a pasar las fiestas de fin de año, pero el 6 de enero de 2008 le dio un infarto y debió quedarse.

Súbitamente, el estrenado gobernador Leonel Godoy lo designó asesor de asuntos internacionales, pero adscrito a la secretaría de Salud; Mireles asegura que prefirió quedarse en Apatzingtán como jefe de departamento.

De ahí se perdió su rastro y volvió a aparecer en febrero de 2013 como líder de un grupo armado, las “autodefensas” de Tepalcatepec. Según el perfil de Hernández Navarro, el doctor ya era masón. Una foto de Mireles en la portada de Proceso de esa época lo corrobora: Mireles portaba un anillo con insignias masónicas.

En esos años, diversos grupos de autodefensas en Michoacán se identificaban con la clave H3 y se llamaban La Hermandad.

Entre Osorio Chong
y López Obrador

Las “autodefensas” surgieron para oponerse a la violencia desatada en esos años por el grupo de narcotraficantes llamado Los Caballeros Templarios y para ello se aliaron con otros narcos para combatirlos.

El gobierno de Enrique Peña Nieto les otorgó a esas autodefensas la protección de fuerzas federales y después ejerció acciones legales en su contra.

El 4 de enero de 2014, Mireles y otras personas, entre ellas su pareja, una mujer muy joven, se accidentaron al desplomarse el avión, matrícula XB-MSA, cerca de La Huacana. El gobierno federal, lo rescató, atendió y protegió por instrucciones del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

Mireles Valverde ha dicho que tejió una alianza con Osorio Chong, pero que el priísta lo traicionó y por eso se fue a apoyar a López Obrador.

Mireles fue detenido el 27 de junio de 2014 y liberado el 11 de mayo de 2017 del Centro de Readaptación Social (Cefereso) Número 4, en Tepic, Nayarit.

Su abogada fue Talía del Carmen Vázquez Alatorre; la masonería en todo el país exigió su liberación a través de una campaña liderada por Cuauhtémoc Cárdenas, quien siempre sostuvo que Mireles y Nestora Salgado eran presos políticos.

En abril de 2018, Mireles recibió el Grado 33 de la Masonería Filosófica del Supremo de México de Lucerna 56 “en reconocimiento a sus valores cívicos y humanísticos en beneficio de la sociedad mexicana”.

El 14 de junio de 2018, en un acto de campaña en Jiquilpan, realizado a un costado de la casa donde vivieron los Cárdenas, López Obrador (distanciado de Cuauhtémoc) se hizo acompañar de Mireles y lanzó vivas al ex presidente y a su hijo.

Ya en el gobierno de AMLO, Mireles encabezó una concentración de la llamada Columna Armada General Pedro José Méndez, grupo armado del Cártel del Golfo y desde ahí reclamó para sí la dirección de la Guardia Nacional.

Aun así, López Obrador no ha dejado de velar por Mireles, a quien el 2 de agosto designaron subdelegado médico del ISSSTE en Michoacán.

Es en ese contexto se dan esas confusas declaraciones de Sánchez Cordero en una entrevista “banquetera” y que al ser precisadas por la dependencia obligaron a revelar las negociaciones. Por la reacción del Presidente, al ordenarle públicamente terminar con esos encuentros, parecería que no estaba enterado.

Cuauhtémoc Cárdenas no ha declarado nada sobre el tema, pero Ricardo García Campa, de la Muy Respetable Gran Logia Michoacana “Lázaro Cárdenas” ya destapó a Mireles como su candidato a gobernador en 2021, pues ostenta el grado más alto de la organización, el de “Soberano Gran Inspector General de la Orden”.


Ahora puedes encontrar la Mochila Política en:

www.indicadoresdeimpacto.wixsite.com/indicadoresdeimpacto

www.angulopolitico.com

www.dvox.co

www.diarionuevavision.com

www.algrano.com.mx

www.pasaporteinformativo.mx

www.mochilapolitica.com



Más información

Mochila Política 88 - Agosto 09, 2019 - Año 3 - El Foro de Sao Paulo o el marxismo cambia de piel.

Por Diego Hernández

El Foro de Sao Paulo es la nueva versión del poder marxista en América.

Entre 1989 y 1990 el comunismo soviético implosionó en Europa, y desde los trópicos, en Cuba y Brasil, se desarrolló una estrategia para sobrevivir a la llegada de ese tsunami a tierras latinoamericanas.

Reunieron los dispersos, adecuaron sus planteamientos, facilitaron el tránsito de las guerrillas a grupos políticos con incidencia electoral - a veces sin el abandono total de

actividades ilícitas -, afinaron agenda, izaron banderas nuevas, renovaron métodos… solo cambiaron de piel.

Algo similar aconteció también para el campo de la teología de la liberación, en el Encuentro de El Escorial, de 1992, en España; y para las organizaciones sociales con la fundación de ATTAC, en París, 1998.

Pero el FSP fue antes. Aquí, las antiguas redes subversivas financiadas por el comunismo soviético y otras organizaciones de izquierda fueron convocadas y reincorporadas en 1990 a un nuevo y exitoso nodo ideológico-político.

Una cría con dos padres: Castro y “Lula”

Según el cubano Roberto Regalado, la iniciativa de crear el FSP - surgió de una conversación entre Fidel Castro Ruz y el líder del Partido de los Trabajadores (PT), Luiz Inácio “Lula” da Silva, durante una visita de este último a Cuba realizada poco tiempo antes -.

Esa visita quizá fue la de enero de 1989. Y la idea pudo consolidarse en el viaje de Casto a Brasil en marzo de 1990.

“Lula” y Fidel se habían conocido en 1980, en Managua, presentados por el brasileño Frei Betto y por el sacerdote Miguel D´Escoto, entonces ministro de Relaciones Exteriores del gobierno Sandinista en Nicaragua.

En su libro “Encuentros y Desencuentros de la Izquierda Latinoamericana”, Regalado señala que había una necesidad urgente de responder al proceso de implosión de la Unión Soviética - el Muro de Berlín cayó en 1989 - y de aprovechar los resultados electorales que se habían registrado en México, Brasil y Uruguay.

Aunque en todos, la izquierda perdió, hubo gran “movilización de masas” y millones de votos para el Frente Democrático Nacional, en México, en 1988; para el Frente Amplio en Uruguay y el PT en Brasil, en 1989.

Un gran bloque “rojo” continental

Roberto Regalado, que estuvo en el primer encuentro del FSP, en calidad de delegado del Partido Comunista de Cuba (PCC), subraya:

“Fue un acontecimiento histórico, porque por primera vez coincidieron, en un mismo espacio, partidos y movimientos políticos que abarcaban todo el espectro de la izquierda latinoamericana. De esta convergencia se derivaron dos hechos inéditos: uno fue la participación de todas las corrientes de orientación socialista; el otro, la yuxtaposición de éstas con corrientes socialdemócratas y con otras de carácter progresista”.

No era un logro menor. La izquierda ha sido históricamente reticente a la acción conjunta, a no ser que se viera obligada por el centro de poder soviético. Da muestra de ello “El Retrato”, un texto biográfico de Osvaldo Peralva, miembro del Partido Comunista Brasileño (PCB) y su representante en la Kominform, órgano soviético de coordinación internacional.

Había una razón coyuntural, pero de capital importancia, para agregar a “las izquierdas" y Fidel la veía con claridad: estaba a punto de quedarse sin una de sus fuentes de financiamiento, y la crisis soviética tendría consecuencias severas en la región en un momento en que partidos “progresistas” registraban avances electorales inéditos.

El gobierno de Estados Unidos ya trabajaba para formar un bloque económico continental y habían dado el primer paso con la negociación del Tratado de Libre Comercio con México. Cuba quedaría aislada y sin aliados.

Habría que buscar una salida: expandirse en el continente - con el ojo puesto en el petróleo de México, Brasil y Venezuela - para formar un gran bloque “rojo” bajo la triple bandera de la integración latinoamericana, el combate al “imperialismo” y la lucha contra el “neoliberalismo”.

Nodo articulador

La jugada magistral fue flexibilizar las posturas para agregar progresivamente al mayor número posible de fuerzas políticas de izquierda en un nodo de articulación continental. Los documentos del primer encuentro registran la asistencia de 48 organizaciones de 14 países.

Había desde comunistas, guerrilleros y terroristas hasta nacionalistas, socialcristianos y socialdemócratas, con los socialistas en el centro, como eje de gravedad.

El “Foro de Sao Paulo” no nació con ese nombre. Al principio se llamó “Encuentro de Partidos y Organizaciones de Izquierda de América Latina y el Caribe” y se realizó del 2 al 4 de julio de 1990, en el hoy extinto Hotel Danubio, en la región central de la ciudad de Sao Paulo.

“Lula” explicó, la mañana del primer día, los objetivos: convivir, conocerse mejor, descubrir divergencias y convergencias, y “sacar conclusiones para nortear la acción de la izquierda en América Latina”.

El documento final del encuentro explica que en una nueva reunión en México buscarían “propuestas de unidad de acción consensuales para la lucha”. Eso aconteció en 1991, con el Partido de la Revolución Democrática (PRD) como anfitrión. Allí fue bautizada como “Foro de Sao Paulo”.

En un discurso durante el XII encuentro del FSP, en 2005, “Lula” recordó: “Al principio las reuniones no eran fáciles, muchas veces las divergencias eran mayores que las concordancias, pero aplicamos un principio que aprendimos al iniciar nuestra militancia: si todos nos juntamos, derrotaremos a los otros”.

“Para eso creamos el Foro”

Eso es el foro: un nodo. Pero no cualquiera. Hoy articula oficialmente 121 partidos políticos de 26 países latinoamericanos. Sus afiliados gobiernan hoy 8 países, a pesar de la ola anti sistémica y anti izquierdista global.

“En 1990, cuando creamos el FSP, ninguno de nosotros imaginaba que tan solo dos décadas después llegaríamos a donde llegamos. En ese momento la izquierda sólo estaba en el poder en Cuba. Hoy gobernamos un gran número de países y, donde somos oposición, los partidos del Foro tienen una influencia creciente. Estamos mudando el rostro de América Latina”.

Quien sentenció eso fue, de nuevo, el expresidente de Brasil, Luis Inácio “Lula” da Silva en un video de apoyo a Hugo Chávez para el XVIII encuentro del FSP realizado en Caracas en 2012; estaban en su ápice y aún no afloraban los efectos de lo que ellos llaman “contraofensiva de la derecha imperialista”.

Consulté los resultados de todas las elecciones presidenciales en América Latina de 1990 a la fecha y los crucé con las listas de participantes en los encuentros anuales del Foro. Lula tenía razón. Los números no mienten.

En la impresionante ola roja que inundó el continente a partir de 1993 y que se hizo sentir con fuerza hasta 2014, vemos a miembros del FSP como protagonistas o coadyuvantes relevantes.

En los 29 años de existencia del Foro, sus integrantes ganaron 46 elecciones presidenciales: 37 estando a la cabeza y 9 apoyando alianzas. En Colombia, a pesar de haber perdido, tuvieron un inédito y envidiable desempeño electoral con Gustavo Petro en las elecciones de 2018.

En total, llevaron al poder a, o contribuyeron a ello, a “compañeros” en 16 países. No incluyó aquí ni a México -que creo es un caso aparte- ni a la pétrea Cuba, en la que ya ejercían el poder antes de 1990.

En México, Andrés Manuel López Obrador ganó la elección de 2018 con Morena - que tenía muy poco tiempo integrada al Foro - y con un amplio segmento del viejo sistema, el ala izquierda de la “familia revolucionaria”. Una corriente de su movimiento/partido, Morena, son promotores del FSP, pero hasta hoy no parecen tener influencia definitiva para que ese partido o el gobierno de López Obrador asuman su compromiso abierto con los postulados del Foro.

No contemplo tampoco las elecciones legislativas donde las organizaciones afiliadas al FSP han ganado peso expresivo en por lo menos 24 países.

En 2013, José Dirceu, uno de los fundadores del PT, dijo en entrevista a Antonio Abujamra: “todos nosotros luchamos y trabajamos duro [para llegar al poder en la región], para eso creamos el FSP, […] después, todos fueron presidentes, todos. Solo el mexicano Cuauhtémoc Cárdenas aún no”.

Entre los triunfos del Foro cuenta la llegada o manutención del poder, entre otros, del Partido Revolucionario Democrático en Panamá, del Partido de la Liberación Dominicana; del PT en Brasil, del Frente Amplio en Uruguay, de Evo Morales en Bolivia, Daniel Ortega en Nicaragua y de la narcodictadura que impera hoy en Venezuela.

¿De quién fue la idea de agregar a la izquierda del continente en toda su diversidad y no conformar un bloque “puro”? Una Kominform ad hoc para la región, bajo la hegemonía del PCC y el PT.

Difícil asegurarlo, pero las palabras de “Lula” en el XIX encuentro del Foro, en 2013, dan alguna luz:

“Compañeros, quiero reconocer que parte de la llegada de la izquierda al poder en América Latina se debe a la existencia de esta “cosita” llamada Foro de Sao Paulo, nació aquí, en Brasil, pero mucho se debe a los compañeros cubanos que siempre nos enseñaron a tener tolerancia con los compañeros de lucha”.


Ahora puedes encontrar la Mochila Política en:

www.indicadoresdeimpacto.wixsite.com/indicadoresdeimpacto

www.angulopolitico.com

www.dvox.com

www.diarionuevavision.com

www.algrano.com.mx

www.mochilapolitica.com

www.pasaporteinformativo.mx

www.mochilapolitica.com



Más información

Mochila Política 87 - Agosto 1, 2019 - Año 3 - México, la apuesta del Foro de Sao Paulo

Por Diego Hernández

Caracas, la dolida y sufrida Caracas, capital de la “revolución bolivariana”, otrora una de las más prósperas ciudades sudamericanas, se convirtió por cuatro días en el “cuartel” de la izquierda continental.

Del 25 al 28 de julio, con Nicolás Maduro y el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) como anfitriones, casi un millar de dirigentes de más de una centena de organizaciones participaron del XXV encuentro del Foro de Sao Paulo. La

importancia del encuentro salta a la vista si consideramos solo esos números.

Fue ante todo una reunión de articulación.

La mayor parte de la agenda se destinó a sesiones de trabajo, la mayoría de ellas sectoriales: jóvenes, mujeres, afrodescendientes, “pueblos nativos”, intelectuales, artistas, líderes sociales, sindicalistas, legisladores, formadores, comunicadores, etcétera.

Destaco aquí tres:

Uno, el diálogo entre los partidos políticos que integran el Foro y las diversas “plataformas, articulaciones y redes del movimiento social y popular” en Latinoamérica. El objetivo: “desarrollar un plan común de lucha”.

Dos, una serie de reuniones por separado con el Partido de la Izquierda Europea (PIE) y con partidos de izquierda de África, Asia y “el mundo árabe”; seguida de una reunión plenaria con parlamentarios de cuatro continentes. Con ello, lanzaron un arpón para transitar de lo regional a lo global.

Tres, una sesión ejecutiva con centros de estudios y escuelas de formación ideológica y política en la región, gerenciados o vinculados a los partidos miembros del Foro. Quieren crecer y tejer una vasta y capitalizada red de capacitación para militantes.

Hubo, claro, momentos de “reflexión y debate”. Como la interminable mesa redonda sobre “la lucha del pueblo venezolano por la democracia, la paz y la soberanía nacional” a cargo de los anfitriones. Cuatro horas al hilo.

Sin embargo, los responsables por la organización del evento parecen haber “desenterrado” las actas de los primeros años del Foro, fundado por Fidel Castro y Luiz Inácio “Lula” da Silva en 1990. La pauta era articular. Y esa pauta regresó.

Un ‘mapa’ de luchas

¿El resultado de esa “vuelta al origen”? Está plasmado en la Declaración Final del encuentro. Al leerla lo que se ve es un “mapa” de las luchas que la izquierda impulsará en el continente los próximos 12 meses. Un programa. Y México, Venezuela, Colombia y Brasil están en el centro de ese “mapa”.

En resumen: enlistaron sus trincheras y se apostaron a reforzarlas y defenderlas, determinaron nuevos frentes de batalla, se comprometieron a frenar el avance de la derecha en la región, y reafirmaron su “marca”, quieren presentarse como un bloque antiimperialista y anticapitalista.

Y algo más pasó. Después de años de resistencias de Cuba y Venezuela, fundamentalmente, abrazaron las agendas feminista y de género para integrarlas explícitamente en la Declaración Final.

Vale la pena señalar otra cosa: si observamos fríamente ese “mapa de luchas” se constata que buena parte está orientado a respaldar a narcodictaduras, regímenes autoritarios, organizaciones armadas y figuras políticas que tienen vínculos con el crimen, desde la corrupción y el lavado de dinero hasta el tráfico de estupefacientes.

Brasil y Colombia, campos de batalla

Un análisis de la situación actual de los miembros del Foro en sus respectivos países tendría como resultado un saldo negativo. La única excepción sería México, a donde el proyecto de la “cuarta transformación” llegó al poder.

Para explicar el cuadro general, el Foro tiene una narrativa: en los últimos años “se ha profundizado la multifacética ofensiva reaccionaria del imperialismo estadounidense y de la derecha oligárquica” latinoamericana.

Esa embestida ha gestado gobiernos “neoliberales, autoritarios, profascistas y genocidas […] como los de Bolsonaro en Brasil, Duque en Colombia, Abdo Benítez en Paraguay, Macri en Argentina, Moreno en Ecuador y Hernández Alvarado en Honduras”.

Esos son los enemigos declarados del Foro. Los aliados del “imperialismo yanqui”. Los gobiernos que habrá que combatir.

De los seis, dos son presentados con especial inquina y - si consideramos el número de directrices dadas que los relacionan - son vistos como campos de batalla prioritarios. Es una cuestión de honor.

En Brasil, habrá que deconstruir el gobierno de Bolsonaro desde la perspectiva de los “derechos humanos y sociales” y garantizar la liberación del expresidente Luiz Inácio “Lula” da Silva, preso por corrupción y lavado de dinero, pero que para ellos es “preso político”.

En Colombia será de capital importancia garantizar “el cumplimiento integral de los Acuerdos de Paz”. Esto - dicen - es de vital importancia para la región.

“De igual manera, respaldamos al partido FARC por su persistente defensa de los Acuerdos y su cumplimiento, lo que constituye una invaluable contribución a la lucha por la paz. Para alcanzarla, demandamos el reinicio inmediato de los diálogos con el Ejército de Liberación Nacional (ELN)”.

Sí, leyó bien, el ELN. Los mismos que colocaron un carro-bomba al inicio de este año en Bogotá e intentaron otro atentado - felizmente frustrado - en abril.

Venezuela, la primera trinchera; México, la esperanza

El Foro afirma también que la región “también escenario de importantes luchas y triunfos populares que han detenido la ofensiva imperial. Los casos recientes de México, Venezuela, Nicaragua y Puerto Rico así lo confirman”.

De esos cuatro países, México y Venezuela tienen un rol destacado en la narrativa. Venezuela es hoy, según el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, “la primera trinchera de la lucha antimperialista”. No puede caer.

Pero México, México tiene un rol diferente y significativo: fue presentado en el evento como "una esperanza para la izquierda de la región”. Y Circe Camacho, diputada de la Ciudad de México por el Partido del Trabajo, lo confirmó en sus intervenciones.

Una de las resoluciones de la Declaración Final, determina que el Foro va a “apoyar al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, cuyo triunfo, con masiva participación popular demostró que no existe fin de ciclo progresista alguno”.

Su llegada al poder “abrió perspectivas de cambio a favor de las grandes mayorías con el programa de la Cuarta Transformación y puede